Ar­go­nau­tas en el PAÍS DE LOS CÁTAROS

Cuan­do sur­gió la idea de rea­li­zar un via­je re­co­rrien­do al­gu­nos de los em­ble­má­ti­cos es­ce­na­rios de las cru­za­das al­bi­gen­ses no lo du­dé un ins­tan­te. Re­co­rrer esos lu­ga­res, to­car esas pie­dras, sen­tir, ver los mis­mos pai­sa­jes que vie­ron aque­llos cátaros, me atr

Enigmas - - TÚNEL DEL TIEMPO -

Co­men­za­mos la aven­tu­ra en Bar­ce­lo­na, uno de los tres con­da­dos par­ti­ci­pan­tes en la cruzada. Par­tien­do de la Ca­te­dral de la San­ta Creu i San­ta Eu­là­lia, y ba­jo una per­sis­ten­te llu­via, nos aden­tra­mos en las ca­lle­jue­las de su Ba­rrio Gó­ti­co. En­con­tra­mos sen­ci­lla la plaza de San Fe­lip Ne­ri. Ba­jo la plaza se en­cuen­tra un ce­men­te­rio ju­dío, en el centro una fuen­te oc­to­go­nal, y a un la­do la ho­mó­ni­ma igle­sia ba­rro­ca con las ci­ca­tri­ces de un bom­bar­deo de la Gue­rra Ci­vil. Tam­bién, el edi­fi­cio y es­cu­do de la In­qui­si­ción del si­glo XVI.

Ya en Fran­cia, co­men­za­mos el re­co­rri­do por el cas­ti­llo de Qué­ri­bus, en lo al­to de un ris­co. La for­ta­le­za es­ta­ba al man­do de Xa­bert de Bar­bai­ra, ayu­da­do por el con­da­do de Ro­se­llón, que es­ta­ba en po­der del Jai­me I. En el la­do fran­cés se en­con­tra­ba el ejér­ci­to de Pe­dro d’ Au­teuil con la ines­ti­ma­ble ayu­da de Oli­ver de Ter­mes, an­ti­guo fay­dit y gran co­no­ce­dor del te­rreno. La vi­si­ta al in­te­rior de la cons­truc­ción su­po­ne tran­qui­la aven­tu­ra de des­cu­bri­mien­to de es­ca­le­ras, pa­tio, chi­me­nea y de su sala del pi­lar, con su grue­sa co­lum­na lisa de cu­yo ca­pi­tel sur­gen ocho ner­vios gó­ti­cos de cru­ce­ría. La ca­pi­tu­la­ción de Qué­ri­bus su­pu­so el fin de la Cruzada. A sie­te ki­ló­me­tros en línea rec­ta se en­cuen­tra el cas­ti­llo de Pey­re­per­tu­se, nues­tra pró­xi­ma eta­pa.

El im­po­nen­te cas­ti­llo se ha­lla 800 me­tros de al­ti­tud. Ac­ce­de­mos a él por una tor­tuo­sa sen­da, en­tre ve­ge­ta­ción, que po­co a po­co nos acer­ca­rá a sus mu­ra­llas. De­bi­do a su si­tua­ción for­ma­rá par­te más ade­lan­te, jun­to con Qué­ri­bus, de los cas­ti­llos de fron­te­ra de Fran­cia fren­te al Ro­se­llón.

Atra­ve­san­do una zo­na de vi­ñe­dos lle­ga­mos a Car­ca­so­na y en ella, so­bre una pe­que­ña co­li­na es­car­pa­da, La Ci­té. La ve­re­mos co­mo era en el si­glo XIII: con sus 52 to­rres de vi­gi­lan­cia y de­fen­sa, con una do­ble mu­ra­lla… Las mu­ra­llas es­tán se­pa­ra­das por el ca­mino de ron­da –par­te lla­na– idó­nea pa­ra ob­ser­var to­da su be­lle­za. Una vez fran­quea­das, nos en­con­tra­re­mos con ca­lle­jue­las y casas y de­be­re­mos es­for­zar­nos por bo­rrar to­do aña­di­do tu­rís­ti­co pa­ra re­en­con­trar el mun­do me­die­val.

