MI­NA CRAN­DON

SU NOM­BRE HA QUE­DA­DO ECLIPSADO, QUI­ZÁS POR COMPARTIR CAR­TEL CON OTROS GRAN­DES PER­SO­NA­JES DE LA ÉPO­CA. PE­RO LA HIS­TO­RIA DE LA MÉ­DIUM QUE A PUN­TO ES­TU­VO DE GA­NAR UN PRE­MIO OTOR­GA­DO POR SCIENTIFIC AME­RI­CAN DE­BI­DO A SUS CA­PA­CI­DA­DES PA­RA­NOR­MA­LES, ME­RE­CE SER RE

Enigmas - - REPORTAJE - TEX­TO Je­sús Or­te­ga

La ha­bi­ta­ción del úl­ti­mo pi­so que­dó en pe­num­bra y ab­so­lu­to si­len­cio. Así lo de­man­da­ban los es­pí­ri­tus. Na­die com­pren­día el ob­je­ti­vo de la ex­tra­ña in­vi­ta­ción que el Dr. Le Roy God­dard Cran­don les ha­bía he­cho lle­gar, ci­tán­do­los la tar­de del 27 de ma­yo de 1923 en su do­mi­ci­lio en Bos­ton. Nin­guno de los pre­sen­tes era ca­paz de ima­gi­nar la re­per­cu­sión de lo que iban a pre­sen­ciar.

Al igual que tan­tos aris­tó­cra­tas e in­te­lec­tua­les de co­mien­zos del si­glo XX, la in­quie­ta men­te del mé­di­co no tar­dó en ver­se atraí­da por el es­pi­ri­tis­mo, los su­pues­tos con­tac­tos con el más allá y la in­ves­ti­ga­ción psí­qui­ca. Tras oír ha­blar de ello a al­gu­nos co­le­gas y la lec­tu­ra de va­rios li­bros, el Dr. Cran­don sin­tió una cre­cien­te cu­rio­si­dad por el aba­ni­co de mis­te­rio­sos fenómenos que se des­ple­ga­ban du­ran­te las se­sio­nes me­diúm­ni­cas. Así pues, de­ci­dió or­ga­ni­zar uno de es­tos en­cuen­tros. Pa­sa­dos unos mi­nu­tos, la me­sa se mo­vió tí­mi­da­men­te pa­ra aca­bar in­cli­na­da so­bre dos de sus pa­tas, an­te el es­cep­ti­cis­mo y el asom­bro de los pre­sen­tes. Ac­to se­gui­do, dis­pues­tos a determinar quién ha­bía si­do el cau­san­te de aquel fe­nó­meno, los asis­ten­tes fue­ron aban­do­nan­do la ha­bi­ta­ción uno a uno, has­ta que só­lo que­dó una per­so­na sen­ta­da a la me­sa: Mi­na Cran­don, la jo­ven es­po­sa del doc­tor. La du­da, por tan­to, aban­do­nó rá­pi­do el ho­gar que me­ses más tar­de ser­vi­ría de es­ce­na­rio pa­ra una de las historias más apa­sio­nan­tes de la in­ves­ti­ga­ción psí­qui­ca. Sus pro­ta­go­nis­tas fue­ron: la des­de en­ton­ces mé­dium “Mar­gery” –Mi­na Cran­don– y el mis­mí­si­mo Hou­di­ni. Uno de los due­los más di­fí­ci­les que hu­bo de en­fren­tar con­tra el es­pi­ri­tis­mo.

¿AL FIN UNA MÉ­DIUM REAL?

Na­ci­da en Ca­na­dá en 1888, a los 30 años so­li­ci­tó el di­vor­cio de su an­te­rior ma­ri­do y se con­vir­tió en la ter­ce­ra es­po­sa del Dr. Cran­don. Se ha­bla­ba de una jo­ven ac­ti­va y bri­llan­te, sen­sual y pro­vo­ca­ti­va. Sin du­da, sus ca­pa­ci­da­des re­cién des­cu­bier­tas –a las que iba aña­dien­do efec­tos con­for­me los des­cu­bría en di­fe­ren­tes li­bros y ar­tícu­los– la con­ver­tían en un ele­men­to de es­tu­dio in­tere­san­te, so­bre to­do por su po­si­ción y el he­cho de que no co­bra­se ni acep­ta­se cual­quier ti­po de re­ga­lo por sus de­mos­tra­cio­nes.

