Di­gi­ta­li­zar el CE­RE­BRO

Vi­vir pa­ra siem­pre. He aquí uno de los sue­ños del ser hu­mano. Des­de la an­ti­güe­dad con­se­guir la lla­ve pa­ra ser in­mor­tal ha si­do fuen­te de to­do ti­po de ex­pe­di­cio­nes, gue­rras y ex­pe­ri­men­tos. Hoy pa­re­ce que esa lla­ve po­dría exis­tir. Y es­tá en In­ter­net.

Enigmas - - CIENCIA AL LÍMITE - TEX­TO Ja­vier Mar­tín

Sam Alt­man es un jo­ven em­pre­sa­rio, fun­da­dor de Y-Com­bi­na­tor, una “fá­bri­ca” de start-ups que fi­nan­cia y su­po­ne la puer­ta de en­tra­da al éxi­to de ideas em­pren­de­do­ras de cor­te tec­no­ló­gi­co. Fir­mas co­mo Airbnb o Drop­box pa­sa­ron por las ma­nos de su em­pre­sa, lo que lo ha con­ver­ti­do en el gran gu­rú de las nue­vas tec­no­lo­gías a sus po­co más de trein­ta años. No es de ex­tra­ñar. Y-Com­bi­na­tor ha si­tua­do en el mer­ca­do 800 start-ups con un va­lor de al­re­de­dor de 50 bi­llo­nes de dó­la­res. Evi­den­te­men­te, Sam Alt­man, a sus po­co más de 30 años, es millonario.

Y ade­más de te­ner bien re­suel­tos sus te­mas eco­nó­mi­cos de por vi­da –es pro­ba­ble que por eso mis­mo–, Sam Alt­man es un ti­po que pre­ten­de re­no­var el mun­do con los avan­ces tec­no­ló­gi­cos y so­lu­cio­nar los po­ten­cia­les pro­ble­mas que di­chos avan­ces pue­den pro­vo­car en el fu­tu­ro de la hu­ma­ni­dad.

En­tre las me­di­das que ha pro­pues­to re­cien­te­men­te, y de­fen­di­do con fu­ror, qui­zá la más po­lé­mi­ca ha­ya si­do la de im­plan­tar una ren­ta bá­si­ca uni­ver­sal. Es de­cir, que to­do el mun­do co­bre un suel­do –su pro­pues­ta va­ria­ba en­tre los 12.000 y los 15.000 dó­la­res anua­les– sin ne­ce­si­dad de ha­cer na­da, sin ne­ce­si­dad de tra­ba­jar. Con ello cree que se po­dría pa­liar una si­tua­ción que ob­ser­va pró­xi­ma en el tiem­po. La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co en ge­ne­ral de­ja­rá a mi­llo­nes de per­so­nas sin tra­ba­jo y ge­ne­ra­rá una cla­se ocio­sa con ries­go de em­po­bre­cer­se de ma­ne­ra bru­tal. Pa­ra Alt­man, “la fu­sión en­tre el hom­bre y la má­qui­na ya ha co­men­za­do”, una unión que pre­vé po­si­ti­va, pe­ro con mu­chos pro­ble­mas que so­lu­cio­nar.

NUES­TRO CE­RE­BRO EN “LA NUBE”

Aho­ra bien, ha­bría que ver de qué mo­do es ne­ce­sa­ria es­ta ren­ta bá­si­ca uni­ver­sal si pu­die­se cum­plir­se el úl­ti­mo re­to que se ha pro­pues­to: ser in­mor­tal… o al me­nos ser­lo di­gi­tal­men­te. Por­que Sam apues­ta por lo­grar una in­mor­ta­li­dad que va­ya más allá del fi­ni­to cuer­po hu­mano. Pa­ra ello se ha pues­to en con­tac­to con Nec­to­me, una com­pa­ñía que for­man va­rios cien­tí­fi­cos del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­sets (MIT), y que afir­ma que en un fu­tu­ro no muy le­jano se­rá ca­paz de rea­li­zar una co­pia di­gi­tal del ce­re­bro

que se que­da­ría alo­ja­da en el es­pa­cio de al­ma­ce­na­mien­to vir­tual que es la “nube”.

Alt­man ha pa­ga­do a Nec­to­me 10.000 dó­la­res pa­ra que, cuan­do la tec­no­lo­gía lo per­mi­ta, desa­rro­lle el pro­ce­di­mien­to ne­ce­sa­rio pa­ra di­gi­ta­li­zar su ce­re­bro. Una vez que se pue­da ha­cer, és­te se­ría “vol­ca­do” en un or­de­na­dor. “Asu­mo que mi ce­re­bro se pre­ser­va­rá en la nube”, con­fe­só Sam Alt­man a la re­vis­ta MIT Tech­no­logy Re­view. Pa­ra con­se­guir es­ta in­mor­ta­li­dad, el in­di­vi­duo de­be­ría es­tar vi­vo cuan­do se pro­duz­ca el pro­ce­so de em­bal­sa­ma­mien­to de al­ta tec­no­lo­gía que desa­rro­lla­rá la desea­da di­gi­ta­li­za­ción.

Quién sa­be. Qui­zá den­tro de mi­les de años su ce­re­bro di­gi­ta­li­za­do pue­da se­guir dis­fru­tan­do de ENIG­MAS to­dos los me­ses.

En un fu­tu­ro cer­cano po­drá rea­li­zar una co­pia di­gi­tal del ce­re­bro que se que­da­ría alo­ja­do en “la nube”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.