“Los ac­tos de fe son es­ca­sos, y ca­si pre­fie­ro que no los ha­ya”

LA AU­TO­RA ACA­BA DE PU­BLI­CAR ECOS DEL PA­SA­DO, DEL QUE OFRE­CE­MOS UN EX­TRAC­TO EN ES­TE MIS­MO NÚ­ME­RO. AHO­RA, NOS CUEN­TA EN PRI­ME­RA PER­SO­NA SUS EX­PE­RIEN­CIAS…

Enigmas - - LECTURAS -

Has­ta aho­ra tu fa­ce­ta li­te­ra­ria ha es­ta­do cen­tra­da en la fic­ción. ¿Por qué has de­ci­di­do ha­cer un li­bro de in­ves­ti­ga­ción y di­vul­ga­ción? Ha­ce más de dos años que em­pe­cé con la sec­ción de “Ecos del pa­sa­do” en On­da Ce­ro, en el pro­gra­ma “La Ro­sa de los Vien­tos”, y te­nía ma­te­rial su­fi­cien­te pa­ra ha­cer un buen li­bro cuan­do la edi­to­ra de Lu­ciér­na­ga me pro­pu­so ha­cer una re­co­pi­la­ción de los ca­sos. Su­pon­go que tras tan­to tiem­po ha­blan­do de lu­ga­res em­bru­ja­dos ya to­ca­ba es­cri­bir so­bre el te­ma. Ha­blan­do cla­ro, ¿lo pa­ra­nor­mal exis­te, es real? Yo no ten­go nin­gu­na du­da, aun­que eso no sig­ni­fi­ca que ca­da vez que me en­fren­to a una in­ves­ti­ga­ción o a un nue­vo ca­so no par­ta con to­do el es­cep­ti­cis­mo y ri­gor po­si­bles. Esa es la úni­ca for­ma de dar cre­di­bi­li­dad y ha­cer ve­ro­sí­mil lo que pa­ra al­gu­nos es apa­ren­te­men­te in­creí­ble. Cuan­do has vi­vi­do se­gún qué ex­pe­rien­cias lle­gas a la con­clu­sión de que lo pa­ra­nor­mal es más nor­mal de lo que pen­sa­mos. ¿Has si­do tes­ti­go di­rec­to de al­go anó­ma­lo, al­go que no po­dría­mos ex­pli­car ra­cio­nal­men­te? Muchas ve­ces. Hay ca­sos co­mo mis nu­me­ro­sas ex­pe­rien­cias en la ca­sa del Ma­res­me, la es­tan­cia en el Pa­la­cio de Li­na­res, mi vi­si­ta al cam­po de con­cen­tra­ción de Bir­ke­nau, o la in­ves­ti­ga­ción en el Cor­ti­jo del Co­ro­nil de Se­vi­lla con las com­pa­ñe­ras de “Ob­je­ti­vo Pa­ra­nor­mal” y Fe­de Pa­dial, que du­do que se bo­rren de mi memoria. Cuan­do eres tes­ti­go de un fe­nó­meno cla­ro, inexplicable, y ade­más pue­des gra­bar­lo y con­tras­tar la in­for­ma­ción ob­te­ni­da a pos­te­rio­ri, es un ver­da­de­ro lujo. He po­di­do ha­blar con aque­llos que ya no es­tán en­tre no­so­tros y ve­ri­fi­car sus iden­ti­da­des y su his­to­ria, he po­di­do ver a tra­vés de fo­to­gra­fías fenómenos inexplicables y cap­tar gra­cias a una cá­ma­ra ki­net a un en­te mo­vién­do­se que nues­tros ojos eran in­ca­pa­ces de per­ci­bir. ¿Qué más pue­do pe­dir…? ¿Exis­te frau­de en es­te fas­ci­nan­te uni­ver­so de la bús­que­da de lo pa­ra­nor­mal? Por su­pues­to y muy a pe­sar de los que es­ta­mos en es­to, por­que nos apa­sio­na y bus­ca­mos res­pues­tas. Qui­zás, si no hu­bie­se tan­ta gen­te que usa es­tos te­mas pa­ra es­ta­far o fan­ta­sear, se­ría más fá­cil que las per­so­nas nos es­cu­cha­sen y die­sen cré­di­to a lo que al­gu­nos ha­ce­mos. ¿Y qué le di­rías a los que afir­man que lo que re­co­ges en el li­bro, que tam­bién ocu­pa muchas ve­ces las pá­gi­nas de ENIG­MAS, es to­do fal­so, cuen­tos y le­yen­das pa­ra ven­der? En el fon­do pue­do en­ten­der su pos­tu­ra. Si nun­ca has vis­to na­da, si nun­ca has vi­vi­do una experiencia, no re­sul­ta des­de lue­go fá­cil creer. Los ac­tos de fe son es­ca­sos y ca­si que pre­fie­ro que no los ha­ya. Com­par­to esa ne­ce­si­dad de ver pa­ra creer y la respeto.

