OPERACION UN­DER­WORLD

Enigmas - - CONSPIRA -

Aca­ba de pu­bli­car­se el li­bro Ex­pe­dien­tes Se­cre­tos de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial –Lu­ciér­na­ga, 2018–, el nue­vo tra­ba­jo de nues­tro re­dac­tor je­fe, Ós­car He­rra­dón. Un ver­ti­gi­no­so via­je a los en­tre­si­jos de la con­tien­da más san­gui­na­ria de to­dos los tiem­pos, epi­so­dios lle­nos de in­te­rro­gan­tes que han per­ma­ne­ci­do cla­si­fi­ca­dos du­ran­te dé­ca­das, co­mo la co­la­bo­ra­ción se­cre­ta en­tre la Ma­fia y el go­bierno de los EEUU.

Aco­mien­zos de 1942, los mue­lles neo­yor­qui­nos eran un ob­je­ti­vo bas­tan­te sen­ci­llo pa­ra los sub­ma­ri­nos ale­ma­nes: las lu­ces de Brooklyn crea­ban una si­lue­ta per­fec­ta de los bu­ques mer­can­tes que po­drían con­ver­tir­se en ob­je­ti­vo del enemi­go. Una se­rie de mis­te­rio­sos in­cen­dios a lo lar­go de to­do el puer­to in­quie­ta­ron so­bre­ma­ne­ra a las au­to­ri­da­des de la ciu­dad de los ras­ca­cie­los y al Go­bierno es­ta­dou­ni­den­se, so­bre to­do des­de que los EEUU en­tra­ran ofi­cial­men­te en gue­rra tras el bom­bar­deo de Pearl Har­bor. Aun­que mu­chos de aque­llos fue­gos se de­mos­tra­ron for­tui­tos, la ma­yo­ría de ciu­da­da­nos pen­sa­ba que ha­bían si­do in­ten­cio­na­dos y que te­nían lu­gar sa­bo­ta­jes, pro­ba­ble­men­te de mano de los sim­pa­ti­zan­tes na­zis, se­gui­do­res de Mus­so­li­ni o in­clu­so es­pías ja­po­ne­ses.

Pro­te­ger los puer­tos era fun­da­men­tal por­que des­de la cos­ta Es­te par­tían la ma­yo­ría de bar­cos de ví­ve­res y abas­te­ci­mien­to con rum­bo a In­gla­te­rra pa­ra apo­yar a los alia­dos en Eu­ro­pa. To­ne­la­das de em­bar­ca­cio­nes eran hun­di­das por los U-Boo­te ale­ma­nes y ha­bía que to­mar me­di­das pa­ra que los bar­cos no fue­ran tam­bién sa­bo­tea­dos in­clu­so an­tes de par­tir. Los or­ga­nis­mos en­car­ga­dos de la de­fen­sa de los EEUU es­ta­ban dis­pues­tos a ha­cer un tra­to con quien fue­ra, in­clu­so tras­pa­san­do los lí­mi­tes de la le­ga­li­dad, al­go que en tiem­pos de gue­rra no su­po­nía un gran pro­ble­ma pa­ra nin­gún ban­do.

Se­gún re­co­ge el his­to­ria­dor Rod­ney Camp­bell, el co­man­dan­te Char­les Rad­clif­fe Haf­fen­den, que por aquel en­ton­ces fue nom­bra­do res­pon­sa­ble de la sec­ción de in­ves­ti­ga­cio­nes del Ter­cer Dis-

tri­to Na­val en Man­hat­tan, le con­fe­só a un asis­ten­te de la Ma­ri­na lo si­guien­te: “Ha­bla­ría con cual­quie­ra; con un cu­ra, con un ge­ren­te de ban­co, con un gáns­ter o con el dia­blo en per­so­na si así pu­die­ra con­se­guir la in­for­ma­ción que ne­ce­si­to. Es­to es una gue­rra y hay vi­das ame­ri­ca­nas en pe­li­gro”.

