IN­TER­ME­DIA­RIO EN­TRE DIO­SES Y HOM­BRES

Enigmas - - APÓCRIFA -

En el Ban­que­te de Pla­tón se tra­ta de for­ma muy di­rec­ta el te­ma del dai­mon. Lo ha­ce Só­cra­tes men­cio­nan­do las en­se­ñan­zas de Dio­ti­ma, una sa­cer­do­ti­sa de Man­ti­nea. És­ta en­se­ña que un dai­mon es un ser in­ter­me­dio en­tre dio­ses y hom­bres, y le atri­bu­ye fun­cio­nes co­mo “la de ser in­tér­pre­te y me­dia­ne­ro en­tre ellos; lle­va al cie­lo las sú­pli­cas y los sa­cri­fi­cios de es­tos úl­ti­mos, y co­mu­ni­ca a los hom­bres las ór­de­nes de los dio­ses. Los dái­mo­nes lle­nan el in­ter­va­lo que se­pa­ra el cie­lo de la tie­rra; son el la­zo que une al gran to­do”. Dio­ti­ma, atri­bu­ye al dai­mon el don adi­vi­na­to­rio y as­pec­tos de lo más eso­té­ri­cos y ri­tua­lís­ti­cos: “De ellos pro­ce­de to­da la esen­cia adi­vi­na­to­ria y el ar­te de los sa­cer­do­tes con re­la­ción a los mis­te­rios, en­can­ta­mien­tos, pro­fe­cías y la ma­gia. La na­tu­ra­le­za di­vi­na no en­tra nun­ca en co­mu­ni­ca­ción di­rec­ta con el hom­bre, se va­le de los dái­mo­nes pa­ra re­la­cio­nar­se y con­ver­sar con ellos, ya du­ran­te la vi­gi­lia, ya du­ran­te el sue­ño. El que es sa­bio en to­das es­tas co­sas es dai­mó­ni­co”. De es­tas afir­ma­cio­nes, no es des­ca­be­lla­do tra­tar a Só­cra­tes de hom­bre dai­mó­ni­co, es­to es, que tie­ne con­tac­to con un ser in­ter­me­dio en­tre él y los dio­ses, un ser que le acon­se­ja y que tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra an­ti­ci­par cier­tos acon­te­ci­mien­tos fu­tu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.