EL ENIG­MA TEMPLARIO DE SAN VICENTEJO

EL CON­DA­DO DE TRE­VI­ÑO, FOR­MA­DO POR EL MU­NI­CI­PIO DEL MIS­MO NOM­BRE Y EL DE LA PUE­BLA DE ARGANZÓN, ES UN TE­RRI­TO­RIO SO­BRA­DA­MEN­TE CO­NO­CI­DO PA­RA LOS AMAN­TES DEL MIS­TE­RIO POR­QUE EN SUS LÍ­MI­TES SE EN­CUEN­TRA OCHATE, PUE­BLO CON FA­MA DE MAL­DI­TO. SIN EM­BAR­GO, NO ES

Enigmas - - SUMARIO - TEX­TO Ma­riano Fer­nán­dez Urres­ti

En el con­da­do de Tre­vi­ño, en Bur­gos, se eri­ge una pe­que­ña y mi­le­na­ria er­mi­ta cu­yas pa­re­des mues­tran men­sa­jes mis­te­rio­sos que pa­re­cen ates­ti­guar el pa­so de la Or­den del Tem­ple por allí.

San Vicentejo es un pe­que­ño pue­blo con­for­ma­do por un pu­ña­do de ca­sas, por lo que la jo­ya ro­má­ni­ca que lo pre­si­de des­de un al­to­zano chi­rría aún mu­cho más. ¿Cuál fue la cau­sa por la que se cons­tru­yó allí? ¿Fue ini­cia­ti­va de la Or­den del Tem­ple? ¿Con qué fun­ción?

Re­cien­te­men­te, la no­ve­lis­ta Eva Gar­cía Sáenz de Ur­tu­ri en su no­ve­la El si­len­cio de la ciu­dad blan­ca (Ed. Pla­ne­ta) ha po­pu­la­ri­za­do esos mis­mos in­te­rro­gan­tes que los aman­tes del mis­te­rio nos he­mos plan­tea­do en nu­me­ro­sas oca­sio­nes a la ve­ra de la jo­ya ro­má­ni­ca de Tre­vi­ño, con­si­de­ra­da Mo­nu­men­to Na­cio­nal y Te­so­ro Ar­tís­ti­co Na­cio­nal, y ca­ri­ño­sa­men­te apo­da­da El Es­co­rial tre­vi­ñés: “Des­pués se cen­tró en la er­mi­ta de San Vicentejo, una pe­que­ña ma­ra­vi­lla ro­má­ni­ca que atraía a los ex­per­tos des­de ha­cía dé­ca­das. Des­cri­bió las mar­cas de can­te­ro y el ex­tra­ño ojo de la pro­vi­den­cia: una cu­rio­si­dad ar­qui­tec­tó­ni­ca que con­sis­tía en un pe­que­ño ócu­lo de pie­dra en­mar­ca­do en un trián­gu­lo so­bre el áb­si­de”.

De es­te mo­do des­cri­be Sáenz de Ur­tu­ri la pri­me­ra vi­si­ta que rea­li­za a es­ta enig­má­ti­ca er­mi­ta el pro­ta­go­nis­ta de su no­ve­la, el ins­pec­tor de po­li­cía Unai Ló­pez de Aya­la, mien­tras bus­ca pis­tas que le con­duz­can a es­cla­re­cer los es­ca­lo­frian­tes ase­si­na­tos do­bles que se es­tán pro­du­cien­do en la ciu­dad de Vi­to­ria.

Sin em­bar­go, ¿qué mis­te­rios ocul­ta es­ta igle­sia pa­ra ge­ne­rar tal in­quie­tud aún hoy?

¿ORI­GEN DES­CO­NO­CI­DO U ORI­GEN TEMPLARIO?

El pri­mer ar­cano es el de su ori­gen. Las fuen­tes do­cu­men­ta­les son po­cas, lo que ha fa­vo­re­ci­do las más va­ria­das opi­nio­nes. El his­to­ria­dor Fe­de­ri­co Ba­rai­bar iden­ti­fi­có San Vicentejo con el Guz­kiano de Su­so que apa­re­ce en la lla­ma­da Re­gla de San Mi­llán, un do­cu­men­to fe­cha­do en 1025 pro­ce­den­te del Car­tu­la­rio del Mo­nas­te­rio de San Mi­llán de la Co­go­lla, pu­bli­ca­do por pri­me­ra vez en 1883 por Fi­del Fi­ta en el Bo­le­tín de la Real Aca­de­mia de la His­to­ria. Se tra­ta de una es­pe­cie de in­ven­ta­rio en el que se ci­ta­ban los pue­blos ala­ve­ses y rio­ja­nos con sus apor­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas al mo­nas­te­rio.