¡PROTEJAMOS LOS PUER­TOS!

Aquél se­ría el co­mien­zo de una de las ope­ra­cio­nes clan­des­ti­nas de la con­tien­da más sor­pren­den­tes y a su vez des­co­no­ci­das por el gran pú­bli­co. En un pri­mer in­ten­to de con­tro­lar los mue­lles, agen­tes de In­te­li­gen­cia de la Ma­ri­na pro­ba­ron a ob­te­ner in­for­ma­ción de los tra­ba­ja­do­res por­tua­rios, pe­ro no ob­te­nían pis­ta al­gu­na por­que to­do aquel enor­me es­pa­cio es­ta­ba con­tro­la­do por la Ma­fia. Por en­ton­ces, lle­va­ba va­rios años en pri­sión el que fue­ra “Don” de la Co­sa Nos­tra neo­yor­qui­na, el to­do­po­de­ro­so Char­les “Lucky” Lu­ciano. És­te se­guía des­de pri­sión los avan­ces de la con­tien­da, y era cons­cien­te de que de­bía dar un gol­pe de mano pa­ra po­der re­du­cir su con­de­na.

Vio su opor­tu­ni­dad con el in­cen­dio del bu­que La­fa­yet­te, co­mo se ha­bía re­bau­ti­za­do el trans­atlán­ti­co de lujo de pro­pie­dad fran­ce­sa Nor­man­die, que ha­bía si­do em­bar­ga­do por la Ad­mi­nis­tra­ción Roo­se­velt tras la clau­di­ca­ción de Fran­cia, un gi­gan­tes­co na­vío pa­ra el que se cons­tru­yó ex pro­fe­so el Mue­lle 88 de Nue­va York y que ha­bía si­do reha­bi­li­ta­do co­mo bu­que de gue­rra, des­ti­na­do a en­viar a Eu­ro­pa nu­me­ro­sas tro­pas de apo­yo. El 28 de fe­bre­ro de 1942 de­bía par­tir ha­cia Bos­ton a re­co­ger al pri­mer cargamento de sol­da­dos, pe­ro aque­llo nun­ca su­ce­dió, por­que el día 9 del mis­mo mes ar­día en un ca­ta­clis­mo que tra­jo en vi­lo a los mi­les de cu­rio­sos y cau­só un ver­da­de­ro re­vue­lo en los pa­si­llos de Washington.

Aun­que con los años los pro­pios ma­fio­sos di­rían que ellos in­cen­dia­ron el Nor­man­die pa­ra acer­car al go­bierno a Lu­ciano –al pa­re­cer lo ha­brían in­cen­dia­do Al­bert Anas­ta­sia y su her­mano Tony, por or­den de Frank Cos­te­llo–, de las pes­qui­sas de las au­to­ri­da­des se des­pren­dió que fue for­tui­to, aun­que sir­vió de ex­ce­len­te ba­za a los hom­bres del “Don”. El mis­te­rio so­bre el fue­go no ha si­do com­ple­ta­men­te des­ve­la­do.

Tras to­da una se­rie de mo­vi­mien­tos que se re­la­tan de­ta­lla­da­men­te en Ex­pe­dien­tes Se­cre­tos de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, fi­nal­men­te los ofi­cia­les de la Ma­ri­na de­ci­die­ron rea­li­zar una suer­te de tra­to, si­len­cia­do du­ran­te dé­ca­das, con los hom­bres de la Co­sa Nos­tra pa­ra pro­te­ger los puer­tos. Aquel pac­to se­cre­to se­ría co­no­ci­do co­mo “Ope­ra­ción Un­der­world” –Ba­jos Fon­dos– y sus de­ta­lles se re­co­gen en un ex­pe­dien­te has­ta ha­ce po­cos años se­cre­to: el “In­for­me Her­lands”.

