La cla­ve MAG­DA­LE­NA

EN LA RE­GIÓN FRAN­CE­SA DEL LANGUEDOC-ROSELLÓN, HA­LLA­MOS LOS RES­TOS DEL CAS­TI­LLO DE OPOUL– PÉ­RI­LLOS. EN 1275, JAI­ME I BAU­TI­ZÓ ESA ZO­NA CO­MO SAL­VA­TE­RRA, VIN­CU­LA­DO CON EL MUNSALVAES­CHE O MONTSALVAT, CI­TA­DO POR ESCHENBACH EN SU PARZIFAL, QUE HA­CE RE­FE­REN­CIA AL

Enigmas - - INVESTIGAC­IÓN - TEX­TO Ser­gio R. Va­qué

Du­ran­te una ba­ta­lla en­tre Lu­ci­fer y el ar­cán­gel Mi­guel, és­te lo­gra ati­zar la tes­ta del ma­ligno pro­vo­can­do que se des­pren­die­ra de su co­ro­na una pie­dra po­de­ro­sa, que más tar­de se trans­for­ma­ría en el cá­liz em­plea­do por Je­sús en la San­ta Ce­na y en el re­ci­pien­te que Jo­sé de Ari­ma­tea uti­li­za­ría pa­ra ver­ter la san­gre del Me­sías cru­ci­fi­ca­do.

El cas­ti­llo tem­pla­rio de Opoul-Pé­ri­llos se des­ar­mó en 1652, res­tan­do úni­ca­men­te va­rias rui­nas y la to­rre vi­gía. En la ci­ma don­de se apo­sen­ta el for­tín se di­ce que ha­bi­tó en una cho­za la dis­cí­pu­la de Je­sús, Ma­ría Mag­da­le­na. Una de las tra­di­cio­nes es­ta­ble­ci­das en to­do el sur de Francia –don­de la ve­ne­ra­ción a Ma­ría es más que no­to­ria– es que, jun­to a las tres Ma­rías –Sa­lo­mé, Ja­co­bea y la Vir­gen–, Jo­sé de Ari­ma­tea, Lá­za­ro y su cria­da, Sa­ra, arri­ba­ron a tie­rras de Sain­tes Ma­rie de la Mer. En la ac­tua­li­dad per­sis­te una fuer­te de­vo­ción en la Igle­sia de Saint Ma­xi­min a Ma­ría Mag­da­le­na, don­de su­pues­ta­men­te se ha­lla­rían par­te de sus res­tos, con­cre­ta­men­te el crá­neo –as­pec­to que ge­ne­ra du­das, pues la pie­za ósea des­apa­re­ció du­ran­te va­rios años–.

BRE­VE­MEN­TE… DE NUE­VO REN­NES

An­tes de cen­trar­nos en Pé­ri­llos, de­be­mos ex­pli­car la co­ne­xión de es­te pue­blo con el abad de Ren­nes Le Cha­teau, Bé­ren­ger Sau­niè­re, y el mis­te­rio que na­die ha des­ci­fra­do. Bé­ren­guer Sau­niè­re fue un bi­so­ño cu­ra que a fi­na­les del si­glo XIX y en­fren­ta­do con el cle­ro de su tiem­po fue en­via­do a un pue­ble­ci­to de es­ca­sos ha­bi­tan­tes, Ren­nes Le Cha­teau. De la no­che al día co­men­zó unas obras de res­tau­ra­ción tan­to de la igle­sia co­mo de la ca­sa pa­rro­quial. Pa­ra ello ne­ce­si­tó fuer­tes su­mas de di­ne­ro, que en prin­ci­pio no dis­po­nía. En po­cos años al­zó un gran jar­dín y cons­tru­yó To­rre Mag­da­la –bi­blio­te­ca de vie­jos vo­lú­me­nes y en ho­me­na­je a Ma­ría Mag­da­le­na–, ade­más de le­van­tar Vi­lla Be­ta­nia. Al­gu­nos di­cen que el po­der ad­qui­si­ti­vo pu­do

con­se­guir­lo tras un ha­llaz­go en el in­te­rior de una pi­las­tra vi­si­go­da de la igle­sia. Pu­do ha­ber des­cu­bier­to, tam­bién, unos do­cu­men­tos que al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res creen que ha­rían re­fe­ren­cia al li­na­je de Ma­ría Mag­da­le­na. Sin em­bar­go, otros ha­blan de que se tra­ta­ría del se­cre­to de los Tem­pla­rios, de un te­so­ro… ¿tal vez el del Tem­plo de Salomón?

