Enigmas

La mal­di­ción de Crow­ley

Tras años de es­tu­dio, un his­to­ria­dor bri­tá­ni­co atri­bu­ye al cé­le­bre “ma­go ne­gro” las muer­tes de seis per­so­nas vin­cu­la­das al ha­llaz­go de la tum­ba del fa­raón Tu­tank­ha­mon.

-

Seis ex­tra­ñas muer­tes re­gis­tra­das en la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca en la pri­me­ra mi­tad del si­glo pa­sa­do, y que en su mo­men­to la pren­sa vin­cu­ló con la cé­le­bre “mal­di­ción de Tu­tank­ha­mon” fue­ron cau­sa­das, en reali­dad, por el fa­mo­so ocul­tis­ta bri­tá­ni­co Aleis­ter Crow­ley, quien se au­to­de­no­mi­nó co­mo “el hom­bre más mal­va­do del mun­do”. Así lo ase­gu­ra, al me­nos, el his­to­ria­dor in­glés Mark Bey­non en su úl­ti­mo li­bro, en el que re­co­ge los fru­tos de una in­ves­ti­ga­ción que se ha pro­lon­ga­do du­ran­te va­rios años.

Se­gún Bey­non, es­tas seis per­so­nas fa­lle­ci­das en “cir­cuns­tan­cias ex­tra­ñas”, y que es­tu­vie­ron vin­cu­la­das con el im­por­tan­te ha­llaz­go ar­queo­ló­gi­co di­ri­gi­do por Ho­ward Car­ter, fue­ron ase­si­na­das por Crow­ley du­ran­te crí­me­nes ri­tua­les. Unos ase­si­na­tos que no fue­ron apro­pia­da­men­te in­ves­ti­ga­dos gra­cias a la la­bor de la pren­sa, que ex­plo­tó a fon­do la “hi­pó­te­sis” de la mal­di­ción del fa­raón, una his­to­ria que pro­por­cio­nó pin­gües be­ne­fi­cios a los dia­rios de la épo­ca. En­tre las su­pues­tas víc­ti­mas del ocul­tis­ta es­ta­ría el capitán Ri­chard Bet­hell –se­cre­ta­rio per­so­nal de Car­ter–, ha­lla­do muer­to en una ca­ma del ex­clu­si­vo club May­fair; Lord West­bury –pa­dre del an­te­rior–, fa­lle­ci­do al caer des­de la ven­ta­na de su do­mi­ci­lio, des­de una al­tu­ra de siete pi­sos o Au­brey Her­bert –her­ma­nas­tro de Lord Car­nar­von, me­ce­nas de Car­ter–, quien fa­lle­ció po­co des­pués de vi­si­tar Lu­xor, en­tre otros.

El li­bro de Bey­non, ti­tu­la­do La mal­di­ción de Londres: ase­si­na­to, ma­gia ne­gra y Tu­tank­ha­mon, ba­sa su te­sis en los da­tos en­con­tra­dos en los dia­rios del pro­pio Crow­ley, el es­tu­dio de sus li­bros y otros en­sa­yos. En ellos, se­gún su au­tor, se en­cuen­tran las cla­ves que per­mi­ten ase­gu­rar que el si­nies­tro per­so­na­je lle­vó a ca­bo di­chas “eje­cu­cio­nes” pa­ra ven­gar­se del sa­cri­le­gio que ha­bía su­pues­to per­tur­bar el des­cen­so de quel jo­ven fa­raón egip­cio.

Ade­más de es­ta re­ve­la­ción, Bey­non ex­pli­ca tam­bién en su en­sa­yo que Crow­ley es­ta­ba ob­se­sio­na­do con una fi­gu­ra de la his­to­ria bri­tá­ni­ca igual­men­te si­nies­tra: el te­mi­ble ase­sino en se­rie Jack el Des­tri­pa­dor, cu­ya iden­ti­dad to­da­vía hoy si­gue sien­do un enig­ma.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain