EL PARADOR DE LIM­PIAS (CAN­TA­BRIA)

Enigmas - - EN PORTADA -

En 2011, Pa­ra­do­res de Tu­ris­mo edi­ta­ba el li­bro Le­yen­das de Pa­ra­do­res, de Jo­sé Fe­li­pe Alon­so, don­de se re­co­gían al­gu­nas de las anéc­do­tas e historias más sor­pren­den­tes de sus 93 es­ta­ble­ci­mien­tos. Vie­jo co­no­ci­do de los lec­to­res de ENIG­MAS, el Parador de Lim­pias, cer­ca de La­re­do, se lla­ma Parador Pa­la­cio Du­cal de Egui­lior, en ho­me­na­je a uno de sus más ilus­tres in­qui­li­nos: Ma­nuel Egui­lior y La­guno, con­de de Al­box, fi­gu­ra des­ta­ca­da de la po­lí­ti­ca du­ran­te la Res­tau­ra­ción Bor­bó­ni­ca. És­te ini­ció la cons­truc­ción del que se de­no­mi­na­ría en un prin­ci­pio “Pa­la­cio de Cas­ta­ñal” y se­ría su re­si­den­cia du­ran­te 28 años, has­ta su muer­te en 1931. Du­ran­te la Gue­rra Ci­vil el pa­la­cio fue sa­quea­do y uti­li­za­do co­mo hos­pi­tal pro­vi­sio­nal de los re­pu­bli­ca­nos y más tar­de co­mo pri­sión tras la en­tra­da en Can­ta­bria de las tro­pas fran­quis­tas. Es­tu­vo mu­chos años aban­do­na­do, has­ta que en 1999 el go­bierno cán­ta­bro lo ad­qui­rió jun­to a la fin­ca y ce­dió la pro­pie­dad a la em­pre­sa pú­bli­ca Pa­ra­do­res de Tu­ris­mo de Es­pa­ña. Cuen­tan, pues, que es un lu­gar en­can­ta­do. Al pa­re­cer, cuan­do es­ta­ba aban­do­na­do, el gru­po de in­ves­ti­ga­ción pa­ra­nor­mal Icoa pa­só va­rias no­ches en su in­te­rior y ase­gu­ró ha­ber ob­te­ni­do una su­pues­ta fo­to­gra­fía del con­de y una mu­jer con un be­bé en bra­zos, así co­mo una psi­co­fo­nía –cu­rio­sa­men­te en in­glés–. Pe­ro fue du­ran­te los años 90 cuan­do el lu­gar co­men­zó a to­mar fa­ma de te­ner una fuer­te ac­ti­vi­dad pa­ra­nor­mal: du­ran­te la am­plia­ción, los ope­ra­rios es­cu­cha­ron ex­tra­ños

so­ni­dos y unas no­tas de piano que pro­ce­dían de una es­tan­cia va­cía. Ade­más, re­por­ta­ron mo­vi­mien­tos inexplicables de lám­pa­ras y si­llas. Cuan­do se ne­ga­ron a se­guir con el tra­ba­jo, el al­cal­de de la lo­ca­li­dad, alias “Ma­nín”, afir­mó que “allí no ha­bía fan­tas­mas ni hos­tias”, y los obre­ros vol­vie­ron a la ta­rea. Aún así, to­da­vía se di­ce que por el parador pu­lu­lan ex­tra­ñas pre­sen­cias y la fe­no­me­no­lo­gía se con­cen­tra en la ha­bi­ta­ción 205. El pro­pio Jo­sé Fe­li­pe Alon­so se ha­cía eco de ru­mo­res so­bre mis­te­rio­sas som­bras que re­co­rren sus jar­di­nes y pa­si­llos. Al pa­re­cer, en él ha­bi­ta­ría el fantasma de una mu­jer de 28 años fa­lle­ci­da ha­ce más de cien, so­bri­na del con­de, Mar­ga­ri­ta Egui­lior Ro­drí­guez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.