Tras cru­zar el lin­de de la puer­ta de la igle­sia de Ren­nes Le Cha­teau, en­ca­be­za­do en su fron­tis­pi­cio por el fa­mo­so tex­to en la­tín: Te­rri­bi­lis est lo­cus is­te –”es­te lu­gar es te­rri­ble”–, des­cu­bri­re­mos ba­jo la mis­ma pi­la bau­tis­mal, co­mo si se tra­ta­ra del guar­dián y cus­to­dio del se­cre­to, la ta­lla en ma­de­ra y en tin­tes co­rin­tos del dia­blo As­mo­deo –es la opi­nión más re­pe­ti­da–, con mi­ra­da fi­ja, pe­ne­tran­te y cla­va­da so­bre un pi­so aje­dre­za­do. La pre­sen­cia de un de­mo­nio en sue­lo cris­tiano no es un he­cho in­fre­cuen­te, pues igle­sias de to­do el mun­do lo mues­tran a los pies de una co­lum­na o en las zo­nas in­fe­rio­res de los mu­ros, ha­cien­do alu­sión a la vic­to­ria del Bien so­bre el Mal. Son ejem­plos, el dia­blo plas­man­do en la ba­se del púl­pi­to de la Ca­te­dral de Are­qui­pa, o en otras edi­fi­ca­cio­nes re­li­gio­sas co­mo la Igle­sia de San Anas­ta­sia de Tre­vi­so –Ita­lia– o en la de San­ta Ma­ría de Bur­gos. Res­pec­to a la re­pre­sen­ta­ción de gár­go­las demoníacas en los mu­ros ex­te­rio­res de las igle­sias, co­mo en el ca­so de No­tre Da­me, son sig­nos tam­bién del Mal tra­tan­do de cam­par a sus an­chas so­bre la Tie­rra. Las igle­sias no es­ca­pa­rían de las ga­rras del ma­ligno, y por ello se al­zan ta­llas del dia­blo en su in­te­rior que in­ten­tan com­ba­tir el po­der di­vino, aun­que sin éxi­to.

En­tre los sím­bo­los con los que se ha es­pe­cu­la­do en el com­ple­jo qui­sie­ra ha­cer es­pe­cial men­ción a otra de las in­cóg­ni­tas que ha he­cho co­rrer ríos de tin­ta. Se tra­ta de la ins­crip­ción ta­lla­da so­bre la lá­pi­da de la mar­que­sa de Haut­poul, que es­tu­vo en el cam­po­san­to Ren­nes Le Cha­teau y cu­ya ré­pli­ca po­de­mos con­tem­plar en el mu­seo de las ins­ta­la­cio­nes. El tex­to ten­dría dis­tin­tos fallos gra­ma­ti­ca­les co­mo por ejem­plo la ins­crip­ción fi­nal: REQUIES CATIN PACE. El tex­to en la­tín, que ten­dría la tra­duc­ción DES­CAN­SE EN PAZ, pa­re­ce mal es­cri­to, pues lo co­rrec­to sería REQUIESCAT IN PACE. Dis­tin­tos in­ves­ti­ga­do­res han pues­to el pun­to de mi­ra en la pa­la­bra CATIN. Las sí­la­bas CAT e IN uni­das podrían ha­cer re­fe­ren­cia a una ca­vi­dad o, por otro la­do, al con­cep­to de pros­ti­tu­ta, ha­llan­do un pa­ra­le­lis­mo con el que han que­ri­do vin­cu­lar a Ma­ría Mag­da­le­na con la man­ce­bía. Sin em­bar­go, una po­si­bi­li­dad que nos abri­rá la co­ne­xión con el San­to Grial se­rá si con­tem­pla­mos la op­ción de que el tér­mino CATIN, en cas­te­llano, de­ri­va­do de la pa­la­bra la­ti­na ca­ti­nus, sig­ni­fi­ca re­ci­pien­te, y, tras­la­da­do al ita­liano, CATINO, sería un re­ci­pien­te se­mi­cir­cu­lar pa­ra con­te­ner ali­men­tos lí­qui­dos. ¿El pla­to o cá­liz que uti­li­zó Je­sús en la San­ta Ce­na?

