Ope­ra­ción “JODEMENTES”

La ope­ra­ción de ma­ni­pu­la­ción pa­ra­noi­ca di­se­ña­da por los se­gui­do­res de una nue­va religión a fi­na­les de los se­sen­ta ha vis­to la luz, cua­tro dé­ca­das des­pués, en una te­rri­ble ver­sión re­no­va­da, ci­ber­né­ti­ca y efi­caz: el es­cán­da­lo Fa­ce­book.

Enigmas - - DEEP WEB -

Afi­na­les de los años cin­cuen­ta del si­glo pa­sa­do, los es­ta­dou­ni­den­ses Greg Hill y Kerry Thorn­ley con­ci­bie­ron una nue­va doc­tri­na a la que lla­ma­ron dis­cor­dia­nis­mo. Se tra­ta­ba de una religión de cor­te anár­qui­co, pro­vo­ca­dor y pa­ró­di­co de las do­mi­nan­tes. Una suer­te de fi­lo­so­fía ma­te­ria­lis­ta idea­da pa­ra la rup­tu­ra men­tal del hom­bre mo­derno y co­mo al­ter­na­ti­va a los cre­dos vi­gen­tes des­de ha­cía mi­le­nios. Pa­ra Hill y Thorn­ley el mun­do y la exis­ten­cia ca­re­ce­rían de un sig­ni­fi­ca­do úni­co, con­cre­to o su­pe­rior por una ra­zón: el ser hu­mano nun­ca ac­ce­de a esa reali­dad de for­ma di­rec­ta, sino por me­dia­ción de sus sen­ti­dos. Y los sen­ti­dos nos en­ga­ñan. De he­cho, dis­tor­sio­nan la per­cep­ción con­for­me a las es­truc­tu­ras ló­gi­cas y re­glas sen­so­ria­les que bio­ló­gi­ca­men­te ope­ran en el cuer­po y la men­te del hom­bre. Por lo tan­to, el or­den ex­te­rior que el ser hu­mano cree iden­ti­fi­car a su al­re­de­dor no es más que una re­ela­bo­ra­ción, fil­tra­da, aco­mo­da­da y or­ga­ni­za­da “ar­ti­fi­cial­men­te” por las es­truc­tu­ras men­ta­les del ob­ser­va­dor. Lo que en ver­dad do­mi­na es el caos y la dis­cor­dia. Así que, an­te se­me­jan­te pa­no­ra­ma y re­ve­la­ción, con­vie­ne re­la­jar­se y asu­mir que ca­da cual es muy li­bre de vi­vir la reali­dad con­for­me le ape­tez­ca, sin creér­se­la de­ma­sia­do, pues­to que to­do es el pro­duc­to sen­so­rial de una far­sa.

De es­te mo­do, los dis­cor­dia­nos disfrutan de la ma­yor de las li­ber­ta­des ya que son cons­cien­tes de esa ma­ni­pu­la­ción cog­ni­ti­va. Ellos pre­di­can el caos y la dis­cor­dia co­mo esen­cia del mun­do fren­te a la ar­mo­nía y el or­den in­tere­sa­do que pos­tu­lan a su me­di­da las re­li­gio­nes tra­di­cio­na­les.

EL PENTAVÓMITO

El dis­cor­dia­nis­mo ela­bo­ró su pro­pio tex­to “sa­gra­do” lla­ma­do Prin­ci­pia Dis­cor­dia don­de se re­co­gían las ba­ses doc­tri- na­les del mo­vi­mien­to así co­mo la his­to­ria le­gen­da­ria de Eris, la an­ti­gua dio­sa grie­ga de la Dis­cor­dia cu­ya vi­da y ge­nea­lo­gía fue­ron igual­men­te rein­ven­ta­das. Un re­su­men éti­co a se­guir (o no) por to­do “buen” dis­cor­diano se­rían los 5 man­da­mien­tos o Pentavómito:

1. No hay más Dio­sa que La Dio­sa, y ella es Tu Dio­sa. No hay otro Mo­vi­mien­to Eri­siano apar­te de El Mo­vi­mien­to Eri­siano.

2. Un Dis­cor­diano siem­pre de­be usar el Sis­te­ma Ofi­cial Dis­cor­diano de Nu­me­ra­do de Do­cu­men­tos.

3. Un Dis­cor­diano, du­ran­te la épo­ca de su Pri­me­ra Iluminación, tie­ne que sa­lir so­lo y co­mer ale­gre­men­te un pe­rri­to ca­lien­te los vier­nes. Es­ta de­vo­ta ce­re­mo­nia in­frin­ge al­gu­nos ti­pos de prohibiciones que las re­li­gio­nes do­mi­nan­tes es­ta­ble­cen: El cris­tiano ca­tó­li­co (no co­mer car­ne los vier­nes), el ju­daís­mo y religión mu­sul­ma­na (no co­mer car­ne de cer­do), la religión hin­dú (no co­mer car­ne de va­ca), el bu­dis­mo (no co­mer car­ne de ani­mal), y el dis­cor­dia­nis­mo (no co­mer pe­rri­tos ca­lien­tes).

4. Un Dis­cor­diano no de­be co­mer pe­rri­tos ca­lien­tes, pues fue­ron el con­sue­lo de nues­tra dio­sa cuan­do lu­chó con­tra el re­cha­zo ori­gi­nal.

