ME­GA ¿QUÉ HA­CE UNA CIU­DAD A 600 ME­TROS DE PRO­FUN­DI­DAD?

Enigmas Monográfico - - CIUDADES BAJO EL AGUA -

LA DOC­TO­RA PAU­LI­NA ZELITSKY FRUN­CIÓ EL CE­ÑO. LAS IMÁ­GE­NES QUE ES­TA­BAN LLE­GAN­DO AL MO­NI­TOR DES­PER­TA­BAN DE­MA­SIA­DAS CUES­TIO­NES. EL RO­BOT ROV ACA­BA­BA DE SU­MER­GIR­SE HAS­TA LOS 600 ME­TROS CUAN­DO, IN­TEN­TAN­DO ES­QUI­VAR EL “RUI­DO” QUE EN LA IMA­GEN PRO­VO­CA­BAN LAS PAR­TÍ­CU­LAS EN SUS­PEN­SIÓN Y LA ES­CA­SEZ DE LUZ A ESA PRO­FUN­DI­DAD, OFRE­CIÓ LAS PRI­ME­RAS ES­CE­NAS DE LO QUE PA­RE­CÍA UNA CIU­DAD, CON “CA­LLES, EDI­FI­CIOS Y SU­PUES­TOS TEM­PLOS” DE UN TIEM­PO TAN RE­MO­TO QUE NO SE TE­NÍA CONS­TAN­CIA DEL MIS­MO, EN ES­TE PUN­TO DEL PLA­NE­TA, EN­TRE LAS COS­TAS DE CU­BA Y LA PE­NÍN­SU­LA ME­XI­CA­NA DE YU­CA­TÁN…

Du­ran­te los di­fí­ci­les años de la Gue­rra Fría, la doc­to­ra Zelitsky, ex­per­ta co­no­ce­do­ra de los fon­dos ma­ri­nos, fue la res­pon­sa­ble de la cons­truc­ción de las ba­ses se­cre­tas de los sub­ma­ri­nos so­vié­ti­cos. Es­ta for­ma­ción le ha per­mi­ti­do a día de hoy tra­ba­jar en la rea­li­za­ción de obras de in­ge­nie­ría ci­vil y to­po­gra­fía del le­cho oceá­ni­co, y ade­más al­can­zar cier­ta no­to­rie­dad in­ter­na­cio­nal, en­tre otras co­sas por­que fue ella la que co­man­dó la ex­pe­di­ción que lo­ca­li­zó el inefa­ble bu­que Mai­ne, a 5 ki­ló­me­tros de las cos­tas de La Ha­ba­na que, re­cor­de­mos, des­en­ca­de­nó la gue­rra his­pano-nor­te­ame­ri­ca­na en el año 1898. En su­ma, lo que ese día del apo­ca­líp­ti­co año 2000 vio en las pe­que­ñas pan­ta­llas de los mo­ni­to­res, hu­bo de ser los su­fi­cien­te­men­te im­por­tan­te pa­ra que és­ta de­ja­ra es­ca­par una mue­ca de sor­pre­sa. No apa­ren­ta­ba ser pa­ra me­nos. Si aque­llas avan­za­das má­qui­nas no se equi­vo­ca­ban, es­ta­ban pre­sen­cian­do el des­cu­bri­mien­to de una ciu­dad su­mer­gi­da a más de me­dio ki­ló­me­tro de pro­fun­di­dad; pie­dras cor­ta­das, ta­lla­das y pu­li­das que en­ca­ja­ban unas con otras, dan­do for­ma a des­co­mu­na­les edi­fi­ca­cio­nes ba­jo las aguas. Pe­ro aún ha­bía más: el equi­po de Zelitsky pu­do iden­ti­fi­car en al­gu­na de es­tas for­ma­cio­nes una se­rie de sím­bo­los, si­mi­la­res a los je­ro­glí­fi­cos egip­cios, muy abun­dan­tes has­ta el pun­to de que se en­con­tra­ban vi­si­bles en ca­si to­do el con­jun­to ar­qui­tec­tó­ni­co. Esa y no otra era la prue­ba de­fi­ni­ti­va de que la “ciu­dad su­mer­gi­da” no era un ca­pri­cho de las co­rrien­tes sub­ma­ri­nas…

