Via­je a la Ve­ne­cia más mis­te­rio­sa Cá Da­rio, el pa­la­cio que ase­si­na

¿Vas a Ve­ne­cia? Pues di­cen que hue­le fa­tal”, es el des­afor­tu­na­do –y ha­bi­tual– co­men­ta­rio que siem­pre que he mar­cha­do de via­je a la ciu­dad de los ca­na­les al­guien –que evi­den­te­men­te ja­más la ha vi­si­ta­do– me ha he­cho. Un tó­pi­co más que, co­mo ima­gi­na­rán, no e

Enigmas - - PORTADA - Lo­ren­zo F. Bueno

Sus es­tre­chas ca­lle­jas, los más de cua­tro­cien­tos puen­tes, la tra­za ca­si in­fi­ni­ta de sus sin­gu­la­res edi­fi­cios, nos trans­por­tan de in­me­dia­to a otra épo­ca. Por­que una vez aquí da la sen­sa­ción de ha­ber mon­ta­do en nues­tra par­ti­cu­lar má­qui­na del tiem­po, ca­yen­do de gol­pe en ple­na Edad Me­dia.

Si la vi­si­ta­mos du­ran­te la es­ta­ción del ac­qua al­ta, es pro­ba­ble que la pla­za de San Mar­cos, el cen­tro neu­rál­gi­co de la ur­be, es­té inun­da­da. El mar, co­mo ca­da año, avi­sa de que más tem­prano que tar­de aca­ba­rá en­gu­llén­do­la, pues tal es el tris­te destino re­ser­va­do pa­ra Ve­ne­cia. Y es que lo que la to­zu­dez del hom­bre no ha con­se­gui­do en si­glos de ba­ta­llas y en­co­na­dos en­fren­ta­mien­tos, lo ha­rá la na­tu­ra­le­za con su mano más im­pla­ca­ble: la fuer­za de las aguas. No en vano, el go­bierno ita­liano ha pues­to en mar­cha un pro­yec­to –de re­sul­ta­dos in­cier­tos– con un nom­bre tan evo­ca­dor co­mo “Moi­sés”, que con­sis­te en le­van­tar va­rios di­ques mó­vi­les a fin de fre­nar las inun­da­cio­nes anua­les.

Des­de sus ini­cios, la ur­be man­tu­vo una au­to­no­mía en­vi­dia­da por otras re­gio­nes del vie­jo con­ti­nen­te. Ve­ne­cia lle­gó a te­ner su pro­pio go­bierno pre­si­di­do por do­ce tri­bu­nos, nú­me­ro equi­va­len­te a las is­las prin­ci­pa­les, que di­ri­gía el do­go –o dux–, cu­yo car­go era vi­ta­li­cio. Su mo-

men­to de apo­geo lle­ga­ría en el si­glo XV, cuan­do fue es­plen­dor y en­vi­dia del mun­do co­no­ci­do gracias a sus alian­zas con los mo­nar­cas cris­tia­nos, su tac­to con el is­lam o su si­tua­ción pri­vi­le­gia­da, que ha­cía que sus prin­ci­pa­les de­fen­sas an­te ata­ques enemi­gos fue­ran los ban­cos de are­na. Y es que de no co­no­cer el ca­mino –que lle­ga­da la no­che se­ña­la­ban con hi­le­ras de pa­los con an­tor­chas en lo al­to– los bar­cos en­ca­lla­ban sin re­mi­sión, que­dan­do a mer­ced de los ejér­ci­tos de la ciu­dad.

Aso­mar­se a las aguas que se abren jun­to al ma­jes­tuo­so pa­la­cio du­cal, eri­gi­do en­tre los si­glos X y XI, es ser cons­cien­te de que es­ta­mos en­ci­ma de una is­la que se hun­de por mo­men­tos.A la de­re­cha, los pues­tos de ven­ta de sou­ve­nirs se re­par­ten por do­quier, re­fle­jan­do sus máscaras mul­ti­co­lo­res en las aguas del Gran Ca­nal –el Ca­na

laz­zo–, la ar­te­ria prin­ci­pal de Ve­ne­cia, por la que na­ve­gan en un caos apa­ren­te bar­cos y bar­ca­zas de to­dos los ta­ma­ños y, có­mo no, los clá­si­cos va

po­ret­tos, los trans­por­tes pú­bli­cos que ha­cen más fá­cil deam­bu­lar por la ur­be. Es una de las pla­zas más co­no­ci­das del mun­do, de la que el mis­mo Na­po­león lle­gó a de­cir que era “el sa­lón más be­llo de Eu­ro­pa”. Ra­zón no le fal­ta­ba, por­que ele­men­tos tie­ne pa­ra ello. La si­lue­ta del Cam­pa­ni­le se re­cor­ta has­ta los cie­los, por lo que pue­de con­tem­plar­se des­de cual­quier pun­to de Ve­ne­cia. Es una in­men­sa to­rre de la­dri­llo ro­jo que en tiem­pos pa­sa­dos sir­vió pa­ra se­ña­lar in­cen­dios, o co­mo fa­ro que anun­cia­ba la lle­ga­da de los bar­cos, y que hoy ofre­ce la pa­no­rá­mi­ca más es­pec­ta­cu­lar de cuan­tas ima­gi­ne­mos.

