LAS NUE­VAS PIE­DRAS DE ICA

Enigmas - - EL MOMENTO DECISIVO - TEX­TO An­to­nio Luis Mo­yano

Pa­ra quie­nes bus­quen la co­mo­di­dad an­tes que la aven­tu­ra, el con­for­ta­ble asien­to fren­te a la mi­ni pan­ta­lla de te­le­vi­sor de los au­to­bu­ses de la com­pa­ñía Cruz del Sur, es la me­jor op­ción pa­ra lle­gar a Ica des­de Lima. Al­go más de tres­cien­tos ki­ló­me­tros de ca­rre­te­ra y dos películas más tar­de, uno des­em­bar­ca en un en­tra­ma­do de ca­lles en­gu­lli­das por un trá­fi­co que se ha­ce más in­mi­se­ri­cor­de con su re­pe­ti­ti­vo cla­xon.

To­da­vía hoy, la ciu­dad tra­ta de re­cu­pe­rar­se del in­cle­men­te seís­mo que en el 2007 de­jó ca­si seis­cien­tos muer­tos y más de se­ten­ta y seis mil vi­vien­das com­ple­ta­men­te de­rrui­das. Sus ca­si dos­cien­tos cua­ren­ta mil ha­bi­tan­tes vi­ven in­mer­sos en la mis­ma aje­trea­da co­ti­dia­ni­dad de cual­quier ciu­dad eu­ro­pea, con la

En una cho­za de Ocu­ca­je, en Ica (Perú), se al­ma­ce­na otra bi­blio­te­ca glip­to­lí­ti­ca nun­ca fo­to­gra­fia­da has­ta la fe­cha.

úni­ca di­fe­ren­cia de que aquí nun­ca se ha­cen horas su­fi­cien­tes pa­ra po­der so­bre­vi­vir.

Co­no­ci­da co­mo “la ciu­dad del eterno sol”, los atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos de Ica se des­pa­rra­man en el ári­do de­sier­to del dis­tri­to de Ocu­ca­je. En la Plaza de Ar­mas, centro neu­rál­gi­co de la ca­pi­tal, en­con­tra­mos el mu­seo más ex­tra­ño que pue­da vi­si­tar­se: una ex­po­si­ción de mi­les de pie­dras la­bra­das con insólitas re­pre­sen­ta­cio­nes de in­dí­ge­nas en ta­pa­rra­bos aco­me­tien­do com­pli­ca­das ope­ra­cio­nes qui­rúr­gi­cas o a lo­mos de gran­des sau­rios co­mo me­dio de trans­por­te. Pe­ro se­rá me­jor que con­te­mos es­ta his­to­ria des­de el prin­ci­pio…

EL SUE­ÑO DE UN CAMPESINO… DES­PIER­TA DI­NO­SAU­RIOS

Fue el li­bro Exis­tió otra hu­ma­ni­dad (1975) de J. J. Be­ní­tez el que dio a co­no­cer en Es­pa­ña la fa­mo­sa “bi­blio­te­ca glip­to­lí­ti­ca” que el doc­tor Ja­vier Ca­bre­ra (1924-2001) ha­bía lo­gra­do re­unir, des­pués de que una fa­mi­lia de hua­que­ros –ex­po­lia­do­res de ya­ci­mien­tos ar­queo­ló­gi­cos– le hu­bie­ra he­cho par­tí­ci­pe de tan in­só­li­to ha­llaz­go. Al igual que el pro­fe­sor Cha­llen­ger de El Mun­do Per­di­do (1912) de Art­hur Co­nan Doy­le, el doc­tor Ca­bre­ra de­fen­día que es­tos pe­tro­gli­fos eran el tes­ti­mo­nio le­ga­do por una re­mo­ta ci­vi­li­za­ción sur­gi­da du­ran­te la era de los di­no­sau­rios, ha­ce más de se­sen­ta mi­llo­nes de años. Des­de que fue­ra ha­lla­da

la pri­me­ra en 1966, Ca­bre­ra re­co­no­cía que es­tas pie­dras po­drían ha­ber­se mez­cla­do con otras fal­sas que la avi­dez de es­tos hua­que­ros –la fa­mi­lia Uchu­yaha­bría fal­si­fi­ca­do a cam­bio de ge­ne­ro­sas pro­pi­nas. ¿Có­mo re­co­no­cer las pie­dras au­tén­ti­cas de las fal­sas? Ca­bre­ra ha­bía des­cu­bier­to –ojo al dato– que só­lo las ge­nui­nas se frag­men­ta­ban en pe­da­zos cuan­do se las de­ja­ba caer al sue­lo. Así de “frá­gil” era el ves­ti­gio de aque­lla hu­ma­ni­dad an­te­di­lu­via­na…