LA ALIAN­ZA SE­CRE­TA

La po­ca or­to­do­xa idea de que los agen­tes de la Ma­ri­na con­tac­ta­ran con in­for­ma­do­res del cri­men or­ga­ni­za­do pa­ra man­te­ner la se­gu­ri­dad ma­rí­ti­ma gra­cias a sus con­tac­tos con los sin­di­ca­tos por­tua­rios –que no gus­tó a mu­chos– sur­gió del ca­pi­tán Ros­coe C. Ma­cFall, ofi­cial al man­do del ser­vi­cio de In­te­li­gen­cia del Ter­cer Dis­tri­to Na­val, que abar­ca­ba la vi­gi­lan­cia en­tre Nue­va York y Nue­va Jer­sey. Sin de­ma­sia­do es­fuer­zo, ob­tu­vo el res­pal­do del con­tra­al­mi­ran­te Carl F. Es­pe, di­rec­tor del ser­vi­cio de In­te­li­gen­cia na­val, y del te­nien­te Ant­hony J. Mars­loe.

Ma­cFall pro­pu­so que se pu­sie­ran en con­tac­to con Jo­seph “Socks” Lan­za, un bru­tal gáns­ter y uno de los más

es­tre­chos alia­dos de Lu­ciano, al que re­pre­sen­ta­ba el abo­ga­do Jo­seph K. Gue­rin. Lan­za di­ri­gía el mer­ca­do del pes­ca­do de Ful­ton y ni una so­la em­bar­ca­ción de pes­ca atra­ca­ba en los mue­lles de Nue­va York sin pa­gar­le un tri­bu­to. Un ne­go­cio de lo más ren­ta­ble ba­sa­do en la ex­tor­sión, el chan­ta­je y el con­trol de los sin­di­ca­tos.

Rea­li­za­ron tan de­li­ca­do acer­ca­mien­to a tra­vés del abo­ga­do de Lu­ciano, Mo­ses Po­la­koff. És­te y Gue­rin se reunie­ron en se­cre­to en su bu­fe­te en Wall Street y pro­pu­sie­ron co­mo in­ter­me­dia­rio en­tre Lu­ciano y el go­bierno a Me­yer Lans­ki. Es­te ba­ji­to pe­ro im­pla­ca­ble ma­fio­so era de ori­gen ju­dío, y sen­tía un odio te­rri­ble ha­cia Adolf Hitler y su po­lí­ti­ca an­ti­se­mi­ta. De he­cho, ya ha­bía re­ven­ta­do va­rias reunio­nes de sim­pa­ti­zan­tes na­zis en­ro­la­dos en el Bund Ger­mano Ame­ri­cano, que lle­gó a re­unir a 20.000 se­gui­do­res en el icó­ni­co Ma­di­son Squa­re Gar­den el 20 de fe­bre­ro de 1939.

El 11 de abril de 1942 se ce­le­bra­ba una reunión se­cre­ta en un res­tau­ran­te de la ca­lle 58 en Nue­va York en­tre Mo­ses Po­la­koff, Mu­rray Gur­fin, fis­cal del dis­tri­to de Man­hat­tan –a las ór­de­nes de De­wey–, el co­man­dan­te de la ONI –Of­fi­ce of Na­val In­te­lli­gen­ce– Haf­fen­den, y Me­yer Lansky. Allí le con­ta­ron al gáns­ter no­ti­cias so­bre lo que es­ta­ba su­ce­dien­do con su pue­blo en Eu­ro­pa en los cam­pos na­zis e, im­pre­sio­na­do, fue au­to­ri­za­do a re­unir­se con su je­fe en Dan­ne­mo­ra. Nun­ca se sa­brá qué ha­bla­ron en la mis­ma, más allá de lo na­rra­do en unas me­mo­rias po­co or­to­do­xas del pro­pio Lansky y al­gu­nas con­ver­sa­cio­nes que man­tu­vo el “Don” con va­rios pe­rio­dis­tas. La pri­me­ra con­se­cuen­cia pron­to se hi­zo vi­si­ble.

