Re­yes y bru­jas, una lu­cha fe­roz

uan­do re­cor­da­mos la ca a de bru­jas nos ima­gi­na­mos a si­nies­tros in­qui­si­do­res de mi­ra­da si­bi­li­na, ar­ma­dos de una Bi­blia y un cruci ijo, re­co­rrien­do las al­deas en bus­ca de in­cau­tas a las que que­mar. Así ue­ron mu­chos de los per­se­gui­do­res de es­ta sec­ta de a

Enigmas - - SUMARIO - Ós­car He­rra­dón

La bru­je­ría fue un asun­to que tam­bién preo­cu­pó a di­ver­sos mo­nar­cas. Al­gu­nos de ellos se con­vir­tie­ron en fa­ná­ti­cos per­se­gui­do­res de es­ta “sec­ta”.

Los gran­des ca­za­do­res de bru­jas fue­ron in­di­vi­duos fa­na­ti­za­dos por su pro­pia frus­tra­ción y el afán de no­to­rie­dad, y por una fe exa­cer­ba­da ra­ya­na en la lo­cu­ra y ba­sa­da en la su­pers­ti­ción. Con sus te­rri­bles ac­tos, me­dian­te los cua­les pre­ten­dían con­gra­ciar­se con el Dios al que de­cían ser­vir por en­ci­ma de todo, real­men­te de­lei­ta­ron al dia­blo.

Per­so­na­jes co­mo Ni­co­las Remy, Matt­hew Hop­kins, Pie­rre de Lan­cre o, si­glos an­tes, Bernardo Gui, ocu­pan un lu­gar de ho­nor en el pan­teón de los de­pra­va­dos y en el li­bro sa­gra­do de la ig­no­mi­nia. Ellos fue­ron los res­pon­sa­bles, apo­ya­dos por tri­bu­na­les ecle­siás­ti­cos y en la ma­yor par­te de los ca­sos se­cu­la­res, de una des­pia­da­da ca­za de bru­jas que se lle­vó a ca­bo en los paí­ses del or­be ca­tó­li­co, pe­ro con más ahín­co y fa­na­tis­mo en aque­llos que se­guían las doc­tri­nas lu­te­ra­nas y cal- vi­nis­tas, co­mo Sui­za, Ale­ma­nia o Fran­cia. Es­tos gran­des “ca­za­do­res” fue­ron in­di­vi­duos por lo ge­ne­ral so­li­ta­rios y ex­ce­si­vos, cu­ya úni­ca me­ta era ha­cer la “jus­ti­cia de Dios” a gol­pe de me­tal, con san­gre y fue­go pu­ri­fi­ca­dor. Sin em­bar­go, la ma­yo­ría de es­tos in­qui­si­do­res y au­to­res de los inefa­bles “Mar­ti­llos de Bru­jas” ope­ra­ron no só­lo por cuen­ta pro­pia; mu­chos de ellos cum­plían con la le­gis­la­ción ci­vil que ha­bía si­do de­cre­ta­da o re­ci­bi­do el vis­to bueno de uno u otro mo­nar­ca, pues tam­bién las mo­nar­quías de dis­tin­tos paí­ses fue­ron azo­te de he­re­jes y bru­jas, te­me­ro­sas de que és­tas pu­die­ran frus­trar la pro­gre­sión na­tu­ral de su di­nas­tía “sa­gra­da”.

La ma­yo­ría de los re­yes te­nían preo­cu­pa­cio­nes ma­yo­res que la bru­jo­ma­nía, pe­ro en el tiem­po en que la per­se­cu­ción se hi­zo más la­ten­te en el Vie­jo Con­ti­nen­te, al­gu­nos so­be­ra­nos se en­car­ga­ron per­so­nal­men­te de ins­ti­gar

Las de­li­ran­tes his­to­rias so­bre los aque­la­rres a los que acu­dían vo­lan­do aque­llas que for­ma­ban la sec­ta bru­je­ril fue­ron ha­bi­tua­les en nu­me­ro­sos pro­ce­sos del Vie­jo Con­ti­nen­te –sal­vo en In­gla­te­rra–, his­to­rias pro­mo­vi­das por el his­te­ris­mo al que con­tri­bu­ye­ron los lla­ma­dos “Mar­ti­llos de Bru­jas”.

el ace­cho a esas mu­je­res que, creían, ren­dían cul­to a Sa­ta­nás y po­dían de­rro­car una mo­nar­quía le­gí­ti­ma por el po­der in­vi­si­ble de le­ta­nías sa­crí­le­gas. Vea­mos qué re­yes se eri­gie­ron en per­se­gui­do­res de la bru­je­ría y qué de­cre­tos reales se dic­ta­ron pa­ra le­gi­ti­mar esa ca­za des­pia­da­da que aba­rro­tó los in­fec­tos ca­la­bo­zos de los cas­ti­llos y las cár­ce­les in­qui­si­to­ria­les de mu­je­res –y al­gu­nos hom­bres– que con­fe­sa­ban lo que fue­ra con tal de de­jar de su­frir las bru­ta­les se­sio­nes de tor­tu­ra.

