DECEBAL HO­TEL, BAI­LE HERCULANO (RUMANÍA)

Enigmas - - EN PORTADA -

De acuer­do a la pá­gi­na www.ghost-story.co.uk, en Rumanía exis­te un ho­tel que arras­tra tam­bién la dis­cu­ti­ble fa­ma de “en­can­ta­do”. Se tra­ta del Decebal Ho­tel, si­to en la re­gión mon­ta­ño­sa ru­ma­na de Bai­le Her­cu­la­ne, aun­que en es­te ca­so es­tá aban­do­na­do. La prin­ci­pal atrac­ción “pa­ra­nor­mal” es otra da­ma ata­via­da con lar­go ves­ti­do blan­co, un ele­men­to re­cu­rren­te en es­te ti­po de es­ta­ble­ci­mien­tos. Cuen­tan, cla­ro, só­lo aque­llos pri­vi­le­gia­dos que di­cen ha­ber­la vis­to, que deam­bu­la co­mo per­di­da por sus es­ca­le­ras y pa­si­llos rui­no­sos. El pe­li­gro, no obs­tan­te, no es­tá en la su­pues­ta fe­no­me­no­lo­gía pa­ra­nor­mal de la zo­na, sino en el de­li­ca­do es­ta­do de las in­fra­es­truc­tu­ras, con más de 150 años de an­ti­güe­dad. Lle­va años sien­do re­for­ma­do pa­ra que un spa ocu­pe su lu­gar. La le­yen­da mez­cla tam­bién los te­so­ros “mal­di­tos”: ba­jo los ci­mien­tos del Decebal se es­con­de­ría un bo­tín de tiem­pos ro­ma­nos que atrae a los ca­za­te­so­ros de to­do el país, quie­nes es­tán con­ven­ci­dos de que la “da­ma de blan­co” es la pro­tec­to­ra del mis­mo. Vic­to­ria Io­van, una jo­ven en la trein­te­na y na­ti­va del lu­gar, afir­mó: “Fo­to­gra­fié a mi no­vio en el ho­tel. En ca­sa me sor­pren­dió ver la som­bra de otra mu­jer en la ima­gen. Pa­re­cía una sa­cer­do­ti­sa ves­ti­da con lar­gos ro­pa­jes blan­cos”. ¿Una ro­ma­na? Otra tes­ti­go de lo in­só­li­to fue Ale­xan­dra, una es­tu­dian­te de se­cun­da­ria que acu­dió a la zo­na con seis com­pa­ñe­ros de cla­se: “De re­pen­te, sen­ti­mos un ai­re frío y vi­mos una si­lue­ta blan­ca cer­ca de no­so­tros. No pu­di­mos en­con­trar la sa­li­da por­que co­rría­mos co­mo lo­cos”. Las au­to­ri­da­des ya han avi­sa­do va­rias ve­ces de que vi­si­tar el com­ple­jo no es una bue­na idea. ¿Nos ocul­ta­rán al­go?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.