¿UN MAU­SO­LEO PA­RA LOS DIO­SES?

CUA­REN­TA KI­LÓ­ME­TROS AL OES­TE DE EL CAIRO, EN LA MIL VE­CES NOM­BRA­DA CIU­DAD DE LAS MIL MEZ­QUI­TAS, SE SI­TÚA EL RE­CIN­TO FU­NE­RA­RIO DEL REY ZO­SER, FA­RAÓN QUE GO­BER­NÓ EN EGIP­TO DU­RAN­TE LA IIIª DI­NAS­TÍA. MÁS CO­NO­CI­DA COMO LA NE­CRÓ­PO­LIS DE SAQ­QA­RA, SE TRA­TA, SE­GÚ

Enigmas Monográfico - - CONSTRUCCIONES IMPOSIBLES -

Los his­to­ria­do­res afir­man que ha­cia el 2680 a.C., el mo­nar­ca se lan­zó a la cons­truc­ción de la pri­me­ra obra pi­ra­midal, una su­per­po­si­ción de tum­bas –mas­ta­bas– que aca­ba­rían por dar la for­ma a lo que a pos­te­rio­ri se­ría la tum­ba del fa­raón. Ade­más, las for­mas es­ca­lo­na­das re­pre­sen­ta­ban los es­tra­tos so­cia­les de la vida egip­cia. Al­re­de­dor se eri­gían ca­pi­llas, pa­tios y el pa­la­cio con ob­je­to de que la me­mo­ria del rey muer­to se pre­ser­va­ra pa­ra la eter­ni­dad, crean­do un víncu­lo irrompible y su­til en­tre lo hu­mano y lo di­vino.

A no más de diez mi­nu­tos, emer­ge de las pro­fun­di­da­des del de­sier­to un com­ple­jo ar­qui­tec­tó­ni­co des­con­cer­tan­te.

El 12 de no­viem­bre de 1851 el ar­queó­lo­go fran­cés Au­gus­te Ma­riet­te des­cu­brió que las are­nas de aquel de­sier­to ha­bían se­pul­ta­do du­ran­te si­glos las pie­dras pu­li­das de un lu­gar ja­más ima­gi­na­do. Tras leer la Geo­grap­hia de Es­tra­bón, don­de se ha­cían las pri­me­ras men­cio­nes al en­cla­ve fu­ne­ra­rio, su­po que no se tra­ta­ba de un lu­gar le­gen­da­rio.

Ma­riet­te era un ar­que­ti­po de su épo­ca, ávi­do por lo­grar te­so­ros y des­pia­da­do a la ho­ra de em­plear en sus ex­ca­va­cio­nes mé­to­dos no muy or­to­do­xos. Na­ci­do en Bou­log­ne-sur-Mer en 1821, a los 20 años

mar­chó al Reino Uni­do, don­de im­par­tió cla­ses de di­bu­jo y fran­cés. Fue allí don­de em­pe­zó a in­tere­sar­se por la ar­queo­lo­gía. Pe­ro no se­ría has­ta su re­gre­so a Fran­cia don­de, tras vi­si­tar la ga­le­ría egip­cia del mu­seo de la ciu­dad sin­tió que “el pa­to egip­cio es un ani­mal pe­li­gro­so: un pi­co­ta­zo te ino­cu­la el ve­neno y eres egip­tó­lo­go pa­ra to­da la vida”. Ahí co­men­zó una re­la­ción con Egip­to que no cor­ta­ría ja­más, al ex­tre­mo de que sus con­tri­bu­cio­nes por di­fun­dir es­ta cul­tu­ra, ade­más de sal­va­guar­dar su pa­tri­mo­nio, le hi­cie­ron va­le­dor de los tí­tu­los más des­ta­ca­dos pa­ra las au­to­ri­da­des: di­rec­tor de an­ti­güe­da­des des­de 1858 y fun­da­dor del Mu­seo de Bou­laq, pre­ce­den­te del Mu­seo Egip­cio de El Cairo, en cu­yos jar­di­nes hoy po­de­mos ver un pe­que­ño mau­so­leo que se le­van­tó en agra­de­ci­mien­to.