Pri­me­ros de­cre­tos con­tra la bru­je­ría

Los de­cre­tos y le­yes con­tra la bru­je­ría se re­mon­tan a tiem­pos pretéritos.Ya los re­yes go­dos le­gis­la­ron con­tra la he­chi­ce­ría. Pe­ro avan­ce­mos unos si­glos pa­ra acer­car­nos a las gran­des per­se­cu­cio­nes de le era mo­der­na. En Cas­ti­lla, en 1370, se de­cla­ró he­re­jes a los adi­vi­nos y a quie­nes los con­sul­ta­ran; si se tra­ta­ba de lai­cos, los cas­ti­ga­ban los fun­cio­na­rios del rey, y si eran clé­ri­gos, los obis­pos. Pe­dro Ci­rue­lo, que es­cri­bió el pri­mer li­bro so­bre bru­je­ría en es­pa­ñol, era de la opi­nión de que la he­chi­ce­ría de­bía per­ma­ne­cer ba­jo el con­trol se­cu­lar, al no con­si­de­rar­la por tan­to he­ré­ti­ca.

A di­fe­ren­cia de los paí­ses del con­ti­nen­te, en In­gla­te­rra la bru­je­ría ad­qui­rió cier­tas par­ti­cu­la­ri­da­des; lo que más in­quie­ta­ba a las au­to­ri­da­des es que los he­chi­ce­ros o las bru­jas tu­vie­sen al­gu­na re­la­ción con la no­ble­za. An­tes de 1563, si el acu­sa­do no per­te­ne­cía a los círcu­los cor­te­sa­nos, cu­rio­sa­men­te, re­ci­bía un cas­ti­go me­nor, en cam­bio, aque­llos que per­te­ne­cían a la aris­to­cra­cia eran con­de­na­dos por trai­ción.

Aquel adi­vino que se aven­tu­ra­ba a pro­nos­ti­car la du­ra­ción de la vi­da de un mo­nar­ca co­me­tía al­ta trai­ción, pues si el pro­nós­ti­co era pe­si­mis­ta y se­ña­la­ba una fe­cha cer­ca­na en el tiem­po, eso po­día ser fru­to de re­vuel­tas o apro­ve­cha­do por cons­pi­ra­do­res pa­ra ins­ti­gar una re­vo­lu­ción con­tra el rey.

Asi­mis­mo, se­gún el re­gla­men­to im­pe­ran­te en Reino Uni­do, que­mar una efi­gie o mu­ñe­co que re­pre­sen­ta­se a un mo­nar­ca, en una suer­te de ar­cai­co vu­dú, se con­si­de­ra­ba al­ta trai­ción, se­gún la ley, por­que “de­mos­tra­ba in­ten­ción”. Mu­chos no­bles sos­pe­cho­sos de opo­si­ción po­lí­ti­ca fue­ron acu­sa­dos de bru­je­ría co­mo for­ma de des- ha­cer­se de su ame­na­za. Por ejem­plo, si­guien­do el do­cu­men­ta­do tra­ba­jo del es­pe­cia­lis­ta en de­mo­no­lo­gía Ros­sell Hope Rob­bins, en 1324 fue­ron acu­sa­das 27 per­so­nas de Co­ventry de uti­li­zar a dos ni­gro­man­tes pa­ra ma­tar al rey Eduar­do, en el que se­ría el pri­mer pro­ce­so por bru­je­ría ce­le­bra­do an­te un tri­bu­nal se­cu­lar.

En 1417, la reina viu­da Jua­na, con la com­pli­ci­dad del pa­dre Ran­dolph, cons­pi­ra­ron pa­ra tra­tar de en­ve­ne­nar al fu­tu­ro rey En­ri­que V. Po­co des­pués, en 1441, la du­que­sa de Glou­ces­ter –Elea­nor Cob­ham–, Mar­grey Jour­dain –“la Bru­ja de Eye”–, jun­to a otros no­bles, in­ten­ta­ron ase­si­nar al rey En­ri­que VI, mien­tras que en 1478 acu­sa­ron de he­chi­ce­ra a la du­que­sa de Bed­ford.

La acu­sa­ción de he­chi­ce­ría en es­tos ca­sos era un ar­ma po­lí­ti­ca que ser­vía pa­ra neu­tra­li­zar a los opo­si­to­res a la Co­ro­na. Y así, en In­gla­te­rra, en nu­me­ro­sas oca­sio­nes pos­te­rio­res se acu­sa­ría a los no­bles de uti­li­zar el ar­te de la adi­vi­na­ción pa­ra co­no­cer las ex­pec­ta­ti­vas de vi­da del mo­nar­ca: en 1521 na­da me­nos que al du­que de Buc­king­ham, en 1532 a sir Wi­lliam Neville; en 1541 a lord Hun­ger­ford, que a cau­sa de ello se­ría de­ca­pi­ta­do, en 1546 a Henry Neville y en 1562 a la con­de­sa de Lennox.