5. Un Dis­cor­diano tie­ne prohi­bi­do creer lo que lee, in­clu­yen­do los pre­sen­tes cin­co pun­tos.

OPE­RA­CIÓN JODEMENTES

Los dis­cor­dia­nos acu­mu­la­ron se­gui­do­res en los círcu­los de la pren­sa un­der­ground de los se­sen­ta, pe­ro, du­ran­te las in­da­ga­cio­nes por la muer­te del pre­si­den­te Ken­nedy, el mo­vi­mien­to co­bró una nue­va di­men­sión. Tras el mag­ni­ci­dio, la pa­ra­noia y las

teo­rías de la conspiración do­mi­na­ban los Es­ta­dos Uni­dos. Ese cli­ma fue apro­ve­cha­do por el sim­pa­ti­zan­te de la nue­va religión y es­cri­tor Ro­bert An­ton Wil­son pa­ra idear la ope­ra­ción “Jodementes” con­sis­ten­te en di­vul­gar ru­mo­res y atri­buir cual­quier pro­ble­ma so­cial, ase­si­na­to o conspiración a po­de­ro­sos gru­pos ocul­tos, en­tre ellos y prin­ci­pal­men­te, los Illu­mi­na­tis. Ra­zo­na­ba Ro­bert An­ton Wil­son que “yo veía al dis­cor­dia­nis­mo co­mo el Fac­tor de la Bro­ma Cós­mi­ca in­tro­du­cien­do tan­tas pa­ra­noias al­ter­na­ti­vas que to­do el mun­do pu­die­ra escoger su fa­vo­ri­ta, si es que te­nían esa in­cli­na­ción. Tam­bién es­pe­ra­ba que al­gu­nas al­mas me­nos cré­du­las, abru­ma­das por es­te pas­ti­che de po­si­bi­li­da­des, pu­die­ran ver a tra­vés de to­do ese juego de pa­ra­noia y de­ci­die­ran mu­tar a un ma­pa de la reali­dad más am­plio, más di­ver­ti­do, y es­pe­ran­za­dor.”

Dia­rios, co­rres­pon­den­cia, anun­cios, re­vis­tas… fue­ron inun­da­dos con in­for­ma­cio­nes fal­sas, pro­vo­ca­do­ras y de­men­cia­les que en­con­tra­ron su pro­pio pú­bli­co, pe­ro tam­bién nue­vos crea­do­res anó­ni­mos en una vo­rá­gi­ne des­in­for­ma­ti­va y pa­ra­noi­de que es­ca­pó al con­trol de sus ideó­lo­gos co­mo el pro­pio Wil­son re­co­no­ció des­pués: “Co­men­za­ron a apa­re­cer nue­vas re­ve­la­cio­nes so­bre los Illu­mi­na­ti en to­das par­tes, tan­to en pu­bli­ca­cio­nes de ex­tre­ma de­re­cha, co­mo de ul­tra­iz­quier­da. Es­to de­fi­ni­ti­va­men­te no pro­ve­nía de no­so­tros los dis­cor­dia­nos”.

EL ES­CÁN­DA­LO FA­CE­BOOK

Con la lle­ga­da de In­ter­net, el dis­cor­dia­nis­mo ha acu­mu­la­do nue­vos adep­tos y sim­pa­ti­zan­tes desa­rro­llan­do en las re­des so­cia­les com­por­ta­mien­tos jo­co­sos y pro­vo­ca­do­res. Pe­ro ha si­do la “Ope­ra­ción Jodementes” la que ha en­con­tra­do una se­gun­da vi­da gra­cias a Ch­ris­top­her Wy­lie, di­se­ña­dor de una he­rra­mien­ta in­for­má­ti­ca de gue­rra psi­co­ló­gi­ca que él ca­li­fi­ca de esa mis­ma for­ma y que uti­li­zó las cuen­tas de Fa­ce­book pa­ra ex­traer in­for­ma­ción. A par­tir de es­tos da­tos per­so­na­les, se ela­bo­ra­ron per­fi­les psi­co­ló­gi­cos y emo­cio­na­les de los usua­rios has­ta iden­ti­fi­car sus gus­tos, ten­den­cias po­lí­ti­cas, fo­bias, há­bi­tos, círcu­los de amis­ta­des, etc. Pos­te­rior­men­te, se les re­mi­tie­ron men­sa­jes pro­pa­gan­dís­ti­cos muy con­cre­tos que sa­ca­ban pro­ve­cho de los pun­tos fla­cos de su per­so­na­li­dad pa­ra reorien­tar su vo­to en las elec­cio­nes. Ta­les men­sa­jes apa­re­cían en sus emails, pe­ro tam­bién ines­pe­ra­da­men­te du­ran­te la na­ve­ga­ción por In­ter­net, gra­cias a que un ejér­ci­to de fo­tó­gra­fos, blo­gue­ros y pe­rio­dis­tas crea­ron no­ti­cias cons­pi­ra­noi­cas, fal­sas o ma­ni­pu­la­das. Se es­ti­ma que es­ta re­no­va­da “Ope­ra­ción Jodementes” ha afec­ta­do a más de 50 mi­llo­nes de per­so­nas en di­fe­ren­tes paí­ses, pe­ro con es­pe­cial in­ci­den­cia en los Es­ta­dos Uni­dos du­ran­te la cam­pa­ña a fa­vor de Trump, cu­yo di­rec­tor es­tra­té­gi­co fue pre­ci­sa­men­te el je­fe cor­po­ra­ti­vo

de Wy­lie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.