YONA GUNI

ES UNO DE LOS GRAN­DES MIS­TE­RIOS SUB­ACUÁ­TI­COS, OB­JE­TO DE UNA GRAN CON­TRO­VER­SIA EN­TRE LA CO­MU­NI­DAD CIEN­TÍ­FI­CA. ¿TU­VO AL­GO QUE VER LA MANO DEL HOM­BRE EN LA ES­TRUC­TU­RA DE YONAGUNI? DIE­GO COR­TI­JO VIA­JA HAS­TA OKI­NA­WA, EN JA­PÓN, PA­RA DESVELARNOS LOS ÚL­TI­MOS DATO

Enigmas - - REPORTAJE -

Si pen­sar en una ciu­dad per­di­da so­lo pue­de ha­cer­nos so­ñar, qué de­cir an­te la idea de en­con­trar al­go así ba­jo las aguas. No ol­vi­de­mos un dato im­por­tan­te: nues­tro pla­ne­ta ya ha pa­sa­do por mu­chos cam­bios cli­má­ti­cos y eras gla­cia­res, la úl­ti­ma de ellas la que afec­ta di­rec­ta­men­te a nues­tra es­pe­cie, la Gla­cia­ción Würm, que tu­vo su máximo gla­cial ha­ce unos 22.000 años. En esa épo­ca el hom­bre ya pin­ta­ba en Al­ta­mi­ra y se­gu­ra­men­te ya ex­plo­ra­ba Amé­ri­ca. En ese mo­men­to, el mar se en­con­tra­ba 120 me­tros por de­ba­jo del ni­vel ac­tual, y las lí­neas de cos­ta se ex­ten­dían cien­tos de ki­ló­me­tros en al­gu­nos lu­ga­res que hoy se en­cuen­tran su­mer­gi­dos. To­do ese te­rri­to­rio, que fue el lu­gar idó­neo de los an­ti­guos asen­ta­mien­tos, fue po­co a po­co si­len­cio­sa­men­te se­pul­ta­do por el as­cen­so de las aguas has­ta nues­tros días, cuan­do el des­hie­lo desa­rro­lló su inexo­ra­ble avan­ce. Es en esas de­ce­nas de me­tros ba­jo nues­tras cos­tas don­de pue­den ha­llar­se los res­tos más an­ti­guos de al­gu­nas cul­tu­ras, y no me cabe du­da de que tam­bién, se ha­lla­rán res­tos de al­gu­nas to­tal­men­te des­co­no­ci­das.

En ese afán de en­con­trar al­go acer­ca de esos mis­te­rios sub­acuá­ti­cos, la in­for­ma­ción ini­cial pa­re­cía re­mi­tir­le a uno siem­pre al mis­mo si­tio. Las imá­ge­nes se re­pe­tían y ubi­ca­ban un ex­tra­ño lu­gar en una pe­que­ñí­si­ma is­la de Ja­pón, Yonaguni. Una ciu­dad su­mer­gi­da de­cían al­gu­nos, o una pi­rá­mi­de; la Atlán­ti­da men­cio­na­ban otros. La in­for­ma­ción era es­ca­sa, po­co ní­ti­da, inexis­ten­te en cas­te­llano. Así que en 2014 de­ci­dí em­pren­der el via­je al lu­gar pa­ra tra­tar de ver con mis pro­pios ojos ese com­ple­jo su­mer­gi­do y de co­no­cer a los pro­ta­go­nis­tas de esa his­to­ria.

Una vez en Oki­na­wa, me en­con­tré con un ca­si re­ti­ra­do pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio, el Dr. Ma­saa­ki Ki­mu­ra, el úni­co que ha­bía he­cho un tra­ba­jo cien­tí­fi­co en el lu­gar y que ha­bía pu­bli­ca­do sus re­sul­ta­dos en fo­ros cien­tí­fi­cos; que ha­bía de­di­ca­do sus úl­ti­mas dé­ca­das a ex­plo­rar e in­ves­ti­gar el si­tio, y es­ta­ba con­ven­ci­do de que ese

