WA­CO: 25 AÑOS DES­PUÉS

El 19 de abril de 1993, en Wa­co, Te­xas, te­nía lu­gar el sui­ci­dio ma­si­vo de los Da­vi­dia­nos. Un cuar­to de si­glo des­pués, las du­das so­bre el ori­gen del in­cen­dio que ma­tó a 85 per­so­nas y a su lí­der con­ti­núan en el ai­re.

Enigmas - - TÚNEL DEL TIEMPO -

Se cum­plen 25 años de una de las peo­res ma­sa­cres en sue­lo es­ta­dou­ni­den­se pre 11S, la que tu­vo lu­gar en una gran­ja de Wa­co, Te­xas, el 19 de abril de 1993, tras 51 días de ver­ti­gi­no­so ase­dio de las fuer­zas de se­gu­ri­dad a la sec­ta de los Da­vi­dia­nos, co­man­da­dos por Da­vid Ko­resh. Aun­que pa­re­cía un ca­pí­tu­lo ce­rra­do, lo cier­to es que un cuar­to de si­glo des­pués aún si­guen muchas pre­gun­tas en el ai­re y la pro­pia ma­sa­cre ha ser­vi­do co­mo des­en­ca­de­nan­te de to­do ti­po de teo­rías cons­pi­ra­ti­vas, tan que­ri­das de la cos­mo­vi­sión yan­qui.

Aun­que en reali­dad pa­re­ce que se tra­tó de un sui­ci­dio co­lec­ti­vo, to­do lo que ro­dea a aque­llos días es ob­je­to de fuer­tes po­lé­mi­cas y crí­ti­cas a la Ad­mi­nis­tra­ción Clinton, en­ton­ces en el go­bierno, que han ido au­men­tan­do con el pa­so de los años y re­con­vir­tién­do­se en hi­pó­te­sis cuan­to me­nos des­ca­be­lla­das con mu­chos adep­tos en Te­xas y otros es­ta­dos co­lin­dan­tes. Aun­que la ma­yo­ría de his­to­ria­do­res de la religión re­co­no­ce la au­to­ría de Da­vid Ko­resh y su res­pon­sa­bi­li­dad úl­ti­ma en la in­mo­la­ción co­lec­ti­va, las du­das so­bre el ori­gen del vo­raz in­cen­dio que cal­ci­nó el ran­cho Mon­te Car­me­lo sur­gie­ron ca­si in­me­dia­ta­men­te des­pués de la tra­ge­dia, es­pe­cial­men­te a la for­ma equi­vo­ca­da en que los agen­tes de la ATF –Agen­cia de Al­cohol, Ta­ba­co, Ar­mas de Fue­go y Ex­plo­si­vos– ha­bían lle­va­do el ca­so. Ha­bía mu­chos in­tere­ses en juego: el de fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas que se con­vir­tie­ron en de­man­dan­tes, crí­ti­cas tan­to de re­pu­bli­ca­nos co­mo de de­mó­cra­tas a la ac­tua­ción de la Mi­nis­tra de Jus­ti­cia, Ja­net Reno –el día an­tes de la tra­ge­dia, el 18 de abril, pre­sen­tó al pre­si­den­te Clinton un plan de asal­to–, el fac­tor de las mi­li­cias re­li­gio­sas, muy nu­me­ro­sas por esas la­ti­tu­des, y el to­do­po­de­ro­so lobby ar­ma­men­tís­ti­co, que no es­ta­ba dis­pues­to a asu­mir la cul­pa por la gran can­ti­dad de ar­mas de fue­go que los Da­vi­dia­nos ha­bían al­ma­ce­na­do, un te­ma que si­gue ge­ne­ran­do una gran con­tro­ver­sia en la ac­tua-

li­dad, la úl­ti­ma a cau­sa de la ma­sa­cre que aca­bó con la vi­da de 17 per­so­nas en un ins­ti­tu­to de Flo­ri­da el pa­sa­do 14 de fe­bre­ro. Po­cas co­sas han cam­bia­do 25 años des­pués.

