BIEN­VE­NI­DO MR. HAW KING

El pró­xi­mo mes de ju­nio, las ce­ni­zas de Step­hen Haw­king re­po­sa­rán de­fi­ni­ti­va­men­te en la aba­día de West­mins­ter. No es­ta­rá so­lo. Jun­to a él, las tum­bas de Char­les Dar­win e Isaac New­ton. Tres ge­nios de la cien­cia que con­tri­bu­ye­ron a cam­biar el mun­do con teor

Enigmas - - DEEP WEB -

Llo­vía en Cam­brid­ge el pa­sa­do 31 de mar­zo. Nos di­rán que es­to na­da tie­ne de ex­tra­ño y misterioso, que llue­ve mu­cho en Cam­brid­ge. Así que, pa­ra dar­le un po­co más de jus­ti­fi­ca­ción a es­tas pá­gi­nas, con­se­gui­re­mos una at­mós­fe­ra más enig­má­ti­ca si cen­tra­mos la es­ce­na en un día os­cu­ro y en­ca­po­ta­do, en la tur­ba­ción de un fu­ne­ral. Sin em­bar­go, un ofi­cio bo­rras­co­so allí pue­de ser evo­ca­dor, pe­ro no por ello inusual. Aho­ra bien, si el cor­te­jo que acom­pa­ña al fi­na­do por las ca­lles de Cam­brid­ge has­ta la igle­sia de St. Mary the Great es­tá for­ma­do por cen­te­na­res de per­so­nas, al me­nos en­ten­de­re­mos que el ho­me­na­jea­do es una per­so­na es­pe­cial o, cuan­do me­nos, muy po­pu­lar. Y en efec­to que lo era. Qui­zá al ni­vel de una es­tre­lla del rock, una ac­triz de Holly­wood o un de­por­tis­ta de eli­te.

Por­que to­do el mun­do co­no­cía a Step­hen Haw­king, quien fa­lle­cie­ra el pa­sa­do 14 de mar­zo a los 76 años. Lo que re­sul­ta ex­tra­ño es que un cien­tí­fi­co que de­di­ca­ra su vi­da a con­cep­tos co­mo agu­je­ros de gu­sano, co­lap­so gra­vi­ta­cio­nal o in­fla­ción cós­mi­ca, go­za­se de tal popularidad. Bien es cier­to que el ma­yor “cien­tí­fi­co pop” des­de Al­bert Eins­tein de­di­có mu­chos es­fuer­zos a di­vul­gar de for­ma ac­ce­si­ble pa­ra los pro­fa­nos los gran­des mis­te­rios de la hu­ma­ni­dad e, in­clu­so, se en­tre­gó con de­nue­do a aler­tar so­bre los pe­li­gros que po­dría im­pli­car una po­si­ble vi­si­ta ex­tra­te­rres­tre a nues­tro pla­ne­ta.

LAS EXEQUIAS DE NEW­TON Y DAR­WIN

Y ya que ha­bla­mos de cien­tí­fi­cos, mu­chos de los cua­les en al­gún mo­men­to han re­fle­xio­na­do so­bre la po­si­bi­li­dad de via­jar en el tiem­po, sal­te­mos unos cuan­tos si­glos atrás, ca­si tres, y co­lo­qué­mo­nos en otro fu­ne­ral mul­ti­tu­di­na­rio, el 31 de mar­zo de 1727, y en la fas­tuo­sa aba­día de West­mins­ter. En es­te ca­so las hon­ras es­ta­ban de­di­ca­das al des­cu­bri­dor de la Ley de la Gra­vi­ta­ción Uni­ver­sal, Sir Isaac New­ton. Aque­llos días es­ta­ba en Londres el cé­le­bre fi­ló­so­fo fran­cés Vol­tai­re. Ad­mi­ra­do an­te tal gen­tío, des­ta­có una fra­se lle­na de es­ti­ma a la pa­tria de New­ton: “In­gla­te­rra hon­ra a un ma­te­má­ti­co de la mis­ma ma­ne­ra que los súb­di­tos de otras na­cio­nes hon­ran a un rey”. Sin du­da, bue­na cul­pa de ta­les hon­ras te­nían que ver con su