El jo­ven Ma­riet­te fue en­via­do a su nue­vo des­tino ha­bi­da cuen­ta del apa­sio­na­mien­to que mos­tra­ba. El ob­je­ti­vo en los pri­me­ros me­ses era sa­tis­fa­cer las ex­pec­ta­ti­vas de quie­nes con­fia­ron en él. Allí don­de el de­sier­to es­con­día los restos de al­gún ya­ci­mien­to, la di­na­mi­ta era la en­car­ga­da de de­jar el ca­mino li­bre de es­co­rias. De es­te mo­do el des­tino –y bue­nas do­sis de pól­vo­ra– qui­so que la su­per­fi­cie ce­die­ra ba­jo sus pies, sa­can­do a la luz un im­po­si­ble; ese lu­gar ci­ta­do por Es­tra­bón al que lla­ma­ban Se­ra­peum…

LOS SAR­CÓ­FA­GOS DEL TEM­PLO PER­DI­DO

Hoy sus te­chos es­tán ce­dien­do y los ca­si trescientos me­tros de ga­le­rías sub­te­rrá­neas apa­re­cen “es­que­le­ti­za­dos” por una frá­gil an­da­mia­da con la que se pre­ten­de evi­tar que to­do se des­plo­me so­bre nues­tras ca­be­zas. Al pa­sear en­tre la ti­nie­bla del lu­gar, na­da pa­re­ce ha­ber cam­bia­do des­de aquel le­jano no­viem­bre de 1851. La puer­ta chi­rría, y las ara­ñas, con sus pol­vo­rien­tas te­las sem­bra­das de in­sec­tos mo­mi­fi­ca­dos se apre­su­ran a re­cor­dar­nos que aquí, des­de ha­ce años, ya no en­tra na­die. Esa es la es­tric­ta or­den de las au­to­ri­da­des egip­cias. El es­pa­cio es am­plio y la tem­pe­ra­tu­ra, en com­pa­ra­ción con el ex­te­rior, to­le­ra­ble. Pe­se a to­do, como ocu­rre en la ma­yo­ría de los tem­plos del país, aquí se no­ta con es­pe­cial po­ten­cia la pre­sión de la pie­dra.

A lo lar­go del tú­nel van sur­gien­do ca­pi­llas, re­cep­tácu­los en cu­yo in­te­rior se cus­to­dia el enig­ma de es­ta tie­rra: vein­ti­cua­tro sar­có­fa­gos de gra­ni­to ne­gro, cu­yo ta­ma­ño los ha­ce des­con­cer­tan­tes. Por­que en el país de los im­po­si­bles, don­de to­do es­tá rea­li­za­do a es­ca­la gi­gan­tes­ca, na­da hay igual a los sar­có­fa­gos del Se­ra­peum.

Los tan­ques de pie­dra po­seen un pe­so de en­tre se­ten­ta y ochen­ta to­ne­la­das, a las que hay que aña­dir las vein­te más en las que se es­ti­ma el to­ne­la­je de las ta­pas. Y to­do pa­ra dar for­ma a unos sar­có­fa­gos ci­cló­peos de 3,80 me­tros de lon­gi­tud, 2,40 de al­to y 2,30 de an­cho, con unas pa­re­des in­te­rio­res de 45 cen­tí­me­tros de gro­sor. ¿Pa­ra qué? ¿Có­mo de­mo­nios lo­gra­ron si­tuar­los en su lu­gar de­fi­ni­ti­vo, las ci­ta­das ca­pi­llas, si ape­nas pa­san ro­zan­do la te­chum­bre del in­te­rior de la ga­le­ría?

En la men­cio­na­da Geo­grap­hia, Es­tra­bón ha­cía re­fe­ren­cia al cul­to que se ren­día en es­te lu­gar du­ran­te la épo­ca pto­le­mai­ca a los bue­yes sa­gra­dos Apis, a los que se en­te­rra­ba con so­lem­ni­dad, como dei­da­des, con gran pom­pa y boa­to.

Pues bien, es­te dios fue adorado en Men­fis en tiem­pos pro­to­di­nás­ti­cos, es­tan­do li­ga­do a la fer­ti­li­dad de cam­pos y gen­tes, y a la mo­nar­quía. Los bue­yes sa­gra­dos eran se­lec­cio­na­dos de en­tre el re­ba­ño, por ser por­ta­do­res de unas

Al pa­sar por el Se­ra­peum el ve­llo se eri­za, como si una po­de­ro­sa ener­gía aún la­tie­se en el in­te­rior de los sar­có­fa­gos gi­gan­tes

ca­rac­te­rís­ti­cas sim­bó­li­cas como man­chas en la fren­te, y tras su de­ce­so, eran mo­mi­fi­ca­dos y con­du­ci­dos al Se­ra­peum de Saq­qa­ra. Eso al me­nos di­ce la tra­di­ción.