El ca­so es que to­do lo ci­ta­do com­pli­có so­bre­ma­ne­ra el “asun­to Wa­co”, ge­ne­ran­do una in­gen­te li­te­ra­tu­ra y di­ver­si­dad de pro­tes­tas has­ta hoy, uni­das a las de­cla­ra­cio­nes de mu­chos da­vi­dia­nos que ha­bían con­vi­vi­do con Ko­resh en su ran­cho que no apo­yan la ver­sión ofi­cial. De he­cho, en enero de 2016, ya en ple­na cam­pa­ña pre­si­den­cial, El País pu­bli­ca­ba un ar­tícu­lo ti­tu­la­do “Wa­co: el co­ra­zón del odio pa­ra­noi­co con­tra Hi­llary Clinton”, don­de el dia­rio es­pa­ñol se ha­cía eco de la cre­cien­te ola de opo­si­ción a la as­pi­ran­te de­mó­cra­ta a la Ca­sa Blan­ca. Un lu­gar que ocu­pa­ba an­te­rior­men­te el ran­cho Mon­te Car­me­lo, a 15 mi­nu­tos de Wa­co, don­de se le­van­tan tres casas y una ca­pi­lla, cu­yos úni­cos ha­bi­tan­tes son el pre­di­ca­dor Char­les Pa­ce y su fa­mi­lia. Pa­ce se fue de la sec­ta por­que no creía en los de­li­rios me­siá­ni­cos de Ko­resh, pe­ro siem­pre apo­yó a los Da­vi­dia­nos y cul­pa a los Clinton de la tra­ge­dia. De he­cho, con los años le­van­tó un pe­que­ño al­tar a la en­tra­da con los nom­bres de to­do los fallecidos en el si­tio. En ple­na cam­pa­ña elec­to­ral, so­bre una de las lá­pi­das po­día leer­se un car­tel con el tex­to “Clinton a pri­sión 2016”, uno de los le­mas de la agre­si­va cam­pa­ña de Trump. Ba­jo el mis­mo, se lee: “Los Clinton or­de­na­ron a la Del­ta For­ce ma­tar a Ko­resh y a sus se­gui­do­res”. Aun­que la ac­tua­ción de las fuer­zas policiales pa­re­ce que no fue la más ade­cua­da, y siem­pre ha pla­nea­do cier­ta som­bra de sos­pe­cha so­bre las ór­de­nes que se emi­tie­ron des­de Washington, lo cier­to es que pa­re­ce po­co pro­ba­ble que los Clinton pro­pi­cia­ran aque­lla gran tra­ge­dia en sue­lo es­ta­dou­ni­den­se. Más bien pa­re­ce que un cú­mu­lo de des­gra­cia­das “ca­sua­li­da­des” se alia­ron pa­ra que to­do sa­lie­ra mal. Eso, y la pro­pia doc­tri­na au­to­des­truc­ti­va de la sec­ta, con un “Ar­ma­ge­dón” lar­ga­men­te pre­co­ni­za­do pla­nean­do so­bre su día a día y los de­li­rios me­siá­ni­cos de un ca­ris­má­ti­co lí­der, que ade­más es­ta­ba ar­ma­do has­ta los dien­tes y pre­pa­ra­do pa­ra dis­pa­rar. La tra­ge­dia pu­do, qui­zá, ha­ber­se evi­ta­do –mu­chos no se ex­pli­can la ra­zón de que Ko­resh no fue­se de­te­ni­do fue­ra del com­ple­jo, du­ran­te al­gu­na de sus sa­li­das–, pe­ro tam­bién pue­de que no. Ade­más, el lí­der pre­co­ni­za­ba an­te sus acó­li­tos, den­tro de su teo­lo­gía apo­ca­líp­ti­ca, que el fin de la con­gre­ga­ción lle­ga­ría du­ran­te un en­fren­ta­mien­to con­tra las fuer­zas gu­ber­na­men­ta­les, e in­cluía la fé­rrea creen­cia de que re­su­ci­ta­rían co­mo se­res de fue­go pa­ra ven­cer a las fuer­zas enemi­gas. Pa­ra ello ha­bían rea­li­za­do un con­cien­zu­do en­tre­na­mien­to pa­ra­mi­li­tar. No re­su­ci­ta­ron, aun­que las ce­ni­zas de aque­lla tra­ge­dia no han si­do apa­ga­das por com­ple­to. ¿Quién dis­pa­ró pri­me­ro? ¿Quién fue el ver­da­de­ro cul­pa­ble? El es­treno es­te mis­mo año de la mi­ni­se­rie de Pa­ra­mount Net­work, Wa­co, no ha he­cho sino avi­var aún más la lla­ma de la con­tro­ver­sia. 25 años des­pués, Wa­co si­gue re­cor­dan­do có­mo hue­le el in­fierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.