ECOS PA­SA­DO DEL LAS RUI­NAS DON­DE LOS MUER­TOS HA­BLAN

EL NUE­VO TRA­BA­JO DE LAU­RA FAL­CÓ, ECOS DEL PA­SA­DO –LU­CIÉR­NA­GA, 2018–, ES UN IN­QUIE­TAN­TE RE­CO­RRI­DO POR LOS ME­JO­RES CA­SOS DE FAN­TAS­MAS, IMPREGNACIONES Y POL­TER­GEIST POR CIEN­TOS DE LU­GA­RES EN LOS QUE LA HUE­LLA DE LA TRA­GE­DIA SI­GUE VI­VA. TAM­BIÉN EN CIU­DA­DES Y

Enigmas - - ANOMALÍA - TEX­TO Lau­ra Fal­có La­ra

ARMERO, EL PUE­BLO FANTASMA (CO­LI­MA)

Armero –an­tes lla­ma­do San Lo­ren­zo– era una prós­pe­ra po­bla­ción al­go­do­ne­ra de 50.000 ha­bi­tan­tes, si­tua­da a cua­tro horas de la ca­pi­tal, Bogotá, has­ta que el 13 de no­viem­bre de 1985, a las 23:30 h la erup­ción del vol­cán Ne­va­do del Ruiz se lle­vó to­do cuan­to en­con­tró a su pa­so.

Mu­chos lec­to­res re­cor­da­rán es­ta tra­ge­dia, que des­de Es­pa­ña se si­guió con es­pe­cial in­te­rés gra­cias a los pe­rio­dis­tas que mos­tra­ron en di­rec­to los pa­de­ci­mien­tos y la muer­te de la pe­que­ña de trece años Omai­ra Sánchez, que que­dó atra­pa­da en el lo­do, y fue un ejem­plo de se­re­ni­dad y va­len­tía.

An­dar por lo que un día fue Armero es ca­mi­nar so­bre los cuer­pos de cien­tos de víc­ti­mas. Los que tu­vie­ron la suer­te de so­bre­vi­vir con­vi­ven con la idea de que, en un lu­gar in­de­ter­mi­na­do, en­tre la la­va so­li­di­fi­ca­da del te­rreno y las rui­nas, des­can­san los cuer­pos de los su­yos. Por lo de­más, los nom­bres que se han ins­cri­to en las lá­pi­das, los epi­ta­fios con que sus fa­mi­lia­res han que­ri­do hon­rar­los, ocul­tan ge­ne­ral­men­te tum­bas va­cías.

Di­cen que en­tre las rui­nas se es­cu­cha aún el do­lor que im­preg­na lo po­co que que­da en pie, que los llan­tos y los la­men­tos de quie­res per­die­ron su vi­da si­guen re­so­nan­do en las ca­lles va­cías, y las al­mas de los muer­tos deam­bu­lan por lo po­co que to­da­vía re­sis­te. Y tam­bién se co­men­ta que es­tas som­bras o fan­tas­mas no es­tán ahí pa­ra asus­tar a na­die, sino por­que al­gu­nos no son si­quie­ra cons­cien­tes de es­tar muer­tos y otros re­cla­man la paz eter­na con un fu­ne­ral apro­pia­do.

Hoy, via­je­ros e in­ves­ti­ga­do­res de fenómenos pa­ra­nor­ma­les se acer­can al lu­gar en bus­ca de lo in­só­li­to. Uno de ellos es Carlos Fe­rro, quien vi­vió una experiencia en ju­nio de 2012. Carlos se des­pla­za­ba por To­li­ma con su fa­mi­lia e hi­zo una pa­ra­da en Armero. Mo­vi­do por la cu­rio­si­dad, to­mó unas fotos con su te­lé­fono. Le lla­mó la aten­ción una ca­sa en rui­nas con un le­tre­ro en el que se po­día leer la

pa­la­bra “ho­me­na­je”. Cuál no se­ría su sor­pre­sa al ver, ocho días des­pués, la fo­to que ha­bía to­ma­do. De­ba­jo de la en­tra­da se apre­cia­ba la ima­gen de un hom­bre con la na­riz y la boca ta­pa­das con una es­pe­cie de pa­ñue­lo.