UNA CIU­DAD CON SEIS MIL AÑOS

Des­de que es­te sor­pren­den­te ha­llaz­go fue­ra da­do a co­no­cer en 2003 –des­pués de que se co­no­cie­ra su ubi­ca­ción en ju­lio de 2000–, la doc­to­ra Pau­li­na Zelitsky creó el “Pro­yec­to Ex­plo­ra­mar”, co­lec­ti­vo de cien­tí­fi­cos que ha con­se­gui­do gra­bar en su­ce­si­vas oca­sio­nes las mis­te­rio­sas es­truc­tu­ras, con­tan­do en sus fi­las con ilus­tres geó­lo­gos como Ma­nuel Itu­rral­de, miem­bro del Mu­seo Na­cio­nal de His­to­ria Na­tu­ral de La Ha­ba­na, pe­ro por en­ci­ma de to­do, el úni­co cu­bano au­to­ri­za­do por Fi­del Cas­tro pa­ra lle­var a ca­bo una la­bor tan ar­dua como con­flic­ti­va, tal era ras­trear los fon­dos ma­ri­nos de la is­la. Él mis­mo re­co­no­ció fe­chas atrás que le re­sul­ta­ba ex­tre­ma­da­men­te di­fí­cil ex­pli­car el des­cu­bri­mien­to des­de el pun­to de vis­ta geo­ló­gi­co. ¿Por qué? Es sen­ci­llo: los in­te­gran­tes del “Pro­yec­to Ex­plo­ra­mar” han su­ge­ri­do que la for­mi­da­ble ciu­dad sub­ma­ri­na, a la que en ba­se a sus des­co­mu­na­les di­men­sio­nes han bau­ti­za­do con el nom­bre de Me­ga, po­dría ha­ber es­ta­do ha­bi­ta­da en un pa­sa­do re­mo­to por la mis­ma ci­vi­li­za­ción que si­glos des­pués co­lo­ni­za­ría el con­ti­nen­te.

El doc­tor Itu­rral­de co­men­ta­ba que “el ha­llaz­go se pro­du­jo cuan­do se es­ta­ban ha­cien­do unas in­ves­ti­ga­cio­nes en el fon­do del mar a pro­fun­di­da­des ma­yo­res de 300 a 500 me­tros en bus­ca de bar­cos y ga­leo­nes. Se lle­va­ba a ca­bo un tra­ba­jo de so­nar de ba­rri­do la­te­ral. En es­tos es­cá­ner apa­re­cie­ron unas fi­gu­ras po­co usua­les, que rá­pi­da­men­te lla­ma­ron la aten­ción de la in­ves­ti­ga­do­ra que es­ta­ba al fren­te del gru­po, Pau­li­na Zelitsky. Ella se in­tere­só mu­chí­si­mo por el asun­to e hi­zo nuevos re­co­rri­dos con so­nar pa­ra perfeccionar las imá­ge­nes que ha­bían ob­te­ni­do. Fue en­ton­ces cuan­do se dio la no­ti­cia de que ha­bía apa­re­ci­do una ciu­dad su­mer­gi­da en el oc­ci­den­te de Cu­ba. A los 5 ó 6 me­ses de ofre­cer la in­for­ma­ción, y de ha­ber in­ves­ti­ga­do más, fui lla­ma­do pa­ra in­cor­po­rar­me al gru­po como geólogo, por­que en el mis­mo so­la­men­te ha­bía ar­queó­lo­gos. Como geólogo exa­mi­né to­do el ma­te­rial del so­nar de ba­rri­do la­te­ral, y tam­bién los da­tos ba­ti­mé­tri­cos de­ta­lla­dos, con­si­guien­do ha­cer una ba­ti­me­tría muy de­ta­lla­da de esas for­ma­cio­nes. Co­men­cé con el pro­ce­sa­mien­to de to­da esa in­for­ma­ción. Es ver­dad que ahí abajo, en el fon­do del mar, hay unas es­truc­tu­ras que a ve­ces tie­nen unas

di­men­sio­nes de va­rios cien­tos de me­tros, que son inusua­les; es de­cir, no­so­tros no te­ne­mos una ex­pli­ca­ción sen­ci­lla, di­rec­ta, de la for­ma­ción de es­tas es­truc­tu­ras des­pués de ha­ber he­cho in­ves­ti­ga­cio­nes de la mor­fo­lo­gía del fon­do del mar, de la ac­ción de las co­rrien­tes ma­ri­nas, que son muy in­ten­sas, etc”.

