EL TÚ­NEL DEL TIEMPO

Fue una de las fi­gu­ras cla­ve de la Nor­tea­mé­ri­ca de los años 60. De­fen­sor ca­ris­má­ti­co de los de­re­chos ci­vi­les de los afro­ame­ri­ca­nos, la ver­sión ofi­cial so­bre su ase­si­na­to si­gue sin con­ven­cer a mu­chos cin­co dé­ca­das des­pués.

Enigmas - - SUMARIO -

Ós­car He­rra­dón

Eell pró­xi­mo 4 de abril se cum­plen 50 años de uno de los mag­ni­ci­dios más con­tro­ver­ti­dos del si­glo XX:

ase­si­na­to de Mar­tin Lut­her King Jr., azo­te de la in­to­le­ran­cia y de­fen­sor de los de­re­chos ci­vi­les. Una trá­gi­ca muer­te que, me­dio si­glo des­pués, con­ti­núa ro­dea­da de no po­cos in­te­rro­gan­tes, a pe­sar de una sen­ten­cia del Su­pre­mo es­ta­dou­ni­den­se que en el año 2000 pa­re­cía dar car­pe­ta­zo de­fi­ni­ti­vo al tur­bio asun­to.

Mar­tin Lut­her King Jr. con­tri­bu­yó enor­me­men­te a cam­biar la his­to­ria es­ta­dou­ni­den­se al com­ba­tir y pro­tes­tar ac­ti­va­men­te con­tra la se­gre­ga­ción ra­cial de los afro­ame­ri­ca­nos. Ade­más, con­de­nó tam­bién, como otros ac­ti­vis­tas –el ex Beatle John Len­non in­clui­do– la gue­rra de Viet­nam, y, por su­pues­to, los de­fen­so­res del es­ta­blish­ment se la te­nían ju­ra­da.

En 1964 Lut­her King se ha­bía al­za­do con el Pre­mio No­bel de la Paz –ho­nor que, no obs­tan­te, tam­bién os­ten­tan per­so­na­jes como Henry Kis­sin­ger o el ex pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma–, pe­ro él mis­mo se sa­bía en el pun­to de mi­ra y, de he­cho, su­fri­ría va­rios in­ten­tos de ase­si­na­to du­ran­te su aje­trea­da tra­yec­to­ria. Pre­ci­sa­men­te, el 7 de mar­zo de 2015 mo­ría la mu­jer afro­ame­ri­ca­na que en 1958 ha­bía in­ten­ta­do aca­bar con la vi­da del lí­der de los de­re­chos ci­vi­les. Su nom­bre era Izo­la Curry y mo­ría a los 98 años en una re­si­den­cia en el con­da­do de Queens, se­gún re­co­gía el Daily News. Y la su­ya no ha­bía si­do una sim­ple ten­ta­ti­va: ases­tó a King una pu­ña­la­da en el pe­cho con un abre­car­tas de ace­ro; el ca­ris­má­ti­co po­lí­ti­co se sal­vó ca­si de milagro. Hay quien lle­gó a de­cir que es­ta­ba pro­te­gi­do por la mis­ma Pro­vi­den­cia, pe­ro lo cier­to es que el tiempo ha­bría de de­mos­trar que no era así.

Tras el in­ten­to de mag­ni­ci­dio, Izo­la fue diag­nos­ti­ca­da como de­men­te y re­clui­da en un psi­quiá­tri­co pe­ni­ten­cia­rio a las afue­ras de Nue­va York.

EL CHAN­TA­JE OCUL­TO DEL FBI

Pre­ci­sa­men­te ape­nas un mes an­tes de su muer­te, el re­ve­ren­do King hi­zo re­fe­ren­cia du­ran­te una de sus apa­ri­cio­nes an­te 2.000 per­so­nas a las con­ti­nuas ame­na­zas que re­ci­bía: “Se nos pre­sen­tan al­gu­nos días di­fí­ci­les, pe­ro eso aho­ra no im­por­ta (…) Como a cual­quie­ra, me gus­ta­ría vi­vir mu­cho tiempo. (…) Sin em­bar­go, eso no es lo que me in­tere­sa aho­ra”.