Y en 1536, cuan­do En­ri­que VIII acu­só a su se­gun­da esposa, Ana Bo­le­na, ade­más de in­ces­to, adul­te­rio y al­ta trai­ción, de he­chi­ce­ría: las prue­bas que ale­gó el tri­bu­nal pa­ra és­ta úl­ti­ma acu­sa­ción fue­ron que te­nía un sex­to de­do en una mano y que ade­más con­ta­ba con “un ter­cer pe­cho”, da­to re­fle­ja­do en los li­bros so­bre ano­ma­lías anató­mi­cas, he­cho su­fi­cien­te pa­ra de­mos­trar que era una “bru­ja”.

La Co­ro­na fran­ce­sa con­tra las bru­jas

La he­chi­ce­ría se ha­bía con­ver­ti­do en una au­tén­ti­ca epi­de­mia en­tre la aris­to­cra­cia, co­mo su­ce­de­ría tam­bién en Fran­cia en tiem­pos de Luis XIV, el Rey Sol, cuan­do tu­vo lu­gar el es­ca­bro­so “Asun­to de los Ve­ne­nos” –ver ENIG­MAS Nº 200–.

Tam­bién du­ran­te el rei­na­do de su pa­dre, Luis XIII, tu­vie­ron lu­gar im­por­tan­tes ca­sos re­la­cio­na­dos con la ma­gia y la bru­je­ría. Re­mon­tán­do­nos un si­glo atrás, en el con­vul­so rei­na­do de En­ri­que III, en me­dio de la re­sa­ca de las gue­rras de re­li­gión que tiem­po an­tes ha­bían en­fren­ta­do al en­ton-

En­ri­que VIII, pa­ra des­ha­cer­se de Ana Bo­le­na, ade­más de trai­ción e in­ces­to, la acu­só de he­chi­ce­ría. Fi­nal­men­te, mu­rió de­ca­pi­ta­da

ces du­que de An­jou con los hu­go­no­tes por un la­do y los ca­tó­li­cos del du­que de Gui­sa por otro, el Tri­bu­nal de Tours con­de­nó a muer­te a 14 per­so­nas acu­sa­das de prac­ti­car la bru­je­ría. Se­gún na­rra Kurt Basch­witz, los con­de­na­dos ape­la­ron al mo­nar­ca, que tras­la­dó el es­pi­no­so asun­to al Par­la­men­to. Los miem­bros del al­to tri­bu­nal crea­ron una jun­ta de in­ves­ti­ga­ción, for­ma­da, en­tre otros, por el mé­di­co de cá­ma­ra del rey, quien exa­mi­nó mi­nu­cio­sa­men­te a los reos y com­pro­bó que nin­guno de ellos mos­tra­ba se­ñal al­gu­na de ori­gen dia­bó­li­co; fi­nal­men­te, el tri­bu­nal dic­ta­mi­nó que se tra­ta­ba tan só­lo de “gen­tes po­bres y ton­tas” que “an­tes bien era me­nes­ter tra­tar con elé­bo­ro ne­gro que no con cas­ti­gos”.

¿Y qué era el elé­bo­ro ne­gro? Pues una plan­ta que se usa­ba pa­ra ela­bo­rar una es­pe­cie de pol­vo pa­ra es­tor­nu­dar con el que se creía que se cu­ra­ban todo ti­po de tras­tor­nos men­ta­les, en un tiem­po en el que la me­di­ci­na pug­na­ba con la su­per­che­ría.

Vol­vien­do al te­ma que nos ocu­pa, la Fran­cia del si­glo XVI, pues­to que aque­llos in­di­vi­duos no fue­ron cas­ti­ga­dos por bru­je­ría, co­men­za­ron a cir­cu­lar li­be­los di­fa­ma­to­rios con­tra En­ri­que III en los que se de­cía que in­dul­ta­ba a las he­chi­ce­ras por­que pre­ci­sa­men­te él for­ma­ba par­te de la sec­ta bru­je­ril. A aque­llo se unía el he­cho de que és­te man­dó ase­si­nar a dos cau­di­llos del re­bel­de par­ti­do de la no­ble­za ca­tó­li­ca, los Gui­sa, y pa­ra ello con­tó con la ayu­da de su cu­ña­do En­ri­que de Navarra, to­da­vía pro­tes­tan­te y quien se con­ver­ti­ría en el fu­tu­ro rey de Fran­cia En­ri­que IV.

No tar­da­ron en apa­re­cer nue­vos li­be­los en los que se afir­ma­ba sin ti­tu­beos que En­ri­que III as­pi­ra­ba a se­pa­rar­se de la Igle­sia ca­tó­li­ca y que era un acó­li­to de Sa­ta­nás. Por si fue­ra po­co, en torno a su ma­dre, la cons­pi­ra­do­ra Ca­ta­li­na de Mé­di­cis, siem­pre pla­neó la som­bra de la ma­gia ne­gra: des­de la Ma­tan­za de hu­go­no­tes de la No­che de San Bar­to­lo­mé, acae­ci­da del 23 al 24 de agos­to de 1572 en Pa­rís, sus enemi­gos po­lí­ti­cos afir­ma­ban que era una adep­ta a la ma­gia ne­gra y dies­tra en la pre­pa­ra­ción de ve­ne­nos, un au­tén­ti­co ar­te en el Re­na­ci­mien­to.