En el pe­rio­do pto­le­mai­co na­ció una nue­va dei­dad gre­co­egip­cia, na­ci­da de la fu­sión en­tre Osi­ris y Apis, a la que se lla­mó Se­ra­pis, cu­ya ca­sa de cul­to se­ría el Se­ra­peum. Sin em­bar­go lla­ma la aten­ción que los es­cri­bas del Im­pe­rio Nue­vo pa­sa­ran del lar­go an­te el en­cla­ve por­que ni si­quie­ra en las es­te­las que se re­par­ten por el país se ha­ce re­fe­ren­cia que vi­nie­ra a con­fir­mar la exis­ten­cia de es­te cen­tro re­li­gio­so, cu­ya im­por­tan­cia es­tá fue­ra de du­da. ¿Aca­so los sa­cer­do­tes de Se­ra­pis ocul­ta­ron su exis­ten­cia? De ser así, ¿por qué? Su pro­xi­mi­dad al gran com­ple­jo de Zo­ser ga­ran­ti­za­ba que an­te el co­lo­sal re­cin­to del rey és­te pa­sa­ra des­aper­ci­bi­do…

Y es que el es­fuer­zo que plantea la eje­cu­ción de un si­tio así, ha­ce que hu­bie­ra si­do digno de men­ción. Y, re­pi­to, el si­len­cio más ab­so­lu­to se ha­ce en su in­te­rior cuan­do pa­sea­mos, lo mis­mo que cuan­do se pre­ten­de con­sul­tar al­gún tex­to an­ti­guo que re­fie­ra al­go de él. Só­lo hay que pa­tear­lo pa­ra per­ca­tar­se de las mu­chas di­fi­cul­ta­des que en­cie­rra su tra­za. La cons­truc­ción de los gi­gan­tes­cos sar­có­fa­gos, de una so­la pie­za; los tras­la­dos des­de las can­te­ras de As­wán, a más de mil ki­ló­me­tros; su em­pla­za­mien­to en el in­te­rior del Se­ra­peum, que como ya ad­vir­tie­se an­tes, pa­re­ce ha­ber si­do le­van­ta­do a me­di­da, en­ca­jo­nan­do los tan­ques de gra­ni­to en las pe­que­ñas ca­pi­llas a más de un me­tro ba­jo el ni­vel del sue­lo; la im­po­si­bi­li­dad de des­pla­zar es­tas mo­les por unos tú­ne­les por los que a du­ras pe­nas pue­den en­trar… ¿Qué ra­zón hay pa­ra tal de­rro­che de ima­gi­na­ción y es­fuer­zo? ¿Pa­ra en­te­rrar a unos dio­ses, por otro la­do inexis­ten­tes? Y es que, es im­por­tan­te re­mar­car que Ma­riet­te no ha­lló res­to al­guno de las di­vi­ni­da­des mo­mi­fi­ca­das den­tro de los sar­có­fa­gos, al­gu­nos de los cua­les no ha­bían si­do sa­quea­dos. ¿Por qué fue­ron ce­rra­dos ha­ce mi­les de años?

Al pa­sear por el Se­ra­peum, el ve­llo se eri­za, como si una po­de­ro­sa ener­gía aún la­tie­se en los sar­có­fa­gos. La luz que alum­bra la am­plia ga­le­ría se re­crea con las som­bras, crean­do si­lue­tas im­po­si­bles. Y es que la pri­me­ra sen­sa­ción al con­tem­plar las tum­bas es que en ellas, ba­jo la es­pe­sa ca­pa de pol­vo que como el ca­be­llo cano las cu­bre, fue­ron en­te­rra­dos “gi­gan­tes”, se­res ex­cep­cio­na­les que me­re­cían de un lu­gar de re­po­so tan fa­bu­lo­so.

Al ac­ce­der al in­te­rior de uno de es­tos tan­ques, las du­das co­bra­ron otra di­men­sión, por­que el gra­ni­to es­ta­ba tan pu­li­do que ofre­cía el re­fle­jo de aque­llo que se apos­ta­ba fren­te a sus pa­re­des; la pre­ci­sión de sus cor­tes era ex­tra­or­di­na­ria. ¿Qué he­rra­mien­tas usa­ron sus crea­do­res pa­ra al­can­zar es­te ni­vel de pu­li­do, como si fue­ra de man­te­qui­lla?