Sin ir más le­jos, en el Mu­seo de la ca­te­dral de San Lorenzo de Gé­no­va, se con­ser­va el Sa­cro Catino, un re­cep­tácu­lo de for­ma he­xa­go­nal que al­gu­nos han con­si­de­ra­do una ré­pli­ca del Grial.

Pu­do ha­ber des­cu­bier­to unos do­cu­men­tos que cier­tos in­ves­ti­ga­do­res creen que ha­rían re­fe­ren­cia al li­na­je de Ma­ría Mag­da­le­na

UNA MA­QUE­TA SOR­PREN­DEN­TE

El cu­ra, an­tes de mo­rir, man­dó cons­truir una ma­que­ta don­de mar­có dos se­pul­tu­ras, la de Jo­sé de Ari­ma­tea y la de Je­su­cris­to. El es­bo­zo re­tra­ta­ría –se­gún nos cons­ta­tó el in­ves­ti­ga­dor fran­cés An­dré Dou­zet, de la So­cie­dad Pé­ri­llos– la de­mar­ca­ción que ocu­pa Sal­va­te­rra, y don­de se ubi­ca el pue­blo de Pé­ri­llos. Es ne­ce­sa­rio re­cor­dar que los es­cri­tos sa­gra­dos ci­tan que Je­sús ha­bría si­do en­te­rra­do en un se­pul­cro pro­pie­dad de Jo­sé de Ari­ma­tea, en el Gól­go­ta. La ma­que­ta pa­sa­ría por dis­tin­tas ma­nos, e in­clu­so hoy es po­si­ble lo­ca­li­zar una ré­pli­ca a tra­vés de un co­no­ci­do por­tal de com­pra­ven­ta en In­ter­net. ¿Por qué Sau­niè­re se­ña­la­ría esas dos tum­bas sa­gra­das en el área de Sal­va­te­rra?

El abad vi­si­tó la er­mi­ta del Pi­lat, al­za­da en la ci­ma del mis­mo nom­bre, una edi­fi­ca­ción re­li­gio­sa con­sa­gra­da, co­mo tan­tas otras en el sur de Francia, a Ma­ría Mag­da­le­na. Allí ha­bía re­pre­sen­ta­da una pin­tu­ra –hoy des­apa­re­ci­da– don­de se mos­tra­ba la es­ce­na de Ma­ría Mag­da­le­na pe­ni­ten­te. Sau­niè­re or­de­nó plas­mar una pin­tu­ra en ba­jo­rre­lie­ve si­mi­lar a la del Pi­lat en el al­tar ma­yor de su igle­sia. La fi­gu­ra presenta a la dis­cí­pu­la de Je­sús des­te­rra­da y arro­di­lla­da en el in­te­rior de una gru­ta por sus pe­ca­dos. Jun­to a ella ya­ce un crá­neo, signo de pe­ni­ten­cia, pe­ro tam­bién un dis­tin­ti­vo ocul­tis­ta. Y fren­te a ella se le­van­ta una cruz for­ma­da por sim­ples ra­mas.