Con todo, si hay un edi­fi­cio em­ble­má­ti­co, ése es la ba­sí­li­ca de San Mar­cos. Mi­les de pa­lo­mas, ico­nos del Es­pí­ri­tu San­to, so­bre­vue­lan el im­po­nen­te edi­fi­cio, cu­ya cons­truc­ción se ini­ció en el si­glo IX pa­ra al­ber­gar los res­tos de san Mar­cos, que se tra­je­ron des­de Ale­jan­dría. No se tra­tó de un tras­la­do ven­tu­ro­so, ya que las re­li­quias fue­ron sus­traí­das de la ciu­dad egip­cia por na­ve­gan­tes ita­lia­nos, y las pri­sas hi­cie­ron que se les ol­vi­da­ra la ca­be­za.

Hoy, de aquel pri­mi­ge­nio tem­plo po­co que­da, sal­vo su más que evi­den­te in­fluen­cia bi­zan­ti­na. Los di­fe­ren­tes in­cen­dios obli­ga­ron a su­ce­si­vas re­cons­truc­cio­nes, y en el si­glo XI los ar­qui­tec­tos lle­ga­dos de Cons­tan­ti­no­pla otor­ga­ron a la ba­sí­li­ca una tra­za que re­cuer­da a la de San­ta So­fía. Su im­por­tan­cia fue tal que, en tiem­po de bo­nan­za, los co­mer­cian­tes ve­ne­cia­nos que más be­ne­fi­cios ob­te­nían es­ta­ban “obli­ga­dos” a rea­li­zar su­cu­len­tos re­ga­los al pa­triar­ca de Ve­ne­cia –de­no­mi­na­ción del má­xi­mo res­pon­sa­ble de la Igle­sia en la ciu­dad– pa­ra que se em­be­lle­cie­ra aún más el tem­plo. De ahí la ri­que­za de sus mo­sai­cos –los de la fa­cha­da son de oro–, de sus már­mo­les o de sus pin­tu­ras. Los lu­ga­re­ños ase­gu­ran que no es si­tio pa­ra vi­si­tar pa­sa­da cier­ta ho­ra, por­que son mu­chos los tes­ti­mo­nios que ha­blan de apa­re­ci­dos ca­pa­ces de rom­per el ve­lo de la reali­dad pa­ra da­ñar a los que se cru­zan en su ca­mino.

El pa­la­cio que ma­ta

Es­ta ciu­dad y sus is­las ad­ya­cen­tes es­tán pla­ga-

das de mis­te­rios, de ca­sas en­can­ta­das en­tre cu­yos pa­si­llos aún es po­si­ble oír el alien­to de un en­te in­vi­si­ble que se acer­ca ve­loz­men­te has­ta no­so­tros. Y en­tre to­dos, si un lu­gar des­ta­ca por la mal­di­ción que pa­re­ce per­se­guir a aque­llos que se han atre­vi­do con el pa­so de los si­glos a ha­bi­tar­lo, es el pa­la­cio ha­cia el que aho­ra nos en­ca­mi­na­mos. El es­cri­tor Pe­dro Mar­cos, que tu­vo la opor­tu­ni­dad de vi­si­tar­lo años atrás, re­fle­ja­ba có­mo si­gue la his­to­ria del si­nies­tro en­cla­ve: “En la ca­lle Bar­ba­ro, ro­dea­do por el cam­pie­llo Bar­ba­ro, en­con­tra­mos uno de los pa­la­cios más fas­ci­nan­tes y ate­rra­do­res que se pue­de en­con­trar en la ciu­dad de Ve­ne­cia: Cà Da­rio. Po­de­mos se­guir con fa­ci­li­dad el ras­tro de mi­se­ria y muer­te que ha de­ja­do a lo lar­go de la his­to­ria. En el ex­te­rior des­ta­ca su fa­cha­da por su be­lle­za y co­lo­ri­do y sus chi­me­neas, pe­ro en el in­te­rior tam­bién des­ta­ca la le­yen­da ne­gra que ha con­ver­ti­do el pa­la­cio en un lu­gar lú­gu­bre y som­brío, que si no fí­si­ca­men­te, sí por la car­ga de ener­gía ne­ga­ti­va que han ido aca­pa­ran­do los mu­ros por las ex­pe­rien­cias tan trau­má­ti­cas que se han su­ce­di­do in­tra­mu­ros, ga­nán­do­se el ape­la­ti­vo de pa­la­cio que ase­si­na.

