¿SAL­TO EN EL TIEM­PO? UNA DÉ­CA­DA SIN EX­PLI­CA­CIÓN

CARLOS OLLÉS ESTOPIÑÁ LLE­VA DÉ­CA­DAS IN­VES­TI­GAN­DO TO­DA CLA­SE DE FENÓMENOS ANÓ­MA­LOS EN LA CO­MU­NI­DAD ARAGONESA. FRU­TO DE TAN­TAS HORAS DE BÚS­QUE­DA ES EL LI­BRO ARA­GÓN SO­BRE­NA­TU­RAL, QUE ACA­BA DE EDI­TAR CY­DO­NIA Y DEL QUE OS OFRE­CE­MOS EL SI­GUIEN­TE EX­TRAC­TO, UN IN

Enigmas - - UFOLOGÍA - TEX­TO Carlos Ollés Estopiñá

Sin du­da al­gu­na, lo más des­con­cer­tan­te del fe­nó­meno OVNI no es la experiencia en sí que ex­pe­ri­men­tan los tes­ti­gos, sino la mez­cla de sen­ti­mien­tos, sen­sa­cio­nes y pre­gun­tas sin res­pon­der de las que te ha­cen par­tí­ci­pe. To­dos es­tos sen­ti­mien­tos y sen­sa­cio­nes me trans­mi­tió in­vo­lun­ta­ria­men­te Mo­des­to –nom­bre fic­ti­cio–, un ta­xis­ta de la ciu­dad de Zaragoza que, du­ran­te nues­tra pri­me­ra en­tre­vis­ta, se mos­tró muy rea­cio a compartir su experiencia. Re­cuer­do que, pa­ra nues­tro pri­mer en­cuen­tro, lo ha­bía ci­ta­do en un cén­tri­co bar de Zaragoza. El tes­ti­go es un hom­bre abier­to y muy ha­bla­dor, pe­ro su ex­pre­sión mu­dó au­to­má­ti­ca­men­te cuan­do em­pe­zó a des­gra­nar los de­ta­lles de su fantástico re­la­to. Ha­bían pa­sa­do más de 10 años, pe­ro se­guía te­nien­do su experiencia muy pre­sen­te.

Mien­tras es­tá­ba­mos sen­ta­dos fren­te a fren­te, Mo­des­to to­mó un sor­bo de cer­ve­za y a con­ti­nua­ción co­men­zó a re­la­tar­me lo que tan­to le in­co­mo­da­ba…

UNOS INSÓLITOS PA­SA­JE­ROS

“Allá por la pri­me­ra mi­tad de los 80, me en­con­tra­ba en la pa­ra­da de ta­xis exis­ten­te en la an­ti­gua es­ta­ción de El Por­ti­llo, es­pe­ran­do la lle­ga­da de un Tal­go pro­ce­den­te de Madrid y con des­tino Bar­ce­lo­na. Me en­con­tra­ba so­lo en la zo­na de es­pe­ra de vehícu­los. Se­rían las dos de la ma­dru­ga­da y re­cuer­do que era ve­rano por­que, aun sien­do de ma­dru­ga­da, ha­cía ca­lor. Yo es­ta­ba de pie fue­ra del ta­xi, fu­man­do tran­qui­la­men­te. No me ha­bía aca­ba­do de fu­mar el ci­ga­rro cuan­do no­té que al­guien es­ta­ba abrien­do la puer­ta del co­che que da­ba a la ace­ra. Co­mo la es­ta­ción era fre­cuen­ta­da por al­gún que otro ma­lean­te, me gi­ré de in­me­dia­to. Allí, de pie en la ace­ra, ha­bía dos ti­pos muy al­tos –dos ju­ga­do­res de ba­lon­ces­to ex­tran­je­ros, pen­sé yo–. No traían ma­le­tas. El que te­nía la puer­ta abier­ta me mi­ró; el otro pa­re­cía que mi­ra­ra la ace­ra de en­fren­te, y am­bos per­ma­ne­cían in­mó­vi­les. Te­nían la ca­ra co­mo la de un ma­ni­quí, co­mo plas­ti­fi­ca­da; el pe­lo era ru­bio, muy cla­ro, los dos eran igua­les,

tan­to que pen­sé: ‘Igual son her­ma­nos ge­me­los’. El mo­men­to fue muy ex­tra­ño, ten­so, di­ría yo. Les di­je: ‘Suban, suban’. Y así lo hi­cie­ron. Subie­ron los dos por la mis­ma puer­ta pa­ra aco­mo­dar­se en la par­te tra­se­ra. Ves­tían una es­pe­cie de ga­bar­di­na y unos pan­ta­lo­nes al­go hol­ga­dos, pe­ro ajus­ta­dos por los to­bi­llos. Eran los dos igua­les, co­mo si fue­ran uni­for­ma­dos.