Den­tro de la ciu­dad des­ta­can dos edi­fi­cios, la Ba­sí­li­ca de Saint-Na­za­rie y el cas­ti­llo con­dal. En la igle­sia nos sor­pren­de­re­mos por sus mag­ní­fi­cas vi­drie­ras, aun­que a mí me cau­ti­vó una es­con­di­da Piedad. Me sor­pren­die­ron los co­lo­res de la fi­gu­ra fe­me­ni­na: do­ra­dos. ¿Po­dría tra­tar­se de Ma­ría Mag­da­le­na y no de la Vir­gen Ma­ría? El cas­ti­llo es­ta­ba ubi­ca­da den­tro de otro fuer­te. Cuen­ta con va­rias to­rres de vi­gi­lan­cia, to­das con cua­tro plan­tas, que per­mi­tían una vis­ta pa­no­rá­mi­ca más allá del Au­de. Tie­ne una pe­que­ña igle­sia ro­má­ni­ca. Tam­bién vi­mos los ma­ta­ca­nes de ma­de­ra, la bar­ba­ca­na so­bre el fo­so y ca­mi­nos de ron­da.

De es­ta ciu­dad par­te el se­nes­cal Hu­go de Ar­cis con su ejér­ci­to pa­ra con­quis­tar Mon­tsé­gur en 1244, y otro se­nes-

cal on­ce años des­pués pa­ra aca­bar con el úl­ti­mo re­duc­to cá­ta­ro en Qué­ri­bus. Car­ca­so­na tam­bién se con­ver­ti­rá en un lu­gar cla­ve de la In­qui­si­ción, sien­do los in­qui­si­do­res de la ciu­dad quie­nes con­de­na­ran a la ho­gue­ra al úl­ti­mo cá­ta­ro, Guil­hem de Be­li­bas­te, en 1321.

Si­guien­do nues­tro ca­mino lle­ga­mos, ba­jo una in­có­mo­da llu­via, a la ciu­dad de Foix. Des­de lo al­to de un pro­mon­to­rio ro­co­so, la for­ta­le­za in­con­quis­ta­ble do­mi­na la ciu­dad. Sus tres to­rres se ele­van con ga­llar­día.Tras su­bir por un em­pi­na­do ac­ce­so, na­da mas atra­ve­sar el um­bral nos re­ci­be la re­cons­trui­da ca­ma de En­ri­que III de Na­va­rra y IV de Fran­cia. Por lo de­más, es­ca­le­ras, azo­teas, ma­ta­ca­nes, al­me­nas… nos ha­rán re­cor­dar nues­tros jue­gos de ni­ñez.

Nues­tra si­guien­te pa­ra­da, Ren­nes le Châ­teau. Pa­ra mí una de las dos per­las del via­je. To­do él es un gran in­te­rro­gan­te. San­ta Ma­ría Mag­da­le­na, igle­sia lle­na de sím­bo­los… Nos re­ci­be un As­mo­deo aún sin ca­be­za, ob­ser­va­mos dos ni­ños igua­les en el al­tar, la es­ta­ción XIV del Vía Cru­cis que nos mues­tra la es­ce­na de me­ter el cuer­po de Cris­to en el Se­pul­cro –¿o lo es­tán sa­can­do?–… to­do es mis­te­rio. Pe­ro no só­lo la igle­sia es es­pe­cial, lo es to­do el con­jun­to. Pe­ro Ren­nes le Châ­teau tu­vo un plus, la fir­ma de Rex Mun­di, por Jo­sep Gui­ja­rro, en la bi­blio­te­ca de la To­rre Mag­da­la. Su coau­tor, Lo­ren­zo Fer­nán­dez, lo ha­rá el día si­guien­te.

La otra per­la del via­je fue Mon­tse­gur. Lle­gar al Camp dels Cre­mats, en­con­trar y ver la es­te­la con­me­mo­ra­ti­va, fue es­pe­cial. Re­cor­dé que se arro­ja­ban al fue­go, que­rían li­be­rar­se de su en­vol­tu­ra car­nal. Si­guió la as­cen­sión ha­cia la ro­ca por un es­tre­cho ca­mino. Una vez en la me­ta, cru­za­mos las mu­ra­llas e in­ten­ta­mos em­pa­par­nos del lu­gar que se nos pre­sen­tó ne­va­do. Ex­plo­ra­mos los res­tos del to­rreón, vi­si­ta­mos la ca­ra nor­te, ex­pe­ri­men­ta­mos con va­ri­llas ra­dies­té­si­cas y rea­li­za­mos una bre­ve me­di­ta­ción en el lu­gar.

