LAS MO­MIAS DE ARI­CA

LAS VIDA EN LOS AN­DES SE ORIEN­TA­BA, PRIN­CI­PAL­MEN­TE, AL­RE­DE­DOR DE CUL­TOS RE­LI­GIO­SOS Y OFREN­DAS A SUS DIO­SES. ES­TAS ÚL­TI­MAS SER­VÍAN PA­RA APLA­CAR LA IRA DE LOS MIS­MOS, O AL ME­NOS ESO CREÍAN, POR­QUE LO CIER­TO ES QUE NUN­CA SE PO­DRÁ SA­BER QUIÉN LOS “ORIEN­TÓ” PA

Enigmas Monográfico - - MOMIAS: LOS INMORTALES -

No ca­be du­da que de tra­tar­se del man­da­to de un dios, és­te ha­bría de ser cruel y san­gui­na­rio –como ca­si to­dos– pa­ra exi­gir a cam­bio de fa­vo­res que ase­si­na­ran a los más jó­ve­nes de sus co­mu­ni­da­des. Por mu­cho que pre­ten­da­mos elu­cu­brar, la ver­dad de to­do es­to se la lle­vó a la tum­ba el úl­ti­mo sa­cer­do­te de di­chas re­li­gio­nes.

Nos acer­ca­mos has­ta Ari­ca, ciu­dad chi­le­na fron­te­ri­za con Pe­rú, en cu­yo mu­seo po­de­mos ob­ser­var unas mo­mias con­tem­po­rá­neas a las egip­cias, o in­clu­so más an­ti­guas. Ya an­du­vi­mos por es­ta ciu­dad que se su­me en los con­fi­nes del ári­do de­sier­to de Ata­ca­ma, a la bus­ca de sus ex­cep­cio­na­les –y gi­gan­tes­cos– geo­gli­fos. Aho­ra, es­ta nue­va vi­si­ta se de­be a un asun­to di­fe­ren­te, aun­que apa­ren­te­men­te con idén­ti­ca vo­ca­ción de lon­ge­vi­dad. Aquí, en el año 1917, el ar­queó­lo­go ale­mán Max Uh­le dio con los pri­me­ros cuer­pos mo­mi­fi­ca­dos, que per­ma­ne­cían se­pul­ta­dos ba­jo las are­nas de la pla­ya de Chin­cho­rro, en los ale­da­ños de Ari­ca. Y como no te­nían otro nom­bre, ni sa­bían a qué cul­tu­ra per­te­ne­cían, de­ci­die­ron bau­ti­zar­las así. Se sa­bía de la exis­ten­cia de un pue­blo an­cla­do en tiem­pos re­mo­tos, pe­ro lo que en­ton­ces no po­dían ima­gi­nar es que era tan an­ti­guo.

Como en otras oca­sio­nes, aque­llo pa­só sin mu­cha glo­ria y sí de­ma­sia­da pe­na. Hu­bo que es­pe­rar has­ta 1983, cuan­do el Ser­vi­cio de Agua Po­ta­ble de Ari­ca, lle­va­ba a ca­bo una se­rie de obras con el ob­je­ti­vo de ins­ta­lar nue­vas tu­be­rías ba­jo la ca­pa de are­na del ce­rro El Mo­rro. Los ope­ra­rios hu­bie­ron de in­te­rrum­pir sus tra­ba­jos al to­par­se con un ob­je­to ex­tra­ño que per­ma­ne­cía ba­jo el sue­lo. En un primer mo­men­to pen­sa­ron que aca­ba­ban de en­con­trar el cuer­po de una per­so­na ase­si­na­da y en­te­rra­da en ese apar­ta­do pro­mon­to­rio. Se equi­vo­ca­ron. No era una so­la per­so­na; es­ta­ban an­te una gran ne­cró­po­lis cu­ya an­ti­güe­dad sal­ta­ba a la vis­ta que era mi­le­na­ria.

