AUTOPSIA DE LOS HE­CHOS

Enigmas - - TÚNEL DEL TIEMPO -

El ase­dio du­ró 51 días. El si­tio re­qui­rió la in­ter­ven­ción de más de un cen­te­nar de agen­tes de la ATF. Fue­ron acom­pa­ña­dos por un con­voy de 60 vehícu­los, apo­ya­dos por tres he­li­cóp­te­ros de la Guar­dia Na­cio­nal, un avión de com­ba­te y va­rios blin­da­dos. Al pa­re­cer, los acon­te­ci­mien­tos se pre­ci­pi­ta­ron cuan­do Ko­resh re­ci­bió una lla­ma­da de un fa­mi­liar po­nién­do­le so­bre avi­so del dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad, or­ga­ni­za­do por la sos­pe­cha de que la sec­ta ha­bía con­ver­ti­do to­do un ar­se­nal de ar­mas se­mi­au­to­má­ti­cas en au­to­má­ti­cas. Esa mis­ma ma­ña­na, un pe­rió­di­co lo­cal pu­bli­ca­ba un ar­tícu­lo ba­jo el tí­tu­lo de “El Me­sías Pe­ca­dor”–don­de sa­ca­ban a la luz su po­li­ga­mia me­siá­ni­ca y su­pues­to abu­so de me­no­res–, que no hi­zo sino ace­le­rar las co­sas. Ko­resh des­en­mas­ca­ró a un agen­te in­fil­tra­do, aun­que de­jó que se fue­ra horas an­tes del asal­to –al­go bas­tan­te ex­tra­ño– y or­de­nó a sus se­gui­do­res que se atrin­che­ra­sen. Du­ran­te seis se­ma­nas, los fe­de­ra­les ape­la­ron a tác­ti­cas de gue­rra psi­co­ló­gi­ca: po­ten­tes al­ta­vo­ces emi­tían día y no­che so­ni­dos ener­van­tes y la re­pe­ti­ción incansable de la can­ción de Nancy Si­na­tra “The­se boots we­re ma­de for wal­king”. Cuan­do el día 19 el hu­mo de un gran fue­go pro­vo­ca­do –su­pues­ta­men­te– por los Da­vi­dia­nos se ex­tin­guió, se ha­lla­ron los res­tos de en­tre 72 y 86 hom­bres, mu­je­res y ni­ños, en­tre ellos el cuer­po de Ko­resh, que pre­sen­ta­ba un dis­pa­ro en la ca­be­za. En 1995, el su­pre­ma­cis­ta blan­co y ve­te­rano Ti­mothy McVeigh ha­cía es­ta­llar una fur­go­ne­ta a las puer­tas del edi­fi­cio fe­de­ral de la ATF Al­fred P. Mu­rrah, en Oklaho­ma. Mo­rían 168 per­so­nas. McVeigh afir­mó que fue una ven­gan­za por Wa­co.

1 3 2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.