¿STO­NEHEN­GE EN EL LA­GO MI­CHI­GAN?

ES, HAS­TA LA FE­CHA, EL ÚL­TI­MO VES­TI­GIO HA­LLA­DO DE UNA PO­SI­BLE CI­VI­LI­ZA­CIÓN QUE SU­CUM­BIÓ VÍC­TI­MA DE LA SUBIDA DE LAS AGUAS, EN ES­TE CA­SO BA­JO LAS DE UNO DE LOS LA­GOS MÁS DES­CO­MU­NA­LES DE NOR­TEA­MÉ­RI­CA: EL MÍ­CHI­GAN.

Enigmas Monográfico - - CIUDADES BAJO EL AGUA -

Ado­ce me­tros de pro­fun­di­dad, en Bahía Grand Tra­ver­se, se pue­de ver una con­tro­ver­ti­da for­ma­ción de pie­dras a lo lar­go de ki­ló­me­tro y me­dio. Su sor­pren­den­te ali­nea­ción geo­mé­tri­ca su­gie­re la po­si­ble in­ter­ven­ción hu­ma­na…

A pe­sar de que fue­ron des­cu­bier­tas por el pro­fe­sor de ar­queo­lo­gía su­ba­cuá­ti­ca Mark Ho­lley du­ran­te un son­deo ge­ne­ral del fon­do del ci­ta­do la­go, la po­lé­mi­ca se ha desata­do re­cien­te­men­te. Al prin­ci­pio se pen­só que se tra­ta­ba de una for­ma­ción na­tu­ral, pe­ro la ex­tra­ñe­za de su ali­nea­ción geo­mé­tri­ca y el des­cu­bri­mien­to de unos su­pues­tos pe­tro­gli­fos so­bre va­rios “pa­re­do­nes” de su su­per­fi­cie, han des­per­ta­do el in­te­rés de ar­queó­lo­gos, tri­bus na­ti­vas y fun­cio­na­rios.

El si­tio su­mer­gi­do era una tun­dra cuan­do los hu­ma­nos la ha­bi­ta­ron, en­tre seis y nue­ve mil años atrás. ¿Po­drían las pie­dras per­te­ne­cer a una enor­me re­pre­sa de pes­ca co­lo­ca­da a tra­vés de un río des­apa­re­ci­do ha­ce mu­cho tiem­po? ¿Se­ña­la­rían un si­tio ce­re­mo­nial?

Por si la po­lé­mi­ca sus­ci­ta­da fue­ra in­su­fi­cien­te, en una de las ro­cas ta­lla­das –de un me­tro cua­dra­do de ta­ma­ño– se ha des­cu­bier­to el gra­ba­do de un ani­mal pa­re­ci­do a un mas­to­don­te, un ma­mut ame­ri­ca­num ex­tin­to ha­ce apro­xi­ma­da­men­te diez mi­le­nios. Por su par­te, los in­ves­ti­ga­do­res que es­tu­dian a los pri­me­ros na­ti­vos ame­ri­ca­nos di­cen que ne­ce­si­ta­rán más prue­bas pa­ra con­ven­cer­se de que las pie­dras son de fac­tu­ra hu­ma­na. Des­con­fían es­pe­cial­men­te de la ima­gen del pe­tro­gli­fo del mas­to­don­te, por­que es­tos fa­bu­lo­sos ani­ma­les per­te­ne­cien­tes a la me­ga­fau­na ya afron­ta­ban su im­pa­ra­ble ex­tin­ción cuan­do apa­re­cie­ron los pri­me­ros hu­ma­nos en es­tas tie­rras.

Sin em­bar­go, la po­si­ción de Hank Bai­ley, lí­der de la co­mu­ni­dad in­dí­ge­na de la Grand Tra­ver­se Band de Ot­ta­wa y los Chip­pe­was In­dians, dis­ta mu­cho de la que man­tie­nen el res­to de ar­queó­lo­gos e in­ves­ti­ga­do­res: “To­da­vía hay mu­chas co­sas del lu­gar que no sa­be­mos, pe­ro no ca­be du­da de que an­te los ojos de los in­dí­ge­nas ame­ri­ca­nos, las ro­cas pa­re­cen es­tar or­ga­ni­za­das con al­gún pro­pó­si­to. Tras ver al­gu­nas fo­to­gra­fías sub­ma­ri­nas de las pie­dras, nues­tros je­fes re­li­gio­sos creen que po­dría ser fá­cil­men­te un si­tio ce­re­mo­nial. Ade­más, las co­sas que veo allí son del mis­mo ti­po de co­sas que usa­mos. En­ton­ces, ¿por qué no po­drían ha­ber es­ta­do re­la­cio­na­das con nues­tra gen­te mu­cho an­tes de lo que los ar­queó­lo­gos mo­der­nos pien­san?”.

Apo­ya­do en la hi­pó­te­sis que de­fien­de la ma­nu­fac­tu­ra de los restos por par­te de asen­ta­mien­tos hu­ma­nos pri­mi­ti­vos, el ar­queó­lo­go Ja­mes Brown de la North­wes­tern Uni­ver­sity re­cuer­da que “hay prue­bas de que ha­bía cla­nes tri­ba­les en Mi­chi­gan del nor­te ha­ce mi­les de años. Los hu­ma­nos de esa épo­ca con fre­cuen­cia co­lo­ca­ban hue­sos en los to­rren­tes, for­man­do di­ques, pa­ra atra­par pe­ces y por otras ra­zo­nes, qui­zá re­li­gio­sas. Es di­fí­cil sa­ber­lo sin po­der in­ves­ti­gar ar­queo­ló­gi­ca­men­te la zo­na”.

Ho­lley en­con­tró la for­ma­ción de ma­ne­ra ac­ci­den­tal, mien­tras ha­cía un son­deo del fon­do del la­go pa­ra la Re­ser­va Sub­ma­ri­na de la Bahía Grand Tra­ver­se en ve­rano de 2007. Des­pués de al­gu­nas pa­sa­das, no­tó una hi­le­ra de pie­dras: “Cuan­do los bu­zos vi­si­ta­ron el si­tio pa­ra to­mar fo­to­gra­fías, que­da­ron no­to­ria­men­te tur­ba­dos. To­do es mis­te­rio­so. Cuan­do uno es­tá na­dan­do a lo lar­go de una lar­ga fi­la de pie­dras y el res­to del fon­do del la­go ca­re­ce de ras­gos ca­rac­te­rís­ti­cos, es sim­ple­men­te es­ca­lo­frian­te”. Pa­ra sa­tis­fa­cer a la co­mu­ni­dad in­dí­ge­na de la Bahía Grand Tra­ver­se, que quie­re mi­ni­mi­zar la can­ti­dad de vi­si­tan­tes al si­tio, y pa­ra pro­te­ger su de­re­cho a in­ves­ti­gar­lo, Ho­lley ha man­te­ni­do su ubi­ca­ción exac­ta en se­cre­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.