De­ci­die­ron in­te­rrum­pir las pros­pec­cio­nes, y die­ron la voz de aler­ta a los ope­ra­rios del mu­seo de Ari­ca. Por esas fe­chas allí tra­ba­ja­ba un jo­ven que con los años se ha con­ver­ti­do en la ma­yor emi­nen­cia de es­te asun­to: el doc­tor Ber­nar­do Arria­za, en la ac­tua­li­dad pro­fe­sor de an­tro­po­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Ne­va­da (EEUU). La ope­ra­ción pa­ra ex­traer los ca­dá­ve­res dio co­mien­zo, y al fren­te de la mis­ma se pu­so al gran ar­queó­lo­go chi­leno Guillermo Foc­ca­ci As­te que, con

Los es­tu­dios de­ter­mi­na­ron que las mo­mias de chin­cho­rro, las más an­ti­guas de la his­to­ria, fue­ron pre­pa­ra­das pa­ra ini­ciar un éxo­do

al­go más de una de­ce­na de ayu­dan­tes, lo­gró res­ca­tar de la des­truc­ción a ca­si un cen­te­nar de mo­mias chin­cho­rro. És­tas fue­ron tras­la­da­das a las de­pen­den­cias del Ins­ti­tu­to de An­tro­po­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Ta­ra­pa­cá, pa­ra evi­tar su des­com­po­si­ción tras ser ex­pues­tas al fuer­te Sol de Ari­ca. Unos me­ses más tar­de se reali­zó la es­pe­ra­da da­ta­ción por el mé­to­do del car­bono 14. Los re­sul­ta­dos no de­ja­ron mar­gen a la du­da: se tra­ta­ba de las mo­mias más an­ti­guas del mun­do, an­te­rio­res in­clu­so a las fa­raó­ni­cas, con al­go más de seis mi­le­nios de an­ti­güe­dad. De es­te es­tu­dio se de­du­jo que en ape­nas cin­co mil años los miem­bros de es­ta cul­tu­ra ape­nas cam­bia­ron sus há­bi­tos ali­men­ti­cios, e in­clu­so que no co­ci­na­ban los ali­men­tos, con­su­mién­do­los en su ma­yo­ría cru­dos, lo que, por otro la­do, no era cau­sa de pro­ce­sos in­fec­cio­sos ya que la se­que­dad del am­bien­te pre­ci­sa­men­te deseca­ba la car­ne con ra­pi­dez pas­mo­sa.

Otro ex­tre­mo que des­per­tó la ad­mi­ra­ción en­tre los cien­tí­fi­cos fue el cui­da­do con el que los cuer­pos eran pre­pa­ra­dos pa­ra el pro­ce­so de mo­mi­fi­ca­ción, por­que de ello se de­ri­va­ba que su creen­cia en la per­vi­ven­cia del cuer­po y del al­ma más allá de la muer­te era cues­tión acep­ta­da.