Un apun­te dis­tin­to. Fui­mos a las Cue­vas de Niaux, gru­ta con pin­tu­ras ru­pes­tres de ha­ce 13.000 años. Mag­ní­fi­cas, así co­mo la acús­ti­ca de la ca­ver­na.

Lle­ga­mos a Albi, la ciu­dad ro­ja. Con­vie­ne per­der­se por sus ca­lle­jue­las don­de en­con­tra­re­mos lu­ga­res es­plén­di­dos co­mo los jar­di­nes del Pa­la­cio de la Ber­bie o el claus­tro de Saint-Sal­vi. Im­pres­cin­di­ble vi­si­tar la ca­te­dral, gó­ti­ca de la­dri­llo ro­jo. Me pa­re­cie­ron es­pec­ta­cu­la­res su ór­gano, su co­ro y su pin­tu­ra mural. Me­re­ció in­te­rés per­so­nal una ca­pi­lla con re­li­quias y fi­gu­ras de San Se­bas­tián y San Bar­to­lo­mé. ¿Una ca­pi­lla tem­pla­ria?

Un pue­ble­ci­to en­can­ta­dor es Cor­des Sul Ciel. Vi­lla amu­ra­lla­da cons­trui­da a par­tir de 1222 so­bre una co­li­na. Sus em­pe­dra­das ca­lles suben y ba­jan, sin piedad pa­ra el vi­si­tan­te. El pa­seo nos mos­tra­rá be­llos edi­fi­cios de fa­cha­das gó­ti­cas o la igle­sia de Saint Mi­chel con una puer­ta de ac­ce­so inú­til a me­dia al­tu­ra del mu­ro. Ba­jo la plaza del mer­ca­do se ha­lla un po­zo de 113 me­tros de pro­fun­di­dad, al que di­ce la le­yen­da fue­ron arro­ja­dos tres in­qui­si­do­res. Tam­bién des­cu­bri­mos en los din­te­les de al­gu­nas casas los sím­bo­los del gre­mio de sus mo­ra­do­res, ba­jo­rre­lie­ves, gár­go­las y ele­men­tos que ha­cen volar nues­tra ima­gi­na­ción.

El vi­si­tar Tou­lou­se nos per­mi­tió di­fe­ren­ciar la vi­da de las pe­que­ñas lo­ca­li­da­des vis­tas has­ta el mo­men­to con una gran ur­be. Es co­no­ci­da co­mo “la ciu­dad ro­sa” por la can­ti­dad de edi­fi­cios en que pre­do­mi­na ese co­lor. A des­ta­car el Ca­nal du Mi­di y la plaza del Ca­pi­to­lio.

La mi­le­na­ria Nar­bo­na fue nues­tro pun­to final. Es­tu­vi­mos en el Pa­la­cio de los Ar­zo­bis­pos, un be­llo con­jun­to mo­nu­men­tal con una ca­te­dral muy di­fe­ren­te a las vis­tas. San Jus­to y san Pas­tor es gó­ti­ca y, aún inaca­ba­da, es la ter­ce­ra más gran­de de Fran­cia. En la plaza del Ayun­ta­mien­to ob­ser­va­mos un pe­que­ño frag­men­to de la Vía Do­mi­tia, cal­za­da ro­ma­na cons­trui­da en 118 a. C. que unía las ac­tua­les Ita­lia y Es­pa­ña.

La aven­tu­ra, el via­je, ha si­do ma­ra­vi­llo­so. Lo me­jor han si­do los com­pa­ñe­ros en el mis­mo: cua­ren­ta ar­go­nau­tas in­quie­tos en bus­ca del Mis­te­rio, la His­to­ria, los por­qués… Un gui­ño a to­dos ellos. Has­ta pron­to.

Lo me­jor del via­je han si­do los 40 com­pa­ñe­ros en bus­ca del mis­te­rio, de la his­to­ria, de los por­qués…

Arri­ba, Jo­sep Gui­ja­rro fir­ma un ejem­plar de su li­bro Rex mun­di en la bi­blio­te­ca de la To­rre de Mag­da­la. De­ba­jo, fo­to de los ar­go­nau­tas que vi­si­ta­ron el país de los cátaros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.