¿QUIÉN ES­TÁ EN­TE­RRA­DO EN CHAU­CHI­LLA

LA PRI­ME­RA IM­PRE­SIÓN NO SE OL­VI­DA. EL POL­VO DEL DE­SIER­TO SE HA­CE NU­BE, CU­BRIEN­DO CON SU MAN­TO BO­TAS Y PAN­TA­LO­NES, COMO SI CA­MI­NÁ­RA­MOS POR UN PAI­SA­JE LU­NAR. A NUES­TRA VE­RA SE ABREN GRAN­DES AGU­JE­ROS DE DOS A TRES ME­TROS DE DIÁ­ME­TRO, TUM­BAS QUE HAN SI­DO SAQU

Enigmas Monográfico - - MOMIAS: LOS INMORTALES ¿QUIÉN ESTÁ ENTERRADO EN -

Por es­tos pa­ra­jes la jor­na­da sue­le ser aje­trea­da. Es­ta “eta­pa”, ade­más, es es­pe­cial­men­te du­ra, pues la are­na se co­me la ca­rre­te­ra, y el ries­go de ac­ci­den­te se ha­ce pa­ten­te. Mi­rar a uno u otro la­do del cas­ti­ga­do as­fal­to no in­vi­ta al re­la­jo. Las pe­que­ñas ca­pi­lli­tas y cru­ces se acu­mu­lan, re­cor­dan­do que allí, tiem­po atrás, hu­bo quien de­jó la vida en un ac­ci­den­te ines­pe­ra­do. Aca­bá­ba­mos de so­bre­vo­lar las fi­gu­ras de Pal­pa, a las que ca­si na­die lle­ga; fi­gu­ras de dan­zan­tes, ca­ras per­fec­tas y se­res an­tro­po­mor­fos di­fí­ci­les de des­cri­bir – pa­ra eso es­tán las imá­ge­nes– mi­ra­ban a los cie­los.

Al des­cen­der de la des­tar­ta­la­da avio­ne­ta, tras más de una ho­ra de vue­lo y con el es­tó­ma­go en­co­gi­do por los vai­ve­nes, se apro­xi­mó has­ta no­so­tros el con­duc­tor que nos acom­pa­ña­ba. Le ha­bía­mos en­car­ga­do que mien­tras rea­li­zá­ba­mos el vue­lo in­da­ga­ra acer­ca de un lu­gar que se me­tía en el de­sier­to. Su nom­bre: el ce­men­te­rio de Chau­chi­lla.

Éra­mos cons­cien­tes de que se en­con­tra­ba ce­rra­do al pú­bli­co. “He ha­bla­do con el vi­gi­lan­te del ce­men­te­rio, y nos es­pe­ra has­ta que lle­gue­mos”, nos di­jo na­da más to­car tie­rra.

Así pues co­rri­mos al co­che. Sa­bía­mos que por es­ta geo­gra­fía el cam­bio de opi­nión de­pen­de de un mal mo­men­to o de una sim­ple lla­ma­da. En es­te ca­so la pa­la­bra má­gi­ca, como tan­tas ve­ces, era “pro­pi­na”. Em­pe­za­mos a ro­dar, pen­dien­tes en to­do mo­men­to del ca­mino, ya que no ha­bía car­te­les que ad­vir­tie­sen del des­vío que te­nía­mos que co­ger. “Cuan­do pa­ses el ki­ló­me­tro 28 gi­ra en el primer ca­mino que sa­le a la iz­quier­da y síguelo du­ran­te unos diez más”. ¿Ca­mino? ¿De qué ca­mino ha­bla­ba? Al to­mar el des­vío –que pa­re­cía ser el co­rrec­to–, el fir­me de la pis­ta iba de mal en peor. El fan­tás­ti­co ex­plo­ra­dor Juan­jo Revenga ad­vir­tió que no era la pri­me­ra vez: “Es­te te­rreno es si­mi­lar a la to­le-on­du­le de los de­sier­tos afri­ca­nos, lo más pa­re­ci­do a un te­ja­do de ura­li­ta que con­vier­te el co­che en una es­pe­cie de ca­ja de re­so­nan­cia a pun­to de ex­plo­tar”, ase­gu­ró.