Des­pués de aco­mo­dar­nos los tres, les pre­gun­té dón­de que­rían ir. Uno de ellos –no sé pre­ci­sar cuál–, me con­tes­tó con una voz al­go ra­ra, co­mo si es­tu­vie­ra afó­ni­co, al­go gu­tu­ral: ‘¡A Pam­plo­na!’. Era la pri­me­ra vez que los oía ha­blar. ‘¿Al Pa­seo Pam­plo­na?’, les pre­gun­té yo. ‘No, ¡a Pam­plo­na!’, vol­vió a re­pe­tir con el mis­mo tono de voz. Así que ba­jé la ban­de­ra y me en­ca­mi­né ha­cia la au­to­vía de Lo­gro­ño. Yo, de vez en cuan­do, los mi­ra­ba por el espejo re­tro­vi­sor. Pa­ra mí que ni par­pa­dea­ban. Me en­con­tra­ba in­có­mo­do, pe­ro en el fon­do no me pro­du­cían nin­gún te­mor. In­ten­té ha­blar con ellos por­que el via­je es lar­go, y si man­te­nía­mos una con­ver­sa­ción se ha­ría más cor­to, pe­ro no hu­bo for­ma; no di­je­ron ni me­dia pa­la­bra. Pa­ra ha­cer más lle­va­de­ro el ca­mino, pu­se la ra­dio, pe­ro ex­tra­ña­men­te no fun­cio­na­ba. La tras­teé un po­co, pe­ro na­da dio re­sul­ta­do. Re­sig­na­do, me ar­mé de pa­cien­cia y con­du­je to­do el ca­mino en el más ab­so­lu­to si­len­cio. (…) Tu­ve mucha suer­te, pues no en­con­tré a na­die por la ca­rre­te­ra du­ran­te to­do el ca­mino. La ver­dad es que el via­je fue in­me­jo­ra­ble, sin na­da de trá­fi­co. Pen­sa­ba en­con­trar­me con bas­tan­tes ca­mio­nes, pe­ro no tu­ve que ade­lan­tar a na­die. Lo úni­co ma­lo es que lle­va­ba a esos dos ti­pos ex­tra­ños de­trás sin de­cir ni mú. Ni si­quie­ra pa­re­cían res­pi­rar. (…)

Cuan­do es­tá­ba­mos en­tran­do en Pam­plo­na me fi­jé de nue­vo en ellos. Gra­cias a la luz de las fa­ro­las pu­de ver­los con más de­te­ni­mien­to. Pa­re­cía co­mo si su mi­ra­da es­tu­vie­ra per­di­da; no mi­ra­ban por las ven­ta­ni­llas del co­che, al­go ra­ro, ya que las per­so­nas sue­len mi­rar por la ven­ta­na de su la­do siem­pre que pa­sas al­gu­na po­bla­ción. Pu­de ver per­fec­ta­men­te su mi­ra­da per­di­da y siem­pre al fren­te. De re­pen­te, y sin pre­vio avi­so, cuan­do es­tá­ba­mos a la al­tu­ra del es­ta­dio de fút­bol del Osa­su­na, uno de ellos di­jo: ‘¡Pa­re aquí!’, de nue­vo con esa voz ca­ver­no­sa que me asus­tó. (…)

Pa­ré a la de­re­cha. Abrie­ron la puer­ta del ta­xi y ba­ja­ron. A día de hoy, aún no sé si me pa­ga­ron, pe­ro a la ho­ra de ha­cer el ba­lan­ce con el gas­to men­sual del ga­soil to­do cua­dra­ba. O me pa­ga­ron y no lo re­cuer­do –co­sa que me ex­tra­ña–, o no gas­té ga­soil. Allí que­da­ron de pie, de es­pal­das a mí, mirando el es­ta­dio de fút­bol. Yo con­ti­nué. Hi­ce el cam­bio de sen­ti­do más ade­lan­te y pu­se di­rec­ción a Zaragoza. Cuan­do pa­sa­ba jus­to por el la­do con­tra­rio a don­de los ha­bía de­ja­do,