Gur­fein les de­jó cla­ro que Lu­ciano no re­ci­bi­ría re­com­pen­sa al­gu­na, sino que se tra­ta­ba de un de­ber pa­ra con su pa­tria; sin em­bar­go, pues­to que Lansky y Po­la­koff de­bían re­unir­se con el je­fe ma­fio­so de for­ma fre­cuen­te en vis­tas a que pros­pe­ra­se la “alian­za se­cre­ta”, se ba­ra­jó la po­si­bi­li­dad de tras­la­dar­lo de pri­sión, pri­me­ra con­ce­sión gu­ber­na­men­tal al ca­po. A pe­sar de la voz en con­tra de Tho­mas E. De­wey, Lu­ciano fue tras­la­da­do de la pri­sión de Dan­ne­mo­ra, co­no­ci­da co­mo la “Pe­que­ña Si­be­ria” por sus du­ras con­di­cio­nes, a la de Great Mea­dow, en Coms­tock, muy cer­ca de Nue­va York, don­de go­za­ba de un ré­gi­men más abier­to, y po­día in­clu­so ju­gar al béis­bol. John A. Lyons, res­pon­sa­ble del sis­te­ma pe­ni­ten­cia­rio neo­yor­kino, dio ins­truc­cio­nes al al­cai­de de Great Mea­dow pa­ra que no apli­ca­se a las vi­si­tas al Don las or­de­nan­zas so­bre el re­gis­tro de hue­llas di­gi­ta­les pa­ra que agen­tes del

Go­bierno y ma­fio­sos pu­die­sen ha­blar con él en pri­va­do.

En su nue­vo pre­si­dio, co­men­zó a re­ci­bir nu­me­ro­sas vi­si­tas de sus su­bor­di­na­dos, que re­ci­bían ins­truc­cio­nes per­so­nal­men­te del otro­ra “Ca­po di tut­ti cap­pi”. Agen­tes del ONI co­men­za­ron a in­fil­trar­se en los mue­lles sin pro­ble­ma e in­clu­so, gra­cias a “Socks” Lan­za, se les per­mi­tió in­fil­trar­se en los sin­di­ca­tos de es­ti­ba­do­res. De he­cho, has­ta 42 lí­de­res sin­di­ca­les y tra­ba­ja­do­res por­tua­rios opues­tos a la Co­sa Nos­tra fue­ron ase­si­na­dos en los cua­tro años si­guien­tes, apa­re­cien­do tam­bién los ca­dá­ve­res de va­rios miem­bros de la co­mu­ni­dad ale­ma­na neo­yor­qui­na flo­tan­do en el río con un tro­zo de se­da ama­ri­lla co­si­do a su ro­pa, con una gran “L” ne­gra di­bu­ja­da que, al pa­re­cer, alu­día a “Lu­ciano”. El tra­ba­jo en los mue­lles con­ti­nuó sin in­ci­den­tes pa­ra el es­fuer­zo bé­li­co nor­te­ame­ri­cano.

LA IN­VA­SIÓN DE SI­CI­LIA

Mien­tras trans­cu­rría la gue­rra en Eu­ro­pa y en los EEUU me­tían a los ja­po­ne­ses –mu­chos de ellos na­tu­ra­li­za­dos nor­te­ame­ri­ca­nos– en cam­pos de in­ter­na­mien­to ba­jo un ri­gu­ro­so con­trol, Lu­ciano, unos me­ses des­pués de ini­ciar su co­la­bo­ra­ción, re­ci­bió una nue­va vi­si­ta en Great Mea­dow; eran va­rios miem­bros de la ONI que que­rían ha­blar­le so­bre Si­ci­lia, la tie­rra de sus an­te­pa­sa­dos.