Allí, sin mu­ros, ha­bía un ce­men­te­rio mo­derno que ador­na­ba de cru­ces las du­nas; esas mis­mas que emer­gían de la tie­rra, con­fir­man­do lo que ya in­tuía­mos: que en es­ta tie­rra sa­cra­li­za­da con ri­tos de san­gre, los ha­bi­tan­tes de aho­ra con­ti­nua­ban bus­can­do el des­can­so eterno en los mis­mos lu­ga­res que ya lo hi­cie­ran sus an­te­pa­sa­dos.

El ca­mino por la pis­ta se com­pli­ca­ba a ca­da ki­ló­me­tro. A lo le­jos, par­tien­do el ocre ho­ri­zon­te, se ele­va­ba un cha­mi­zo; la pe­que­ña ca­sa de ma­de­ra del vi­gi­lan­te. Ya es­tá­ba­mos en Chau­chi­lla…

MUER­TOS DE OTRO TIEM­PO

Es par­te del en­te­rra­mien­to que los gua­que­ros –la­dro­nes de tum­bas– no lle­van con­si­go, sim­ple­men­te por­que pa­ra ellos es­tos cuer­pos cen­te­na­rios no tie­nen va­lor al­guno. El po­co res­pe­to que mues­tran por las mo­mias “gua­quea­das”, el des­mem­bra­mien­to fe­roz que han lle­va­do a ca­bo con las mis­mas, no se co­rres­pon­de con el cui­da­do que tie­nen con las ce­rá­mi­cas o las jo­yas; el es­pí­ri­tu del que allí des­can­sa en paz has­ta ese día… po­co im­por­ta.

Es­tas te­las, pe­se a su más que evi­den­te de­te­rio­ro, aún con­ser­van los co­lo­res con los que fue­ron te­ñi­das si­glos atrás. Sin em­bar­go, es­tos tex­ti­les tie­nen una “mal­di­ción” im­preg­na­da. Los mi­cro­bios y bac­te­rias que ha­bi­tan en ellas han vuel­to a la vida; no en vano cual­quier en­fer­me­dad de aque­llos le­ja­nos tiem­pos pue­de re­su­ci­tar con ellas. Esa es la ver­da­de­ra pro­tec­ción de las mo­mias, su mal­di­ción par­ti­cu­lar, lo que in­vi­ta a pro­pios y ex­tra­ños a de­jar­las en el lu­gar del que ja­más de­bie­ron sa­lir.

Em­pren­di­mos ca­mino por el vie­jo ce­men­te­rio naz­ca es­qui­van­do los agu­je­ros re­cu­bier­tos con la­dri­llos de ado­be, como una es­pe­cie de ha­bi­ta­ción su­mer­gi­da a dos me­tros ba­jo tie­rra, y en cu­yo in­te­rior se ha­llan, con los ros­tros des­car­na­dos al viento, las mo­mias de se­res hu­ma­nos en la mis­ma po­si­ción en la que fue­ron de­po­si­ta­das en el san­to lu­gar. Pe­se a la es­tam­pa te­rro­rí­fi­ca se res­pi­ra paz, una ex­tra­ña tran­qui­li­dad que con­ta­gia a los pre­sen­tes. Las mo­mias in­clu­so con­ser­van el pe­lo en per­fec­to es­ta­do; tal es el mi­la­gro que obra la se­que­dad del am­bien­te.