Héc­tor Ma­nuel Pa­chón, su­per­vi­vien­te de la ca­tás­tro­fe, gra­ba­ba una pie­za pa­ra un pro­gra­ma so­bre el vie­jo pue­blo cuan­do, al acer­car­se al an­ti­guo hos­pi­tal, vio pa­sar una som­bra que le ate­rró. Al­go le ara­ñó las pier­nas. Lue­go, en el ce­men­te­rio, oyó pa­sos que se arras­tra­ban y ha­cían cru­jir las ho­jas se­cas. Pe­ro allí no ha­bía na­die.

Hay quien di­ce que el final de Armero es­ta­ba es­cri­to, ya que arras­tra­ba una mal­di­ción, vin­cu­la­da al sa­cer­do­te Pe­dro Ma­ría Ra­mí­rez. En abril de 1948 es­ta­lló en Co­lom­bia una re­vo­lu­ción tras el ase­si­na­to de Jor­ge Elié­cer Gai­tán, can­di­da­to a la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. La si­tua­ción desató una gue­rra en­tre li­be­ra­les y con­ser­va­do­res, y Armero no es­ca­pó a las re­vuel­tas. Al­gu­nos ase­si­nos sem­bra­ron el caos y la vio­len­cia en las ca­lles. Cuan­do el sa­cer­do­te re­gre­sa­ba a su ca­sa, oyó gri­tos y se re­fu­gió en la igle­sia. Las mon­jas y al­gu­nas fa­mi­lias con­ser­va­do­ras alen­ta­ron a Ra­mí­rez a huir, di­cién­do­le que nin­gún miem­bro de la Igle­sia se en­con­tra­ba a sal­vo.

Sin em­bar­go, él se ne­gó, di­cien­do que el pue­blo le ne­ce­si­ta­ba. El 10 de abril, una mul­ti­tud en­tró en la igle­sia pi­dien­do que les en­tre­ga­ran unas ar­mas que su­pues­ta­men­te es­ta­ban es­con­di­das. No en­con­tra­ron na­da, pe­ro apre­sa­ron al pá­rro­co y lo ase­si­na­ron a ma­che­ta­zos en la plaza pú­bli­ca.

El cuer­po del pa­dre que­dó ex­pues­to to­da la no­che a la in­tem­pe­rie. A me­dia­no­che los ase­si­nos lan­za­ron el ca­dá­ver a una cu­ne­ta en la puer­ta del cam­po­san­to. Fue se­pul­ta­do sin so­ta­na ni ataúd, en un in­ten­to de hu­mi­llar­lo in­clu­so tras su muer­te. Di­cen que an­tes de ex­pi­rar, pro­fi­rió una mal­di­ción: “En es­te pue­blo no va a que­dar pie­dra so­bre pie­dra”.

El 21 de abril lle­ga­ron a la ciu­dad las au­to­ri­da­des y se le hi­zo la autopsia. Pa­sa­dos va­rios días, sus fa­mi­lia­res tras­la­da­ron el fé­re­tro a su tie­rra na­tal y se le dio se­pul­tu­ra.

CIU­DAD FANTASMA DE BHAN­GARH (RAJASTÁN, IN­DIA)

La ciu­dad de Bhan­garh se en­cuen­tra en Raj­garh, en el es­ta­do de Rajastán. Se cons­tru­yó en 1573, du­ran­te el go­bierno de Bhag­want Das, co­mo re­si­den­cia y pa­ra al­ber­gar a su se­gun­do hi­jo. La for­ta­le­za, que es una pe­que­ña ciu­dad com­pues­ta por tem­plos y pa­la­cios, cons­ta de múl­ti­ples puer­tas y cu­bre una gran ex­ten­sión de tie­rra al pie de la mon­ta­ña. Sin em­bar­go, el lu­gar es­tá lleno de cuen­tos os­cu­ros y se que­dó de­sier­to en 1783. Es una ciu­dad sin vi­da des­de en­ton­ces.