La con­tro­ver­sia en torno a las pie­dras de Ica ha per­du­ra­do du­ran­te más de me­dio si­glo… pe­ro só­lo en los paí­ses de ha­bla his­pa­na, por­que fue­ra pa­re­ce que lo te­nían más cla­ro. An­tes de que el li­bro de Be­ní­tez vie­ra la luz, la pren­sa in­ter­na­cio­nal ya ha­bía sen­ten­cia­do so­bre es­te asun­to: un aná­li­sis rea­li­za­do so­bre las in­ci­sio­nes de una de las pie­dras evi­den­cia­ba su fac­tu­ra re­cien­te. In­clu­so la re­vis­ta eso­té­ri­ca L’In­con­nu –Lo Des­co­no­ci­do–, na­da sos­pe­cho­sa de es­cep­ti­cis­mo, ca­li­fi­ca­ba los glip­to­li­tos de “su­per­che­ría”. Por si que­da­ra al­gu­na du­da, Ba­si­lio Uchu­ya (1935-2003),

La con­tro­ver­sia so­bre las pie­dras de Ica ha per­du­ra­do du­ran­te más de me­dio si­glo, pe­ro só­lo en los paí­ses de ha­bla his­pa­na. Fue­ra pa­re­ce que lo te­nían más cla­ro

el hua­que­ro que ven­día las pie­dras al doc­tor Ca­bre­ra, ha­bía re­co­no­ci­do que és­tas eran pro­duc­to de una ar­te­sa­nía lo­cal. Un do­cu­men­tal de la BBC mos­tró al pro­pio Ba­si­lio gra­ban­do aque­llas pie­dras pro­ce­den­tes de una ci­vi­li­za­ción… que só­lo exis­tió en la ma­ra­vi­llo­sa fan­ta­sía de aquel campesino.

Des­cu­bier­to el ori­gen con­tem­po­rá­neo de las pie­dras, so­bre los Uchu­ya re­ca­yó la acu­sa­ción de frau­de. Es fá­cil des­ple­gar esas acu­sa­cio­nes des­de la co­mo­di­dad que con­ce­de vi­vir en una so­cie­dad co­mo la nues­tra, don­de no hay que tra­ba­jar ba­jo un in­tem­pes­ti­vo sol pa­ra so­bre­vi­vir. Y es en es­te con­tex­to don­de de­be in­ter­pre­tar­se el mo­des­to ne­go­cio de ar­te­sa­nía desa­rro­lla­do por una hu­mil­de fa­mi­lia cu­yas con­di­cio­nes de vi­da ape­nas han cam­bia­do en to­dos es­tos años. Tal y co­mo com­pro­bó es­te re­por­te­ro: ellos no en­ga­ña­ron a na­die –el pri­mo­gé­ni­to de Ba­si­lio Uchu­ya no tie­ne in­con­ve­nien­te en mos­trar có­mo gra­ban las pie­dras–, sim­ple­men­te hu­bo per­so­nas que se de­ja­ron “en­ga­ñar”. Así pues, cuan­do vi­si­té la hu­mil­de cha­cra –que es co­mo se conoce en Perú a las fin­cas ru­ra­les–, don­de se fac­tu­ra­ron las pie­dras que al­gu­nos to­da­vía atri­bu­yen al le­ga­do de una ci­vi­li­za­ción del Me­so­zoi­co, y me en­tre­vis­té con la viu­da e hi­jos de Ba­si­lio Uchu­ya, no hi­ce más que con­fir­mar lo que ya se sa­bía. Ins­pi­rán­do­se en re­cor­tes de re­vis­tas de la épo­ca, la fér­til ima­gi­na­ción de aquel campesino hu­mil­de fue ca­paz de des­per­tar los di­no­sau­rios ex­tin­gui­dos ha­ce más de se­sen­ta mi­llo­nes de años, do­tán­do­les de vi­da pa­ra con­vi­vir con los hom­bres de otra hu­ma­ni­dad.

