IS­LA DE PAS­CUA, UN MIS­TE­RIO DESVELADO

UN RE­CIEN­TE ESTUDIO GE­NÉ­TI­CO HA RE­VE­LA­DO QUE SI­GLOS AN­TES DE LA LLE­GA­DA DE LOS EU­RO­PEOS, YA HA­BÍA CON­TAC­TO EN­TRE AMÉ­RI­CA Y LA IS­LA DE PAS­CUA.

Enigmas - - SENALES -

So­bre el ori­gen de la cul­tu­ra de Pas­cua hay mu­chas du­das. Si aten­de­mos a sus tra­di­cio­nes, és­tas nos su­gie­ren que si­glos atrás, y a raíz de un ca­ta­clis­mo que se pro­du­jo en su con­tie­nen­te pri­mi­ge­nio, lla­ma­do Hi­va, dos­cien­tos pas­cuen­ses di­ri­gi­dos por el gran rey Ho­tu Ma­tua lo­gra­ron es­ca­par an­tes de que se hun­die­se en los abis­mos del Pa­cí­fi­co, y du­ran­te me­ses an­du­vie­ron de allá pa­ra acá a bor­do de una bar­ca­za de to­to­ra, bus­can­do la agu­ja so­bre la que asen­tar­se, en es­te enor­me pa­jar de aguas.

De es­te mo­do, cuan­do la es­pe­ran­za pa­re­cía per­di­da, el he­chi­ce­ro real Hau­ma­ka anun­ció la pro­xi­mi­dad de tie­rra: se tra­ta­ba de una is­la, que sur­gía de la in­men­si­dad azul acom­pa­ña­da por otras más pe­que­ñas. Los su­per­vi­vien­tes des­em­bar­ca­ron en la pla­ya de Ana­ke­na, y pron­to bau­ti­za­ron a la que ha­bría de ser su nue­va ca­sa con el nom­bre de Ra­pa Nui, la is­la gran­de. Aun­que en el se­cre­to de sus ri­tos el nom­bre que pro­nun­cia­ron lo cha­ma­nes fue otro: Te Pi­to O Te He­nua Mata ki te Ran­gi –“el om­bli­go del mun­do don­de los ojos mi­ran al cie­lo”–.

Cuan­do Ja­cob Rog­ge­veen la des­cu­bre el Día de la Pas­cua del Se­ñor, el 5 de abril de 1722, y la re­bau­ti­za con el nom­bre de Is­la de Pas­cua, le sor­pren­de com­pro­bar que sus ha­bi­tan­tes son bar­ba­dos –los in­dí­ge­nas ame­ri­ca­nos y po­li­ne- sios son lam­pi­ños–, y que sus ras­gos, ade­más, eran ex­tra­ña­men­te cau­cá­si­cos. Fue en­ton­ces cuan­do se es­ta­ble­ció la po­si­bi­li­dad de que una co­mu­ni­dad pro­ce­den­te del sub­con­ti­nen­te asiá­ti­co, con­cre­ta­men­te del Va­lle del In­do, en el nor­te de Pa­kis­tán, arri­ba­ra a las cos­tas de Tahi­tí, y em­pren­die­ra una tra­ve­sía de más de tres mil ki­ló­me­tros has­ta que die­ron con la is­la que fi­nal­men­te los aco­gió co­mo su úl­ti­mo ho­gar.

Esa era la te­sis más acep­ta­da, es­pe­cial­men­te des­pués de com­pa­rar las ta­bli­llas ron­go-ron­go de Pas­cua, don­de se con­tie­nen res­tos de su es­cri­tu­ra ar­cai­ca, y la pro­pia de la cul­tu­ra Mohen­jo Da­ro. Al res­pec­to el gran Fernando Jiménez del Oso ase­gu­ra­ba años

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.