Cuen­tan las cró­ni­cas que Au­gus­te Ma­riet­te, al ha­llar uno de es­tos tan­ques se­lla­do en el in­te­rior de su ca­pi­lla, op­tó por abrir­lo del me­jor mo­do que se le pa­só por la ca­be­za: di­na­mi­tar­lo. Tras pro­du­cir­se la de­to­na­ción, que par­tió un la­te­ral del sar­có­fa­go, el hu­mo y el pol­vo pro­vo­ca­do des­apa­re­cie­ron en cues­tión de se­gun­dos, as­pi­ra­dos ha­cia el in­te­rior de la su­pues­ta tum­ba. Eran otros tiem­pos; pro­fa­nar un re­cin­to fu­ne­ra­rio po­día aca­rrear la glo­ria, pe­ro tam­bién la muer­te; y ca­si siem­pre la fal­ta de res­pues­ta… por­que el enig­ma de los tan­ques de gra­ni­to del Se­ra­peum per­ma­ne­ce im­pu­ne. Hoy tan só­lo el si­len­cio y la os­cu­ri­dad pa­re­cen bus­car res­pues­tas en es­ta red de ga­le­rías se­pul­ta­das por los vien­tos…

Pa­len­que, u Oto­lum fue fun­da­da en torno al año 100 d.C. pa­ra ser la ca­pi­tal del reino maya de B’aa­kal. Y en ella si un mo­nar­ca es re­cor­da­do con fer­vor, ese es Pa­cal el Gran­de, el go­ber­nan­te que hi­zo de su pue­blo el más avan­za­do de su épo­ca, y que go­ber­nó des­de el 615 has­ta el 683 d.C. Pa­cal II, ac­ce­dió al trono a los 12 años, y du­ran­te los pri­me­ros fue un tí­te­re en ma­nos de su ma­dre, Zak Kuk. Pe­ro lo que real­men­te nos in­tere­sa es la co­ne­xión in­vi­si­ble de Pa­cal con un hom­bre del si­glo XX: Al­ber­to Ruz L’Hui­llier…

El doc­tor L’Hui­llier na­ció en Fran­cia en 1906. Su pa­sión por las ci­vi­li­za­cio­nes an­ti­guas le lle­vó ya adul­to a Mé­xi­co. Se­ría en 1949 cuan­do afron­ta­ría su re­to más im­por­tan­te. Con­vo­ca­do por los je­ri­fal­tes del INAH –Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de An­tro­po­lo­gía e His­to­ria–, fue en­via­do a la zo­na de Pa­len­que. Ha­cía po­co tiem­po que el Tem­plo de las Ins­crip­cio­nes ha­bía si­do li­be­ra­do de ve­ge­ta­ción, des­per­tan­do el es­tu­por por la pre­ci­sión y de­ta­lle de los al­to­rre­lie­ves que lo de­co­ra­ban; 620 gli­fos es­cul­pi­dos en pie­dra que pa­re­cían es­ca­par de en­tre los mu­ros de es­te tem­plo fu­ne­ra­rio que se em­pe­zó a le­van­tar en el año 675, y que se ter­mi­nó en el rei­na­do del hi­jo de Pa­cal el Gran­de, Chan Bah­lum II.

Pa­ra el doc­tor L’Hui­llier era un re­ga­lo; el sue­ño de una vida. Y de aque­lla pi­rá­mi­de de ex­tra­ñas pro­por­cio­nes y or­na­men­to, al­go le lla­ma­ba la aten­ción; es­ta­ba con­ven­ci­do de que ocul­ta­ba un se­cre­to que jus­ti­fi­ca­ba el si­tio en el que se ubi­ca­ba la ciu­dad.

En su in­te­rior, pa­só más de dos años deses­com­bran­do lo que se atis­ba­ba como un enor­me agu­je­ro re­bo­san­te de es­co­rias. Pe­ro su fe era ca­paz de mo­ver mon­ta­ñas. Era cons­cien­te de que, con­tra a lo que sus co­le­gas ase­gu­ra­ban, ba­jo el sue­lo de la pi­rá­mi­de, que era el Tem­plo de las Ins­crip­cio­nes, po­día ha­llar­se una tum­ba; la más im­por­tan­te y mis­te­rio­sa del pa­sa­do del nue­vo con­ti­nen­te –has­ta en­ton­ces, la ar­queo­lo­gía no acep­ta­ba que los tem­plos o pi- rá­mi­des pre­co­lom­bi­nas hu­bie­ran si­do uti­li­za­dos con una fi­na­li­dad fu­ne­ra­ria, y mu­cho me­nos como en­te­rra­mien­to–. Y no se equi­vo­có…