Al pa­re­cer, la in­for­ma­ción que te­nían so­bre la is­la ita­lia­na era in­su­fi­cien­te: no co­no­cían ni la can­ti­dad ni la pre­pa­ra­ción de las tro­pas del Eje allí es­ta­cio­na­das; tam­po­co la si­tua­ción de los cam­pos mi­na­dos y for­ti­fi­ca­cio­nes, así co­mo otro ti­po de in­fra­es­truc­tu­ras. Aun­que es­ta par­te del “pac­to” ha si­do ne­ga­da por va­rios his­to­ria­do­res, lo cier­to es que exis­ten prue­bas re­co­gi­das en el Her­lands y otros ex­pe­dien­tes “se­cre­tos” que se­ña­lan que los agen­tes de con­tra­in­te­li­gen­cia se reunie­ron has­ta en 15 oca­sio­nes con Lu­ciano, a quien le en­tu­sias­ma­ba se­guir el cur­so de la gue­rra des­de su cel­da, en cu­yas pa­re­des col­ga­ba un enor­me ma­pa del es­ce­na­rio del con­flic­to eu­ro­peo.

De­ses­pe­ra­do con la si­tua­ción de los acon­te­ci­mien­tos en 1943, al ver que los alia­dos no abrían un se­gun­do fre­ne que tam­bién Sta­lin an­sia­ba, Lu­ciano lla­mó a su pre­sen­cia a dos de sus me­jo­res pis­to­le­ros, Tommy Luc­che­se y Joe Ado­nis, a quie­nes ins­tó a aca­bar con la vi­da del pro­pio ¡Adolf Hitler! Sí, tal cual. Lu­ciano pen­só en­ton­ces en uno de los ma­fio­sos más cé­le­bres que se en­con­tra­ban en Si­ci­lia –y que, con­tra­ria­men­te al res­to de la Co­sa Nos­tra,

ha­bía man­te­ni­do es­tre­chos la­zos con el ré­gi­men de Mus­so­li­ni–. Sin em­bar­go, aquel alo­ca­do plan nun­ca pu­do lle­var­se a ca­bo. El Füh­rer su­frió al me­nos 40 ten­ta­ti­vas de mag­ni­ci­dio y de to­das ellas sa­lió bien pa­ra­do, in­clu­so del aten­ta­do del 20 de ju­lio de 1944 en la Gua­ri­da del Lo­bo, en Pru­sia Oriental, cuan­do el co­ro­nel Claus von Stauf­fen­berg co­lo­có una bom­ba que es­ta­lló al la­do de Hitler.

