La si­lla mal­di­ta de Busby Stoop Inn:

Enigmas - - EN PORTADA -

Su his­to­ria se re­mon­ta al si­glo XVIII, en el nor­te de Yorks­hi­re (Reino Uni­do). La le­yen­da lo­cal re­za que per­te­ne­cía a un ca­na­lla, adic­to a la be­bi­da; un ase­sino con­vic­to de nom­bre Thomas Busby, que ha­bía aca­ba­do con la vi­da de su sue­gro, pa­dre de Kirby Wis­ke, en un arre­ba­to de ira. Co­rría el año 1702. Una ver­sión ha­bla de que per­te­ne­ció pre­ci­sa­men­te a su víc­ti­ma, una vie­ja si­lla de ro­ble con res­pal­do al­to. Otra, que tras ser con­de­na­do a muerte en la hor­ca, su úl­ti­mo de­seo fue que le sir­vie­ran una su­cu­len­ta co­mi­da en su pub fa­vo­ri­to, en Thirsk. Cuan­do ter­mi­nó de co­mer, el cri­mi­nal se le­van­tó y sen­ten­ció: “Que la muerte re­pen­ti­na le ven­ga a to­do aquel que se atre­va a sen­tar­se en es­ta si­lla”. Des­de en­ton­ces, cuen­tan que es­tá mal­di­ta. Du­ran­te la II Gue­rra Mun­dial los pi­lo­tos de una ba­se cer­ca­na fre­cuen­ta­ban el pub don­de se ha­lla­ba es­ta re­li­quia del de­mo­nio y pron­to co­rrió el ru­mor de que los ofi­cia­les que se sen­ta­ban en ella no re­gre­sa­ban de la ba­ta­lla. En 1967, dos pi­lo­tos de la RAF que se ha­bían sen­ta­do en ella se es­tre­lla­ron con­tra un ár­bol na­da más sa­lir del bar y tres años des­pués un al­ba­ñil qui­so de­sa­fiar a la suer­te: di­cen que mu­rió esa mis­ma tar­de al caer­se a un ho­yo en su lu­gar de tra­ba­jo. Co­sas si­mi­la­res le su­ce­die­ron a otros des­di­cha­dos, has­ta que la si­lla fue tras­la­da­da al só­tano. In­clu­so allí, el ob­je­to mal­di­to hi­zo de las su­yas: un re­par­ti­dor que se sen­tó en ella pa­ra des­can­sar, mu­rió al día si­guien­te de un ac­ci­den­te de trá­fi­co. La si­lla fue do­na­da en 1972 al mu­seo lo­cal, don­de se mues­tra col­ga­da a cin­co me­tros de al­tu­ra, por si aca­so…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.