A lo lar­go de su his­to­ria, el pue­blo fue co­no­ci­do co­mo San Vi­cent o co­mo San Vi­cen­te de los Olle­ros, y es muy po­si­ble que la ac­tual er­mi­ta de la Con­cep­ción hu­bie­ra po­di­do es­tar de­di­ca­da ini­cial­men­te a San Vi­cen­te.

El in­ves­ti­ga­dor An­to­nio Arro­yo lla­ma la aten­ción so­bre el he­cho de que es­te pue­blo, lo mis­mo que el res­to del Con­da­do, se en­con­tra­se en las ru­tas por las que tran­si­ta­ban con fre­cuen­cia los arrie­ros, y de he­cho el nú­cleo po­bla­cio­nal sur­gió jun­to a una cal­za­da que lle­gó a te­ner la con­si­de­ra­ción de Ca­mino Real.

¿CUÁN­DO SE ERIGIÓ LA MIS­TE­RIO­SA ER­MI­TA?

Los si­lla­res del pro­pio tem­plo se en­car­gan de res­pon­der… O tal vez no.

En uno de los si­lla­res de la fa­cha­da orien­tal se pue­de lle­gar a leer una ins­crip­ción que no res­pon­de del to­do a ese in­te­rro­gan­te: “NE DNINRI EDIFICATUM EST HOC TEMPLUM IN HONORE STI VI­CEN­TE ERA MILESIMA CC” –”En nom­bre de Nues­tro Se­ñor Je­su­cris­to fue edi­fi­ca­do es­te tem­plo en ho­nor de San Vi­cen­te en la era 1200”–. Si esa lec­tu­ra fue­ra co­rrec­ta, y apli­can­do el ca­len­da­rio gre­go­riano, es­ta her­mé­ti­ca er­mi­ta ha­bría si­do cons­trui­da en 1162, pe­ro co­mo el si­llar es­tá ero­sio­na­do, la ins­crip­ción se en­tur­bia, y el ya ci­ta­do Fe­de­ri­co Ba­rai­ba –Rin­co­nes Ar­tís­ti­cos– pro­po­ne otra lec­tu­ra y otra fe­cha: “ERA MILESIMA CLXXXX”; es de­cir, ade­lan­ta­ba la da­ta­ción has­ta 1155.

Si acep­ta­mos fi­nal­men­te, a mo­do de con­sen­so, que la er­mi­ta se erigió en el si­glo XII, la si­guien­te cues­tión es sa­ber quién fue el que im­pul­só su cons­truc­ción. ¿Pu­die­ron ser los ca­ba­lle­ros tem­pla­rios, tal y co­mo ase­gu­ra Ti­bur­cio Sáenz de Ur­tu­ri, uno de los per­so­na­jes de la no­ve­la que an­tes he­mos ci­ta­do?

An­to­nio Arro­yo se­ña­la que la cons­truc­ción de El Es­co­rial tre­vi­ñés se ha de si­tuar en una épo­ca en la que el rey San­cho VI el Sa­bio con­so­li­da su po­der en Ála­va y Bur­gos, con lo que se es­ti­ma po­si­ble que la er­mi­ta fue­ra fi­nan­cia­da por su alia­do ala­vés el con­de Don Ve­la. Y es po­si­ble que la fun­ción no fue­ra es­tric­ta­men­te re­li­gio­sa, o al menos no abier­ta al cul­to po­pu­lar, sino más bien un en­cla­ve de po­der des­ti­na­do a aco­ger reunio­nes pri­va­das de se­lec­tos no­bles.

Ci­ta igual­men­te Arro­yo a Ma­nuel Cas­ti­ñei­ras pa­ra re­cor­dar la es­tre­cha re­la­ción que man­tu­vo el con­de Don Ve­la con ór­de­nes de ca­ba­lle­ría co­mo los Tem­pla­rios y los Hos­pi­ta­la­rios, y se con­clu­ye que la er­mi­ta era un tem­plo pro­pio de una or­den mi­li­tar. Y da­das las si­mi­li­tu­des que pa­re­cen exis­tir, co­mo en­se­gui­da se­ña­la­ré, en­tre la de­co­ra­ción de es­te mis­te­rio­so en­cla­ve con otros pro­pios del Tem­ple, tal vez no ye­rre el al­ba­ñil eru­di­to de la no­ve­la de Sáenz de Ur­tu­ri.

