Con los miem­bros de “La Ro­sa de los Vien­tos”

En 1924 Fre­de­rick Al­bert Mit­che­llHed­ges –Mike Hed­ges pa­ra los ami­gos–, arri­bó a Be­li­ce, en­ton­ces la ciu­dad más im­por­tan­te de Hon­du­ras Bri­tá­ni­ca. Fue allí don­de en­tró en con­tac­to con uno de los ar­queó­lo­gos más sin­gu­la­res del mo­men­to:Tho­mas Gann, ir­lan­dés d

Enigmas - - PORTADA - Juan José Sán­chez-Oro Sil­via Ca­sa­so­la Ma­nuel Car­ba­llal Bruno Car­de­ño­sa Lo­ren­zo Fer­nán­dez Bueno

Des­de es­te mes los com­po­nen­tes de la tertulia “La Zo­na Ce­ro”, del pro­gra­ma La Ro­sa de los Vien­tos de On­da Ce­ro se reúnen en ENIG­MAS pa­ra ofre­cer su opi­nión so­bre los te­mas más di­ver­sos.

No hu­bo de­ma­sia­das tra­bas pa­ra que rá­pi­da­men­te, acom­pa­ña­dos de una acau­da­la­da da­ma, aven­tu­re­ra pa­ra más se­ñas, lla­ma­da Lady Rich­mon Brown, am­bos per­so­na­jes tra­ba­ran una bue­na amis­tad. El doc­tor Gann por aque­llas fe­chas era una ins­ti­tu­ción, des­pués de los me­ses que ha­bía es­ta­do tra­ba­jan­do en un si­tio ar­queo­ló­gi­co tan po­bre de co­mo­di­da­des co­mo era la ciu­dad ma­ya de Xu­nan­tu­nich, don­de, por cier­to, po­cos eran los que se atre­vían a le­van­tar la voz; mu­cho me­nos el so­ni­do agudo de sus pi­que­tas. Y es que cuen­ta la tra­di­ción que del nom­bre del en­cla­ve, del au­tén­ti­co, po­co es lo que se sa­be. El que hoy po­see es a cau­sa de una his­to­ria so­bre­na­tu­ral: se­gún los be­li­ce­ños de la re­gión, la tra­duc­ción de Xu­nan­tu­nich es “mu­jer de pie­dra”, y ha­ría re­fe­ren­cia al fan­tas­ma de una da­ma que apa­re­ce cer­ca de las rui­nas de El Castillo, una de las cons­truc­cio­nes más cé­le­bres del si­tio ar­queo­ló­gi­co, y que pa­sa­ría el tiem­po asus­tan­do a los vi­si­tan­tes, ves­ti­da com­ple­ta­men­te de ne­gro y con los ojos en­cen­di­dos co­mo as­cuas.

En un tiem­po en el que la su­pers­ti­ción y la cien­cia ca­mi­na­ban de la mano, za­ran­deán­do­se por esa fi­na lí­nea que en­ton­ces era la ar­queo­lo­gía, las te­sis de Hed­ges no sor­pren­die­ron de­ma­sia­do a Gann. Cier­to es que él, mé­di­co por en­ci­ma de cual­quier vo­ca­ción, ha­bía de­di­ca­do una gran par­te de su exis­ten­cia a “in­ven­ta­riar” y a des­cu­brir al mun­do ciu­da­des que has­ta ese mo­men­to ape­nas si exis­tían en los li­bros de his­to­ria. Pe­ro co­mo la ar­queo­lo­gía en Amé­ri­ca, in­clu­so hoy día na­da tie­ne que ver con el res­to

del pla­ne­ta, el doc­tor Gann pron­to com­pren­dió que aquel mu­cha­cho apa­sio­na­do y un tan­to des­ca­ra­do era el per­fec­to com­ple­men­to a su for­ma­ción cien­ti­fis­ta y dis­ci­pli­na­da. Fue, du­ran­te las lar­gas so­bre­me­sas, cuan­do Fre­de­rick Mit­chell-Hed­ges oyó, por vez pri­me­ra, ha­blar de la exis­ten­cia de una fas­ci­nan­te ciu­dad per­di­da: Lu­baan­tún.