Sin em­bar­go, to­da­vía hoy es un mis­te­rio por qué a par­tir del año 1500 a.C., cuan­do lle­va­ban prác­ti­ca­men­te idén­ti­co tiem­po da­dos a la la­bor de la mo­mi­fi­ca­ción en sus di­ver­sos es­ta­dios, de gol­pe y po­rra­zo des­apa­re­cie­ron mo­mias y cul­tu­ra, de­jan­do como úni­co ves­ti­gio de su pa­so por es­ta tie­rra los cuer­pos que du­ran­te al­go más de tres mi­le­nios per­ma­ne­cie­ron se­mi­en­te­rra­dos ba­jo es­ta are­na que mue­re en el Pa­cí­fi­co. ¿Qué ocu­rrió? ¿Por qué en el cul­men de su ci­vi­li­za­ción de­ci­die­ron “eva­po­rar­se”? David E. Sen­ti­ne­lla apor­ta­ba en su li­bro In­mor­ta­les, la me­mo­ria del tiem­po, una ex­pli­ca­ción a es­te res­pec­to: “Como sue­le su­ce­der, un ha­llaz­go ar­queo­ló­gi­co im­por­tan­te no po­ne or­den en el pa­sa­do sino que lo des­or­de­na aún más, abrien­do di­fe­ren­tes in­cóg­ni­tas. No só­lo ig­no­ra­mos qué re­li­gión era aque­lla, que tan po­de­ro­sa­men­te in­flu­yó en la vida de esas gen­tes, sino que el en­te­rra­mien­to mis­mo de las mo­mias re­sul­ta inex­pli­ca­ble. Los egip­cios com­pen­sa­ban el tra­ba­jo de la mo­mi­fi­ca­ción en­ce­rran­do el cuer­po en un her­mé­ti­co sar­có­fa­go e ins­ta­lan­do és­te en una pro­fun­da y se­lla­da tum­ba; sin em­bar­go, en Chin­cho­rro, esos cuer­pos tan tra­ba­jo­sa­men­te pre­pa­ra­dos, eran en­te­rra­dos ca­si su­per­fi­cial­men­te, como si la in­ten­ción fue­ra pres­tar­les un re­fu­gio tem­po­ral y no de­fi­ni­ti­vo. Pa­ra ma­yor mis­te­rio, los agru­pa­ban, al pun­to de que los ar­queó­lo­gos pen­sa­ron ini­cial­men­te que se tra­ta­ba de gru­pos fa­mi­lia­res, has­ta que la da­ta­ción de­mos­tró que una apa­ren­te fa­mi­lia es­ta­ba en reali­dad cons­ti­tui­da por cuer­pos que ha­bían muer­to con al­gu­nos si­glos de dis­tan­cia en­tre sí.

Si la pre­pa­ra­ción de los ca­dá­ve­res im­pli­ca­ba la ex­trac­ción de to­da ma­te­ria fac­ti­ble de des­com­po­ner­se, sa­bien­do, como sa­bían, que eso era in­ne­ce­sa­rio da­da la na­tu­ra­le­za del sue­lo y del cli­ma, es ra­zo­na­ble su­po­ner que pre­ten­dían tras­la­dar los cuer­pos a otros lu­ga­res don­de las con­di­cio­nes na­tu­ra­les y el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra el via­je no ga­ran­ti­za­ran en mo­do al­guno que la mo­mi­fi­ca­ción se man­tu­vie­se. En otras pa­la­bras: esa com­ple­ja ela­bo­ra­ción po­dría ha­ber te­ni­do como ob­je­ti­vo el que, lle­ga­do el mo­men­to, los ca­dá­ve­res pu­die­ran ser tras­la­da­dos sin pro­ble­mas le­jos del de­sier­to. Si a esa idea aña­di­mos la pre­ca­rie­dad de los en­te­rra­mien­tos, más pa­re­ci­dos a de­pó­si­tos tem­po­ra­les que a ne­cró­po­lis de­fi­ni­ti­vas, es po­si­ble que es­te­mos es­ta­ble­cien­do una hi­pó­te­sis ra­zo­na­ble. Si es así, nos encontraríamos con las mo­mias ela­bo­ra­das más an­ti­guas del mun­do, que, ade­más, es­ta­ban des­ti­na­das a con­ver­tir­se en equi­pa­je, lo que nos lle­va a ima­gi­nar a un pue­blo nó­ma­da, al que la ham­bru­na o cual­quier otra ra­zón des­co­no­ci­da obli­gó a aban­do­nar su pa­tria de ori­gen, en una emi­gra­ción que ellos cre­ye­ron tem­po­ral: al­gún día vol­ve­rían al ho­gar an­ces­tral; pe­ro lo ha­rían to­dos, vi­vos y muer­tos”.

Ba­jo es­tas lí­neas y a la de­re­cha, al­gu­nas de la mo­mias en­con­tra­das en el ce­rro de El Mo­rro, que de­mues­tran que ha­bían si­do se­mi­en­te­rra­das, pa­ra ser des­en­te­rra­das des­pués, y así ini­ciar el via­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.