LOS MIS­TE­RIOS DEL ÁB­SI­DE

Cuan­do se vi­si­ta la er­mi­ta de la

Es po­si­ble que su fun­ción no fue­se es­tric­ta­men­te re­li­gio­sa, sino un en­cla­ve de po­der des­ti­na­do a reunio­nes de se­lec­tos no­bles

Con­cep­ción, to­da la aten­ción que­da pren­di­da del áb­si­de. El tem­plo es pe­que­ño –16,60 me­tros de lar­go por 6 me­tros de an­cho y 10,45 me­tros de al­to–, pe­ro se en­cuen­tra si­tua­do en un pe­que­ño al­to­zano al­fom­bra­do de ver­de que le ha­ce pa­re­ce más im­po­nen­te, y ofre­ce al vi­si­tan­te de in­me­dia­to el pro­ble­ma de la ico­no­gra­fía que ador­na el áb­si­de.

Pa­ra em­pe­zar, re­sul­ta sor­pren­den­te que un tem­plo de di­men­sio­nes tan mo­des­tas ten­ga tal can­ti­dad de mar­cas de can­te­ro ta­tua­das en los si­lla­res de are­nis­ca ro­sa­da que lo con­for­man. Se di­ría que te­nían es­pe­cial in­te­rés en de­jar cla­ra su pre­sen­cia allí, pe­ro, al mis­mo tiem­po, el vi­si­tan­te se sor­pren­de del de­sigual tra­ba­jo que se ad­vier­te en la cons­truc­ción. Da la im­pre­sión de que que­dó inaca­ba­da, o que quie­nes la em­pe­za­ron –los mis­mos que tan­tas mar­cas de can­te­ro de­ja­ron gra­ba­das– se mar­cha­ron sin ter­mi­nar­lo y otro ta­ller lle­gó pa­ra re­ma­tar el edi­fi­cio, sin con­se­guir­lo.

Se han rea­li­za­do es­tu­dios ar­tís­ti­cos com­pa­ra­ti­vos que han per­mi­ti­do es­ta­ble­cer una cla­ra re­la­ción en­tre el tra­ba­jo rea­li­za­do por los can­te­ros de San Vicentejo con los que se aco­me­tie­ron en la crip­ta de la ca­te­dral de San­tia­go. Se­gún los ex­per­tos, es muy po­si­ble que al­guno de aque­llos can­te­ros que pa­sa­ron por Tre­vi­ño tra­ba­ja­se en la ca­te­dral com­pos­te­la­na, puesto que su crip­ta se ini­ció en 1168, seis años des­pués de la cons­truc­ción de la er­mi­ta de la Con­cep­ción, se­gún la fe­cha co­mún­men­te acep­ta­da.

La evi­den­cia de que de­bie­ron tra­ba­jar dos ta­lle­res de can­te­ros di­fe­ren­tes nos lle­va a in­te­rro­gar­nos en pri­mer lu­gar por los mo­ti­vos por los cua­les se mar­cha­ron los pri­me­ros, los más vir­tuo­sos. Pre­ci­sa­men­te aque­llos que de­ja­ron en las pie­dras men­sa­jes sim­bó­li­cos que se­rán claves en los ase­si­na­tos de la no­ve­la de Ur­tu­ri. Y, es­pe­cial­men­te, la sor­pren­den­te pa­re­ja al­quí­mi­ca que desafía a los vi­si­tan­tes con sus ca­ri­cias.

“Son el al­ma de lo que es­ta cons­truc­ción tra­ta de de­cir al mun­do. To­do lo que ve al­re­de­dor es­tá a dis­po­si­ción de es­ta his­to­ria. És­ta es una re­pre­sen­ta­ción ico­no­grá­fi­ca de la pa­re­ja her­mé­ti­ca o ma­tri­mo­nio al­quí­mi­co. Só­lo hay al­go si­mi­lar en San Bar­to­lo­mé de Río Lo­bos, en So­ria”, di­ce Ti­bur­cio, el sa­bio al­ba­ñil de El si­len­cio de la ciu­dad blan­ca a pro­pó­si­to de las dos fi­gu­ras o Pa­re­jas Al­quí­mi­cas que se en­cuen­tra en el cuer­po cen­tral del áb­si­de.

En la que es­tá dis­pues­ta ho­ri­zon­tal­men­te, am­bos per­so­na­jes aca­ri­cian la ca­ra del otro ca­ri­ño­sa­men­te, sin ima­gi­nar que un día se­rían fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra un ase­sino en se­rie de una no­ve­la ne­gra. En la que es­tá co­lo­ca­da ver­ti­cal­men­te, es el hom­bre quien aca­ri­cia el ros­tro de la mu­jer.

El es­tu­dio­so Án­gel Al­ma­zán ad­vier­te que tam­bién en San Bar­to­lo­mé de Ríos Lo­bos, en­cla­ve con­si­de­ra­do de ini­cia­ción tem­pla­ria, se en­cuen­tra la mis­ma re­pre­sen­ta­ción ico­no­grá­fi­ca.