Al ver el re­loj se dio cuen­ta de que tan só­lo lle­va­ba dos horas de via­je. Al­go im­po­si­ble, pues te­nían que ha­ber trans­cu­rri­do al me­nos cin­co

mi­ré pa­ra ver­los de nue­vo, pe­ro ya no es­ta­ban. (…)

Ha­bría re­co­rri­do muy po­cos ki­ló­me­tros cuan­do de pron­to apa­re­ció en la ca­rre­te­ra una es­pe­sa nie­bla. ‘¡Qué ra­ro! –pen­sé–, en pleno ve­rano y una nie­bla tan es­pe­sa’. Te­nía que ir muy des­pa­cio, pues só­lo veía una cor­ti­na de nie­bla. De pron­to, me en­con­tré un ca­mión u otro vehícu­lo de gran­des pro­por­cio­nes cir­cu­lan­do de­lan­te de mí, tam­bién des­pa­cio; no sa­bría determinar qué apa­ra­to era, só­lo veía las lu­ces ro­jas tra­se­ras. A mí me da­ba la im­pre­sión, por las lu­ces que lle­va­ba, de que ocu­pa­ba to­da la ca­rre­te­ra, o por lo me­nos gran par­te del otro ca­rril. Cuan­do me acer­ca­ba mu­cho a es­te vehícu­lo se en­cen­dían sus lu­ces de freno. Eran tan po­ten­tes que me des­lum­bra­ban. En­ton­ces fre­na­ba pa­ra separarme un po­co y las lu­ces se apa­ga­ban. Era ex­tra­ño. En un par de oca­sio­nes más re­pe­tí la ma­nio­bra y ocu­rrió lo mis­mo. Era co­mo si no qui­sie­ra que me acer­ca­ra. No sé pre­ci­sar en qué ki­ló­me­tro ni en qué ca­rre­te­ra, pe­ro el vehícu­lo de de­lan­te se des­vió en un mo­men­to con­cre­to por mi de­re­cha. Se­gun­dos más tar­de, la es­pe­sa nie­bla des­apa­re­ció de re­pen­te.

Vol­ví a es­tar so­lo en la ca­rre­te­ra. Tras­teé de nue­vo la ra­dio pa­ra ver si fun­cio­na­ba… na­da de na­da. Fui con­du­cien­do, calcu­lo, co­mo un cuar­to de ho­ra, con to­do des­pe­ja­do y sin en­con­trar­me con nin­gún co­che. De pron­to y sin sa­ber de dón­de ha­bía ve­ni­do, otra vez apa­re­ció la nie­bla y, a los se­gun­dos, lo mis­mo de an­tes. Otra vez un ca­mión muy gran­de de­lan­te de mí, o el vehícu­lo que fue­se, pe­ro gran­de. La es­pe­sa nie­bla me im­pe­día re­co­no­cer qué ti­po de vehícu­lo era. Vol­vi­mos a las an­da­das. Cuan­do me acer­ca­ba mu­cho, se en­cen­dían las lu­ces ro­jas; cuan­do me apar­ta­ba, ba­ja­ban de in­ten­si­dad o se apa­ga­ban. (…) Lle­gué a plan­tear­me si po­día ser el mis­mo vehícu­lo que ha­bía lle­va­do ha­cía tan so­lo un cuar­to de ho­ra de­lan­te del ta­xi. Pe­ro, ¿có­mo po­día ha­ber co­rri­do tan­to? Si se ha­bía des­via­do de la ge­ne­ral pa­ra en­con­trar­se aho­ra de­lan­te de mí, te­nía que ha­ber co­rri­do mu­cho. En­ton­ces, la es­pe­sa nie­bla des­apa­re­ció de pron­to, y el “ca­mión” con ella. Es­ta vez, ni si­quie­ra ha­bía co­gi­do des­vío al­guno. No sé có­mo ha­bía su­ce­di­do, pe­ro de­lan­te del co­che no es­ta­ba, me en­con­tra­ba de nue­vo so­lo en la ca­rre­te­ra”.

