HA­BLAN LOS EX­PER­TOS…

Enigmas - - EL MOMENTO DECISIVO -

JUAN JO­SÉ REVENGA Re­por­te­ro y es­cri­tor

Vi­vi­mos un tiem­po en la que la gen­te no cree en na­da, só­lo en el ben­di­to In­ter­net que con­vier­te a cual­quie­ra en ex­per­to so­bre to­do. Pe­ro lo úni­co que hay cla­ro es que no po­de­mos de­cir ja­más y con cer­te­za ab­so­lu­ta lo que es ver­dad o men­ti­ra. So­bre to­do si ha­bla­mos de las pie­dras de Ica, que mucha gen­te ase­gu­ra, sin nin­gún pu­dor, que to­das son fal­sas. Pa­ra opi­nar de ellas de­be­mos te­ner las co­sas cla­ras: pri­me­ro, co­no­cer Ica, a la fa­mi­lia Uchu­ya y al fa­lle­ci­do doc­tor Ca­bre­ra. Mu­chos ha­blan de cuar­tos se­cre­tos y fan­ta­sías que han vis­to en esa ca­so­na de la ciu­dad cos­te­ra en el Perú. Pe­ro la reali­dad es que esas más de 11.000 pie­dras que for­man la co­lec­ción cuen­tan la his­to­ria de otra hu­ma­ni­dad con to­do lujo de de­ta­lles, y el que su­pues­ta­men­te las fal­si­fi­có, Ba­si­lio Uchu­ya y fa­mi­lia, nun­ca tu­vo co­no­ci­mien­tos pa­ra rea­li­zar ese ima­gi­na­ti­vo tra­ba­jo. Se ha ana­li­za­do muchas ve­ces su an­ti­güe­dad, y al­gu­nas han si­do da­ta­das en más de dos mil años. Só­lo con que una hu­bie­se apa­re­ci­do con esa an­ti­güe­dad ya se­ría mo­ti­vo su­fi­cien­te pa­ra du­dar. Y lo que no po­de­mos pen­sar es que en cin­co mil mi­llo­nes de años que tie­ne apro­xi­ma­da­men­te la Tie­rra he­mos si­do los pri­me­ros se­res in­te­li­gen­tes en ca­mi­nar so­bre ella.

JO­SÉ AN­TO­NIO CARAVACA In­ves­ti­ga­dor y es­cri­tor

Las pie­dras de Ica eran un re­fe­ren­te in­dis­cu­ti­ble del mun­do del mis­te­rio. La­men­ta­ble­men­te, han en­ve­je­ci­do mal. Muy mal. Tras la bri­llan­te in­ves­ti­ga­ción de Vi­cen­te Pa­rís que­dó pa­ten­te que muchas de las ro­cas gra­ba­das que se cus­to­dia­ban en el in­te­rior del mu­seo del Dr. Ca­bre­ra eran de ma­nu­fac­tu­ra mo­der­na. Años des­pués, reali­cé un am­plio es­tu­dio que de­mos­tró que la ma­yo­ría de las afir­ma­cio­nes ver­ti­das en torno a la su­pues­ta bi­blio­te­ca “glip­to­lí­ti­ca” eran com­ple­ta­men­te fal­sas. Mis con­clu­sio­nes fue­ron de­mo­le­do­ras: to­dos los mi­tos so­bre las pie­dras de Ica ca­re­cían de fun­da­men­to. En mi in­ves­ti­ga­ción no pu­de ha­llar nin­guno de los su­pues­tos re­fe­ren­tes bi­blio­grá­fi­cos an­te­rio­res a la irrup­ción del asun­to en la pren­sa. Ade­más, las pie­dras no con­te­nían nin­gu­na in­for­ma­ción cien­tí­fi­ca des­co­no­ci­da por nues­tra cien­cia. Y por si fue­ra po­co, la enor­me can­ti­dad de pie­dras en po­se­sión del Dr. Ca­bre­ra no era una obra im­po­si­ble pa­ra un pu­ña­do de es­pa­bi­la­dos ar­tis­tas lo­ca­les que du­ran­te dé­ca­das se de­di­ca­ron a gra­bar ro­cas con mo­ti­vos fan­tás­ti­cos de di­no­sau­rios y ope­ra­cio­nes mé­di­cas. De­fi­ni­ti­va­men­te, el tiem­po ha si­do el ma­yor enemi­go pa­ra un pre­ten­di­do ves­ti­gio de mi­llo­nes de años de an­ti­güe­dad.

