DIO­SES PA­GA­NOS

UN EQUI­PO DE IN­VES­TI­GA­DO­RES DE LA UNI­VER­SI­DAD DE CAM­BRID­GE RE­LA­CIO­NA LA CATASTRÓFICA ERUP­CIÓN DEL VOL­CÁN ELDG­JÁ, EN EL AÑO 940, CON LA DES­APA­RI­CIÓN DE LAS DI­VI­NI­DA­DES PA­GA­NAS Y LA LLE­GA­DA DEL CRIS­TIA­NIS­MO.

Enigmas - - TÚNEL DEL TIEMPO -

Un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­nar de la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge ha iden­ti­fi­ca­do el pe­río­do exac­to en el que en­tró en erup­ción el vol­cán Eldg­já, cu­yas ca­tas­tró­fi­cas con­se­cuen­cias se no­ta­ron in­clu­so en las creen­cias de los ha­bi­tan­tes de Is­lan­dia, país don­de, al sur, es­tá si­tua­do el vol­cán. A mo­do de detectives, han con­se­gui­do determinar que las ex­plo­sio­nes de la­va co­men­za­ron al­re­de­dor de la pri­ma­ve­ra de 939 y se alar­ga­ron has­ta fi­na­les del 940.

Al es­cla­re­cer la hor­qui­lla de tiem­po con­cre­to en que tu­vo lu­gar la ca­tás­tro­fe na­tu­ral, tam­bién ha po­di­do de­ter­mi­nar­se que las pri­me­ras ge­ne­ra­cio­nes de vi­kin­gos y cel­tas que re­ca­la­ron en la “is­la del hie­lo” pu­die­ron ser tes­ti­gos y pa­de­cer to­do el su­ce­so. Las con­se­cuen­cias de aque­lla he­ca­tom­be fue­ron te­rri­bles. Los cien­tí­fi­cos coin­ci­den en que se tra­tó de una erup­ción co­lo­sal, lle­gan­do a ex­pul­sar cer­ca de 20 ki­ló­me­tros cú­bi­cos de la­va. Aque­llo ge­ne­ró una ne­bli­na de pol­vo sul­fo­ro­so que se ex­ten­dió por el con­ti­nen­te eu­ro­peo, al­go que que­dó re­fle­ja­do en las cró­ni­cas de di­fe­ren­tes pue­blos co­mo la apa­ri­ción de un “Sol ro­jo san­gre”; de­bi­do a es­te blo­queo del as­tro rey, las tem­pe­ra­tu­ras ba­ja­ron drás­ti­ca­men­te, des­en­ca­de­nan­do uno de los ve­ra­nos más fríos de los úl­ti­mos si­glos.

En­tre los textos que ha­cen re­fe­ren­cia a es­te pe­rio­do de te­rri­bles con­se­cuen­cias, se en­cuen­tra el poe­ma me­die­val Vö­lus­pá, que ven­dría a ser al­go así co­mo “la Pro­fe­cía de la Vi­den­te”. Fue es­cri­to al­re­de­dor del año 961 y con­tie­ne pa­sa­jes co­mo és­te: “El sol co­mien­za a po­ner­se ne­gro, la tie­rra se hun­de en el mar, las es­tre­llas brillantes se dis­per­san des­de el cie­lo. El va­por bro­ta con lo que nu­tre la vi­da, la lla­ma vuela con­tra el cie­lo mis­mo”. El tex­to, en esen­cia, pre­di­ce el fin de los dio­ses pa­ga­nos y la lle­ga­da e ins­tau­ra­ción del cris­tia­nis­mo co­mo religión ofi­cial. Las imá­ge­nes apo­ca­líp­ti­cas re­se­ña­das en el poe­ma vie­nen a re­mar­car es­te cam­bio re­li­gio­so. Cli­ve Op­pen­hei­mer, pro­fe­sor de Vul­ca­no­lo­gía del De­par­ta­men­to de Geo­gra­fía de Cam­brid­ge, se­ña­la que “lo más sor­pren­den­te es el estilo ca­si ocu­lar en el que se re­pre­sen­ta la erup­ción en Vo­lus­pá. La in­ter­pre­ta­ción del poe­ma co­mo una pro­fe­cía del final de los dio­ses pa­ga­nos y su re­em­pla­zo por el úni­co dios, su­gie­re que los re­cuer­dos de es­ta te­rri­ble erup­ción vol­cá­ni­ca fue­ron de­li­be­ra­da­men­te pro­vo­ca­dos pa­ra es­ti­mu­lar la cris­tia­ni­za­ción de Is­lan­dia”.

RE­SU­RREC­CIÓN DE LOS DIO­SES PA­GA­NOS

¿Les sue­na la pa­la­bra Asa­trú? Bá­si­ca­men­te, se tra­ta de la re­crea­ción y uni­fi­ca­ción mo­der­na de la he­ren­cia pa­ga­na del centro y nor­te de Eu­ro­pa. En­tre otros paí­ses, es­ta religión es­tá re­co­no­ci­da en paí­ses co­mo Is­lan­dia, don­de Odín, Thor y el res­to de dio­ses per­te­ne­cien­tes al pan­teón nór­di­co, su­cum­bie­ron a la erup­ción del vol­cán, o Es­pa­ña, por ejem­plo. De un tiem­po a es­ta par­te, son va­rias las in­for­ma­cio­nes que apa­re­cen al res­pec­to de es­te lla­ma­ti­va creen­cia que re­su­ci­ta a los dio­ses que per­die­ron la fe de sus adep­tos en­tre las ce­ni­zas y la pre­sión del cris­tia­nis­mo. Pa­ra sa­ber más al res­pec­to, he­mos ha­bla­do con Da­niel Gó­mez Ara­go­nés, Li­cen­cia­do en Hu­ma­ni­da­des y au­tor del li­bro Bár­ba­ros en His­pa­nia: “la co­mu­ni­dad odi­nis­ta, gros­so mo­do, ba­sa sus creen­cias en el pan­teón nór­di­co/ger­má­ni­co. En Es­pa­ña exis­te el COE –Co­mu­ni­dad Odi­nis­ta de Es­pa­ña-Ása­trú–, cu­ya se­de, con tem­plo in­clui­do, es­tá en un pue­blo de Al­ba­ce­te”. En opi­nión de Da­niel, el au­men­to de adep­tos, so­bre to­do en­tre los jó­ve­nes, po­dría te­ner que ver con “el boom de la te­má­ti­ca vi­kin­ga –se­ries, pu­bli­ca­cio­nes, mú­si­ca, et­cé­te­ra–. Por otro la­do, el in­te­rés en di­chas creen­cias –opi­na Da­niel–, pue­de ve­nir dado por la ne­ce­si­dad del ser hu­mano de ver­se vin­cu­la­do a una tras­cen­den­cia, de ver­se vin­cu­la­do a ‘al­go más’ y, por di­ver­sos mo­ti­vos, hoy no co­nec­tan con el cris­tia­nis­mo y les re­sul­ta más atrac­ti­vo el odi­nis­mo. Den­tro de ser un cul­to muy mi­no­ri­ta­rio y a pe­sar de vi­vir en una so­cie­dad mo­der­na y ma­te­ria­lis­ta, mucha gen­te quie­re y ne­ce­si­ta una vi­da es­pi­ri­tual”.

Arri­ba, ima­gen del vol­cán Eldg­já, en Is­lan­dia. Un nue­vo es­tu­dio plan­tea que su erup­ción pu­do ter­mi­nar por con­ver­tir a los vi­kin­gos en cris­tian­dos, se­pul­tan­do a sus an­ti­guos dio­ses pa­ga­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.