Cu­rio­sa­men­te, a pe­sar de es­tas acu­sa­cio­nes in­fun­da­das, el pro­cu­ra­dor de

Un li­be­lo acu­sa­ba a En­ri­que III de per­te­ne­cer a la sec­ta bru­je­ril, y de ha­ber­se en­tre­ga­do a un dia­blo de nom­bre Te­rra­gon

En­ri­que III fue Jean Bo­din, el ob­ce­ca­do per­se­gui­dor de bru­jas que es­cri­bi­ría una de las más abo­mi­na­bles obras con­tra és­tas, Dé­mo­no­ma­nie des sor­ciers (1580). Ello no im­pi­dió que uno de los li­be­los in­fa­man­tes que cir­cu­la­ban con­tra el rey que cau­só es­cán­da­lo en la cor­te por sus ves­ti­men­tas afe­mi­na­das, lle­va­se por tí­tu­lo Las bru­je­rías de En­ri­que de Va­lois (1589). Es­te es­cri­to pro­pa­gan­dís­ti­co des­cri­bía con todo lu­jo de de­ta­lles có­mo el so­be­rano se ha­bía en­tre­ga­do en el bos­que de Vi­cen­nes a un dia­blo de nom­bre Te­rra­gon.

Con tan­tas vo­ces en con­tra no es de ex­tra­ñar que po­co tiem­po des­pués En­ri­que fue­se ase­si­na­do en su cuar­tel ge­ne­ral de Pa­rís a ma­nos del fa­ná­ti­co do­mi­ni­co Jac­ques Clé­ment, un ilu­mi­na­do que en pa­la­bras de Busch­witz, “creía li­be­rar al mun­do de un per­ni­cio­so dis­cí­pu­lo del dia­blo”.

Los años que su­ce­die­ron a es­te cri­men fue­ron tiem­pos de gran­des per­se­cu­cio­nes an­ti­bru­je­ri­les en el país ga­lo, que de­vas­ta­ron la Pro­ven­za du­ran­te el rei­na­do de En­ri­que IV quien, no obs­tan­te, con­tri­bui­ría a im­pul­sar la to­le­ran­cia re­li­gio­sa a tra­vés del Edic­to de Nan­tes. Los ca­za­do­res de bru­jas no eran en aquel mo­men­to in­qui­si- do­res ofi­cia­les ni por lo ge­ne­ral ecle­siás­ti­cos, sino ju­ris­tas al ser­vi­cio de la Co­ro­na, con­ven­ci­dos de ha­ber des­cu­bier­to uno de los gran­des pe­li­gros de su tiem­po.

En torno al 1600, Hen­ri Bou­guet des­en­ca­de­na­ría una ca­za sin pre­ce­den­tes en el Fran­co-Con­da­do que cau­sa­ría la muer­te a cen­te­na­res de lu­ga­re­ños y en el La­bourd, el des­pia­da­do co­rre­gi­dor Pie­rre de Lan­cre ha­ría lo pro­pio.

En Fran­cia, los acé­rri­mos enemi­gos de las bru­jas lo­gra­ron se­guir im­po­nien­do su vi­sión fren­te a las vo­ces ca­da vez más crí­ti­cas, en­ta­blan­do una se­rie in­ter­mi­na­ble de pro­ce­sos.

La bru­je­ría en la In­gla­te­rra isa­be­li­na

Isa­bel I, que im­pul­sa­ría In­gla­te­rra co­mo po­ten­cia y se­ría una de las rei­nas más que­ri­das por su pue­blo, era hi­ja de En­ri­que VIII y la de­ca­pi­ta­da Ana Bo­le­na, se­gun­da esposa de és­te. Subió al trono tras la muer­te sin he­re­de­ros de su her­ma­na María Tu­dor, fa­ná­ti­ca ca­tó­li­ca que sem­bró de muer­tos el país en su lu­cha con­tra el pro­tes­tan­tis­mo. Isa­bel I res­tau­ró el an­gli­ca­nis­mo y a pe­sar de que su ma­dre fue acu­sa­da de he­chi­ce­ría fal­sa­men­te, tam­bién con­ti­nua­ría con la la­bor em­pren­di­da por su pa­dre con­tra la ca­za de bru­jas.

La lla­ma­da Reina Vir­gen no se vio exen­ta del mie­do al ma­ligno, a la su­pers­ti­ción y a la bru­je­ría. Aun­que en In­gla­te­rra el nú­me­ro de acu­sa­das de bru­je­ría y eje­cu­ta­das por ello se­ría mu­cho me­nor que en el Vie­jo Con­ti­nen­te, y los mé­to­dos de tor­tu­ra es­ta­ban es­tric­ta­men­te prohi­bi­dos, Isa­bel I pro­mul­gó en 1563 una ley apro­ba­da por el Par­la­men­to cu­yo tí­tu­lo era: “Ley con­tra los con­ju­ros, de la he­chi­ce­ría y bru­je­ría”.

Se prohi­bía el con­ju­ro de es­pí­ri­tus ma­lig­nos pa­ra cual­quier fin; se prohi­bían los pre­sa­gios acer­ca del pa­ra­de­ro de bie­nes ro­ba­dos y te­so­ros ocul­tos –una prác­ti­ca muy arrai­ga­da en­ton­ces, y que sí prac­ti­ca­ría sin te­mor el ma­go per­so­nal de la so­be­ra­na, el as­tró­lo­go John Dee–, las he­chi­ce­rías amo­ro­sas y per­ju­di­car a tra­vés de sor­ti­le­gios el ga­na­do, los bie­nes aje­nos o pro­vo­car en­fer­me­da­des en el pró­ji­mo.