Re­vi­sio­nan­do fo­to­gra­fías del in­te­rior de la igle­sia de Ren­nes Le Cha­teau, nues­tro com­pa­ñe­ro Juan de Dios Re­yes se per­ca­tó de un más que in­tere­san­te detalle en el pai­sa­je de aquel ba­jo­rre­lie­ve, pues en el fon­do, so­bre una co­li­na y jus­to de­trás de una mon­ta­ña que al­gu­nos han que­ri­do vin­cu­lar con los pi­cos del Car­du o el

Bu­ga­rach, se dis­po­nen unas cons­truc­cio­nes, una pe­cu­liar for­ma de co­lum­na-to­rre que se en­san­cha en la par­te su­pe­rior y, jun­to a és­ta, un ar­co. Am­bos ele­men­tos, se­gún nues­tras in­ves­ti­ga­cio­nes, se­rían ele­men­tos evo­ca­do­res de los que se en­con­tra­ron en el pue­blo aban­do­na­do de Pé­ri­llos. No se tra­ta de pre­sen­tar una vía ori­gi­na­ria al mis­te­rio de Bé­ren­ger Sau­niè­re, ya que sin du­da se ha ha­bla­do y es­cri­to tan­to que sería muy pre­ten­cio­so pen­sar que no se ha­ya tra­ta­do, pe­ro ca­da vez pa­re­ce más evi­den­te que el gran se­cre­to no se en­cuen­tra en el pue­ble­ci­to de Ren­nes Le Cha­teau, sino fue­ra de él.

En la re­co­pi­la­ción de da­tos en­con­tra­mos una sor­pre­sa. El ba­jo­rre­lie­ve y, con­cre­ta­men­te, las dos cons­truc­cio­nes men­cio­na­das ha­brían si­do ma­ni­pu­la­das por un in­dus­trial de Per­pig­nán lla­ma­do Noel Cor­bú, com­pra­dor pos­te­rior de las pro­pie­da­des de Sau­niè­re en Ren­nes, que in­clu­so ha­bría con­fe­sa­do su au­to­ría. Si bien hay que te­ner­lo en con­si­de­ra­ción, los do­cu­men­tos podrían ser tam­bién fal­sos, ma­ni­pu­la­dos en el tiem­po, y por ello no nos pue­den ce­rrar puer­tas. Ade­más, el mis­te­rio se acen­túa con cre­ces, pues, pe­se a que se sa­be que Cor­bú tra­tó de mag­ni­fi­car la le­yen­da pa­ra lu­crar­se, él mis­mo se de­di­có a bus­car ese se­cre­to en sus po­se­sio­nes.

En es­ta tre­men­da his­to­ria, y con­cre­ta­men­te en lo re­fe­ren­te a Pé­ri­llos, de­be­mos men­cio­nar el de­no­mi­na­do le­ga­jo Our­ta­de, es­cri­tu­ras de pro­pie­dad de la de­mar­ca­ción de Pé­ri­llos da­ta­dos de 1632, don­de se se­ña­la que el te­rri­to­rio no de­be ser ni em­bar­ga­do ni di­vi­di­do, pues en el lu­gar se ocul­ta­ría una tum­ba de un hom­bre de gran im­por­tan­cia ca­paz de cam­biar el cur­so de la his­to­ria.

PRO­YEC­TO KEO

Pa­ra más in­ri, en 2001 se ini­ció el Pro­yec­to Keo. Un sa­té­li­te de me­nos de un metro de diá­me­tro en cu­yo in­te­rior se dis­pon­drá in­for­ma­ción tec­no­ló­gi­ca so­bre nues­tra ci­vi­li­za­ción y que se­rá lan­za­do al es­pa­cio. Las úl­ti­mas no­ti­cias de su des­pe­gue ase­gu­ran que se ha­rá du­ran­te es­te año 2017. El dis­po­si­ti­vo con­ten­drá una propuesta pa­ra el re­cep­tor, al que se le plan­tea que, si es ca­paz de via­jar en el tiem­po, re­gre­se un 1 de ma­yo des­de el mo­men­to del lan­za­mien­to has­ta el año 2035 a un lu­gar con­cre­to de la Tie­rra. ¿Adi­vi­náis dón­de? Pé­ri­llos. ¿Es­ta­mos ha­blan­do de una ca­sua­li­dad?