El día 4 de abril de 1968, King se ha­lla­ba en Memp­his con el ob­je­ti­vo de apo­yar una huel­ga de los tra­ba­ja­do­res. Por la tar­de, mien­tras se en­con­tra­ba en el bal­cón del mo­tel Lo­rrai­ne ha­blan­do con los re­ve­ren­dos Jes­se Jack­son y An­drew Young –que se ha­lla­ban en la ca­lle–, se oye­ron “va­rios dis­pa­ros” y en me­dio de la con­fu­sión el ca­ris­má­ti­co lí­der ne­gro se de­rrum­bó de es­pal­das con una ba­la in­crus­tra­da en­tre el cue­llo y la man­dí­bu­la. A pe­sar de ser rá­pi­da­men­te tras­la­da­do al Hos­pi­tal de Saint Jo­seph, cu­yos al­re­de­do­res la po­li­cía cer­có in­me­dia­ta­men­te, prohi­bien­do la en­tra­da in­clu­so a los pe­rio­dis­tas, dos ho­ras más tar­de fa­lle­cía a cau­sa de los im­pac­tos.

Aunque el úni­co de­te­ni­do e in­cul­pa­do por el mag­ni­ci­dio del re­ve­ren­do sím­bo­lo de la lu­cha so­cial se­ría Ja­mes Earl Ray, un “ex­tre­mis­ta con pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos”, como lo des­cri­bió la po­li­cía, lo cier­to es que des­de aquel mis­mo mo­men­to sur­gie­ron las teo­rías de la cons­pi­ra­ción, tan “ma­de in USA”, y es que el per­so­na­je era car­ne de ca­ñón pa­ra ello, y co­sas ex­tra­ñas hu­bo, y bas­tan­tes. Na­da más co­no­cer­se su ase­si­na­to, de he­cho, se pro­du­jo una olea­da de mo­ti­nes ra­cia­les –125 en to­tal– y tu­vo que in­ter­ve­nir in­clu­so la Guar­dia Na­cio­nal.

Cuan­do ya una gran par­te de la po­bla­ción ha­bía asi­mi­la­do la ver­sión ofi­cial, en 2014, sa­lía a la luz una car­ta iné­di­ta, de la que se ha­cía eco The New York Ti­mes, en la que el FBI co­rro­bo­ra­ba al­go que lle­va­ba dé­ca­das su­gi­rién­do­se en voz ba­ja: su odio in­con­di­cio­nal ha­cia el ac­ti­vis­ta, prin­ci­pal­men­te por par­te del je­fe su­pre­mo de la agen­cia, J. Ed­gar Hoo­ver, que lo es­pió des­de 1963. Le ad­ver­tían de que ha­bían gra­ba­do una se­rie de re­la­cio­nes se­xua­les ex­tra­ma­tri­mo­nia­les que ha­bía man­te­ni­do –de­cían– de for­ma ocul­ta, unas “or­gías se­xua­les” que ha­rían pú­bli­cas si con­ti­nua­ba con su in­có­mo­da ac­ti­vi­dad, acu­sán­do­le a su vez, fal­sa­men­te, de co­mu­nis­mo, con fra­ses como: “Es­cu­che, re­pug­nan­te animal an­ti­na­tu­ral. To­dos sus ac­tos adúl­te­ros, sus or­gías se­xua­les, han que­da­do re­gis­tra­dos. Es­to es só­lo una pe­que­ña mues­tra” –acom­pa­ña­ban la mi­si­va con un cas­set­te–, y en un claro in­ten­to de chan­ta­je pa­ra in­ci­tar­lo al sui­ci­dio, con­cluían así: “Ya sa­bes lo que tie­nes que ha­cer. No se pue­de creer en Dios y ac­tuar como lo ha­ces”.

Aque­llo evi­den­cia­ba –pa­ra mu­chos– lo que el pro­pio Ja­mes Earl Ray de­cla­ró en su día: que los fe­de­ra­les ha­bían es­ta­do in­vo­lu­cra­dos en su muer­te, una cons­pi­ra­ción en la que tam­bién ha­brían par­ti­ci­pa­do miem­bros de la po­li­cía de Memp­his e in­clu­so la ma­fia, como en tan­tas otras his­to­rias re­la­cio­na­das con gran­des per­so­na­jes de la his­to­ria ame­ri­ca­na del si­glo XX.

1 Ja­mes Earl Ray tras su detención por la po­li­cía acu­sa­do del ase­si­na­to de Mar­tin Lut­her King Jr.

2 El Da­llas Ti­mes He­rald se hi­zo eco de la detención en Lon­dres de Ray a la vez que cu­bría el fu­ne­ral de Bobby Ken­nedy, tam­bién ase­si­na­do a ti­ros… ¿ca­sua­li­dad?

3 El ac­ti­vis­ta en su mo­men­to de máximo es­plen­dor, du­ran­te uno de sus mul­ti­tu­di­na­rios mí­ti­nes en los años 60.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.