LA SOM­BRA DEL GUE­RRE­RO

Muchas ve­ces mi­ra­mos con en­vi­dia la for­ma en que son tra­ta­das las le­yen­das de fan­tas­mas en el mun­do an­glo­sa­jón, don­de no tie­nen nin­gún re­pa­ro en mos­trar­las e in­clu­so po­ner­las en va­lor, dán­do­le un plus de in­te­rés a los lu­ga­res en­can­ta­dos.

Enigmas - - FANTASMA GORIA -

En Es­pa­ña pa­re­ce que se­gui­mos es­con­dien­do nues­tros fan­tas­mas y le­yen­das, an­te el te­mor de pa­re­cer pue­ri­les o no ser cons­cien­tes del atrac­ti­vo tu­rís­ti­co que el mis­te­rio ofre­ce.

Sin em­bar­go, sí que exis­ten fan­tas­mas que han tras­cen­di­do en el tiem­po, for­man­do par­te de le­yen­das lo­ca­les. Tal es el ca­so del Cas­ti­llo de las Agu­za­de­ras y su “som­bra del gue­rre­ro”.

LA LE­YEN­DA

Lo que nos lla­ma la aten­ción es que apa­rez­ca re­co­gi­da en el pa­nel in­for­ma­ti­vo del ci­ta­do cas­ti­llo, don­de jun­to a la his­to­ria del lu­gar, po­de­mos leer lo si­guien­te:

“Le­yen­da: La som­bra del gue­rre­ro. Historias arrai­ga­das y dra­má­ti­cas. Se cuen­ta que en el cas­ti­llo pue­de ver­se a me­dia no­che la som­bra de un gue­rre­ro ha­cien­do la ron­da por el adar­ve, aguar­dan­do eter­na­men­te el re­torno de un amor per­di­do pa­ra siem­pre”.

Se­gún re­co­gen di­fe­ren­tes fuen­tes, se tra­ta de la vieja le­yen­da del jo­ven mu­sul­mán y el amor im­po­si­ble con una cris­tia­na. El jo­ven acu­día a la luz de La lu­na pa­ra en­con­tar­se con su enamo­ra­da. Una no­che des­cu­bier­to por los guar­das, ca­yó des­de la to­rre jun­to a su ama­da y des­de en­ton­ces va­ga por sus mu­ros en bus­ca de su amor per­di­do.

Por su­pues­to, tam­bien guar­da un te­so­ro es­con­di­do, que so­la­men­te pue­de ser en­con­tra­do tras el ex­tra­va­gan­te ri­tual de co­mer­se una gra­na­da, sen­ta­do en la al­me­na

más al­ta de la to­rre del ho­me­na­je. Eso sí, no se pue­de des­per­di­ciar ni una so­la pe­pi­ta y ha de ha­cer­se du­ran­te la no­che de San Juan.

UN ENTERRAMIENTO INEXPLICABLE

Re­sul­ta de lo más cu­rio­so el enterramiento que se en­cuen­tra en su in­te­rior. Co­rres­pon­de a una se­ño­ra lla­ma­da Ma­ría Ro­drí­guez, muer­ta en el año 1800 cuan­do, a cau­sa de las fie­bres pes­ti­len­tes, es en­ce­rra­da en­tre sus mu­ros has­ta su muer­te. Du­ran­te nues­tra in­ves­ti­ga­ción, pu­di­mos ave­ri­guar que se en­cuen­tra se­pul­ta­da ba­jo el pri­mer ar­co que en­con­tra­mos a la iz­quier­da se­gún en­tra­mos en su pa­tio de ar­mas.

HIS­TO­RIA Y COINCIDENCIAS

Sor­pren­de la si­tua­ción del cas­ti­llo, en una va­gua­da. Su mi­sión era la de de­fen­der el ma­na­tial de la fuen­te de las Agu­za­de­ras. Es­ta de­no­mi­na­ción se le da­ba a las pie­dras que cir­cun­da­ban el pri­mi­ti­vo ma­na­tial, don­de acu­dían los ja­ba­líes pa­ra afi­lar sus col­mi­llos. El agua, siem­pre el agua, por­tal an­ces­tral en­tre un mun­do y otros.

Su his­to­ria, co­mo re­sul­ta ha­bi­tual en los lu­ga­res en­can­ta­dos, es­tá re­ple­ta de ex­tra­ñas coincidencias.

Ves­ti­gios cris­tia­nos, ára­bes, ro­ma­nos y neo­lí­ti­cos se so­bre­po­nen, fun­cio­nan­do, en un prin­ci­pio, co­mo una gran ne­cró­po­lis. No es de ex­tra­ñar, por lo tan­to, la can­ti­dad de res­tos óseos que se ha­lla­ron du­ran­te las ex­ca­va­cio­nes de 1888. Tam­bién por­que las gue­rras fron­te­ri­zas ba­ña­ron de san­gre sus tie­rras en una du­ra y lar­ga pug­na te­rri­to­rial du­ran­te la Re­con­quis­ta.