A par­tir del mo­men­to en que se reunie­ron en Great Mea­dow, cien­tos de nor­te­ame­ri­ca­nos de ori­gen si­ci­liano acu­die­ron a co­mi­sa­rías y cen­tros de In­te­li­gen­cia ame­ri­ca­nos pa­ra fa­ci­li­tar to­do ti­po de in­for­ma­cio­nes so­bre sus lu­ga­res de ori­gen. Se or­ga­ni­zó ade­más un equi­po de co­mu­ni­ca­cio­nes, for­ma­do por agen­tes del ONI y al­gu­nos ma­fio­sos ex­pul­sa­dos de Si­ci­lia por el Du­ce ins­ta­la­dos en Ca­na­dá, que aún man­te­nían un es­tre­cho con­tac­to con la is­la. To­do ello se­ría de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra la Ope­ra­ción Husky, nom­bre en cla­ve con el que se co­no­ce­ría la in­mi­nen­te in­va­sión alia­da de la is­la me­di­te­rrá­nea. Aque­llo fa­ci­li­tó la realización de nu­me­ro­sos sa­bo­ta­jes a las tro­pas ale­ma­nas en la is­la, y las pri­me­ras tro­pas ali­da­das que des­em­bar­ca­ron en sus cos­tas fue­ron guia­das a tra­vés de los cam­pos de mi­nas por co­la­bo­ra­do­res de la ma­fia ves­ti­dos de pai­sano –o al me­nos eso re­za la le­yen­da ne­gra–. So­bre es­te pun­to no hay con­sen­so en­tre in­ves­ti­ga­do­res, sur­gien­do múl­ti­ples historias que a la Co­sa Nos­tra le in­tere­sa­ba man­te­ner vi­vas pa­ra edul­co­rar su si­nies­tra tra­yec­to­ria cri­mi­nal. La pre­gun­ta de has­ta qué pun­to el al­to man­do alia­do con­fe­só un se­cre­to tan de­li­ca­do co­mo una gran ope­ra­ción mi­li­tar a una ban­da de de­lin­cuen­tes es al­go a lo que no se ha po­di­do dar una res­pues­ta con­vin­cen­te. El “pac­to se­cre­to” exis­tió, so­bre to­do en re­la­ción con la pro­tec­ción de los mue­lles de Nue­va York, y pa­re­ce que con­ti­nuó has­ta la li­be­ra­ción de Si­ci­lia, aun­que fue­ron só­lo unos gru­pos mi­no­ri­ta­rios den­tro de las au­to­ri­da­des mi­li­ta­res alia­das quie­nes lo co­no­cían y lo apo­ya­ron. De he­cho, en los dia­rios de cam­pa­ña de las uni­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas que pa­sa­ron por dis­tin­tos pue­blos su­pues­ta­men­te con­tro­la­dos por la “Ho­no­ra­ble So­cie­dad” –co­mo la lo­ca­li­dad si­ci­lia­na de Vi­llal­ba, con­tro­la­da por Ca­lo­ge­ro Viz­zi­ni, “Don Ca­lò”–, no apa­re­ce re­gis­tro al­guno de las historias con­ta­das por al­gu­nos ca­pos tras la gue­rra.

Lo úni­co cier­to es que Char­les “Lucky” Lu­ciano vol­vió a de­mos­trar que era un hom­bre afor­tu­na­do, co­mo re­za­ba su apo­do de ju­ven­tud. Con­de­na­do en un prin­ci­pio a 35 años de cár­cel por pro­xe­ne­tis­mo, fue pues­to en libertad en 1946, ha­bien­do cum­pli­do tan só­lo nue­ve años de su con­de­na. Sin du­da, la co­la­bo­ra­ción con la con­tra­in­te­li­gen­cia de la Ma­ri­na –lle­gó, in­clu­so, a ofre­cer­se él mis­mo pa­ra de­jar­se caer en pa­ra­caí­das so­bre Si­ci­lia y con­tri­buir a la in­va­sión alia­da; al­go que, evi­den­te­men­te, se re­cha­zó–, tu­vo sus fru­tos. Fue de­por­ta­do a Ita­lia, mu­rien­do en ex­tra­ñas cir­cuns­tan­cias el 26 de enero de 1962 en el ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal de Ná­po­les, don­de su­frió un in­far­to mien­tras se dis­po­nía a en­con­trar­se con el pro­duc­tor es­ta­dou­ni­den­se Mar­tin Gosch, con la idea de rea­li­zar una pe­lí­cu­la so­bre su vi­da en los ba­jos fon­dos.

A su os­ten­to­so fu­ne­ral asis­tie­ron más de tres­cien­tas per­so­nas. Su ataúd, co­mo si se tra­ta­se del mis­mo fé­re­tro de un rey, fue lle­va­do por las ca­lles de Ná­po­les en un co­che fú­ne­bre ti­ra­do por ca­ba­llos.

Char­les “Lucky” Lu­ciano, “Ca­po di tut­ti ca­pi” de la Co­sa Nos­tra. Su pac­to se­cre­to con la con­tra­in­te­li­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­na per­mi­tió pro­te­ger los puer­tos de la Cos­ta Es­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.