Enigmas - - EN POR­TA­DA -

mi­ca per­so­nal y ha­ber afir­ma­do pú­bli­ca­men­te dis­po­ner de la tec­no­lo­gía ne­ce­sa­ria pa­ra a tra­vés de una cé­lu­la ma­dre, crear un clon de Nean­der­tal.

RO­BOTS MUY HU­MA­NOS

Ro­bots a es­ca­la hu­ma­na fue el te­ma abor­da­do por el Dr. Hi­ros­hi Is­hi­gu­ro, Di­rec­tor del La­bo­ra­to­rio de Ro­bó­ti­ca del De­par­ta­men­to de Sis­te­mas de In­no­va­ción de la Uni­ver­si­dad de Osa­ka (Ja­pón), quien des­ta­có, du­ran­te su ex­po­si­ción, los as­pec­tos cog­ni­ti­vos y so­cia­les de la in­te­rac­ción hu­mano-ro­bot. Ha di­se­ña­do hu­ma­noi­des y an­droi­des muy rea­lis­tas, al­gu­nos de los cua­les pre­sen­tó du­ran­te su char­la. Me­dios de co­mu­ni­ca­ción co­mo Dis­co

very Chan­nel y la BBC se han he­cho eco de sus in­ven­tos. Se­gún Sy­nec­tics, una en­cues­ta so­bre los ge­nios con­tem­po­rá­neos, fue se­lec­cio­na­do co­mo uno de los 100 me­jo­res ge­nios vi­vos de la ac­tua­li­dad. Ha si­do crea­dor de

los Ge­mi­noids, ro­bots de apa­rien­cia hu­ma­na ca­pa­ces de in­ter­ac­tuar con la gen­te has­ta tal pun­to que Is­hi­gu­ro ha ase­gu­ra­do que al­gún día las per­so­nas po­drían ena­mo­rar­se de an­droi­des cuan­do és­tos sean ca­pa­ces de re­pro­du­cir emo­cio­nes hu­ma­nas. Pre­ci­sa­men­te una de las fa­ses que con­tem­pla “Pro­yec­to Ava­tar” es tras­va­sar la per­so­na­li­dad de un su­je­to a un ce­re­bro sin­té­ti­co.

Por su par­te, la em­pre­sa­ria Mar­ti­ne Roth­blatt, fun­da­do­ra de CEO Uni­ted

The­ra­peu­tics, or­ga­ni­za­ción que in­ves­ti­ga la cu­ra del cán­cer, y la rea­li­za­ción de tras­plan­tes en­tre es­pe­cies, afir­mó que “la van­guar­dia de la bio­tec­no­lo­gía es­tá en el do­mi­nio di­gi­tal, don­de sea via­ble el tras­plan­te de la men­te de un ce­re­bro o un cuer­po en­fer­mo en fa­se ter­mi­nal, a un sus­tra­to compu­tacio­nal. Es­to per­mi­ti­ría la in­mor­ta­li­dad de la con­cien­cia de una per­so­na. El in­di­vi­duo per­ma­ne­ce­ría bio­ló­gi­ca­men­te vi­vo a tra­vés de un soft­wa­re, un pro­ce­so bien ejem­pli­fi­ca­do por ‘Pro­yec­to’ Ava­tar de la ‘Ini­cia­ti­va 2045”.

“Pro­yec­to Ava­tar”, co­mo ya se ha di­cho an­te­rior­men­te, tie­ne co­mo ob­je­ti­vo trans­fe­rir la men­te de un hu­mano

a un ro­bot a tra­vés de cua­tro fa­ses que se desa­rro­lla­rían en los pró­xi­mos 30 años:

–Pri­me­ra fa­se: en­tre 2015 y 2020. De­no­mi­na­da “Ava­tar A”, se pre­ten­de crear un ro­bot que sea ca­paz de in­ter­pre­tar nues­tras on­das ce­re­bra­les pa­ra po­der ser con­tro­la­do por no­so­tros mis­mos.

–Se­gun­da fa­se: en­tre 2020 y 2025. De­no­mi­na­da “Ava­tar B”, se tras­la­da­rían los pen­sa­mien­tos a un ce­re­bro ro­bó­ti­co tras la muer­te del in­di­vi­duo.

–Ter­ce­ra fa­se: en­tre 2030 y 2035. De­no­mi­na­da “Ava­tar C”, se in­ten­ta­ría tras­va­sar la per­so­na­li­dad de un su­je­to a un ce­re­bro sin­té­ti­co.

–Cuar­ta fa­se: en­tre 2040 y 2045. De­no­mi­na­da “Ava­tar D”, una vez tras­la­da­dos la per­so­na­li­dad y res­to de es­truc­tu­ras men­ta­les a un or­de­na­dor, és­te se con­ver­ti­ría en un ho­lo­gra­ma que in­clu­so po­dría via­jar a la ve­lo­ci­dad de la luz.

“Pro­yec­to Ava­tar” po­dría ser el re­sul­ta­do de lo que a día de hoy se co­no­ce co­mo Sin­gu­la­ri­dad Tec­no­ló­gi­ca, una co­rrien­te de es­tu­dio en la que el pro­gre­so tec­no­ló­gi­co y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial se aú­nan pa­ra, en es­te ca­so, lle­gar a una si­tua­ción im­pre­de­ci­ble: la in­mor­ta­li­dad hu­ma­na. Se­gún Jo­sé Luis Cor­dei­ro, ase­sor y pro­fe­sor de la Sin­gu­la­rity Uni­ver­sity, ins­ti­tu­ción aca­dé­mi­ca nor­te­ame­ri­ca­na cu­yo fin es fa­ci­li­tar el de­sa­rro­llo de las tec­no­lo­gías, en 2045 el hom­bre se­rá in­mor­tal. Cor­dei­ro pien­sa que el en­ve­je­ci­mien­to es una en­fer­me­dad cu­ra­ble y el ce­re­bro un ór­gano que po­drá ser sus­ti­tui­do por un soft­wa­re lo su­fi­cien­te­men­te po­ten­te co­mo pa­ra asu­mir la in­te­li­gen­cia com­bi­na­da de to­dos los hom­bres y la com­ple­ji­dad de los pro­ce­sos del pen­sa­mien­to.

En es­ta lí­nea de in­ves­ti­ga­ción es­ta­rían pro­yec­tos co­mo la “Ini­cia­ti­va Brain”, que in­ten­ta tra­zar un ma­pa de to­da la ac­ti­vi­dad ce­re­bral, o el

Hu­man Brain Pro­ject, pro­gra­ma > in­ter­na­cio­nal que po­si­bi­li­ta a los in­ves­ti­ga­do­res una he­rra­mien­ta pa­ra com­pren­der en ma­yor pro­fun­di­dad el ce­re­bro hu­mano, ade­más de si­mu­lar in­for­má­ti­ca­men­te su fun­cio­na­mien­to. Por ello, Cor­dei­ro se atre­ve a afir­mar que “en los pró­xi­mos años los hu­ma­nos se fu­sio­na­rán con los ro­bots”. ¿Se­re­mos tes­ti­gos de tan pro­di­gio­sos avan­ces cien­tí­fi­cos? ¿Aca­so ya han na­ci­do aque­llos hu­ma­nos que al­can­za­rán la in­mor­ta­li­dad? La res­pues­ta, den­tro de 30 años…

En el Pro­yec­to Ava­tar el pro­gre­so tec­no­ló­gi­co y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial se aú­nan pa­ra al­can­zar la in­mor­ta­li­dad hu­ma­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.