Lo que más ate­rra­ba a la so­be­ra­na in­gle­sa no eran las bru­jas tí­pi­cas de las que ha­bla­ban los “mar­ti­llos”, sino los cons­pi­ra­do­res no­bles que por me­dio de en­can­ta­mien­tos pu­die­ran cau­sar­le al­gún da­ño, e in­clu­so la muer­te, al­go ló­gi­co te­nien­do en cuen­ta los nu­me­ro­sos com­plots per­ge­ña­dos con­tra su per­so­na en aque­lla cor­te, prin­ci­pal­men­te por par­te de los ca­tó­li­cos es­co­ce­ses y por los es­pías es­pa­ño­les, co­man­da­dos por el em­ba­ja­dor de Fe­li­pe II en las is­las, Ber­nar­dino de Men­do­za y su an­te­ce­sor en el car­go, Gue­rau de Es­pés.

Gracias al bri­llan­te cuer­po de in­for­ma­ción y es­pio­na­je de su se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Fran­cis Wal­sing­ham, se frustraron a tiem­po va­rios aten­ta­dos pro­yec­ta­dos con­tra la Reina Vir­gen. En me­dio de es­te mie­do al com­plot, se prohi­bía ex­pre­sa­men­te que cual­quie­ra tra­za­se un horóscopo de la so­be­ra­na, con el que se pu­die­ra mo­vi­li­zar a los des­con­ten­tos con­tra ella an­te un mal au­gu­rio.

No sor­pren­de, por tan­to, que po­cas se­ma­nas des­pués de su co­ro­na­ción Isa­bel I man­da­ra de­te­ner a una aris­tó­cra­ta por ha­ber in­ten­ta­do cal­cu­lar su vi­da a tra­vés de los as­tros: la con­de­sa de Lennox. És­ta, y cua­tro cóm­pli­ces, fue­ron acu­sa­dos de trai­ción. La preo­cu­pa­ción cre­cien­te de la reina por los aten­ta­dos me­dian­te pro­ce­di­mien­tos má­gi­cos creó en ella un es­ta­do de

ver­da­de­ro te­rror a la he­chi­ce­ría usa­da co­mo ar­ma po­lí­ti­ca, a pe­sar de que man­tu­vo en nó­mi­na, co­mo di­go, a John Dee, uno de los más repu­tados ocul­tis­tas de su épo­ca. Las cró­ni­cas con­tem­po­rá­neas in­di­can que du­ran­te el lar­go rei­na­do de Isa­bel I (1558-1603), fue­ron acu­sa­das de bru­je­ría 535 per­so­nas y con­de­na­das a muer­te 82; aun­que pa­rez­ca pa­ra­dó­ji­co tra­tán­do­se de al­go tan te­rri­ble, una ci­fra irri­so­ria en com­pa­ra­ción con las eje­cu­cio­nes que se lle­va­ron a ca­bo en otros paí­ses. Pe­ro, la ci­fra de per­so­nas eje­cu­ta­das por es­ta cau­sa en In­gla­te­rra au­men­ta­ría ex­po­nen­cial­men­te con la lle­ga­da al trono de su su­ce­sor, Ja­co­bo Es­tuar­do.

Ja­co­bo I, el rey ca­za­dor de bru­jas

Ja­co­bo Es­tuar­do, hi­jo de María, reina de Es­co­cia y de Lord Darn­ley, na­ció en Edim­bur­go en 1566 y du­ran­te sus pri­me­ros años de vi­da tu­vie­ron lu­gar es­ca­bro­sos sucesos que se­rían pro­pi­cios pa­ra in­cul­car en su men­te una mi­so­gi­nia ha­bi­tual en los ca­za­do­res de bru­jas. Te­nía un año cuan­do su pa­dre fue ase­si­na­do con co­no­ci­mien­to de su ma­dre, pre­ci­sa­men­te en un com­plot per­ge­ña­do por el aman­te de la reina ca­tó­li­ca, el con­de de Both­well, con quien se ca- sa­ría po­co des­pués. An­te ta­ma­ño cri­men Es­co­cia se su­ble­vó y tras una cruen­ta gue­rra ci­vil en la que triun­fó el ban­do pro­tes­tan­te, María se vio obli­ga­da a ab­di­car la co­ro­na en su hi­jo y a re­fu­giar­se en la cor­te de su pri­ma Isa­bel I, en Lon­dres, quien la man­tu­vo pri­sio­ne­ra sa­be­do­ra de que és­ta pre­su­mía des­de ha­cía años de ser la le­gí­ti­ma reina de In­gla­te­rra. Va­mos, se me­tió en la bo­ca del lo­bo.