tra­ta­ba de una es­truc­tu­ra an­tró­pi­ca, es de­cir, he­cha por el hom­bre. El Dr. Ki­mu­ra ha­bía te­ni­do que con­ver­tir­se en un ex­per­to bu­cea­dor pa­ra po­der in­ves­ti­gar esa es­truc­tu­ra su­mer­gi­da y rea­li­zar el tra­ba­jo ar­queo­ló­gi­co ba­jo el agua. En sus es­tu­dios lo lle­ga­ba a men­cio­nar co­mo “La Pi­rá­mi­de Su­mer­gi­da de Yonaguni” –YUP–. Pa­ra él la prue­ba más cla­ra se en­con­tra­ba en las mar­cas de can­te­ría, que in­di­ca­ban có­mo al­gu­nos cor­tes en la es­truc­tu­ra ha­bían si­do in­ten­cio­na­dos, y có­mo esa es­truc­tu­ra de pie­dra ha­bía si­do adap­ta­da por el hom­bre. ¿Qué era aque­llo? ¿Y de qué épo­ca? Las res­pues­tas pa­re­cían di­luir­se en­tre di­ver­sas teo­rías.

El Dr. Ki­mu­ra es­ta­ble­ció al­gu­nas com­pa­ra­cio­nes de la es­truc­tu­ra de Yonaguni con los an­ti­guos gu­su­kus o cas­ti­llos de reino Ryuk­yu que do­mi­nó esas is­las. ¿Po­dría ser una es­pe­cie de “pro­to­gu­su­ku”? Y en cuan­to al pe­rio­do de realización, ini­cial­men­te se men­cio­na­ron las fe­chas del 10 al 12.000 a.C., mo­men­to en el que las aguas se en­con­tra­ban unos 30 m por de­ba­jo del ni­vel ac­tual, y cuan­do esa es­truc­tu­ra –ac­tual­men­te en unos 27 m de pro­fun­di­dad– se en­con­tra­ría so­bre la su­per­fi­cie. Re­tro­traer­se tan­to en el tiem­po só­lo eri­za­ba el pe­lo aún más a la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca. Ki­mu­ra, en­fren­tán­do­se a la in­cre­du­li­dad, pro­fun­di­zó en su hi­pó­te­sis, re­fi­rien­do que po­día ha­ber ocu­rri­do un im­por­tan­te seís­mo que hi­zo que una pla­ta­for­ma de la cos­ta sur de la is­la se des­pren­die­ra y que­da­ra inun­da­da ha­ce unos 4.000 años.

Sea co­mo fue­ra, en ese fe­bre­ro de 2014 me su­mer­gí en las pro­fun­di­da­des del mar de Yonaguni, en el “Ni­rai Ka­nai” –mí­ti­co reino don­de se ori­gi­na to­da vi­da y mo­ra­da del dra­gón rey del mar– de los ryuk­yen­ses, de don­de pro­vie­ne la vi­da y a don­de és­ta va a pa­rar. Era la pri­me­ra vez que un es­pa­ñol do­cu­men­ta­ba el lu­gar. La is­la es lu­gar de pa­so de gran­des ban­cos de ti­bu­ro­nes mar­ti­llo y tu­ve la gran suer­te de volar ba­jo el agua jun­to a de­ce­nas de es­tos “guar­dia­nes” de la es­truc­tu­ra. La es­truc­tu­ra prin­ci­pal, de unos 200 m de la­do y una al­tu­ra de 27, es ha­bi­tual­men­te ex­plo­ra­da des­de su ca­ra oes­te ha­cia el es­te. Es en el la­do oc­ci­den­tal don­de apa­re­cen las te­rra­zas y es­truc­tu­ras más ní­ti­das y po­co a po­co pa­re­ce que va per­dien­do ni­ti­dez, co­mo un mo­nu­men­to in­com­ple­to.

Bus­qué de­te­ni­da­men­te esas mar­cas de can­te­ría que in­di­ca­ba el pro­fe­sor Ki­mu­ra y pa­re­cían es­tar allí. Pe­ro és­te, le­jos de que­dar­se atrás en su in­ves­ti­ga­ción, con­ti­nuó tra­tan­do de con­so­li­dar su teo­ría y me ha­bló de Cha­tan, en la cos­ta nor­te de Oki­na­wa; de­cía ha­ber ha­lla­do al­go que po­dría dar sen­ti­do a la for­ma­ción de Yonaguni. Se­gún el ja­po­nés, ha­bía en­con­tra­do una for­ma­ción si­mi­lar, con di­fe­ren­tes es­tan­cias, y con lo que po­dría ser una es­pe­cie de tum­ba. Si es­to fue­ra así, la teo­ría de Ki­mu­ra no só­lo co­bra­ría fuer­za, sino que al no tra­tar­se de un ele­men­to ais­la­do, se con­ver­ti­ría en una só­li­da hi­pó­te­sis acer­ca de los asen­ta­mien­tos más an­ti­guos de las is­las de Ja­pón.