IN­CER­TI­DUM­BRE

Mo­des­to mi­ra­ba cons­tan­te­men­te a su al­re­de­dor sin lle­gar a re­co­no­cer el pai­sa­je, e ignorando en qué tra­mo se en­con­tra­ba. A lo le­jos, el tes­ti­go pu­do apre­ciar unas lu­ces que pa­re­cían per­te­ne­cer a al­gu­na po­bla­ción o po­lí­gono in­dus­trial. Al ver­las, pen­só que po­dría ubi­car­se bien: “Las lu­ces es­ta­ban a am­bos la­dos de la ca­rre­te­ra. Con­for­me me iba acer­can­do, fui re­co­no­cien­do el en­torno, pe­ro no po­día ser. ‘Me es­ta­ré con­fun­dien­do’, pen­sé. Aque­llo era inau­di­to, pe­ro no; cuan­to más me acer­ca­ba, me­nos du­das te­nía de dón­de me en­con­tra­ba. Lo que es­ta­ba re­co­no­cien­do eran las ins­ta­la­cio­nes mi­li­ta­res de la Aca­de­mia Ge­ne­ral Mi­li­tar de Zaragoza, en la ca­rre­te­ra de Hues­ca”.

Mo­des­to no po­día com­pren­der qué es­ta­ba pa­san­do: él te­nía que es­tar en la ca­rre­te­ra de Pam­plo­na o, en su de­fec­to, en la de Lo­gro­ño. Sin em­bar­go, se en­con­tra­ba en la ca­rre­te­ra de Hues­ca y prác­ti­ca­men­te den­tro de la ca­pi­tal ma­ña. An­gus­tia­do por es­tas ca­vi­la­cio­nes, de pron­to la ra­dio vol­vió a fun­cio­nar, dán­do­le un buen sus­to. Fue en­ton­ces tam­bién cuan­do se fi­jó en el re­loj. Se dio cuen­ta de que tan só­lo lle­va­ba unas dos horas de via­je… “Eso era im­po­si­ble, no po­día ser: en­tre la ida y la vuel­ta, te­nía que ha­ber tar­da­do cer­ca de 5 horas”. Aque­lla ma­dru­ga­da, cuan­do lle­gó a ca­sa, Mo­des­to no con­si­guió dor­mir. “Ca­da vez que pien­so en esos per­so­na­jes me re­co­rre un es­ca­lo­frío por la es­pal­da”. El tes­ti­go no com­pren­de ni sa­be ex­pli­car qué su­ce­dió aque­lla no­che. Tie­ne muy cla­ro que fue real y lo mal que lo pa­só des­pués. La experiencia del ta­xis­ta za­ra­go­zano pa­re­ce un cu­rio­so ca­so de te­le­por­ta­ción, e in­clu­so ca­bría pen­sar en una po­si­ble ab­duc­ción ocu­rri­da en­tre los dos mo­men­tos en los que apa­re­ció la es­pe­sa nie­bla. Mo­des­to ha­ce re­fe­ren­cia cons­tan­te­men­te a la tran­qui­li­dad y la fal­ta de trá­fi­co en la ca­rre­te­ra, una pau­ta que se re­pi­te siem­pre que el fe­nó­meno es­tá ac­tuan­do. Aun­que a de­cir ver­dad, to­da la “fun­ción” ha­bría em­pe­za­do en el ins­tan­te en que sin­tió la ne­ce­si­dad de acu­dir an­tes de tiem­po a la pa­ra­da de ta­xi pa­ra descansar, al­go que no ha­cía nor­mal­men­te.

Lo que me des­co­lo­ca del re­la­to es la pre­sen­cia de los dos ex­tra­ños in­di­vi­duos. Es­tos per­so­na­jes, ba­jo mi pun­to de vis­ta, fue­ron sim­ple­men­te ac­to­res se­cun­da­rios de to­da es­ta pues­ta en es­ce­na, y, aun sien­do par­te im­por­tan­te de la ro­cam­bo­les­ca experiencia, no tu­vie­ron una fun­ción re­le­van­te en la mis­ma –apa­ren­te­men­te–. En to­do ca­so, su úni­co papel fue el de in­tran­qui­li­zar a Mo­des­to y ser la ex­cu­sa pa­ra via­jar a Pam­plo­na.

Por­ta­da del apa­sio­nan­te li­bro Ara­gón So­bre­na­tu­ral, re­cien­te­men­te pu­bli­ca­do por Edi­cio­nes Cy­do­nia, del que he­mos ex­trac­ta­do es­tas pá­gi­nas.

Un cro­quis di­bu­ja­do por el tes­ti­go so­bre las lu­ces ro­jas que vio fren­te a su vehícu­lo cuan­do apa­re­ció la es­pe­sa y mis­te­rio­sa nie­bla que des­cri­be en su en­cuen­tro con lo des­co­no­ci­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.