En las mon­ta­ñas cir­cun­dan­tes a Pé­ri­llos se ha­lla­ría la gru­ta don­de se to­mó en pers­pec­ti­va el pue­blo, y don­de Ma­ría Mag­da­le­na pe­ni­ten­te apa­re­ce pin­ta­da. Al­gu­nas his­to­rias que ha­blan del cu­ra de Ren­nes ex­pli­can que ras­treó la zo­na, te­nien­do co­mo pun­to de par­ti­da la cla­ve Ma­ría Mag­da­le­na, re­pre­sen­ta­da en el Al­tar Ma­yor de su igle­sia.

Una de esas gru­tas del área de Sal­va­te­rra, con dis­tin­tos di­bu­jos en su in­te­rior –unos pin­ta­dos y otros ta­lla­dos so­bre sus ro­cas–, dispone de va­rias for­ma­cio­nes pé­treas, im­po­nen­tes y enig­má­ti­cas a la vez, que a mo­do de es­ta­lag­mi­tas cus­to­dian una cue­va que. pa­ra las men­tes más elu­cu­bra­do­ras, o tal vez no tan­to, evo­ca­ría un

Ca­da vez pa­re­ce más evi­den­te que el gran se­cre­to no se en­cuen­tra en Ren­nes Le Cha­teau, sino fue­ra del pue­blo

en­cla­ve que en­cie­rra otra de las pie­zas de es­te enor­me rom­pe­ca­be­zas.

No de­ma­sia­do le­jos de Ren­nes Le Cha­teau, en­tre los pue­blos de Se­rres y Ar­ques, en el ar­cén de la ca­rre­te­ra ser­pen­tean­te, en­con­tra­mos un exi­guo ce­rro don­de an­ta­ño es­tu­vo em­pla­za­da la pe­cu­liar tum­ba de Pon­tils o de los Pas­to­res de Ar­ca­dia –co­mo se la ha bau­ti­za­do–.

Se tra­ta­ba de una tum­ba edi­fi­ca­da en el si­glo XX y que fue vo­la­da en mil pe­da­zos por el pro­pie­ta­rio de aque­llos te­rre­nos a cau­sa de los nu­me­ro­sos cu­rio­sos que se apro­xi­ma­ban al lu­gar –aun­que a es­te res­pec­to con­ti­núa ha­bien­do mu­chas du­das–. A es­te se­pul­cro se le ha re­la­cio­na­do con Los Pas­to­res de Ar­ca­dia, una obra pic­tó­ri­ca de Ni­co­las Pous­sin –pin­tor fran­cés del si­glo XVII–, don­de apa­re­ce una se­pul­tu­ra si­mi­lar con la ins­crip­ción Et in Ar­ca­dia Ego –”Y en la Ar­ca­dia exis­to”, se po­dría tra­du­cir–. Es­te tex­to en la­tín es el mis­mo que ha­lló el cu­ra Bé­ren­guer Sau­niè­re so­bre la lá­pi­da de la mar­que­sa de Haut­poul en el ce­men­te­rio de Ren­nes Le Cha­teau. Ade­más, el tex­to tam­bién ha­bría si­do el le­ma de Pier Plan­tard y el su­pues­to Prio­ra­to de por Sión.