Ade­más, da­da la ubi­ca­ción que hu­bie­ron de ocu­par, en una is­la fren­te a la Pe­nín­su­la de Gua­naha­ca­bi­bes –en­tre Cu­ba y Mé­xi­co–, in­de­pen­dien­te­men­te de que los ni­ve­les de las aguas en la ac­tua­li­dad na­da tie­nen que ver con los de ha­ce mi­le­nios, no ha­bría si­do ex­tra­ño pen­sar que los asen­ta­mien­tos hu­ma­nos que se si­tua­ron en es­te lu­gar pu­die­ron des­apa­re­cer a cau­sa de un desas­tre na­tu­ral, un ca­ta­clis­mo que hi­zo que la ur­be se pre­ci­pi­ta­ra a los abis­mos, su­cum­bien­do como la mí­ti­ca Atlán­ti­da de Pla­tón.

Sea como fue­re, de ad­mi­tir tal hi­pó­te­sis nos encontraríamos an­te un si­tio ar­queo­ló­gi­co que po­dría lle­var ba­jo las aguas más de ocho mil años, lo que pon­dría en sol­fa la pro­pia his­to­ria de es­te con­ti­nen­te, e in­clu­so del res­to del pla­ne­ta. Una ci­vi­li­za­ción muy avan­za­da, ca­paz de le­van­tar es­truc­tu­ras pi­ra­mida­les que si­glos des­pués ser­vi­rían de ins­pi­ra­ción a pue­blos como Ca­ral, ma­yas, az­te­cas o egip­cios. Así las co­sas, la du­das en torno a la pro­ce­den­cia y da­ta­ción de la ciu­dad

Me­ga con­ti­núan sien­do una in­cóg­ni­ta. “No exis­te una ex­pli­ca­ción cla­ra a có­mo se for­ma­ron las mis­mas con me­dios na­tu­ra­les –ase­gu­ra­ba Ma­nuel Itu­rral­de–. Ofre­ci­do es­te pun­to de vis­ta como geólogo, ad­mi­to la po­si­bi­li­dad de que se tra­te de for­ma­cio­nes no na­tu­ra­les, es de­cir, crea­das por el hom­bre, o por al­gu­na en­ti­dad in­te­li­gen­te. Pos­te­rior­men­te a es­tos ha­llaz­gos se han he­cho al­gu­nos mues­treos de ro­cas en el fon­do del mar; mues­treos ais­la­dos, es­to es, que no hay un tra­ba­jo sis­te­má­ti­co. En la zo­na don­de es­tán los ‘me­ga­li­tos’, como Pau­li­na los ha de­no­mi­nan­do, apa­re­cen unas ro­cas ex­tra­ñas. Al­gu­nas de ellas no son tí­pi­cas de Cu­ba. Es­to nos ha­ce pen­sar en dos va­rian­tes: una pue­de ser que ta­les pie­dras ha­yan caí­do allí; y otra que to­do pu­die­ra ser par­te de las cons­truc­cio­nes (…). Como geólogo pue­do de­cir que hay es­truc­tu­ras li­nea­les ele­va­das que pu­die­ran per­fec­ta­men­te coin­ci­dir con ca­mi­nos y pi­rá­mi­des. Es­tas es­truc­tu­ras tie­nen for­mas di­ver­sas”. Y, to­do sea di­cho, re­cuer­dan por su ta­ma­ño y dis­po­si­ción a otras que se en­cuen­tran, és­tas sí en la su­per­fi­cie y a va­rios mi­les de me­tros de al­tu­ra. Nos re­fe­ri­mos a las for­ta­le­za in­ca de Sac­sahua­mán, que se si­túa a más de 3.800 me­tros en ple­na cor­di­lle­ra an­di­na pe­rua­na. Por si no fue­ra su­fi­cien­te, muy cer­ca de es­tas mo­nu­men­ta­les rui­nas es­tá la le­gen­da­ria ciu­dad de Cuz­co, el “om­bli­go” del in­ca­na­to. Pa­sear por sus ca­lles es re­vi­vir épo­cas de con­quis­ta, apre­ciar la her­mo­sa fu­sión de cul­tu­ras que aquí se pro­du­jo y que a la vis­ta per­ma­ne­ce en tem­plos y ca­sas par­ti­cu­la­res; pie­dra so­bre pie­dra, de di­fe­ren­tes ta­ma­ños y ro­cam­bo­les­cos vér­ti­ces. Si­mi­la­res a las de Me­ga, pe­ro tam­bién, como ve­re­mos más ade­lan­te, a las pla­ta­for­mas fu­ne­ra­rias más an­ti­guas que sos­tie­nen los moai de Is­la de Pas­cua…