María des­he­re­dó a su hi­jo y nom­bró co­mo he­re­de­ro de la co­ro­na de Es­co­cia a Fe­li­pe II, pe­ro en un ha­bi­li­do­so jue­go de fi­chas Isa­bel, que no de­ja­ba he­re­de­ros, lle­gó a un pac­to con un ado­les­cen­te Ja­co­bo. Le re­co­no­ció co­mo rey de Es­co­cia y co­mo he­re­de­ro del trono in­glés. Po­cos me­ses des­pués, tras co­no­cer­se la lla­ma­da cons­pi­ra­ción de Ri­dol­fi, Isa­bel man­dó de­ca­pi­tar a su ri­val María a prin­ci­pios de 1587. La Reina Vir­gen pa­sa­ba a me­jor vi­da el 24 de mar­zo de 1603. Así, Ja­co­bo Es­tuar­do, que ya era rey de Es­co­cia des­de el 29 de ju­lio de 1567, se con­ver­tía el 25 de ju­lio de 1603 tam­bién en rey de In­gla­te­rra e Ir­lan­da. Aun­que ha­bía si­do bau­ti­za­do ca­tó­li­co, fue edu­ca­do en la más se­ve­ra dis­ci­pli­na cal­vi­nis­ta y con­ver­ti­do en miem­bro de la Igle­sia de Es­co­cia, pres­bi­te­ria­na.

Ba­jo el go­bierno de sus pre­de­ce­so­res en Es­co­cia se ha­bían pro­du­ci­do nu­me­ro­sos pro­ce­sos de cons­pi­ra­do­res aris­to­crá­ti­cos, acu­sa­dos de ha­ber tra­ma­do aten­ta­dos con­tra la per­so­na del rey por pro­ce­di­mien­tos má­gi­cos.

En 1563, la ci­ta­da María Es­tuar­do pro­mul­ga­ba una ley en con­tra de las bru­jas, que cau­só la muer­te de va­rias mu­je­res acu­sa­das de he­chi­ce­ría. Se­gún la tra­di­ción po­pu­lar es­co­ce­sa, di­chas mu­je­res con­ta­ban con la ayu­da de ha­das y síl­fi­des, per­ni­cio­sos es­pí­ri­tus cu­yo tra­to era cas­ti­ga­do con la pe­na de muer­te.

Ja­co­bo I Es­tuar­do fue un au­tén­ti­co azo­te de bru­jas du­ran­te ca­si to­da su vi­da, aun­que en los úl­ti­mos años se vol­ve­ría más es­cép­ti­co. Su ob­se­sión por las he­chi­ce­ras sur­gió du­ran­te un via­je a Di­na­mar­ca y el pos­te­rior pro­ce­so de las bru­jas de North Ber­wick, en Es­co­cia.

En di­chos pro­ce­sos, que tu­vie­ron lu­gar en­tre 1590 y 1592, se juz­gó a va­rias per­so­nas acu­sa­das de ha­ber pro­vo­ca­do me­dian­te ar­tes os­cu­ras una te­rri­ble tormenta cu­yo fin era hun­dir el bar­co en el que Ja­co­bo se di­ri­gía a No­rue­ga en bus­ca de su pro­me­ti­da. Eso fue lo que al me­nos con­fe­só una de las in­cul­pa­das, an­te los bru­ta­les tor­men­tos a los que fue so­me­ti­da, pa­ra re­go­ci­jo de un mo­nar­ca que se las da­ba de ex­per­to en la ma­te­ria, y que ha- bía leído con avi­dez los es­cri­tos de los per­se­gui­do­res fran­ce­ses co­mo Jean Bo­din.

Todo co­men­zó tras el in­te­rro­ga­to­rio –en el que, a di­fe­ren­cia de In­gla­te­rra, sí se uti­li­zó la tor­tu­ra– a va­rias per­so­nas, en­tre ellas a la cria­da de Da­vid Sea­ton –ayu­dan­te del al­gua­cil de Tra­nent–, Gilly Dun­can, a la que se atri­buía la ca­pa­ci­dad de rea­li­zar cu­ra­cio­nes mi­la­gro­sas. Sus ex­tra­ños mo­vi­mien­tos lla­ma­ron la aten­ción de su amo, quien creía que su don era an­ti­na­tu­ral y dia­bó­li­co. Sea­ton la tor­tu­ró atán­do­le una cuerda a la ca­be­za, le aplas­tó los de­dos con un torno y exa­mi­nó su des­nu­do cuer­po en bus­ca de las ar­chi­fa­mo­sas “mar­cas del dia­blo”, que no eran sino ve­rru­gas o man­chas en la piel que pa­ra los fa­ná­ti­cos eran prue­ba irre­fu­ta­ble de la cul­pa­bi­li­dad del reo. Lue­go, Sea­ton acu­dió a las au­to­ri­da­des y a par­tir de ese mo­men­to se desató el pá­ni­co, co­mo so­lía su­ce­der en es­tos ca­sos, sien­do in­cul­pa­das has­ta 70 per­so­nas, acu­sa­das de los de­li­tos de bru­je­ría y al­ta trai­ción.