cer­ca­nía a los pro­ble­mas de la po­bla­ción, mu­cho más que por sus teo­rías de la re­la­ti­vi­dad o so­bre las le­yes de la di­ná­mi­ca. Qui­zá tam­bién por sus in­ves­ti­ga­cio­nes acer­ca de as­pec­tos que, por aque­lla épo­ca, fas­ci­na­ban a los ciu­da­da­nos, pe­se a que es­tu­vie­ran prohi­bi­dos, la al­qui­mia en­tre ellos.

Y si nos per­mi­ten, avan­za­mos aho­ra un si­glo y me­dio des­de el úl­ti­mo en­tie­rro, pe­ro no nos mo­ve­mos de la ubi­ca­ción. Tam­bién en pri­ma­ve­ra, y en 1882, la aba­día de West­mins­ter des­pe­día, en un fu­ne­ral de Es­ta­do, y otra vez, mul­ti­tu­di­na­rio, al más po­lé­mi­co na­tu­ra­lis­ta de su épo­ca, el au­tor del cru­cial tex­to El ori­gen de las es­pe­cies, Char­les Dar­win. Él, un pen­sa­dor he­te­ro­do­xo que se en­fren­tó en su épo­ca con la ma­yor par­te de sus co­le­gas con­tra­rios a sus teo­rías, era ho­me­na­jea­do por to­dos ellos tras su muer­te. ¿Por qué tan­ta gen­te di­fe­ren­te acu­día a dar­le el úl­ti­mo adiós? Pro­ba­ble­men­te por una ra­zón muy sen­ci­lla: ha­bía si­do li­bre y, so­bre to­do, ha­bía di­cho li­bre­men­te lo que pen­sa­ba con­for­me a sus co­no­ci­mien­tos, pe­se a que es­to le su­pu­sie­se un en­fren­ta­mien­to con sus co­le­gas. Bus­ca­ba la ver­dad. Co­mo New­ton. Co­mo Haw­king.

VE­CI­NOS DE ETER­NI­DAD

Aho­ra, es­tos tres mons­truos de la cien­cia, re­bel­des, re­for­ma­do­res, que­ri­dos po­pu­lar­men­te y, so­bre to­do, li­bres por en­ci­ma de to­do en sus pen­sa­mien­tos, ca­pa­ces de en­fren­tar­se con las “fuer­zas vi­vas” de sus dis­ci­pli­nas, con las au­to­ri­da­des, por de­fen­der su ver­dad y con­se­guir avan­ces his­tó­ri­cos que me­jo­ren la pos­te­ri­dad, van a ser ve­ci­nos qui­zá pa­ra to­da la eter­ni­dad. Por­que el pró­xi­mo 15 de ju­nio las ce­ni­zas del pro­fe­sor Step­hen Haw­king des­can­sa­rán de­fi­ni­ti­va­men­te en la aba­día de West­mins­ter, exac­ta­men­te jus­to a los res­tos de Isaac New­ton, muy pró­xi­mos a los de Char­les Dar­win. Ha­cer li­te­ra­tu­ra con la po­si­bi­li­dad de ser tes­ti­gos de una con­ver­sa­ción en­tre es­tos tres ge­nios en la aba­día es cau­ti­va­dor. Pue­de ser que de­ba­tie­ran so­bre los agu­je­ros ne­gros, la ace­le­ra­ción cons­tan­te de un cuer­po en caí­da li­bre o la teo­ría de la evo­lu­ción. Aun­que, te­nien­do en cuen­ta sus in­tere­ses po­co or­to­do­xos, la libertad de su dis­cur­so, qui­zá lo hi­cie­ran con más pa­sión so­bre la vi­da ex­tra­te­rres­tre, los es­pec­tros o los mis­te­rios de la vi­da sil­ves­tre que ob­ser­vó Dar­win en las Ga­lá­pa­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.