¿UNA BI­BLIO­TE­CA SE­CRE­TA ?

Sin em­bar­go, la sor­pre­sa vino des­pués de mi en­cuen­tro con la fa­mi­lia Uchu­ya, cuan­do el con­tac­to que es­ta­ble­cí en Ica me hi­zo una re­ve­la­ción sor­pren­den­te: des­de ha­cía ca­si me­dio si­glo, en otro lu­gar de Ocu­ca­je, dor­mían de­ce­nas de pie­dras que, en su mo­men­to –y de­bi­do a su ta­ma­ño– no fue­ron ad­qui­ri­das por el doc­tor Ca­bre­ra. A pe­sar de mi es­cep­ti­cis­mo, es­ta per­so­na –cu­ya iden­ti­dad no pue­de ser re­ve­la­da– me ju­ró y per­ju­ró que él ha­bía par­ti­ci­pa­do en el ha­llaz­go de va­rias de es­tas pie­dras cu­yos gra­ba­dos tes­ti­mo­nia­ban la hue­lla de una ci­vi­li­za­ción ar­cai­ca. Me con­ta­ba que es­tas ex­ca­va­cio­nes, co­mo to­das las que ha­cen los hua­que­ros, se rea­li­zan apro­ve­chan­do la clan­des­ti­ni­dad de la no­che, no tan­to pa­ra evi­tar el con­trol po­li­cial co­mo el im­pla­ca­ble sol del de­sier­to. Por su­pues­to, su tes­ti­mo­nio no con­tri­bu­yó un ápi­ce a que aban­do­ná­ra­mos nues­tro es­cep­ti­cis­mo.

Ha­cién­do­me par­tí­ci­pe de es­te se­cre­to, mi con­tac­to me con­du­jo has­ta la pe­que­ña cho­za don­de otra bi­blio­te­ca glip­to­lí­ti­ca ha­bía per­ma­ne­ci­do es­con­di­da du­ran­te to­do es­te tiem­po, tal vez es­pe­ran­do ser aca­ri­cia­da por el flash de mi cá­ma­ra de fotos. A di­fe­ren­cia de las pie­dras que se ex­hi­ben en el mu­seo de Ica –don­de el cu­rio­so no pue­de to­mar imá­ge­nes–, no es­tán cu­bier­tas del cé­le­bre be­tún que res­pon­de al ca­pri­cho de ha­cer más vi­si­bles sus di­bu­jos. El estilo y la te­má­ti­ca es, sin em­bar­go, el mis­mo: hom­bres ata­via­dos co­mo en la Edad de Pie­dra que pa­re­cen ha­ber al­can­za­do un desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co su­pe­rior al del si­glo XXI.

Ne­go­cian­do co­mo el que ad­quie­re cual­quier otra ar­te­sa­nía, uno de es­tos can­tos, que re­fle­ja un na­ti­vo a lo­mos de un di­no­sau­rio, ter­mi­nó en la mo­chi­la de quien es­to sus­cri­be. Tal vez el aná­li­sis de al­gu­na uni­ver­si­dad es­pa­ño­la per­mi­tie­ra zan­jar la po­lé­mi­ca dic­ta­mi­nan­do que sus gra­ba­dos no per­te­ne­cían a la era de los gran­des sau­rios. La­men­ta­ble­men­te, en el re­gre­so a Es­pa­ña, y du­ran­te el des­em­bar­co del equi­pa­je, el ma­cu­to que abri­ga­ba la pie­dra ca­yó al sue­lo, y és­ta ter­mi­nó –an­te nues­tra sor­pre­sa– frag­men­ta­da en pe­da­zos. ¿Aca­so ten­dría ra­zón el doc­tor Ca­bre­ra?

El pri­mo­gé­ni­to de Ba­si­lio mues­tra las re­vis­tas que ins­pi­ra­ron a su pa­dre. En la otra pá­gi­na, uti­li­zan­do un lá­piz azul pa­ra rea­li­zar el di­bu­jo que gra­ba­rá des­pués en la pie­dra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.