COMEREMOS CAR­NE HU­MA­NA?

A fi­na­les de 2018 una em­pre­sa pon­drá a la ven­ta car­ne ar­ti­fi­cial a par­tir de células ma­dre de va­cuno. ¿Lle­ga­re­mos a con­su­mir car­ne hu­ma­na desa­rro­lla­da con esa mis­ma téc­ni­ca?

Enigmas - - CIENCIA AL LÍMITE -

En nues­tro pri­mer mun­do so­le­mos dis­fru­tar de su­per­mer­ca­dos con es­tan­te­rías a re­bo­sar de ali­men­tos. In­clu­so, se co­mer­cia­li­za to­da una línea de pro­duc­tos de de­gus­ta­ción pa­ra pa­la­da­res gour­met. Pues bien, den­tro de unos me­ses po­dría aña­dir­se a la lis­ta una nue­va de­li­ca­te­sen gas­tro­nó­mi­ca no exen­ta de con­tro­ver­sia. La com­pa­ñía es­ta­dou­ni­den­se Just, es­pe­cia­li­za­da en co­mes­ti­bles ve­ge­ta­ria­nos, tie­ne la in­ten­ción de sa­car a la ven­ta car­ne sin­té­ti­ca. Es de­cir, células ma­dre ex­traí­das de los múscu­los de un ejem­plar adul­to de va­ca o po­llo que, pos­te­rior­men­te, son tra­ta­das en el la­bo­ra­to­rio has­ta con­ver­tir­las en ti­ras de car­ne. Pa­ra lo­grar es­ta trans­for­ma­ción, las células ma­dre son ba­ña­das en un cul­ti­vo es­pe­cial de nu­trien­tes don­de cre­cen has­ta adop­tar las ca­rac­te­rís­ti­cas cár­ni­cas. Lue­go, las di­fe­ren­tes ti­ras ob­te­ni­das son jun­ta­das y tri­tu­ra­das pa­ra con­for­mar una ham­bur­gue­sa.

Así pues, a los ve­ge­ta­ria­nos se les aca­ba­rán muchas de las ex­cu­sas es­gri­mi­das a la ho­ra de in­ge­rir car­ne, pues­to que du­ran­te di­cho pro­ce­so nin­gún ani­mal re­sul­ta da­ña­do ni sa­cri­fi­ca­do. Tam­po­co se le cría en cau­ti­vi­dad ni se le su­mi­nis­tran an­ti­bió­ti­cos. Y es que la ma­te­ria pri­ma uti­li­za­da re­sul­ta ser sim­ple y lla­na­men­te vi­da mi­cros­có­pi­ca. To­da la con­fec­ción de es­ta ham­bur­gue­sa de car­ne ar­ti­fi­cial o “lim­pia” –co­mo tam­bién se la de­no­mi­na- tras­cu­rre en un me­dio asép­ti­co y frío: las pla­cas de Pe­tri de un la­bo­ra­to­rio don­de las células ma­dre “en­gor­dan” du­ran­te unos 18 me­ses. Por su­pues­to, es­ta bio­tec­no­lo­gía tie­ne sus lí­mi­tes ya que, en nin­gún mo­men­to, es­ta­mos ha­blan­do de fa­bri­car chu­le­tas, sino sen­ci­llas es­truc­tu­ras de car­ne des­hue­sa­da cu­ya agre­ga­ción per­mi­te con­fec­cio­nar car­ne pi­ca­da.

Pe­ro ni mu­cho me­nos Just cons­ti­tu­ye la úni­ca em­pre­sa vol­ca­da en la in­ves­ti­ga­ción de es­te ti­po in­no­va­do­res pro­duc­tos ali­men­ti­cios. Memp­his Meats cul­ti­va po­llo y pa­to ba­jo si­mi­la­res pro­ce­di­mien­tos y pre­vé su ven­ta al pú­bli­co en 2021; Fin­less Foods desa­rro­lla con­su­mi­bles a par­tir de células de pes­ca­do; Per­fect Day Foods, de­ri­va­dos de la le­che sin ne­ce­si­dad de or­de­ñar va­cas o Cla­ra Foods, de­ri­va­dos del hue­vo sin criar ga­lli­nas.