“El de Mi­na Cran­don fue el úl­ti­mo ca­so fa­mo­so de me­diúm­ni­dad fí­si­ca que se pre­sen­tó co­mo prue­ba de la reali­dad de los po­de­res de la men­te so­bre la ma­te­ria, has­ta la lle­ga­da, 50 años des­pués, de Uri Ge­ller. Con ella ter­mi­nó la era de los gran­des mé­diums”, es­cri­be el in­ves­ti­ga­dor Mas­si­mo Po­li­do­ro en la web de CICAP –cé­le­bre círcu­lo es­cép­ti­co ita­liano–.

LA METEDURA DE PATA DE SCIENTIFIC AME­RI­CAN

En enero de 1923, me­ses an­tes de que Mi­na Cran­don des­cu­brie­ra ser mé­dium, la re­vis­ta Scientific Ame­ri­can ofre­ció 2.500 dó­la­res a la per­so­na ca­paz de ofre­cer una ma­ni­fes­ta­ción de sus po­de­res psíquicos ba­jo unos es­tric­tos con­tro­les cien­tí­fi­cos. El co­mi­té de­sig­na­do es­ta­ba for­ma­do por un gru­po mu­ti­dis­ci­pli­nar: Wi­lliam McDou­gall, pro­fe­sor de Psi­co­lo­gía de Har­vard; el pres­ti­gio­so fí­si­co Da­niel Coms­tock; Wal­ter Prin­ce, de la So­cie­dad Ame­ri­ca­na pa­ra la In­ves­ti­ga­ción Psí­qui­ca; He­re­ward Ca­rring­ton, in­ves­ti­ga­dor psí­qui­co, y… Harry Hou­di­ni. És­te le­van­tó cier­tas crí­ti­cas, de­bi­do a la pre­sen­cia de un ar­tis­ta en­tre el gru­po de ex­per­tos. Co­mo ve­re­mos, fue de­ci­si­vo –no en vano, son mu­chos los que abo­gan por la pre­sen­cia de ilu­sio­nis­tas en cual­quier gru­po de in­ves­ti­ga­ción pa­ra­nor­mal–. La fun­ción de se­cre­ta­rio del co­mi­té la asu­mió el edi­tor de la pu­bli­ca­ción, Ja­mes Mal­com Bird.

En agos­to de ese año, el Dr. Cran­don es­cri­bió una mi­si­va a Art­hur Co­nan Doy­le, que, des­de la per­di­da de uno de sus hi­jos en la IGM, se con­vir­tió en un de­fen­sor del es­pi­ri­tis­mo. Cuan­do Doy­le le­yó el re­la­to de las ca­pa­ci­da­des que el mé­di­co con­ta­ba so­bre Mi­na, su es­po­sa, que­dó con­ven­ci­do de que Mar­gery era una mé­dium ge­nui­na. In­me­dia­ta­men­te, Doy­le es­cri­bió al edi­tor de Scientific Ame­ri­can, Ja­mes Mal­com Bird.

Mi­na Cran­don de­cía en­trar en con­tac­to con su her­mano Wal­ter Stin­son, fa­lle­ci­do a los 28 años aplas­ta­do por un va­gón de fe­rro­ca­rril. El espíritu era gro­se­ro. Se ma­ni­fes­ta­ba con una voz gra­ve que ate­rro­ri­za­ba a mu­chos de los pre­sen­tes que acu­dían en bus­ca de emo­cio­nes fuer­tes a la ca­sa del ma­tri­mo­nio Cran­don, sien­do tes­ti­gos de fenómenos que pa­sa­ban des­de el mo­vi­mien­to de la me­sa, has­ta el lan­za­mien­to de ob­je­tos o el so­ni­do de cam­pa­nas y otros ins­tru­men­tos.

La pri­me­ra vi­si­ta de Bird al ho­gar de los Cran­don tu­vo lu­gar en no­viem­bre de 1923. Pa­re­ce ser que que­dó pren­da­do de Mi­na, lo que des­pués pu­do in­fluir en sus de­ci­sio­nes y con­clu­sio­nes. Qui­zás ayu­da­ra que Mi­na rea­li­za­ra sus se­sio­nes cu­bier­ta tan só­lo por un fino ca­mi­són o que su ma­ri­do mos­tra­rá fo­to­gra­fías de al­to con­te­ni­do eró­ti­co a al­gu­nos asis­ten­tes, quién sa­be si bus­can­do de­rri­bar las ba­rre­ras ra­cio­na­les. En ju­lio de 1924, Bird fir­mó un ar­tícu­lo en Scientific Ame­ri- can en el que ya ma­ni­fes­ta­ba que los cien­tí­fi­cos “no en­con­tra­ban en­ga­ño” en las ca­pa­ci­da­des de la mé­dium.