Los te­rri­bles in­te­rro­ga­to­rios se hi­cie­ron en pre­sen­cia del mo­nar­ca, tre­men­da­men­te su­pers­ti­cio­so. A la des­di­cha­da Dun­can, que so­por­tó con es­toi­cis­mo las te­rri­bles tor­tu­ras, le en­con­tra­ron en el pe­cho, por me­dio de agu­jas, la fa­mo­sa “mar­ca del dia­blo”. Tras su­cum­bir, re­co­no­ció todo lo que le su­ge­rían sus ver­du­gos y tu­vo que de­nun­ciar a sus “cóm­pli­ces”.

Una de las acu­sa­das, Ag­nes Sam­pson, fue in­te­rro­ga­da por el pro­pio Ja­co­bo en el castillo de Holy­rood. Se­gún re­co­gen las ac­tas del pro­ce­so, sus ver­du­gos le en­con­tra­ron la mar­ca del dia­blo en sus par­tes pu­den­das y, ac­to se­gui­do, la ata­ron a una de las pa­re­des de la fría cel­da con una bri­da de bru­ja, un te­rri­ble ar­ti­lu­gio for­ma­do por cua­tro afi­la­das púas que se in­tro­du­cían en la bo­ca: dos de ellas pre­sio­na­ban la len­gua y las otras dos las me­ji­llas. Le arran­ca­ron to­dos los pe­los del cuer­po, la obli­ga­ron tam­bién a per­ma­ne­cer en es­ta­do de vi­gi­lia, y le ata­ron una cuerda al­re­de­dor de la ca­be­za de la que ti­ra­ban cons­tan­te­men­te. Su­frió ta­les pa­de­ci­mien­tos que aca­bó ad­mi­tien­do ca­da una de las na­da me­nos que 53 acu­sa­cio­nes que se ha­bían pre­sen­ta­do con­tra ella, la ma­yo­ría re­la­cio­na­das con rea­li­zar cu­ra­cio­nes me­dian­te con­ju­ros. Afir­mó, asi­mis­mo, que ha­bía

Ja­co­bo VI pre­sen­cia­ba mu­chas de las tor­tu­ras y lle­gó a es­cri­bir un tra­ta­do con­tra las bru­jas

par­ti­ci­pa­do, jun­to a 90 mu­je­res y seis hom­bres, en una dia­bó­li­ca dan­za al­re­de­dor de la igle­sia de la lo­ca­li­dad, tras lo cual la cohor­te in­fer­nal en­tró en el lu­gar sa­cro pa­ra ofre­cer el beso ri­tual en el tra­se­ro del ma­ligno pre­sen­te en fi­gu­ra de hom­bre.

Aco­rra­la­da, Ag­nes Sam­pson ad­mi­tió que ella mis­ma, jun­to a otras bru­jas, ha­bía des­en­ca­de­na­do la tem­pes­tad mien­tras re­gre­sa­ba la em­bar­ca­ción del rey en su via­je de Di­na­mar­ca a Es­co­cia, y re­co­no­ció que el bar­co no ha­bía nau­fra­ga­do “an­te la in­que­bran­ta­ble fe de Su Ma­jes­tad”. Va­mos, que la des­di­cha­da di­jo todo lo que el mo­nar­ca que­ría es­cu­char. Aque­lla con­fe­sión sir­vió pa­ra que la po­bre Ag­nes fue­ra es­tran­gu­la­da an­tes de que su cuer­po fue­ra lle­va­do a la ho­gue­ra.

En la ba­se de aquel en­re­ve­sa­do pro­ce­so se ha­lla­ba co­mo hi­lo con­duc­tor la sos­pe­cha de que to­dos los com­plots que sa­lie­ron a la luz es­ta­ban di­ri­gi­dos por miem­bros de la no­ble­za, sien­do acu­sa­do de ser uno de los cau­di­llos de la sec­ta el maes­tro de es­cue­la Juan Fian, a quien se acu­só de ser el se­cre­ta­rio y re­dac­tor de las ac­tas de la aso­cia­ción dia­bó­li­ca, cu­ya in­ten­ción úl­ti­ma era el ase­si­na­to del rey. Pe­ro el res­pon­sa­ble úl­ti­mo no po­día ser otro que un aris­tó­cra­ta, y se cul­pó de ello a un per­so­na­je in­có­mo­do pa­ra el rey, el con­de de Both­well, su­ce­sor le­gí­ti­mo de la co­ro­na es­co­ce­sa en ca­so de que Ja­co­bo no tu­vie­ra des­cen­den­cia y afi­cio­na­do a la ma­gia.

El “mar­ti­llo” re­gio

Con­clui­dos los pro­ce­sos de North Ber­wick, en el dis­cur­so que pro­nun­ció el mo­nar­ca an­te los ju­ra­dos, desa­rro­lló la teo­ría se­gún la cual si bien en los pro­ce­sos or­di­na­rios las per­so­nas de repu­tación du­do­sa no po­dían ac­tuar co­mo tes­ti­gos, sí po­dían ha­cer­lo en los pro­ce­sos por bru­je­ría, ya que es­ta sec­ta co­me­tía “crí­me­nes de le­sa ma­jes­tad, de­li­tos im­po­si­bles de ser com­pro­ba­dos por el ha­bi­tual pro­ce­di­mien­to de in- da­ga­ción, ya que se per­pe­tra­ban de ma­ne­ra in­vi­si­ble”. Aquel dis­cur­so fue pu­bli­ca­do rá­pi­da­men­te, en 1591, y co­bró ce­le­bri­dad en­tre las gen­te ba­jo el nom­bre de

Dis­cur­so de Tol­booth, ba­se del “Mar­ti­llo” que Ja­co­bo es­cri­bi­ría po­cos años des­pués.

