“Pa­ra Béc­quer, el mun­do de los sue­ños era tan real como la vi­da or­di­na­ria ”

EL AU­TOR NOS DES­VE­LA LOS SE­CRE­TOS QUE ES­CON­DE SU ÚL­TI­MA NO­VE­LA, “LOS FAN­TAS­MAS DE BÉC­QUER”, QUE APOR­TA UNA VI­SIÓN IN­NO­VA­DO­RA DEL AU­TOR RO­MÁN­TI­CO

Enigmas - - LECTURAS -

De un tiempo a esta par­te, tus no­ve­las se han cen­tra­do en gran­des fi­gu­ras de la li­te­ra­tu­ra: Sher­lock Hol­mes, Agat­ha Ch­ris­tie, aho­ra Béc­quer. ¿Con­si­de­ras que los mis­te­rios aso­cia­dos a es­te mun­do es­tán des­aten­di­dos? No sé si es­tán des­aten­di­dos, pe­ro es más in­fre­cuen­te que se abor­den te­mas clá­si­cos de los enig­mas des­de esa otra pers­pec­ti­va. En el ca­so de Béc­quer, se pue­de ha­blar de espiritism­o ofre­cien­do al lec­tor una vi­sión di­fe­ren­te, al igual que los enig­mas na­zis, por­que jus­ta­men­te uno de los per­so­na­jes de mi no­ve­la es un ofi­cial de las SS que ha for­ma­do par­te de la Ah­ne­ner­be y acom­pa­ñó a Hein­rich Himm­ler en su via­je a Ma­drid en 1940. De igual modo, el te­ma de las so­cie­da­des se­cre­tas se pue­de abor­dar, como hi­ce, a tra­vés de la vi­da ocul­ta de Ju­lio Ver­ne en mi no­ve­la La tum­ba de Ver­ne.

El re­cla­mo de tu nue­va no­ve­la, Los fan­tas­mas de

Béc­quer, con­tie­ne ele­men­tos sin lu­gar a du­das lla­ma­ti­vos, pe­ro, sin des­tri­par en ex­ce­so la tra­ma de la no­ve­la, ¿qué ne­xo hay en­tre los na­zis y las obras de Béc­quer?

Como te de­cía, un ofi­cial de las SS que acom­pa­ñó a Himm­ler en su vi­si­ta a Es­pa­ña en 1940 apro­ve­chó la oca­sión pa­ra re­ca­bar in­for­ma­ción so­bre la Me­sa de Sa­lo­món en To­le­do. Y allí, ac­ci­den­tal­men­te, se hi­zo con el ma­nus­cri­to ori­gi­nal de las Ri­mas, des­apa­re­ci­do du­ran­te la Re­vo­lu­ción de 1868. Las Ri­mas de Béc­quer que co­no­ce­mos no son las originales; se vio obli­ga­do a re­cons­truir de me­mo­ria las que re­cor­dó y otras gra­cias a suel­tos de pren­sa don­de ha­bían apa­re­ci­do. Pe­ro, ¿cuán- to cos­ta­ría hoy en día el ma­nus­cri­to ori­gi­nal? ¿Ha­bría quien ma­ta­ría por po­seer­lo?

Los na­zis tie­nen un pa­pel re­le­van­te en tu nue­va no­ve­la. Se sa­be que Himm­ler es­tu­vo en nues­tro país tras la pis­ta del San­to Grial en 1940, con­cre­ta­men­te en Mon­tse­rrat, pe­ro, ¿exis­te al­gún in­di­cio de que se preo­cu­pa­ra por la obra de Béc­quer o es to­do fic­ción?

La vi­si­ta de Himm­ler a Es­pa­ña es real; el in­te­rés na­zi por el Grial o la Me­sa de Sa­lo­món, tam­bién. El ha­llaz­go del ma­nus­cri­to de las Ri­mas es, en cam­bio, fic­ción. Pe­ro una fic­ción en­glo­ba­da en una his­to­ria con so­por­te his­tó­ri­co. Por otra par­te, que a un na­zi le lla­ma­ra la aten­ción un ma­nus­cri­to de un au­tor de ape­lli­do ger­má­ni­co como Béc­quer, tam­po­co se­ría de ex­tra­ñar.

¿Hay cons­tan­cia de que el Reichs­füh­rer-SS co­no­cie­ra la obra del es­cri­tor ro­mán­ti­co?

No, no la hay. Pe­ro en mi no­ve­la no es Hein­rich Himm­ler quien se in­tere­sa por ese ma­nus­cri­to, sino un ofi­cial que cae­rá en des­gra­cia den­tro de las SS y se­rá cas­ti­ga­do con un des­tino po­co gla­mu­ro­so, como la ba­te­ría de Mer­vi­lle, en Nor­man­día. Y ahí co­mien­za una de las dos tra­mas de la no­ve­la, ho­ras an­tes del Des­em­bar­co de Nor­man­día, en la ma­dru­ga­da del 6 de ju­nio de 1944. Pa­ra ello, vi­si­té Mer­vi­lle, Ran­vi­lle, Omaha Beach y to­dos los es­ce­na­rios que se men­cio­nan en la obra. Y, por su­pues­to, Mont Saint-Mi­chel, don­de se si­túa bue­na par­te de la tra­ma, ade­más de las ciu­da­des de Se­vi­lla, Ma­drid y To­le­do.