¿Por qué la pa­re­ja al­quí­mi­ca? ¿Qué fun­ción te­nía exac­ta­men­te es­ta er­mi­ta?

Exis­ten nu­me­ro­sos cla­ros­cu­ros en torno a es­ta his­to­ria que al­gu­nos his­to­ria­do­res til­dan de apó­cri­fa. La du­da con­ti­núa hoy día

Al­ma­zán cree po­der es­ta­ble­cer una re­la­ción en­tre al­gu­nas mar­cas de can­te­ro del áb­si­de con los gra­fi­ti des­cu­bier­tos en Chi­non, her­ma­nan­do de ese mo­do aún más es­te tem­plo bur­ga­lés con los en­cla­ves tem­pla­rios. ¿Es un sim­ple jue­go el al­quer­que cla­ra­men­te vi­si­ble en uno de los si­lla­res? ¿Por qué hay un si­llar en el áb­si­de re­ple­to de “cua­tros”?

UNA FÓR­MU­LA IN­NO­VA­DO­RA

Co­mo des­cu­bri­rá el lec­tor si ob­ser­va el áb­si­de de la er­mi­ta de la Con­cep­ción con de­te­ni­mien­to, és­tos que he men­cio­na­do son só­lo al­gu­nos de los enigmas que plan­tea es­te edi­fi­cio. La pro­pia dis­po­si­ción del áb­si­de nos ha­bla de la im­por­tan­cia que pa­ra sus cons­truc­to­res tu­vo el lien­zo de pie­dra.

En efec­to, quien­quie­ra que di­se­ña­ra es­ta obra se es­me­ró pa­ra dar for­ma a los cin­co pla­nos se­pa­ra­dos por con­tra­fuer­tes que con­for­man el áb­si­de, que no res­pon­de en mo­do al­guno a las fór­mu­las con­ven­cio­na­les. De he­cho, me­re­ce la pe­na ale­jar­se pa­ra to­mar pers­pec­ti­va y ad­mi­rar el mo­do au­daz en el que el maes­tro de obra se las in­ge­nió pa­ra pa­sar del se­gun­do cuer­po del áb­si­de al ter­ce­ro, puesto que se vio obli­ga­do a con­ver­tir un po­lí­gono en un se­mi­círcu­lo.

Se tra­ta de un alar­de admirable que con­tras­ta con la sen­ci­llez, al menos apa­ren­te, de la por­ta­da de la er­mi­ta, que se en­cuen­tra en la fa­cha­da sur. La­men­ta­ble­men­te, la ero­sión y el tiem­po han mor­di­do con cruel­dad los ca­pi­te­les, pe­ro no de­ja de ser sig­ni­fi­ca­ti­va la pre­sen­cia en es­te la­do del edi­fi­cio de me­dia do­ce­na de re­lo­jes so­la­res.

Igual­men­te, re­sul­ta lla­ma­ti­va la fa­cha­da nor­te pre­ci­sa­men­te por evi­den­ciar que al­go ocu­rrió en el trans­cur­so de es­ta obra que hi­zo que, bien por vo­lun­tad pro­pia o por al­gún suceso des­co­no­ci­do, que­da­ra inaca­ba­da.

Pa­ra em­pe­zar, los si­lla­res y la ca­li­dad con la que fue­ron tra­ba­ja­dos es muy in­fe­rior a la em­plea­da en el áb­si­de. En se­gun­do lu­gar, lla­man la aten­ción una puer­ta y una ven­ta­na ce­ga­das, que han in­vi­ta­do a ima­gi­nar a al­gu­nos es­tu­dio­sos que tal vez se pre­ten­dió cons­truir una to­rre aneja, pe­ro que nun­ca se lle­vó a ca­bo. De ha­ber­se cons­trui­do, el pa­re­ci­do con San Lo­ren­zo de Va­lle­jo de Me­na o con San­ta Ma­ría de Sio­nes hu­bie­ra si­do enor­me, y fa­vo­re­ce­ría aún más las teo­rías her­mé­ti­cas al­re­de­dor de es­te sin­gu­lar tem­plo, sin du­da, uno de los que más se­cre­tos guar­dan en la geo­gra­fía es­pa­ño­la.

Ima­gen de la er­mi­ta de la Con­cep­ción de San Vicentejo. A la de­re­cha, el ex­tra­ño ojo de pie­dra en­mar­ca­do en su áb­si­de. De­ba­jo, cam­pa­na­rio en Ochate.

Los can­te­ros de­ja­ron sor­pren­den­tes men­sa­jes en las pie­dras del tem­plo, en es­pe­cial en la ex­tra­ña fi­gu­ra es­cul­pi­da de la Pa­re­ja Al­quí­mi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.