Que Mit­chell-Hed­ges pa­re­cía co­no­cer lo que su­pues­ta­men­te se ocul­ta­ba en la an­ti­quí­si­ma ur­be ma­ya que­da de ma­ni­fies­to en al­gu­nos tex­tos pos­te­rio­res, co­mo en su úni­ca no­ve­la The

Whi­te Ti­ger, don­de el pro­ta­go­nis­ta es una suer­te de ti­gre blan­co, un ava­tar al que los az­te­cas –en la vi­da real son ma­yas– ve­ne­ran co­mo si de un se­mi­dios se tra­ta­se, y al que re­ve­lan, no só­lo la ubi­ca­ción de un gran te­so­ro, si no del ma­yor de sus se­cre­tos: “Mu­ga­nii, el an­ciano sa­bio, pre­vien­do que su muer­te es­ta­ba pró­xi­ma, ini­ció por fin al ti­gre blan­co en el gran se­cre­to de los in­dios, ce­lo­sa­men­te guar­da­do por ellos du­ran­te si­glos. El te­so­ro es­con­di­do de los az­te­cas ya no era una sim­ple le­yen­da. Sus­pen­di­da del cor­dón co­lo­ca­do por Mu­ga­nii al­re­de­dor del cue­llo del ti­gre blan­co ha­bía una pla­ca de ja­deí­ta, y gra­ba­da so­bre la mis­ma es­ta­ba la si­tua­ción exac­ta del te­so­ro. El je­ro­glí­fi­co, si bien muy des­gas­ta­do por el tiem­po, aún era le­gi­ble”.

Sea co­mo fue­re, tras ho­ras de di­fí­cil ca­mino lo­gra­ron lle­gar a los pri­me­ros mu­ros de la vie­ja ciu­dad de Lu­baan­tún, una ma­ra­vi­lla de más de mil qui­nien­tos años de an­ti­güe­dad que alum­bra­ron los enig­má­ti­cos ma­yas en el apo­geo de su cul­tu­ra, y que no tar­da­ría en ser, con sus tres jue­gos de pe­lo­ta, la ciu­dad más im­por­tan­te de todo el sur de Be­li­ce.

Los días pa­sa­ron y el equi­po de ex­plo­ra­do­res, a los que se ha­bía uni­do una jo­ven­ci­ta de 16 años de nom­bre An­na Ma­rie Mit­che­llHed­ges, lle­va­ron a ca­bo pros­pec­cio­nes en al­gu­nos de los lu­ga­res más em­ble­má­ti­cos del si­tio, con la in­ten­ción de dar con al­gu­na pie­za que les hi­cie­ra pa­sar a la his­to­ria. Só­lo Mike, em­be­bi­do de una lo­cu­ra di­fí­cil de sa­nar, pre­ten­día ha­llar pis­tas que in­di­ca­ran que los ha­bi­tan­tes del en­cla­ve, o bien esos dio­ses de as­pec­to sos­pe­cho­sa­men­te hu­mano a los que ve­ne­ra­ban con au­tén­ti­co pa­vor, po­dían pro­ce­der del con­ti­nen­te atlan­te, en el que creía con ver­da­de­ra fe.

Y a ve­ces, co­mo el destino pa­re­ce aliar­se con los so­ña­do­res, lan­zan­do gui­ños di­fí­ci­les de in­ter­pre­tar, la ver­sión ofi­cial de los he­chos ase­gu­ra que du­ran­te la ma­ña­na en la que la jo­ven­ci­ta cum­plía 17 años, mien­tras és­ta ha­cía sus pi­ni­tos ex­ca­van­do ba­jo el al­tar de un tem­plo, el mu­ro que sos­te­nía par­te de la es­truc­tu­ra se des­pla­zó. La mu­cha­cha, con la mi­ra­da pues­ta en su mano de­re­cha, ob­ser­va­ba ex­ta­sia­da un ex­tra­ño cris­tal de ro­ca que aca­ba­ba de des­pren­der­se de en­tre las pie­dras del ci­ta­do mu­ro. Cu­bier­to de es­co­rias y pol­vo, sí, pe­ro a to­das lu­ces se apre­cia­ba que se tra­ta­ba de una ca­la­ve­ra de cris­tal… Ese día, a pe­sar del si­len­cio que man­tu­vie­ron du­ran­te años res­pec­to al im­por­tan­te des­cu­bri­mien­to, F. A. Mit­chell-Hed­ges su­po que su nom­bre pa­sa­ría a la his­to­ria…

¿Po­de­res so­bre­na­tu­ra­les?

Tres me­ses más tar­de y den­tro del mis­mo tem­ple­te des­cu­brie­ron, a po­co más de un me­tro ba­jo tie­rra lo que pa­re­cía ser un ma­xi­lar en per-

La re­gión sel­vá­ti­ca en la que su­pues­ta­men­te fue ha­lla­da la ca­la­ve­ra del destino es una de las más be­llas y fron­do­sas de to­da Cen­troa­mé­ri­ca. Aba­jo, rui­nas de la ciu­dad per­di­da de Lu­baan­tún. A la de­re­cha Fre­de­rik Al­bert Mit­chell-Hed­ges, el in­du­da­ble...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.