La tar­de caía, y los úl­ti­mos ra­yos de Sol te­ñían de to­nos inima­gi­na­bles el cue­ro ca­be­llu­do de al­gu­nos en­te­rra­dos, que mos­tra­ban una me­le­na más lar­ga de lo usual. Eran los cha­ma­nes, gen­tes que en las cul­tu­ras que po­bla­ron la cos­ta del Pe­rú no se cor­ta­ban la ca­be­lle­ra ja­más. Así lo in­di­ca­ba un sa­quea­dor de tum­bas con el que coin­ci­di­mos en Naz­ca: “El ca­be­llo lar­go es el me­jor in­di­ca­ti­vo, ya que cuan­do el viento le­van­ta la tie­rra que cu­bre los en­te­rra­mien­tos, es lo pri­me­ro que aflo­ra”. Esa era la se­ñal inequí­vo­ca de que allí ha­bía un ya­ci­mien­to fu­ne­ra­rio. Sus pre­ten­sio­nes no iban más allá; y es que el fin de es­ta gen­te no es en­ri­que­cer­se, sino so­bre­vi­vir en unas tie­rras in­hós­pi­tas. Al­go es­con­den es­tos pá­ra­mos que in­vi­tan a sus ha­bi­tan­tes a no mar­char ja­más, y a co­lec­ti­vos de to­do el mun­do a acu­dir a sus pam­pas pa­ra si­tuar­se más cer­ca de unas es­tre­llas que por es­tos la­res fue­ron guías y mo­ra­da de dio­ses.

Los hom­bres y mu­je­res que fue­ron de­po­si­ta­dos en la ne­cró­po­lis ha­ce más de un mi­le­nio, ima­gi­na­mos que ja­más es­pe­ra­ron ser ob­je­to de ex­po­si­ción, ro­dea­dos de hue­sos jun­to a las ofren­das que se han po­di­do sal­var de los sa­queos. Lo cier­to es que no pa­re­ce que des­can­sen en paz; es más, nos ob­ser­van de for­ma es­pe­cial, como cen­ti­ne­las de un mun­do que no es el su­yo y al que han vuel­to en con­tra de su vo­lun­tad.

El atar­de­cer se ha­ce con el en­torno y el re­cin­to sa­gra­do co­bra un as­pec­to fan­tas­ma­gó­ri­co. A ca­da so­ca­vón nos to­pa­mos de bru­ces con las mo­mias de los hom­bres, mu­je­res y ni­ños que acom­pa­ña­ban a los cha­ma­nes en sus tum­bas, como si se cui­da­ran unos a otros, pro­te­gién­do­se de en­tes in­vi­si­bles con­tra los que en tiem­pos pa­sa­dos lu­chó el hom­bre de po­der. Los naz­cas, in­cas y de­más pue­blos pri­mi­ge­nios del Pe­rú an­dino tra­ba­ja­ban la mo­mi­fi­ca­ción con las per­so­na­li­da­des de su so­cie­dad. Y es que son mu­chos más los en­te­rra­mien­tos de es­te ti­po que se han en­con­tra­do en es­ta zo­na de Amé­ri­ca. Bas­te re­cor­dar el sor­pren­den­te ha­llaz­go que se pro­du­jo en las cer­ca­nías de Li­ma, don­de en los no­ven­ta del si­glo pa­sa­do die­ron con un en­te­rra­mien­to que ocul­ta­ba más de mil mo­mias, y que na­die sa­be dón­de de­mo­nios ter­mi­na­ron, en un país en el que los mu­seos pri­va­dos de re­li­quias flo­re­cen por do­quier.

La mo­mi­fi­ca­ción co­no­ció su fi­nal en 1530, cuan­do lle­ga­ron los con­quis­ta­do­res y prohi­bie­ron es­te ritual por con­si­de­rar­lo pa­gano. Una vez más la re­li­gión aca­bó con cos­tum­bres mi­le­na­rias. Pe­ro ello no evi­tó que a la bar­ba­rie de unos y otros so­bre­vi­vie­ran restos si­mi­la­res a los de Chau­chi­lla, o in­clu­so otros más re­co­no­ci­dos como la pro­ta­go­nis­ta de nues­tra si­guien­te vi­si­ta. Y es que en Are­qui­pa, al sur del sur, nos aguar­da­ba la mo­mia Jua­ni­ta…

A la de­re­cha, el di­rec­tor de ENIG­MAS con un co­ra­zón mo­mi­fi­ca­do en­tre las ma­nos, aban­do­na­do por los hua­que­ros tras sa­quear la tum­ba del cha­mán.

So­bre es­tas lí­neas, . las mo­mias de Chau­chi­lla per­ma­ne­cen en el si­len­cio del desierto, con la mi­ra­da va­cía y los vie­jos ro­pa­jes con los que fue­ron amor­ta­ja­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.