El pun­to de in­fle­xión de es­ta pe­cu­liar ca­rre­ra gas­tro­nó­mi­ca ocu­rrió en 2013 cuan­do el in­ves­ti­ga­dor ho­lan­dés Mark Post hi­zo una de­gus­ta­ción pú­bli­ca en Londres de la ham­bur­gue­sa sin­té­ti­ca que ha­bía desa­rro­lla­do con su equi­po en el la­bo­ra­to­rio. Aquel me­dio ki­lo de car­ne te­ñi­do con zu­mo de re­mo­la­cha pa­ra ase­me­jar­se más a la car­ne na­tu­ral cos­tó 1,3 mi­llo­nes de dó­la­res y re­qui­rió del pa­tro­ci­nio mul­ti­mi­llo­na­rio de uno de los fun­da­do­res de Goo­gle, Ser­gey Brin. Des­de ese día las co­sas han cam­bia­do mu­cho y los cos­tes de fa­bri­ca­ción de es­te ti­po de pro­duc­tos ha caí­do ver­ti­gi­no­sa­men­te. Hoy día el pre­cio ron­da los diez eu­ros por ham­bur­gue­sa ar­ti­fi­cial y se con­fía en que lle­gue a ser más ba­ra­ta que la na­tu­ral en un lus­tro.

De he­cho, los avan­ces es­tán su­ce­dien­do a tal ve­lo­ci­dad que cier­tos sec­to­res eco­nó­mi­cos co­mien­zan a sen­tir­se ame­na­za­dos. La Aso­cia­ción de Ga­na­de­ros de los Es­ta­dos Uni­dos so­li­ci­tó al De­par­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra que es­tos ali­men­tos cul­ti­va­dos en la­bo­ra­to­rio no fue­ran co­mer­cia­li­za­dos ba­jo la eti­que­ta de “car­ne” ya que no pro­ce­den de animales sa­cri­fi­ca­dos. En con­cre­to, re­cla­man que “cual­quier pro­duc­to eti­que­ta­do co­mo car­ne pro­ven­ga de ga­na­do que ha­ya na­ci­do, se ha­ya cria­do o ma­ta­do de la ma­ne­ra tra­di­cio­nal, en lu­gar de pro­ve­nir de fuen­tes al­ter­na­ti­vas co­mo pro­duc­tos sin­té­ti­cos de plan­tas, in­sec­tos u otros com­po­nen­tes no animales así co­mo cual­quier pro­duc­to cul­ti­va­do en la­bo­ra­to­rios a par­tir células animales”. To­do ello, pa­ra evi­tar con­fun­dir al con­su­mi­dor.

Sin em­bar­go, es­tas no­ve­da­des gas­tro­nó­mi­cas que se cier­nen so­bre nues­tro es­tó­ma­go po­drían te­ner un ines­pe­ra­do gi­ro de guion y sor­pren­der­nos aún más. Ri­chard Daw­kins, el co­no­ci­do so­cio­bió­lo­go, au­tor del li­bro El Gen Egois­ta y un con­ven­ci­do ateo, se des­pa­chó re­cien­te­men­te con una re­fle­xión pú­bli­ca pro­vo­ca­do­ra. En su cuen­ta de Twit­ter se pre­gun­ta­ba si an­te la in­mi­nen­te lle­ga­da de la car­ne ar­ti­fi­cial a las re­pi­sas del su­per­mer­ca­do, es­ta­ría­mos dis­pues­tos a con­su­mir­la si en lu­gar de pro­ce­der de va­cuno o ave, la fuen­te ori­gi­nal fue­ran células ma­dre ob­te­ni­das de múscu­los de un ser hu­mano adul­to. ¿Es­ta­ría­mos an­te un ac­to real de ca­ni­ba­lis­mo? Cier­ta­men­te, no se ha­bría mu­ti­la­do ni ase­si­na­do nin­gún con­gé­ne­re de es­pe­cie. Tam­po­co pro­ce­de­ría de un ca­dá­ver. En el fon­do mas­ti­ca­ría­mos un te­ji­do cre­ci­do in vi­tro. Así que el di­le­ma mo­ral y la re­pul­sión vis­ce­ral ha­cia ese pro­duc­to es­ta­rían úni­ca­men­te en nues­tra men­te por­que no ha­bría otra cla­se de mo­ti­vos éti­cos pa­ra re­cha­zar su con­su­mo. Aún así, ¿lo co­me­ría­mos?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.