A-54, UN ES­PÍA EN EL CO­RA­ZÓN DEL REICH

Enigmas - - CONSPIRA -

Los es­pías, agen­tes do­bles y con­fi­den­tes que ja­lo­nan las pá­gi­nas de Ex­pe­dien­tes Se­cre­tos de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial son nu­me­ro­sos, co­mo El­ye­sa Baz­na, alias “Ci­ce­rón”, u Ol­ga Ché­jo­va, la ac­triz ru­sa que tra­ba­jó en el co­ra­zón del Reich ale­mán, que tie­nen su ca­pí­tu­lo apar­te en el li­bro, pe­ro uno de los más in­jus­ta­men­te re­le­ga­dos al ol­vi­do fue un ale­mán que es­pió a sus pro­pios com­pa­trio­tas des­de una po­si­ción pri­vi­le­gia­da en el co­ra­zón del Ber­lín na­zi, con­ven­ci­do de que el ré­gi­men al que de­bía ser­vir es­ta­ba co­rrup­to y sus di­ri­gen­tes eran unos cri­mi­na­les. Des­de un pues­to de res­pon­sa­bi­li­dad en la Reichs­wehr –an­te­ce­so­ra de la Wehr­macht, las fuer­zas ar­ma­das ale­ma­nas–, aquel hom­bre que tu­vo nu­me­ro­sos alias, aun­que pa­só a la his­to­ria con el de “A-54”, con­si­guió fil­trar in­for­ma­ción va­lio­sí­si­ma al ser­vi­cio se­cre­to che­co so­bre el rear­me ger­mano y los pla­nes de con­quis­ta del Füh­rer, in­for­ma­ción a la que no se pres­tó la de­bi­da aten­ción y que ha­bría evi­ta­do mu­cho de­rra­ma­mien­to de san­gre. Su final fue trá­gi­co, co­mo el de to­do agen­te do­ble cap­tu­ra­do por sus com­pa­trio­tas y acu­sa­do de al­ta trai­ción, pe­ro su epo­pe­ya, sal­pi­ca­da de he­chos asom­bro­sos y nu­me­ro­sos ries­gos, es dig­na de elo­gio y re­cuer­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.