LA CRIP­TA SE­CRE­TA

A un me­tro y me­dio de pro­fun­di­dad ha­bía una crip­ta se­cre­ta, a la que se des­cen­día por unas es­ca­le­ras con be­llos gli­fos que mos­tra­ban el des­cen­so al in­fra­mun­do maya. Con la ayu­da de unas pe­que­ñas lin­ter­nas, el ar­queó­lo­go pi­só el úl­ti­mo es­ca­lón. La pe­num­bra rei­na­ba en es­te lu­gar. Al­ber­to Ruz L’Hui­llier con­tu­vo la res­pi­ra­ción mien­tras la pi­que­ta ho­ra­da­ba la ro­ca. Por el agu­je­ro, de ape­nas 40 cen­tí­me­tros, in­tro­du­jo su mano y la luz des­per­tó de su le­tar­go la os­cu­ri­dad de la es­tan­cia. Allí per­ma­ne­cían en si­len­cio los es­que­le­tos de seis per­so­nas te­ñi­dos de ro­jo, y al fon­do, una pie­dra trian­gu­lar anun­cia­ba que se ha­lla­ban en la an­te­cá­ma­ra de la es­tan­cia fu­ne­ra­ria. Evi­tan­do gol­pear­se con las es­ta­lac­ti­tas, re­co­gie­ron los cuer­pos y los es­tu­dia­ron mi­nu­cio­sa­men­te, lle­gan­do a la con­clu­sión de que se tra­ta­ba de va­rios mu­cha­chos per­te­ne­cien­tes a la no­ble­za maya, da­do que sus ro­pa­jes es­ta­ban bor­da­dos con sím­bo­los ri­tua­les, y sus dien­tes ha­bían si­do li­ma­dos y ador­na­dos con in­crus­ta­cio­nes, así como su crá­neo, que es­ta­ba de­for­ma­do al gus­to de las cla­ses pu­dien­tes de ese tiem­po. Ha­bían fe­ne­ci­do

víc­ti­mas de sus

creen­cias, acom­pa­ñan­do a su se­ñor en el via­je ha­cia la eter­ni­dad.

El 15 de ju­nio de 1952, des­pués de tres años de tra­ba­jo en con­di­cio­nes ex­tre­mas, Al­ber­to Ruz lo­gró des­pla­zar la gi­gan­tes­ca lo­sa trian­gu­lar. Al otro la­do se en­con­tra­ba la cá­ma­ra prin­ci­pal, la tum­ba de un im­por­tan­te per­so­na­je. Y en el cen­tro de es­te ha­bi­tácu­lo se­cre­to de pa­re­des de­co­ra­das con una po­li­cro­mía de inusual be­lle­za, pro­te­gi­do por la mi­ra­da de nue­ve bolontikú, los dio­ses de las nue­ve re­gio­nes del in­fra­mun­do maya, se apos­ta­ba un gran sar­có­fa­go, más de vein­te to­ne­la­das de pie­dra pu­li­da en cu­ya ta­pa apa­re­cía re­pre­sen­ta­do el rey Pa­cal, tan ex­tra­ño, tan abi­ga­rra­do, que los pre­sen­tes en­mu­de­cie­ron al ob­ser­var la bien con­ser­va­da obra. Eran cons­cien­tes de que el ha­llaz­go iba a dar mu­cho que ha­blar…

Como to­dos los des­cu­bri­mien­tos su­per­la­ti­vos, és­te tam­bién fue fru­to de la ca­sua­li­dad. Ase­gu­ra­ba mi que­ri­do doc­tor Ji­mé­nez del Oso que “Al­ber­to Ruz des­cu­brió un día de 1949 en una de las lo­sas del sue­lo de ese tem­plo do­ce man­chas cir­cu­la­res dis­pues­tas si­mé­tri­ca­men­te que re­sul­ta­ron co­rres­pon­der a sen­dos ta­cos de pie­dra per­fec­ta­men­te en­ca­ja­dos y pu­li­dos pa­ra que se con­fun­die­sen lo más po­si­ble con el res­to de la lo­sa. De­du­cir que su fi­na­li­dad era ta­par do­ce agu­je­ros y que és­tos de­bie­ron te­ner como ob­je­to fa­ci­li­tar me­dian­te cuer­das la re­ti­ra­da o la co­lo­ca­ción de la lo­sa, era ló­gi­co. Sin em­bar­go, por lo que he po­di­do in­ves­ti­gar del asun­to, no fue el pri­me­ro: do­ce

