Enigmas - - EN POR­TA­DA -

En 1962 na­ce Adol­fo Je­sús Cons­tan­zo en Mia­mi, hi­jo de cu­ba­nos hui­dos del ré­gi­men cas­tris­ta. Su ma­dre era una im­por­tan­te sa­cer­do­ti­sa cu­ba­na del Pa­lo Ma­yom­be, De­lia Gon­zá­lez del Va­lle. Adol­fo nun­ca fue un mu­cha­cho nor­mal, la ma­dre creía que es­ta­ba pre­des­ti­na­do a ser una gran bru­jo. Pa­ra ello, le ins­tru­yó des­de la in­fan­cia en la san­te­ría. De ado­les­cen­te era un mu­cha­cho muy atrac­ti­vo y con una la­bia que cau­ti­va­ba a to­do el mun­do. Su ma­dre se ca­só tres ve­ces y las ma­las len­guas di­cen que siem­pre aca­ba­ba ase­si­nan­do a sus acau­da­la­dos ma­ri­dos.

Cuen­tan que Cons­tan­zo te­nía aman­tes mas­cu­li­nos y fe­me­ni­nos, que na­die se le re­sis­tía y un día le ofre­cie­ron tra­ba­jar co­mo mo­de­lo en Ciu­dad de Mé­xi­co. Allí tu­vo sus pri­me­ros con­tac­tos con las re­des cri­mi­na­les. Su fa­ma de mé­dium y san­te­ro po­de­ro­so le pre­ce­dían. Los prin­ci­pa­les tra­fi­can­tes con­sul­ta­ban en su orácu­lo pa­ra sa­ber si sus ne­go­cios fruc­ti­fi­ca­rían. Ha­cía lim­pias y sa­cri­fi­cios de ani­ma­les du­ran­te sus ce­re­mo­nias. Pe­ro un día se dio cuen­ta de que el ver­da­de­ro po­der, el que el creía po­seer –creen­cia que po­ten­ció su pro­ge­ni­to­ra–, ven­dría de los sa­cri­fi­cios hu­ma­nos, y así fue co­mo en­tró en el la­do os­cu­ro del Pa­lo Ma­yom­be.

En esos tiem­pos ya le co­no­cían co­mo “El Pa­drino”. Ha­bía crea­do una re­li­gión en la que sus se­gui­do­res le te­mían tan­to co­mo le ado­ra­ban. La tor­tu­ra y el ca­ni­ba­lis­mo eran al­go ha­bi­tual en sus si­nies­tras prác­ti­cas. Pe­ro co­mo to­do buen

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.