A tra­vés de la puer­ta prin­ci­pal de la ciu­dad for­ta­le­za, que aho­ra se lla­ma Bhoot Ban­gla –Ca­sa de los Fan­tas­mas–, po­de­mos ac­ce­der a un sin­fín de tem­plos hin­dúes. El Pa­la­cio Real se en­cuen­tra en un ex­tre­mo y la ciu­dad es­tá se­pa­ra­da de la lla­nu­ra por una mu­ra­lla con cin­co puer­tas.

Es­ta for­ta­le­za se cree que es el lu­gar más em­bru­ja­do de la In­dia. Tan­to que el Ser­vi­cio Ar­queo­ló­gi­co de la In­dia ha prohi­bi­do el ac­ce­so en­tre la pues­ta y la sa­li­da del sol. Ade­más, los lu­ga­re­ños tras­la­da­ron su ciu­dad fue­ra de los lí­mi­tes de la for­ta­le­za por mie­do a la mal­di­ción. La repu­tación de Bhan­garh se de­be a dos le­yen­das. La pri­me­ra se re­fie­re a que la ciu­dad fue maldita por un hom­bre san­to lla­ma­do Ba­ba Bal­nath, que ha­bía dado el per­mi­so pa­ra su cons­truc­ción, siem­pre que la al­tu­ra de los edi­fi­cios no die­ra som­bra so­bre su re­ti­ro. Cuan­do un prín­ci­pe le­van­tó su pa­la­cio a una al­tu­ra que arro­ja­ba som­bra so­bre su mo­ra­da, és­te con­vir­tió la ciu­dad en un lu­gar per­ver­so. Mu­chos creen que Bal­nath aún es­tá en­te­rra­do allí.

La se­gun­da le­yen­da nos ha­bla de la prin­ce­sa de Bhan­garh, Rat­na­va­ti, que a los die­ci­ocho años co­men­zó a re­ci­bir ofer­tas de bo­da de va­rios prín­ci­pes. Pe­ro en la re­gión re­si­día un ma­go ne­gro lla­ma­do Sing­hia, que se enamo­ró de ella. Co­mo no era co­rres­pon­di­do, Sing­hia reali­zó un he­chi­zo so­bre una fra­gan­cia que iba a com­prar la prin­ce­sa en el ba­zar, de mo­do que, al to­car­la, la jo­ven ha­bría de enamo­rar­se de él. Pe­ro el asis­ten­te de la prin­ce­sa lo ha­bía vis­to y se lo con­tó a ella, frus­tran­do su plan. Así, el ma­go de­ci­dió lan­zar una mal­di­ción so­bre la ciu­dad. Los lu­ga­re­ños creen que la prin­ce­sa de­be re­gre­sar a la for­ta­le­za pa­ra li­brar­la de su mal­di­ción. Só­lo en­ton­ces po­drá vol­ver a ser ha­bi­ta­da.

Más allá de las le­yen­das, quie­nes han en­tra­do en la for­ta­le­za al ano­che­cer han po­di­do ex­pe­ri­men­tar rui­dos inexplicables y som­bras que va­gan en pe­na por to­das sus ca­lles. Pe­ro en­tre to­das esas som­bras hay una es­pe­cial­men­te in­quie­tan­te y ame­na­za­do­ra: la del ma­go ne­gro.

Lau­ra Fal­có pro­po­ne un re­co­rri­do tan va­ria­do co­mo so­bre­co­ge­dor por to­do el pla­ne­ta. Des­de Pa­rís y sus ca­ta­cum­bas a Co­lo­ra­do y el mí­ti­co Ho­tel Stan­ley –don­de se gra­bó El res­plan­dor–, Ecos del pa­sa­do re­pa­sa al­gu­nos ca­sos te­rro­rí­fi­ca­men­te sor­pren­den­tes,

Las tra­ge­dias su­fri­das por pue­blos co­mo Armero –so­bre es­tas lí­neas– o Bhan­garh –de­ba­jo– son a me­nu­do atri­bui­das afuer­zas os­cu­ras que tiem­po atrás mal­di­je­ron es­tos lu­ga­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.