El se­pul­cro de Pa­cal es aún ob­je­to de de­ba­te, por­que se plantea la po­si­bi­li­dad de que la tum­ba ya se en­con­tra­ra allí cuan­do se le­van­tó el Tem­plo de las Ins­crip­cio­nes

años an­tes, Mi­guel Án­gel Fernández, un ilus­tra­dor es­pe­cia­li­za­do en di­bu­jar rui­nas ma­yas, hi­zo el mis­mo des­cu­bri­mien­to, aun­que por fal­ta de me­dios no pu­do re­ti­rar la lo­sa. Ruz sí pu­do, y al ha­cer­lo que­dó al des­cu­bier­to el ini­cio de una es­ca­le­ra y un tú­nel des­cen­den­te lleno has­ta arri­ba de es­com­bros y tie­rra. Quie­nes cons­tru­ye­ron el tem­plo y la pi­rá­mi­de es­ca­lo­na­da so­bre la que se asien­ta ha­bían ce­ga­do con­cien­zu­da­men­te el tú­nel, pe­ro re­sul­ta­ba evi­den­te que al fi­nal ha­bía al­go im­por­tan­te, po­si­ble­men­te una cá­ma­ra se­cre­ta”.

A los ex­plo­ra­do­res que con­tem­pla­ron por vez pri­me­ra la que ha­bría de ser iden­ti­fi­ca­da como la tum­ba del rey Pa­cal, les sor­pren­die­ron so­bre to­do los fi­ní­si­mos re­lie­ves que apa­re­cían so­bre la enor­me lo­sa de 3,79 me­tros de lar­go, por 2,20 de an­cho, y 25 cen­tí­me­tros de es­pe­sor, con un pe­so apro­xi­ma­do de cin­co to­ne­la­das. Una bes­tia­li­dad… Los es­tu­dio­sos con­clu­ye­ron que en la mis­ma el rey Pa­cal rea­li­za­ba el des­cen­so al in­fra­mun­do, tras re­co­rrer los dos an­te­rio­res que exis­tían se­gún la creen­cia maya: el cie­lo o mun­do de arri­ba, y el mun­do de los vi­vos en un ni­vel in­ter­me­dio. El mo­nar­ca se sen­ta­ba so­bre el mons­truo de la Tie­rra, que es­ta­ba re­pre­sen­ta­do con un som­bre­ro con cua­tro pé­ta­los, na­riz de mono ara­ña, y el signo kin so­bre su ca­be­za, en una alu­sión a la di­vi­ni­dad so­lar. El con­jun­to era ro­dea­do por las fau­ces de dos ser­pien­tes.

NUE­VAS IN­TER­PRE­TA­CIO­NES

Has­ta aquí ar­queo­lo­gía in­ter­pre­ta­ti­va. Pe­ro en el año 1966 Guy Ta­ra­de y An­dré Mi­llou es­cri­bie­ron un re­por­ta­je so­bre es­te asun­to en la re­vis­ta Cly­peus. Pa­ra am­bos, en la lo­sa de Pa­len­que no ha­bía ni ser­pien­tes, ni dio­ses, ni ho­ci­cos; era un per­so­na­je des­co­no­ci­do en un lu­gar en el que no de­be­ría es­tar, y, ade­más, pi­lo­tan­do lo que pa­re­cía ser un ar­te­fac­to me­cá­ni­co: “El per­so­na­je que se ve en el cen­tro de la lo­sa y al que lla­ma­re­mos el pi­lo­to, lle­va un cas­co y mi­ra ha­cia de­lan­te del apa­ra­to. Ma­ni­pu­la las pa­lan­cas con am­bas ma­nos. La de la de­re­cha su­je­ta una ma­ni­lla idén­ti­ca a un cam­bio de ve­lo­ci­da­des de un au­to­mó­vil. Un so­por­te sos­tie­ne su ca­be­za; in­tro­du­ci­do en la na­riz lle­va un in­ha­la­dor, lo que in­di­ca con cla­ri­dad el prin­ci­pio del vue­lo es­tra­tos­fé­ri­co. La na­ve de via­je, que tie­ne un as­pec­to exac­to al del cohe­te, pa­re­ce ser una na­ve cós­mi­ca que uti­li­ce la ener­gía so­lar. En efec­to, la par­te de­lan­te­ra del ar­te­fac­to es un pa­pa­ga­yo, ave que re­pre­sen­ta al dios vo­la­dor en el sim­bo­lis­mo maya. (…) Por lo ge­ne­ral el co­lor do­mi­nan­te en su plu­ma­je es el verde, el de los dio­ses ve­nu­sia­nos; aho­ra bien, re­sul­ta cu­rio­so ob­ser­var que, al de­cir de cier­tos tes­ti­gos, las apa­ri­cio­nes de los ‘ar­te­fac­tos no iden­ti­fi­ca­dos’ ma­ti­za­ban el cie­lo de verde”.