“Que a un na­zi le lla­ma­ra la aten­ción el ma­nus­cri­to de un au­tor de ape­lli­do ger­má­ni­co no se­ría de ex­tra­ñar”

Otro de los asun­tos que ad­quie­re pro­ta­go­nis­mo en las pá­gi­nas de la obra es el ro­bo y trá­fi­co de ar­te. Se tra­ta sin duda de otro ele­men­to que, le­jos de la fic­ción, ha pro­ta­go­ni­za­do en la reali­dad gran­des his­to­rias. A día de hoy, ¿go­za de bue­na sa­lud es­te mer­ca­do ile­gal?

Lo des­co­noz­co. Pe­ro sí que es cier­to que los na­zis es­quil­ma­ron gran­des co­lec­cio­nes de ar­te, tan­to pri­va­das como pú­bli­cas. Jo­sef Hans La­zar, el je­fe de la pro­pa­gan­da na­zi en Es­pa­ña, fue un vo­raz co­lec­cio­nis­ta de obras de ar­te, y apa­re­ce en mi no­ve­la.

En tu no­ve­la que­da claro que, pro­fe­sa­ra o no creen­cias es­pi­ri­tis­tas y otras afi­nes, Béc­quer las co­no­cía bien…

Pa­re­ce evi­den­te, a te­nor de los ver­sos de al­gu­nas de sus Ri­mas y Le­yen­das. Por otra par­te, pa­re­ce ló­gi­co ima­gi­nar que un in­te­lec­tual del si­glo XIX es­tu­vie­ra al tan­to de un mo­vi­mien­to como el es­pi­ri­tis­ta, que go­zó de enor­me po­pu­la­ri­dad en aque­lla épo­ca. Y má­xi­me si te­ne­mos en cuen­ta que una de las mé­diums más re­co­no­ci­das del mo­men­to fue Ama­lia Do­min­go So­ler, se­vi­lla­na como Gus­ta­vo Adol­fo, y na­ci­da só­lo un año an­tes que él. No se­ría im­po­si­ble que se hu­bie­ran co­no­ci­do.

¿Crees que se co­no­ce o se ha pres­ta­do la su­fi­cien­te im­por­tan­cia al he­cho de que mu­chos de los gran­des per­so­na­jes de la cul­tu­ra tu­vie­ron una es­tre­cha re­la­ción con el eso­te­ris­mo y lo he­te­ro­do­xo?

Creo que no, y me pa­re­ce la­men­ta­ble. Art­hur Conan Doy­le o Char­les Dic­kens, por ci­tar un par de ejem­plos, creían en los es­pí­ri­tus y en la po­si­bi­li­dad de co­mu­ni­car­se con ellos. Ale­jan­dro Du­mas o Ju­lio Ver­ne tu­vie­ron tra­tos con so­cie­da­des her­mé­ti­cas, y po­dría­mos men­cio­nar otros ejem­plos. Esa par­te de sus bio­gra­fías se si­len­cia.

¿Fue Béc­quer una suer­te de ilu­mi­na­do? Hu­yen­do del sen­ti­do ne­ga­ti­vo que ha ad­qui­ri­do di­cho con­cep­to en las úl­ti­mas dé­ca­das…

No, o al me­nos yo no lo veo así. Fue, an­tes que na­da, un pe­rio­dis­ta que se ga­nó la vi­da al ser­vi­cio de un go­bierno con­ser­va­dor; que en­con­tró en el po­lí­ti­co Luis Gon­zá­lez Bra­vo, que fue ma­són, su va­le­dor; que ejer­ció como cen­sor de no­ve­las; que vi­vió a me­dio ca­mino en­tre un mun­do de vi­sio­nes y sue­ños que, al me­nos pa­ra él, era tan real como la vi­da or­di­na­ria, y que de­cía de sí mis­mo que era “el hués­ped de las nie­blas”. Pe­ro tam­bién te­nía los pies en el sue­lo. Hay dos Béc­quer: el que re­tra­ta su her­mano Va­le­riano y que co­no­ce­mos por los an­ti­guos bi­lle­tes de cien pe­se­tas –bohe­mio y ro­mán­ti­co-, y el de las fo­to­gra­fías de la épo­ca –un bur­gués de le­vi­ta y chis­te­ra–.

Los fan­tas­mas de Béc­quer, edi­ta­do por Al­mu­za­ra, aden­tra al lec­tor en un tre­pi­dan­te th­ri­ller his­tó­ri­co que bus­ca des­ve­lar la vi­da del poe­ta se­vi­llano y el enig­ma de sus Ri­mas per­di­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.