Los ini­cios de la le­yen­da ne­gra co­mien­zan cuan­do Gio­van­ni Da­rio ha­ce ca­sar a una hi­ja ile­gí­ti­ma con un jo­ven de la fa­mi­lia Bar­ba­ro, ad­qui­rien­do di­cho pa­la­cio. Pa­re­ce ser que po­co tiem- po des­pués su yerno fra­ca­só y ca­yó en rui­na y su hi­ja mu­rió de un in­far­to. Un si­glo más tar­de, Gia­co­mo Bar­ba­ro, que vi­vió en el pa­la­cio ha­cia el si­glo XVII, que te­nía una vi­da hol­ga­da y con un im­por­tan­te car­go co­mo go­ber­na­dor, vio có­mo se trun­ca­ba esa vi­da al mo­rir ase­si­na­do mien­tras vi­vía allí. Más tar­de, el pa­la­cio fue ad­qui­ri­do por un ri­co ne­go­cian­te de dia­man­tes, Ar­bit Ab­doll, y aun­que ya por aquel en­ton­ces el pa­la­cio te­nía fa­ma de mal­di­to, hi­zo ca­so omi­so de to­das es­tas le­yen­das to­mán­do­las co­mo su­pers­ti­cio­nes del po­pu­la­cho. Sin em­bar­go, la ma­la suer­te se ce­bó con la for­tu­na y mu­rió en la in­di­gen­cia. Des­pués hu­bo tam­bién pe­río­dos en los que el pa­la­cio es­tu­vo des­ha­bi­ta­do por los te­mo­res que cau­sa­ba ad­qui­rir di­cha ha­cien­da.

En 1838, de nue­vo, co­bra vi­da la le­yen­da del edi­fi­cio y el es­tu­dio­so in­glés Raw­don Brown y su ami­go ha­bi­ta­ron la casa du­ran­te unos años, aun­que pa­sa­do al­gún tiem­po los dos tu­vie­ron un trá­gi­co fi­nal, pues­to que pu­sie­ron fin a sus vi­das sui­ci­dán­do­se. Brown, en par­ti­cu­lar, des­pués de ha­ber­lo per­di­do todo. A par­tir de ese mo­men­to, los ve­ne­cia­nos co­mien­zan a ha­blar de que el edi­fi­cio no só­lo ata­ca­ba a los hués­pe­des del edi­fi­cio; tam­bién a todo lo que les ro­dea­ba.

Unos de­ce­nios más tar­de, un mag­na­te es­ta­dou­ni­den­se, Char­les Briggs, fue pro­pie­ta­rio del edi­fi­cio du­ran­te al­gún tiem­po, aun­que tu­vo que huir de Ita­lia por una his­to­ria es­can­da­lo­sa de ho­mo­se­xua­li­dad. Su aman­te se ma­tó po­co des­pués en Mé­xi­co. El con­de Fi­lip­po Gior­dano dell Lan­ze, ya en los años se­ten­ta, per­dió la vi­da den­tro del pa­la­cio, ase­si­na­do por su aman­te, que le rom­pió la ca­be­za con una pe­que­ña es­cul­tu­ra. Y una dé­ca­da más tar­de, en 1981, el má­na­ger del em­ble­má­ti­co gru­po The Who, Christophe­r Lambert, no se sal­vó de la mal­di­ción y tu­vo una muer­te tam­bién vio­len­ta.

A fi­na­les del si­glo XX, Fa­bri­cio Fe­rra­ri, un es­pe­cu­la­dor ve­ne­ciano, fue el si­guien­te en su­frir la ira del edi­fi­cio. Todo su ca­pi­tal su­frió un crack es­pan­to­so, per­dién­do­lo todo, y su her­ma­na, Ni­co­let­ta, fue en­con­tra­da muer­ta des­nu­da en un pra­do a po­cos me­tros de su co­che. Más tar­de, el pa­la­cio fue ad­qui­ri­do por Raul Gar­di­ni, un ri­co em­pre­sa­rio de la química ita­lia­na, pe­ro po­co tiem­po des­pués fue im­pli­ca­do en un ca­so ju­rí­di­co de so­bor­nos y co­rrup­ción, y se qui­tó la vi­da con una pis­to­la”. A día de hoy si­gue en ven­ta…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.