Po­co es lo que de­be­mos to­mar en cuen­ta de tal hi­pó­te­sis, me­nos vi­nien­do de in­ves­ti­ga­do­res que ase­gu­ra­ron

que en el in­ci­den­te de Pa­lo­ma­res (Al­me­ría), apar­te de avio­nes tam­bién hu­bo OVNIs im­pli­ca­dos. Sin em­bar­go la hi­pó­te­sis ge­ne­ró un cal­do de cul­ti­vo del que be­bie­ron es­cri­to­res como Erich von Dä­ni­ken. Más sor­pren­den­te es que el es­cri­tor Robert Cha­rroux se subie­ra al ca­rro del “as­tro­nau­ta”, y que de­fen­die­ra las te­sis más po­lé­mi­cas. En El li­bro de los due­ños del mun­do ase­gu­ra que “al no ha­ber­se tra­du­ci­do la es­cri­tu­ra maya re­sul­ta im­po­si­ble des­ci­frar el tex­to –se re­fie­re a los gli­fos que fi­gu­ran en la lo­sa–, pe­ro no ca­be du­da so­bre la idea que ex­pre­sa: cos­mo­nau­ta pi­lo­tan­do un cohe­te por el es­pa­cio si­de­ral en di­rec­ción a un pla­ne­ta. Y po­de­mos de­ter­mi­nar de qué pla­ne­ta se tra­ta: Ve­nus”. ¿Qué pen­sáis?…

LA SO­LU­CIÓN AL ENIG­MA

Tiem­po atrás Fer­nan­do Ji­mé­nez del Oso, des­cu­brió en un re­por­ta­je pa­ra ENIG­MAS el re­sul­ta­do de mu­chos años de es­tu­dio. ¿Por qué Ve­nus? Así lo ex­pli­ca­ba: “Al­guien di­jo a Cha­rroux que en la lo­sa hay un par de gli­fos que iden­ti­fi­can a Ve­nus. Es ob­vio que no te­nía la me­nor idea de la im­por­tan­cia que Ve­nus tu­vo en la re­li­gión de Me­soa­mé­ri­ca, equi­pa­ra­ble a la que al­can­zó Si­rio en­tre los egip­cios: lo ex­tra­or­di­na­rio se­ría que en una tum­ba maya no apa­re­cie­ra el sím­bo­lo de Ve­nus. La revolución si­nó­di­ca de Ve­nus era ca­len­dá­ri­ca­men­te un com­ple­men­to del año so­lar y del año má­gi­co. (…) En su afán de dar­le a to­do acon­te­ci­mien­to una me­di­da cro­no­ló­gi­ca, hoy se pien­sa que los ma­yas iden­ti­fi­ca­ban el ci­clo de Ve­nus con el ci­clo de las al­mas”.

Pe­ro, aun­que to­do tu­vie­ra una ex­pli­ca­ción sim­bó­li­ca, hay otros mis­te­rios, que se es­con­den tras la lá­pi­da. Se­gui­mos el re­la­to de Ji­mé­nez del Oso: “Lo que de acuer­do a la sim­bo­lo­gía y al ar­te maya es­tá re­pre­sen­ta­do en la lo­sa se co­rres­pon­de con la fun­ción que és­ta te­nía, la de una tum­ba: un per­so­na­je, im­por­tan­te –in­clu­so un hom­bre lle­ga­do de otro pla­ne­ta– emer­ge del in­fra­mun­do, de la muer­te, y na­ce a una vida es­pi­ri­tual. Di­cho de otra for­ma, se plas­ma grá­fi­ca­men­te la es­pe­ran­za o el con­ven­ci­mien­to de que el muer­to se irá al Cie­lo; ni más ni me­nos, como en cual­quier otra tum­ba. Lo mis­te­rio­so es la tum­ba en sí. Es ob­vio que la pi­rá­mi­de–tem­plo de las Ins­crip­cio­nes se cons­tru­yó des­pués, en­ci­ma de la tum­ba. Lo que no se sa­be es cuán­to más an­ti­gua es; pe­ro no re­sul­ta des­ca­be­lla­do pen­sar que bas­tan­te, pues­to que los seis es­que­le­tos de los ado­les­cen­tes sa­cri­fi­ca­dos es­tán mu­cho me­jor con­ser­va­dos que el que ha­bía en el in­te­rior de la tum­ba, pe­se a en­con­trar­se és­te más pro­te­gi­do.

