La te­le­pa­tía es cues­tión de tiem­po

Un ci­ru­jano de la Uni­ver­si­dad de Washington ha­bla de los avan­ces en tec­no­lo­gía que con­ver­ti­rán la co­mu­ni­ca­ción te­le­pá­ti­ca en una reali­dad.

Enigmas - - TÚNEL DEL TIEMPO -

Po­co a po­co va­mos vien­do có­mo la tec­no­lo­gía re­ma a fa­vor de de­ter­mi­na­das ca­pa­ci­da­des que du­ran­te años ha­bían re­sul­ta­do im­po­si­bles pa­ra la cien­cia. En la ac­tua­li­dad ya exis­ten in­ter­fa­ces que per­mi­ten que un or­de­na­dor sea ca­paz de in­ter­pre­tar al­gu­nos pa­tro­nes de pen­sa­mien­to de un ce­re­bro hu­mano. El desa­rro­llo de es­ta tec­no­lo­gía per­mi­ti­ría en un fu­tu­ro la co­mu­ni­ca­ción te­le­pá­ti­ca en­tre dos per­so­nas, se­gún sos­tie­ne el Dr. Eric Leut­hardt, de la Uni­ver­si­dad de Washington.

Tal y co­mo afir­ma­ba en de­cla­ra­cio­nes a The Sun, es­te in­creí­ble avan­ce se­ría só­lo cues­tión de tiem­po. El gran di­le­ma es “si se tra­ta de 10 o 100 años”. Pa­ra Leut­hardt, no es fan­ta­sio­so pen­sar que “en 20 años” un te­lé­fono in­te­li­gen­te pue­da ocu­par el ta­ma­ño de un grano de arroz, desa­rro­llan­do así una tec­no­lo­gía que pue­de ins­ta­lar­se en nues­tro ce­re­bro de for­ma no in­va­si­va, sien­do ca­paz de “rea­li­zar los cálcu­los ne­ce­sa­rios pa­ra ob­te­ner una in­ter­faz ce­re­bro-compu­tado­ra real­men­te efec­ti­va”. Las po­si­bi­li­da­des se­rían enor­mes, pu­dien­do trans­mi­tir imá­ge­nes y emo­cio­nes. ¿Se­re­mos to­dos “te­lé­pa­tas” en 2038?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.