En 1597, el mo­nar­ca re­con­ver­ti­do en ca­za­dor de bru­jas, pu­bli­ca­ba su obra

De­mo­no­lo­gía, “con el ob­je­to de di­si­par las du­das de mu­chos” acer­ca de la reali­dad de la bru­je­ría. El tex­to con­sis­tía en un diá­lo­go en tres par­tes. Su in­ten­ción era re­sal­tar la reali­dad de la bru­je­ría fren­te al es­cep­ti­cis­mo man­te­ni­do por al­gu­nos au­to­res. En 1604, y ya co­mo rey de In­gla­te­rra e Ir­lan­da, Ja­co­bo hi­zo pu­bli­car un du­rí­si­mo es­ta­tu­to con­tra los de­li­tos de bru­je­ría y he­chi­ce­ría. En di­cha ley, dic­ta­mi­na­ba la pe­na de muer­te pa­ra el pri­mer de­li­to de ma

le­fi­cia in­clu­so si la per­so­na que ha­bía si­do he­chi­za­da no mo­ría por ello.

Con los años, el mo­nar­ca es­co­cés se vol­vió más bien es­cép­ti­co con res­pec­to al te­ma de las bru­jas, has­ta el pun­to de des­en­mas­ca­rar él mis­mo a dis­tin­tos “po­se­sos” que no eran sino far­san­tes que in­ten­ta­ban in­cul­par a ter­ce­ros, pe­ro el da­ño ya es­ta­ba he­cho. Ba­jo el rei­na­do de Carlos I, que co­men­zó en 1625, has­ta el es­ta­lli­do de la Gue­rra Ci­vil in­gle­sa y la Re­vo­lu­ción, en 1642, nin­gu­na bru­ja fue eje­cu­ta­da en to­da In­gla­te­rra, pe­ro du­ran­te la gue­rra ten­dría lu­gar la más fe­roz ca­za de bru­jas in­gle­sa a ma­nos del fa­ná­ti­co pu­ri­tano Matt­hew Hop­kins.

La úl­ti­ma mu­jer de In­gla­te­rra eje­cu­ta­da por bru­ja fue Ali­ce Mo­lland, que mu­rió en la hor­ca en Exe­ter, en 1684. Pe­ro en otros paí­ses los tiem­pos en los que el prín­ci­pe de las ti­nie­blas ha­cía de las su­yas cau­san­do el pá­ni­co en­tre las gen­tes y con­de­nan­do a una muer­te inevi­ta­ble a su­pues­tos he­chi­ce­ros, he­re­jes y cu­ran­de­ros, aún no ha­bían lle­ga­do a su fin. En nom­bre de Dios, con esas muer­tes, se de­lei­ta­ba al dia­blo…

El con­tro­ver­ti­do rey ga­lo En­ri­que III. Le to­có rei­nar en un tiem­po de pro­fun­das con­fron­ta­cio­nes re­li­gio­sas y lle­gó a ser acu­sa­do por sus enemi­gos po­lí­ti­cos de per­te­ne­cer a la sec­ta bru­je­ril. Fi­nal­men­te, se­ría ase­si­na­do por el fa­ná­ti­co clé­ri­go ca­tó­li­co...

So­bre es­tas lí­neas, En­ri­que IV de Fran­cia. De­ba­jo, pin­tu­ra que mues­tra a la reina Ca­ta­li­na de Mé­di­cis tras la ma­tan­za de la no­che de San Bar­to­lo­mé, or­ga­ni­za­da por ella con­tra los hu­go­no­tes. Tras aque­lla fa­tí­di­ca fe­cha, sus enemi­gos afir­ma­rían que era...

Las su­pues­tas bru­jas uti­li­za­ban gri­mo­rios y con­fec­cio­na­ban pó­ci­mas má­gi­cas pa­ra sem­brar el mal… Nun­ca pu­do de­mos­trar­se con fir­me­za que aque­llas prác­ti­cas, al igual que la ce­le­bra­ción de aque­la­rres, tu­vie­ran lu­gar en la ma­yo­ría de los ca­sos. Sin...

Isa­bel I de In­gla­te­rra. Dic­tó va­rias le­yes so­bre la bru­je­ría, te­me­ro­sa de que una cons­pi­ra­ción de la aris­to­cra­cia aca­ba­se con ella. No obs­tan­te, se­ría mu­cho más fa­ná­ti­co con las he­chi­ce­ras su su­ce­sor, Ja­co­bo de Es­co­cia.

So­bre es­tas lí­neas, gra­ba­do que mues­tra un tí­pi­co aque­la­rre. A la iz­quier­da, Ja­co­bo Es­tuar­do, el “rey ca­za­dor de bru­jas” que es­cri­bió el tra­ta­do pa­ra com­ba­tir a la sec­ta bru­je­ril Dae­mo­no­lo­gie (1597) –de­ba­jo–.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.