Tra­tán­do­se de un per­so­na­je de ex­cep­cio­nal im­por­tan­cia, pues­to que su tum­ba es ex­cep­cio­nal, lo ló­gi­co es que fue­se al­guien no­ble, un rey o un en­cum­bra­do sa­cer­do­te, y, por su­pues­to, miem­bro de esa ra­za, como es­tá re­tra­ta­do en la lo­sa. Sin em­bar­go, aun­que bas­tan­te des­tro­za­do, su crá­neo no mues­tra hue­llas de de­for­ma­ción y sus dien­tes no es­tán li­ma­dos y ca­re­cen de in­crus­ta­cio­nes, de­ta­lles és­tos que obli­gan a pen­sar en al­guien que no es de la no­ble­za. Si a ello uni­mos que no se en­con­tra­ron cabellos en torno al crá­neo –los ma­yas, in­clui­dos los no­bles, te­nían abun­dan­te y cui­da­do ca­be­llo–, y que la es­ta­tu­ra es­ti­ma­da es de 1,73 me­tros –unos vein­te cen­tí­me­tros más de la que de­bie­ra te­ner–, es­ta­re­mos obli­ga­dos a ad­mi­tir que nos en­con­tra­mos an­te un muer­to bas­tan­te ex­tra­ño.

Y un úl­ti­mo de­ta­lle: se­gún la tra­duc­ción más acep­ta­da de las ins­crip­cio­nes que fi­gu­ran en el tem­plo, el per­so­na­je en­te­rra­do fue un rey de Pa­len­que lla­ma­do Pa­cal, que mu­rió a la avan­za­da edad de 80 años. Si es así, tam­po­co el es­que­le­to en­te­rra­do ba­jo la lo­sa en­ca­ja, por­que el es­tu­dio ana­tó­mi­co fo­ren­se que se hi­zo en su mo­men­to de­ter­mi­na que ta­les restos co­rres­pon­den a un hom­bre de 40 o 45 años. Así pues, la tum­ba del Tem­plo de las Ins­crip­cio­nes de Pa­len­que con­ser­va un gran mis­te­rio, só­lo que no es­tá en la lo­sa, sino de­ba­jo de ella”. Di­cho que­da…

So­bre es­tas lí­neas, re­lie­ves rea­li­za­dos so­bre la lo­sa del rey Pa­cal, y que han des­per­ta­do to­do ti­po de es­pe­cu­la­cio­nes so­bre el ele­men­to re­pre­sen­ta­do, lle­gan­do a se­ña­lar­se que la fi­gu­ra en­car­na a un as­tro­nau­ta.

De­ba­jo, la cé­le­bre es­cul­tu­ra rea­li­za­da en es­tu­co del go­ber­nan­te Pa­cal II, que lo re­pre­sen­ta a los trein­ta años, en­con­tra­do den­tro de su sar­có­fa­go..

Es­ta im­pre­sio­nan­te ima­gen mues­tra una no­che es­tre­lla­da so­bre la ciu­dad ma­ya de Pa­len­que, más con­cre­ta­men­te so­bre el Tem­plo de las Ins­crip­cio­nes, el lu­gar que fo­ca­li­za to­dos los mis­te­rios.

So­bre es­tas lí­neas, en­tra­da al enig­má­ti­co y des­co­mu­nal Se­ra­peum. En la otra pá­gi­na, los tú­ne­les y los enor­mes tan­ques de pie­dra de su in­te­rior es­con­den un enig­ma aún no des­ve­la­do.

.

La Pi­rá­mi­de es­ca­lo­na­da del rey Zo­ser, cons­trui­da en Saq­qa­ra, es con­si­de­ra­da la pri­me­ra pi­rá­mi­de de la his­to­ria. A la de­re­cha, nues­tro di­rec­tor, Lo­ren­zo Fer­nán­dez Bueno, en el Se­ra­peum.

Ba­jo es­tas lí­neas, más­ca­ra mor­tuo­ria, de Pa­cal, ela­bo­ra­da con 340 te­se­las. Más aba­jo, re­pro­duc­ción de su cá­ma­ra fu­ne­ra­ria y sar­có­fa­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.