VI­CEN­TE PA­RÍS In­ves­ti­ga­dor y ar­ti­cu­lis­ta

Es muy di­fí­cil sos­te­ner que las pie­dras de Ica son au­tén­ti­cas des­pués de ha­ber­las in­ves­ti­ga­do du­ran­te va­rios años. So­bre to­do tras pre­sen­ciar có­mo las fa­bri­can, có­mo se ins­pi­ran en imá­ge­nes que tie­nen a su al­can­ce, có­mo re­pi­ten los te­mas “más co­mer­cia­les” y có­mo los úni­cos te­mas “cien­tí­fi­cos” eran los re­la­cio­na­dos con el mun­do de las ope­ra­cio­nes qui­rúr­gi­cas, que era la es­pe­cia­li­dad del doc­tor Ca­bre­ra, prin­ci­pal com­pra­dor y co­lec­cio­nis­ta de esas pie­dras. Sin em­bar­go, cual­quier des­cu­bri­mien­to de una co­lec­ción par­ti­cu­lar que apor­te ejem­pla­res de los pri­me­ros años es una mag­ní­fi­ca no­ti­cia. ¿Y có­mo re­co­no­cer las pie­dras más an­ti­guas? Muy sen­ci­llo. Ba­si­lio Uchu­ya, su prin­ci­pal fa­bri­can­te, con­si­guió en el año 1975 un ca­len­da­rio con la ilus­tra­ción de unos gue­rre­ros mo­chi­cas. Di­chos gue­rre­ros lle­va­ban unas prác­ti­cas y de­co­ra­ti­vas ro­di­lle­ras que, a par­tir de ese mo­men­to, Ba­si­lio in­cor­po­ró en la ma­yo­ría de sus gra­ba­dos, tan­to si se tra­ta­ba de ca­za­do­res co­mo de ci­ru­ja­nos. Una ma­ne­ra muy sim­ple de da­tar cual­quier nue­va co­lec­ción que apa­rez­ca…

LO­REN­ZO FER­NÁN­DEZ BUENO Di­rec­tor de la re­vis­ta ENIG­MAS

Re­co­noz­co que cuan­do via­jé por vez pri­me­ra a Ica, es­ta­ba con­ven­ci­do de que las pie­dras eran fal­sas. Y una vez más me equi­vo­qué, por­que la so­ber­bia sue­le in­du­cir a erro­res. Del mis­mo mo­do que no po­de­mos de­fen­der a es­tas al­tu­ras que to­das son au­tén­ti­cas, tam­po­co po­de­mos se­guir con el ar­gu­men­to ca­du­co de que son fal­sas por­que no pue­den te­ner mi­llo­nes de años. No los tie­nen, por­que cró­ni­cas –las hay an­te­rio­res– co­mo las de, por ejem­plo, Juan San­ta Cruz Pa­cha­cu­ti, ya ha­blan si­glos atrás –no mi­llo­nes de años– de unas ex­tra­ñas pie­dras de po­der, por no ha­blar de las que apa­re­cen mu­cho an­tes cuan­do el río Ica se­ca su cau­ce. Es in­tere­san­te que los mis­te­rios en­ve­jez­can bien, pe­ro tam­bién el dis­cur­so que se usa pa­ra ne­gar­los, por­que sue­na ya a ca­rra­ca vieja. No se­ré yo quien afir­me que tie­nen esa an­ti­güe­dad, por­que no es ne­ce­sa­rio; pue­den exis­tir otras ex­pli­ca­cio­nes que no ba­ra­jó Ca­bre­ra, ob­ce­ca­do por su “gran des­cu­bri­mien­to”. Nues­tras ex­pe­di­cio­nes a la sel­va de Ya­món, al nor­te de Perú, ava­lan que al­guien diez mil años atrás pin­ta­ba es­ce­nas si­mi­la­res en el ar­te ru­pes­tre –hom­bres ca­zan­do di­no­sau­rios–. ¿Y si real­men­te ha­bla­mos de una me­ga­fau­na ex­tin­ta? ¿Y si to­dos he­mos es­ta­do bus­can­do don­de no era po­si­ble?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.