La pro­pia Pau­li­na Zelitsky man­tu­vo una in­tere­san­te con­ver­sa­ción con el pe­rio­dis­ta ma­la­gue­ño Luis Ma­riano Fernández, que fue pu­bli­ca­da en ex­clu­si­va en ENIG­MAS. De sus sor­pren­den­tes de­cla­ra­cio­nes des­ta­ca­mos lo si­guien­te: “Hay unas es­truc­tu­ras gi­gan­tes­cas a par­tir de unas pie­dras muy gran­des de for­mas geo­mé­tri­cas per­fec­tas, como si hu­bie­ran si­do cor­ta­das e ins­ta­la­das una so­bre otra, con tal per­fec­ción que creo que a día de hoy no po­de­mos ha­cer na­da si­mi­lar. No per­te­ne­cen a la geo­lo­gía del lu­gar. No pue­do de­cir de dón­de lle­ga­ron por­que no ten­go una res­pues­ta. Cuan­do no­so­tros pu­bli­ca­mos por pri­me­ra vez la no­ti­cia de es­te ha­llaz­go, la Uni­ver­si­dad de Ve­ra­cruz se in­tere­só por nues­tro tra­ba­jo y las imá­ge­nes que ha­bía­mos gra­ba­do de esas es­truc­tu­ras en el fon­do del mar. Con­cre­ta­men­te el Ins­ti­tu­to de An­tro­po­lo­gía de es­ta uni­ver­si­dad me in­vi­tó a unas ex­ca­va­cio­nes que es­ta­ban rea­li­zan­do so­bre pie­zas y rui­nas de la ci­vi­li­za­ción Ol­me­ca. Cuan­do ellos vie­ron esas imá­ge­nes sub­ma­ri­nas en-

So­bre es­tas lí­neas, ma­pa de si­tua­ción del lu­gar don­de se pro­du­jo el ha­llaz­go. Más arri­ba, im­pre­sio­nan­te ca­be­za ol­me­ca, una de las cul­tu­ras más ex­tra­ñas de la Amé­ri­ca pre­co­lom­bi­na, con ras­gos ne­groi­des y cas­co.

De­ba­jo, va­rios fo­to­gra­mas de una de las gra­ba­cio­nes que reali­zó el su­mer­gi­ble ru­so Rov, don­de se apre­cian va­rias es­truc­tu­ras apa­ren­te­men­te an­tró­pi­cas.

Jun­to a es­tas lí­neas, va­rios miem­bros del “Pro­yec­to Ex­plo­ra­mar” an­tes de su­mer­gir el Rov ba­jo las aguas del Gol­fo de Mé­xi­co.

So­bre es­tas lí­neas, Ma­nuel Itu­rral­de, geó­lo­go cu­bano que se in­cor­po­ró al equi­po de Ze­listky ocho me­ses des­pués de que se pro­du­je­ra el des­cu­bri­mien­to a 500 me­tros de profundidad.

A la iz­quier­da, mo­men­to de la en­tre­vis­ta que man­tu­vo el pe­rio­dis­ta ma­la­gue­ño Luis Ma­riano Fer­nán­dez con Pau­li­na Ze­listky, des­cu­bri­do­ra de la su­pues­ta ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.