LOS OTROS TE­SO­ROS NA­ZIS

DU­RAN­TE LA SE­GUN­DA GUE­RRA MUN­DIAL, LOS NA­ZIS ESQUILMARON CO­LEC­CIO­NES DE AR­TE, TAN­TO PÚ­BLI­CAS CO­MO PRI­VA­DAS. BUE­NA PAR­TE DE AQUE­LLOS TE­SO­ROS NO APA­RE­CIE­RON JA­MÁS.

Enigmas - - HISTORIAS MALDITAS -

En mi no­ve­la Los fan­tas­mas de Béc­quer desem­pe­ña un papel im­por­tan­te Jo­sef Hans La­zar, je­fe de la di­plo­ma­cia na­zi en Es­pa­ña. La­zar, iró­ni­ca­men­te de ori­gen ju­dío, lle­gó a con­tro­lar la pren­sa es­pa­ño­la du­ran­te aque­lla épo­ca al tiem­po que se en­tre­ga­ba de ma­ne­ra vo­raz a la bús­que­da de obras de ar­te pa­ra su pro­pia co­lec­ción y pa­ra al­gu­nos de los lí­de­res del III Reich.

Du­ran­te el pro­ce­so de do­cu­men­ta­ción de la no­ve­la pu­de leer el de­ta­lla­do in­for­me que pu­bli­có el pro­fe­sor de la Fa­cul­tad de Cien­cias Po­lí­ti­cas y So­cio­lo­gía de la UNED Mi­guel Mar­to­rell Li­na­res, en el que analiza la im­pli­ca­ción de las au­to­ri­da­des fran­quis­tas en esa la­bor de au­tén­ti­ca pi­ra­te­ría. Y es que, aun­que pa­rez­ca in­creí­ble, un enor­me por­cen­ta­je del pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co del con­ti­nen­te fue es­quil­ma­do du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, lo que pro­por­cio­na ar­gu­men­tos pa­ra nu­me­ro­sas no­ve­las y ob­je­ti­vos pa­ra mo­der­nos bus­ca­do­res de te­so­ros, y no me re­fie­ro en es­ta oca­sión al Grial o al Ar­ca de la Alian­za.

Mar­to­rell se ha­ce eco del tra­ba­jo del his­to­ria­dor Héc­tor Fe­li­ciano, quien ase­gu­ra que, só­lo en Fran­cia, 203 co­lec­cio­nes pri­va­das de ar­te fue­ron re­qui­sa­das por los na­zis, lo que sig­ni­fi­ca­ba una ter­ce­ra par­te del to­tal. Y aña­día que se ex­po­lia­ron al­re­de­dor de 200.000 obras de ar­te, que sa­lie­ron de los paí­ses ocu­pa­dos me­dian­te in­ter­me­dia­ros que vi­vían en na­cio­nes neu­tra­les, una prác­ti­ca que se acen­tuó a par­tir de 1944, cuan­do la de­rro­ta del III Reich pa­re­cía in­mi­nen­te. La ma­yor par­te de esas co­lec­cio­nes ha­bían si­do pro­pie­dad de co­lec­cio­nis­tas ju­díos, pe­ro no fue­ron los úni­cos que per­die­ron su pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co.

Pe­ro si el ro­bo re­sul­ta ver­gon­zan­te, aún lo fue más el he­cho de que co­lec­cio­nis­tas pri­va­dos y mu­seos de to­dos los paí­ses se hi­cie­ran de ese mo­do con obras de ar­te de un mo­do ile­gal, com­prán­do­se­las a los la­dro­nes na­zis. Y a eso

se su­mó el ro­bo que, a su vez, efec­tua­ron los so­vié­ti­cos a me­di­da que iban to­man­do ciu­da­des ocu­pa­das por los na­zis en la Eu­ro­pa del Es­te. Mar­to­rell re­cuer­da que la po­lí­ti­ca de sa­queo fue di­ri­gi­da por Al­fred Ro­sen­berg, ce­re­bro de la lla­ma­da Ein­zatzs­tab Reichs­lei­ter Ro­sen­berg (ERR) –Bri­ga­da del Reichs­lei­ter Ro­sen­berg–, de­di­ca­da a la lo­ca­li­za­ción de bie­nes de in­te­rés en bi­blio­te­cas, ar­chi­vos y mu­seos. Él fue el res­pon­sa­ble tam­bién de de­pu­rar las co­lec­cio­nes ar­tís­ti­cas ale­ma­nas, eli­mi­nan­do aque­llas obras que se con­si­de­ra­ban opues­tas al ideal na­zi, bien por ser ju­días o co­mu­nis­tas. La mis­ma fuen­te ase­gu­ra que un in­for­me de ju­lio de 1944 ela­bo­ra­do por los hom­bres de Ro­sen­berg ci­fró en 21.903 las pie­zas re­qui­sa­das en Fran­cia: 10.890 cua­dros, 583 es­cul­tu­ras, 2.477 mue­bles, 583 ta­pi­ces y te­ji­dos, 5.825 ob­je­tos de ar­te va­ria­dos de pe­que­ño ta­ma­ño –por­ce­la­nas, cris­ta­le­rías, mo­ne­das, jo­ye­ría, etc.– y 1.545 pie­zas de la an­ti­güe­dad clá­si­ca u oriental. Y aña­de Mar­to­rell que en agos­to de 1945, la Co­mi­sión Fran­ce­sa pa­ra la re­cu­pe­ra­ción de obras de ar­te “es­ti­mó en 110 bi­llo­nes de fran­cos el va­lor de las obras ex­po­lia­das por los na­zis”.

Hitler y Göe­ring fue­ron los dos lí­de­res na­zis más ob­se­sio­na­dos con la ad­qui­si­ción de obras de ar­te. El Füh­rer mos­tró pre­di­lec­ción por las obras de los maes­tros ale­ma­nes, ho­lan­de­ses, fla­men­cos, fran­ce­ses e ita­lia­nos. Ade­más, le atraía la pin­tu­ra ale­ma­na del si­glo XIX; de he­cho, al pa­re­cer in­vir­tió en los años trein­ta gran par­te de los ro­yal­ties ob­te­ni­dos con las ven­tas de Mein Kampf en la com­pra de obras de ar­te. Se cuen­ta que te­nía el pro­pó­si­to de cons­truir un im­po­nen­te mu­seo en Linz, y en­tre 1944 y 1945 or­de­nó al­ma­ce­nar una gran can­ti­dad de obras ex­po­lia­das en una an­ti­gua mi­na de sal con ese pro­pó­si­to. Se­gún la fuen­te ci­ta­da, al tér­mino de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, los alia­dos en­con­tra­ron allí “6.755 pin­tu­ras de vie­jos maes­tros, 230 acua­re­las, 1.039 gra­ba­dos, 95 ta­pi­ces, 68 es­cul­tu­ras, 43 con­te­ne­do­res con pe­que­ñas obras de ar­te y otros tan­tos 358 con li­bros de di­ver­sa pro­ce­den­cia”.

Al­re­de­dor de 200.000 obras de ar­te fue­ron ex­po­lia­das de los paí­ses ocu­pa­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.