Lo cu­rio­so es que las pri­me­ras prue­bas a Mi­na se hi­cie­ron sin la pre­sen­cia de Hou­di­ni. Pe­ro él, que li­bra­ba una lu­cha con­tra el es­pi­ri­tis­mo, no pen­sa­ba que­dar­se de bra­zos cru­za­dos. Así, el 23 de ju­lio de 1924, el es­ca­pis­ta asis­tía por pri­me­ra vez a una se­sión en el ho­gar de los Cran­don.

Se ma­ni­fes­ta­ba con una voz gra­ve y ate­rro­ri­za­ba a los tes­ti­gos con mo­vi­mien­tos y so­ni­dos to­tal­men­te inexplicables

EL DUE­LO DE­FI­NI­TI­VO: CRAN­DON VS HOU­DI­NI

No le hi­zo fal­ta más de una se­sión –fren­te a las trein­ta del co­mi­té– pa­ra des­cu­brir al­gu­nos de los tru­cos uti­li­za­dos por Cran­don. Hou­di­ni, le­jos de en­ta­blar una re­la­ción cor­dial con el ma­tri­mo­nio co­mo otros miem­bros del co­mi­té, to­mó dis­tan­cias des­de el pri­mer mo­men­to. Tras aque­lla ten­sa se­sión, co­men­tó: “Es el tru­co más sim­ple que he de­tec­ta­do”.

Tras ha­cer pú­bli­cas sus con­clu­sio­nes, el odio ha­cia Hou­di­ni au­men­tó por par­te del ma­tri­mo­nio, de Bird e in­clu­so de Co­nan Doy­le, que me­dian­te una car­ta ma­ni­fes­tó su desacuer­do con él. A la pri­me­ra se­sión le acom­pa­ña­ron otras cuan­tas en las que Hou­di­ni se pro­pu­so des­acre­di­tar a la mé­dium Mar­gery, di­se­ñan­do in­clu­so un ca­jón es­pe­cial que im­po­si­bi­li­ta­ba los mo­vi­mien­tos de la mis­ma pa­ra evi­tar que, con cual­quier par­te de su cuer­po, pro­du­je­ra los fenómenos que des­con­cer­ta­ban a la ma­yo­ría –aun­que tam­bién se ser­vía de la ayu­da de ex­ter­nos, co­mo su ma­ri­do–. Fi­nal­men­te, Bird fue re­le­va­do por Wal­ter Prin­ce y el dic­ta­men de la re­vis­ta lle­gó el 11 de fe­bre­ro de 1925. La por­ta­da apa­re­ció con el si­guien­te ti­tu­lar: “El co­mi­té de­ci­de que Mar­gery ha fa­lla­do”, tras la vo­ta­ción de cua­tro vo­tos a uno.

Hu­bo quien man­tu­vo que, aun­que al­gu­nos fenómenos eran pro­vo­ca­dos de for­ma frau­du­len­ta, un al­to por­cen­ta­je eran ge­ne­ra­dos por Wal­ter, el espíritu guía de Mi­na. In­clu­so el pa­dre de la parapsicología mo­der­na, el Dr, Jo­seph B. Rhi­ne, lle­gó a in­tere­sar­se por el ca­so. Tras el des­cré­di­to de Mi­na Cran­don por par­te de Hou­di­ni y la muer­te del mis­mo en 1926, la mé­dium de Bos­ton que a pun­to es­tu­vo de dar al tras­te con la repu­tación de Scientific Ame­ri­can, con­ti­nuó con su aza­ro­sa vi­da. Mu­rió en 1941, a los 53 años, de­pri­mi­da y de­vo­ra­da por el al­cohol. La pre­sión de sus se­gui­do­res pa­ra que in­ten­ta­ra de­mos­trar sus po­de­res aca­bó con la pro­ta­go­nis­ta de una de las historias más apa­sio­nan­tes de la épo­ca do­ra­da del es­pi­ri­tis­mo.

Las sor­pren­den­tes ha­bi­li­da­des me­diúm­ni­cas de Mi­na Cran­don fas­ci­na­ron a los cien­tí­fi­cos e in­te­lec­tua­les más re­co­no­ci­dos de la épo­ca, en­tre ellos al es­cri­tor Art­hur Co­nan Doy­le.

A la de­re­cha, Harry Hou­di­ni, con­ver­ti­do en el azo­te de quie­nes ase­gu­ra­ban te­ner po­de­res so­bre­na­tu­ra­les. De­ba­jo, fo­to­gra­fía de Mi­na Cran­don que a pun­to es­tu­vo de con­ven­cer a Scientific Ame­ri­can de la ver­dad de sus po­de­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.