Só­lo les pi­do el mis­mo respeto pa­ra los que sí he­mos te­ni­do el pri­vi­le­gio de ver y sa­ber que hay al­go más. Que uno no ha­ya vis­to o ex­pe­ri­men­ta­do al­go no im­pli­ca ne­ce­sa­ria­men­te que eso no exis­ta. Pa­re­ce que los en­cla­ves don­de la tra­ge­dia es­tu­vo pre­sen­te en el pa­sa­do, de una for­ma u otra, son más pro­pen­sos a la fe­no­me­no­lo­gía ex­tra­ña… ¿por qué? En esos lu­ga­res la car­ga ener­gé­ti­ca es enor­me. Son co­mo

“A ve­ces son co­mo ho­lo­gra­mas, y otras, al­mas ator­men­ta­das que tie­nen un asun­to pen­dien­te que re­sol­ver”

hue­llas de lo su­ce­di­do, im­pron­tas que de­ja el do­lor tras de sí ha­cien­do que en oca­sio­nes se re­me­mo­re la tra­ge­dia una y otra vez. A ve­ces son co­mo ho­lo­gra­mas, fo­to­gra­fías iner­tes de esa reali­dad que un día fue el pre­sen­te, y otras son al­mas ator­men­ta­das que o bien no acep­tan el he­cho de no es­tar ya en el mun­do de los vi­vos, o sim­ple­men­te tie­nen te­mas pen­dien­tes que re­sol­ver y se nie­gan a aban­do­nar­lo. La fe­no­me­no­lo­gía pol­ter­geist se ha re­por­ta­do en nu­me­ro­sos lu­ga­res del mun­do, pe­ro tras tus in­ves­ti­ga­cio­nes, ¿cuál di­rías que es el país en el que se pro­du­ce más fre­cuen­te­men­te? ¿A qué se de­be? No creo que ha­ya un país que ten­ga un ra­tio su­pe­rior de fenómenos pol­ter­geist en su ha­ber. Lo que creo es que si nos po­ne­mos a ana­li­zar el te­ma con de­te­ni­mien­to po­dría­mos de­cir que los Es­ta­dos Uni­dos se lle­van la pal­ma, pe­ro úni­ca­men­te por su ta­ma­ño. En cual­quier ca­so, los fenómenos pol­ter­geist no son tan ha­bi­tua­les co­mo otro ti­po de fenómenos, pe­ro cuan­do ocu­rren son tan es­pec­ta­cu­la­res que sue­len lla­mar mu­cho la aten­ción. Ima­gino que has te­ni­do que rea­li­zar una im­por­tan­te cri­ba pa­ra po­der ajus­tar­te a eso que lla­ma­mos “eco­no­mía na­rra­ti­va”. ¿Has de­ja­do fue­ra al­gún ca­so que te hu­bie­ra gus­ta­do in­cluir en el li­bro? He te­ni­do que de­jar ca­sos fue­ra y sin­te­ti­zar bas­tan­te los ca­sos in­clui­dos, si no, hu­bie­se ter­mi­na­do es­cri­bien­do una en­ci­clo­pe­dia. Ha­blar de un ca­so en es­pe­cial no es sen­ci­llo, pe­ro se­gu­ro que tar­de o tem­prano ha­brá ma­te­rial pa­ra otro li­bro.

So­bre es­tas lí­neas, por­ta­da del úl­ti­mo li­bro de Lau­ra Fal­có, Ecos del Pa­sa­do, que aca­ba de edi­tar Lu­ciér­na­ga. Un re­co­rri­do asom­bro­so por lo in­só­li­to. A la iz­quier­da, nues­tra en­tre­vis­ta­da. Tras es­tas lí­neas y de­ba­jo, fo­to­gra­fías de sus in­ves­ti­ga­cio­nes...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.