¿HU­BO VIA­JES A AMÉ­RI­CA AN­TES DE CO­LÓN?

Enigmas Monográfico - - LOS MAPAS DEL OLVIDO -

LA NA­VE­GA­CIÓN EN EL MUN­DO AN­TI­GUO ES­TÁ LLE­NA DE CLA­ROS­CU­ROS. TO­DA­VÍA MÁS CUAN­DO EN EL CA­MINO NOS CRU­ZA­MOS CON LA OR­DEN DE LOS CA­BA­LLE­ROS PO­BRES DEL TEM­PLO DE JERUSALÉN. YA SA­BEN, LOS TEM­PLA­RIOS. TO­DO AL­RE­DE­DOR DE ÉS­TOS SUE­NA A LE­GEN­DA­RIO, A SE­CRE­TO MUY SE­CRE­TO Y A CO­NO­CI­MIEN­TOS TAN APÓ­CRI­FOS QUE DE­BÍAN DE PER­MA­NE­CER OCUL­TOS POR LOS SI­GLOS DE LOS SI­GLOS… PE­RO, ¿VIA­JA­RON AL NUE­VO MUN­DO?

Las evi­den­cias de que an­tes que Co­lón hu­bo otros na­ve­gan­tes que lle­ga­ron al Nue­vo Mun­do son ca­da vez ma­yo­res

Pues bien, hay una his­to­ria que como otras tan­tas se de­ba­te en­tre esa le­yen­da a la que siem­pre hay que aten­der, y los mi­tos de la Eu­ro­pa del XIV, tan preo­cu­pa­da por gue­rrear como por com­ba­tir la te­rri­ble pes­te bu­bó­ni­ca que, pro­ce­den­te de Teo­do­sia, pron­to se ce­ba­ría con los cuer­pos de más de 25 mi­llo­nes de per­so­nas, só­lo en el vie­jo con­ti­nen­te. En es­te mar­co de de­sola­ción y muer­te la fa­mi­lia escocesa de los Saint-Clair pa­re­cían vi­vir una épo­ca de es­pe­cial bo­nan­za. Ello les per­mi­tía con­ver­tir­se en me­ce­nas de obras em­ble­má­ti­cas, como la ca­pi­lla de Rosslyn, a ape­nas 14 ki­ló­me­tros de la bella Edim­bur­go.

Esa y no otra es la co­no­ci­da como “ca­pi­lla de los có­di­gos”, un lu­gar en el que los he­te­ro­do­xos ase­gu­ran que que­dó la­bra­do, so­bre la pie­dra ocre, tal can­ti­dad de co­no­ci­mien­to, de sa­ber he­re­je, que su con­tem­pla­ción, sa­bien­do lo que allí se ocul­ta, so­bre­co­ge. Por­que cuan­do el Nue­vo Mun­do ni tan si­quie­ra era ima­gi­na­do, cuan­do la his­to­ria ofi­cial se em­pe­ña en de­cir una y otra vez que sal­vo los vi­kin­gos, na­die an­tes a Co­lón pu­do lle­gar a las cos­tas nor­te­ame­ri­ca­nas, en es­te lu­gar, como si de un tes­ta­men­to de pie­dra se tra­ta­se, que­da­ron gra­ba­dos a cin­cel or­na­men­tos de sos­pe­cho­sa pro­ce­den­cia: ho­jas de áloe ve­ra, ma­zor­cas de maíz… pro­duc­tos tí­pi­ca­men­te ame­ri­ca­nos que, cuan­do la ca­pi­lla fue le­van­ta­da –en torno a 1440–, to­da­vía no ha­bían lle­ga­do a Eu­ro­pa

Mi que­ri­da ami­ga, la escritora Mar Rey ase­gu­ra­ba tiem­po atrás que “Escocia su­pu­so tan só­lo un primer pa­so de los tem­pla­rios si cree­mos las des­crip­cio­nes rea­li­za­das en un do­cu­men­to del si­glo XVI, don­de se re­la­ta la ex­pe­di­ción lle­va­da a ca­bo por el prín­ci­pe Henry St. Clair y 300 ca­ba­lle­ros tem­pla­rios, que lle­ga­ron a Nue­va Escocia, en Nor­tea­mé­ri­ca, en 1398. Es de­cir, cien años an­tes que Cris­tó­bal Co­lón. La mi­sión era cla­ra: en­con­trar un lu­gar le­jos de Eu­ro­pa don­de ex­pan­dir el po­der tem­pla­rio sin mie­do a la ex­co­mu­nión dic­ta­da por Roma. El au­tor del mis­mo era un des­cen­dien­te de An­to­nio Zeno, per­te­ne­cien­te a una de las fa­mi­lias más an­ti­guas de Ve­ne­cia. Los in­tere­ses co­mer­cia­les de la Re­pú­bli­ca ayu­da­ron al es­ta­ble­ci­mien­to de re­la­cio­nes con po­bla­do­res del Atlán­ti­co Nor­te, es­pe­cial­men­te nor­man­dos y vi­kin­gos.