TES­TI­GOS DE LA SOM­BRA

He­mos acu­di­do en nu­me­ro­sas oca­sio­nes a in­ves­ti­gar es­ta qui­mé­ri­ca vi­sión. Una ma­dru­ga­da del mes de abril, ha­ce ya unos cuan­tos años, nos en­con­trá­ba­mos en el in­te­rior de la to­rre del ho­me­na­je rea­li­zan­do va­rios ex­pe­ri­men­tos de ti­po pa­ra­fó­ni­co. En un mo­men­to de­ter­mi­na­do, tu­vi­mos que ra­len­ti­zar la ac­ti­vi­dad an­te la cons­tan­cia de unos gol­pes que rá­pi­da­men­te in­ten­ta­mos lo­ca­li­zar. Fue en­ton­ces cuan­do ad­ver­ti­mos que al­guien se di­ri­gía ha­cia no­so­tros cru­zan­do el pa­tio de ar­mas. No du­da­mos de que se tra­ta­ba del guar­da. Sin em­bar­go, na­die lle­gó al um­bral de la puer­ta. Bus­ca­mos una y otra vez por to­do el cas­ti­llo. Pe­ro allí no ha­bía na­die. Es­tá­ba­mos so­los.

En­tre los tes­ti­mo­nios que he­mos en­con­tra­do de es­tos en­cuen­tros con lo que no de­be­ría es­tar allí, des­ta­ca­re­mos dos:

Maribel Ma­yor­ga se en­con­tra­ba de vi­si­ta en el cas­ti­llo, cuan­do en un mo­men­to dado se se­pa­ró del gru­po. La aber­tu­ra en el ar­co ses­ga­do que da al an­ti­guo re­cin­to que pro­te­gía el ma­nan­tial lla­mó su aten­ción. Se aden­tró en él y fue en­ton­ces, se­gún con­fe­só, cuan­do una si­lue­ta más ne­gra que la no­che se cru­zó con ella. La re­cuer­da muy al­ta, con vo­lu­men, sin­tió un frío in­ten­so y el mie­do se apo­de­ró de ella, bus­can­do la se­gu­ri­dad del gru­po y re­cor­dan­do pa­ra siem­pre su en­cuen­tro con la fa­mo­sa som­bra. Saúl Ló­pez, es­tan­do en el pa­tio de ar­mas, co­men­zó a en­con­trar­se mal. Una fuer­te pre­sión en la ca­be­za y re­pe­ti­das náu­seas le hi­cie­ron te­ner que apo­yar­se en un ár­bol caí­do ubi­ca­do en el gran pa­tio. En me­dio de di­cha an­gus­tia sin­tió la ne­ce­si­dad de mi­rar ha­cia arri­ba, pu­dien­do ob­ser­var una al­ta si­lue­ta muy os­cu­ra que pa­re­cía mi­rar­lo des­de la to­rre del ho­me­na­je. Aun­que la vi­sión du­ró unos se­gun­dos, pa­ra Saúl se con­vir­tió en una eter­ni­dad, aga­chó de nue­vo la ca­be­za y, al vol­ver a in­cor­po­rar­se, se en­con­tró la ne­gra si­lue­ta pa­sean­do por el ca­mino, de ron­da. Tal fue la im­pre­sión de es­ta apa­ri­ción que co­men­zó a gri­tar a va­rios com­pa­ñe­ros su­yos que se en­con­tra­ban vi­si­tan­do las mu­ra­llas, avi­sán­do­los de que “al­go iba ha­cia ellos”. La sen­sa­ción de ma­les­tar le hi­zo sa­lir del re­cin­to, mo­men­to en el que re­tor­nó a la nor­ma­li­dad ab­so­lu­ta en su áni­mo. Tra­tó de en­trar otra vez y de nue­vo tu­vo que desis­tir. Al­go pa­re­cía ha­cer­lo en­fer­mar tras cru­zar el vie­jo din­tel del cas­ti­llo.

Nin­guno de los dos ha vuel­to a po­ner los pies en Las Agu­za­de­ras.

Des­co­no­ce­mos qué pro­du­ce el fe­nó­meno ci­ta­do, pe­ro no nos cabe la me­nor du­da de que al­go de mar­ca­da os­cu­ri­dad re­co­rre sus mu­ros.

So­bre es­tas lí­neas, una de las al­me­nas del Cas­ti­llo de las Agu­za­de­ras. De­ba­jo, uno de los apa­ra­tos uti­li­za­dos en la in­ves­ti­ga­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.