Muy cer­ca de es­ta ubi­ca­ción en­con­tra­mos otro ele­men­to co­nec­ta­do con la cla­ve Ma­ría Mag­da­le­na, el mo­no­li­to del San­to Grial, de nom­bre Pey­ro­lles. Tres cu­ras son im­por­tan­tes en es­ta his­to­ria, no só­lo Sau­nie­re, sino tam­bién An­toi­ne Ge­lis, del mu­ni­ci­pio de Cous­tas­sa, y ase­si­na­do mis­te­rio­sa­men­te a gol­pes en su ca­sa, y En­ri Bu­det, au­tor de un cu­rio­so vo­lu­men, La ver­da­de­ra len­gua cel­ta y el crom­lech de Ren­nes Le Bains, con­ver­ti­do en un enig­má­ti­co plano de men­hi­res y mo­no­li­tos del área que real­men­te son es­truc­tu­ras na­tu­ra­les, sien­do el úni­co que no men­cio­na, y el úni­co ar­ti­fi­cial, el de Pey­ro­lles.

La le­yen­da que re­cu­bre el men­hir de Pey­ro­lles es que, co­mo mo­nu­men­to me­ga­lí­ti­co de ori­gen fu­ne­ra­rio que fue, po­dría ocul­tar ba­jo sus pies, so­te­rra­do, el se­pul­cro de Je­sús, Ma­ría Mag­da­le­na o tal vez su di­nas­tía. De nue­vo, otro pun­to del sur de Francia re­la­cio­na­do con la se­pul­tu­ra de Je­sús.

Co­mo ver­da­de­ros bus­ca­te­so­ros, en­se­gui­da nos per­ca­ta­mos de que to­do el en­torno del mo­no­li­to se ha­lla­ba agu­je­rea­do co­mo en un que­so de Gru­yè­re; as­pec­to que nos con­fir­mó que el em­pla­za­mien­to era pro­ta­go­nis­ta de un se­cre­to. Tal vez fue­ran cier­tas las his­to­rias que de­fi­nían Pey­ro­lles co­mo la res­pues­ta al enig­ma de Ren­nes Le Cha­teau y qui­zá de lo que pu­die­ron ha­ber traí­do los ca­ba­lle­ros tem­pla­rios con­si­go de Tie­rra San­ta. Y pe­se a que la ma­yo­ría de ho­yos te­nían el diá­me­tro su­fi­cien­te pa­ra el pa­so de un ser hu­mano, to­dos ter­mi­na­ban al al­can­zar los uno o dos me­tros. Pe­ro, por otro la­do he de des­ta­car uno de aque­llos ori­fi­cios, pues­to que te­nía un ta­ma­ño si­mi­lar al gro­sor de una tu­be­ría de PVC al uso, y que se pro­fun­di­za­ba en el te­rreno has­ta al­go me­nos de un metro. ¿Qué ex­pli­ca­ción po­dría dis­po­ner un agu­je­ro de ta­les ca­rac­te­rís­ti­cas por don­de no ca­bría ni un bra­zo? ¿Ba­jo el mo­no­li­to de Pey­ro­lles se en­cuen­tra el San­to Grial? ¿O tal vez se ha­lla en el pue­blo de Pé­ri­llos? ¿En al­gu­na de las gru­tas de Sal­va­te­rra?

Los in­ves­ti­ga­do­res, en cu­yos es­tu­dios so­bre el te­rreno se ha ba­sa­do el pre­sen­te re­por­ta­je, po­san en una de las gru­tas del área de Salvaterra, que cuen­ta con di­ver­sos di­bu­jos en su in­te­rior. De­ba­jo, cruz re­pre­sen­ta­da en una ro­ca de la mis­ma.

A la iz­quie­da, detalle del ba­jo­rre­lie­ve de la igle­sia de Ren­nes le Cha­teau. En el in­te­rior del círcu­lo se­ña­la­do, se adi­vi­nan una for­ma de columna–torre y, a su la­do, un ar­co, que po­drían evo­car los dos ele­men­tos exis­ten­tes en el pue­blo de Pe­ri­llós (a...

Una pla­ca pre­si­de la en­tra­da al pue­blo de Pe­ri­llós, cu­ya igle­sia se en­cuen­tra en un buen es­ta­do de con­ser­va­ción. En la lo­ca­li­dad, des­ta­ca un co­lo­sal men­hir de ca­si tres me­tros que ha des­per­ta­do el interés de los in­ves­ti­ga­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.