Así, a fi­na­les del si­glo XIV, va­rios miem­bros de la fa­mi­lia Zeno fue­ron en­via­dos como em­ba­ja­do­res a Fran­cia e In­gla­te­rra. En­tre ellos se en­con­tra­ba An­to­nio, que en 1396 se ha­lla­ba en Escocia pre­pa­ran­do una flo­ta pa­ra una mi­sión co­lo­ni­za­do­ra ha­cia el oes­te.

En­tre la mul­ti­tud de es­cul­tu­ras que aba­rro­tan los mu­ros de la ca­pi­lla de Rosslyn se en­cuen­tran unas muy ca­rac­te­rís­ti­cas, si­tua­das so­bre una de las ven­ta­nas de la mis­ma. Se tra­ta de es­cul­tu­ras que re­pre­sen­tan sin lu­gar a du­das ma­zor­cas de maíz, ce­real tí­pi­ca­men­te ame­ri­cano des­co­no­ci­do en Eu­ro­pa en el mo­men­to de la cons­truc­ción de es­te tem­plo. ¿Es po­si­ble que es­te dato pa­sa­ra de Henry St. Clair a su nie­to Wi­lliam, fun­da­dor de la mis­ma?

La na­rra­ción de Zeno des­cri­be que un so­brino de Henry, sir Ja­mes Gunn de Clyth, fa­lle­ció po­co des­pués de lle­gar a las ac­tua­les cos­tas de Mas­sa­chu­setts. Pues bien, gra­ba­do en una ro­ca de Pros­pect Hill, en West­ford, apa­re­ce la ima­gen de un ca­ba­lle­ro me­die­val. Se tra­ta de un pe­tro­gli­fo, des­cri­to por pri­me­ra vez en una his­to­ria de di­cha po­bla­ción de 1883. Las pri­me­ras fo­to­gra­fías se hi­cie­ron

a me­dia­dos del si­glo XX y des­per­ta­ron la cu­rio­si­dad del ar­queó­lo­go T. C. Leth­brid­ge, de la An­ti­qua­rian So­ciety de Cam­brid­ge, quien se tras­la­dó has­ta allí. Y vio que se tra­ta­ba de una se­rie de per­fo­ra­cio­nes en la ro­ca que, tras ser uni­das con ti­za o es­pol­vo­reán­do­las con pol­vos de talco, die­ron la ima­gen de un gue­rre­ro con cas­co jun­to con las for­mas de su es­cu­do y de su es­pa­da, que le sir­vie­ron de mo­nu­men­to fu­ne­ra­rio. El es­cu­do se re­co­no­ció como per­te­ne­cien­te a la fa­mi­lia Gunn y la es­pa­da se da­tó en­tre el año 1375 y el 1400. Por úl­ti­mo, como ter­cer pun­to a fa­vor de es­te des­cu­bri­mien­to pio­ne­ro de Amé­ri­ca, en 1849 se dra­gó el puer­to de Louis­burg en Ca­pe Bre­ton Is­land (Nue­va Escocia) y se iden­ti­fi­ca­ron los restos de un ca­ñón, que hoy en día se en­cuen­tra en la for­ta­le­za de di­cha lo­ca­li­dad. Se tra­ta de una pie­za de ar­ti­lle­ría pri­mi­ti­va con ocho ani­llos sol­da­dos al­re­de­dor de su pe­que­ño ca­ñón, con una re­cá­ma­ra des­mon­ta­ble con asa pa­ra car­gar la pól­vo­ra y con un pie me­tá­li­co ver­ti­cal. És­te fue el primer ti­po de pie­zas de ar­ti­lle­ría que se usa­ron en los bar­cos. A fi­na­les del si­glo XIV ya ha­bían que­da­do an­ti­cua­das pues­to que, por aquel en­ton­ces, se do­mi­na­ba el ar­te de fun­dir ca­ño­nes de bron­ce o de hie­rro de una so­la pie­za y no era ne­ce­sa­rio usar ani­llas pa­ra que las barras sol­da­das de los ca­ño­nes no se rom­pie­ran.

Es­ta po­si­ble lle­ga­da del prín­ci­pe Henry a los te­rri­to­rios que re­ci­bi­rían el nom­bre de Nue­va In­gla­te­rra con­cuer­da con la le­yen­da de los in­dios mic­mac, que ha­bla de la lle­ga­da del di­vino Gloos­cap, se­me­jan­te al mi­to maya de Quet­zal­cóatl. La tra­di­ción cuen­ta que Gloos­cap lle­gó des­de el es­te, des­de el otro la­do del gran mar. Era un ser di­vino, aun­que con for­ma de hom­bre, ami­go y maes­tro de los in­dios; les en­se­ñó el nom­bre de las es­tre­llas, la ca­za, la pes­ca, el cul­ti­vo de los cam­pos, pa­ra re­gre­sar a su país del es­te”.

¿Un gru­po de tem­pla­rios hui­dos de la per­se­cu­ción de la Igle­sia de Roma, que mar­chan en ex­pe­di­ción jun­to a un prín­ci­pe es­co­cés ha­cia Amé­ri­ca? A bo­te pron­to no pa­re­ce real. Y sin em­bar­go, lo cier­to es que tan­to el ca­ñón, como las ma­zor­cas de maíz, o el pe­tro­gli­fo del ca­ba­lle­ro me­die­val de West­ford, es­tán ahí.

No obs­tan­te, si echa­mos un vis­ta­zo a las pa­la­bras de Mar Rey, un nom­bre so­bre­sa­le so­bre el res­to. El de la fa­mi­lia Zeno. Po­drían ser otros, pe­ro no, son es­tos na­ve­gan­tes ve­ne­cia­nos, cu­ya vida es­tá ro­dea­da de in­cóg­ni­tas. Por­que si hay un car­ta náu­ti­ca a la al­tu­ra de Pi­ri Reis, o de las su­pues­tas car­to­gra­fías tem­pla­rias del Cris­tó­bal Co­lón, ese es el Ma­pa de Zeno.

És­te apa­re­ce fe­cha­do en 1380, y co­rres­pon­de­ría al tra­za­do que reali­zó el ma­rino ve­ne­ciano Ni­co­lo Zeno, que a las ór­de­nes de un mis­te­rio­so prín­ci­pe lla­ma­do Zichm­ni, ha­bría atra­ve­sa­do el Atlán­ti­co Nor­te, lle­gan­do has­ta las cos­tas de Groen­lan­dia. In­clu­so se ha plan­tea­do la po­si­bi­li­dad de que fue­ran más allá, atra­can­do en las cos­tas de Amé­ri­ca. Como ha­brás ima­gi­na­do, son mu­chas las vo­ces crí­ti­cas con es­ta idea, pe­ro no de­ja de ser me­nos cier­to que en la car­to­gra­fía que pos­te­rior­men­te rea­li­za­ría Ni­co­lo Zeno, apa­re­ce el per­fil de la cos­ta groen­lan­de­sa, con al­gu­nos “li­ge­ros” aña­di­dos. Por­que, lo cier­to es que Zeno di­bu­jó Groen­lan­dia sin la ca­pa de hie­lo con la que es­ta­mos acos­tum­bra­dos a ver­la. In­clu­so fue más allá al de­ta­llar, ya en tie­rra fir­me, la pre­sen­cia de cau­da­lo­sos ríos que par­tían en dos es­ta re­gión he­la­da, y mon­ta­ñas de las que no se tu­vo co­no­ci­mien­to has­ta que a me­dia­dos del si­glo XX, la ex­pe­di­ción fran­ce­sa de Paul-Emi­le Víc­tor dio con los ac­ci­den­tes geo­grá­fi­cos gra­cias a la uti­li­za­ción de sis­te­mas de son­deo, que le per­mi­tie­ron ho­ra­dar los hie­los prehis­tó­ri­cos, y lle­gar allí don­de en tiem­pos pre­té­ri­tos se ubi­ca­ron ríos y mon­ta­ñas. ¿Có­mo pu­do en­ton­ces re­fle­jar di­chos ac­ci­den­tes Ni­co­lo Zeno en su ma­pa, allá por el año 1380? La res­pues­ta es tan evi­den­te como im­po­si­ble: por­que el na­ve­gan­te así lo vio.

La “ca­pi­lla de los có­di­gos”, a ape­nas 14 ki­ló­me­tros de Edim­bur­go, es un ca­tá­lo­go de “des­pro­pó­si­tos”, ya que en sus pa­re­des es­tán re­pre­sen­ta­dos pro­duc­tos ame­ri­ca­nos cin­cuen­ta años an­tes del des­cu­bri­mien­to del Nue­vo Mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.