Tu­vie­ron que pa­sar tres años pa­ra que, al hi­lo del ro­da­je de la se­rie “La Bús­que­da de Die­go Cor­ti­jo” pa­ra Mo­vis­tar, me plan­tea­ra de nue­vo abor­dar es­te mis­te­rio. Yo no era ni mu­cho me­nos un cien­tí­fi­co o ar­queó­lo­go pa­ra po­der re­ba­tir o de­tec­tar al­go en esa for­ma­ción ni­po­na. Era vi­tal abor­dar el asun­to con un es­pe­cia­lis­ta, un ar­queó­lo­go sub­acuá­ti­co. Y aquí es don­de en­tra el Dr. Clau­dio Lo­zano, quien se ha pa­sa­do to­da su vi­da en­fun­da­do en trajes de bu­zo, ex­plo­ran­do las pro­fun­di­da­des y a quien co­no­cí a tra­vés de un fa­mo­so re­por­ta­je de Na­tio­nal Geo­grap­hic. Via­jé a Se­vi­lla y le pre­sen­té los da­tos ini­cia­les. El Doc­tor Lo­zano no lo du­dó y acep­tó el re­to.

EX­PLO­RA­CIÓN EN YONAGUNI (CLAU­DIO)

Du­ran­te las horas de lec­tu­ra y via­jes, siem­pre me he de­te­ni­do en los re­la­tos ale­gó­ri­cos, las fan­ta­sías y las geo­gra­fías im­po­si­bles; pe­ro el pa­so de­fi­ni­ti­vo pa­ra abor­dar con sol­ven­cia es­te ti­po de re­tos con­sis­te en que, ade­más de asu­mir la aven­tu­ra, do­te­mos al pro­ce­so de ex­plo­ra­ción del es­pa­cio que la

cien­cia pre­ci­sa, pa­ra que la ex­pli­ca­ción ra­cio­nal cris­ta­li­ce, y trans­cien­da de la li­te­ra­tu­ra o de las fi­gu­ras del pen­sa­mien­to a una so­li­dez cien­tí­fi­ca que no de­ja de ser desafian­te.

El pun­to de par­ti­da con­sis­tió en rea­li­zar un es­tu­dio y eva­lua­ción de to­dos los tra­ba­jos cien­tí­fi­cos pre­via­men­te rea­li­za­dos en Yonaguni y so­me­ti­dos a la crí­ti­ca cien­tí­fi­ca; y pa­ra­le­la­men­te, la realización de una in­ves­ti­ga­ción pro­pia, pre­sen­cial, con téc­ni­cas de re­gis­tro ar­queo­ló­gi­co.

Pa­ra cual­quier in­ves­ti­ga­ción y es­pe­cial­men­te aque­llas que tra­tan te­mas con­tro­ver­ti­dos, es im­por­tan­te la re­co­pi­la­ción de da­tos de pri­me­ra mano y el aná­li­sis crí­ti­co de las fuen­tes más fi­de­dig­nas. Las sor­pre­sas lle­ga­ron con es­tos pri­me­ros pa­sos: la geo­lo­gía y mi­ne­ra­lo­gía de la zo­na de Yonaguni son bien co­no­ci­das, con pu­bli­ca­cio­nes muy com­ple­tas des­de 1987; y los es­tu­dios cien­tí­fi­cos rea­li­za­dos so­bre la es­truc­tu­ra geo­ló­gi­ca de­mos­tra­ban que es­tu­vo en un mo­men­to ado­sa­da a un acan­ti­la­do, que se frac­tu­ró y bas­cu­ló pos­te­rior­men­te, ad­qui­rien­do la ubi­ca­ción y orien­ta­ción que po­see hoy día. Pe­ro los da­tos cien­tí­fi­cos eran ca­da vez más só­li­dos. Se do­cu­men­ta­ban ar­queo­ló­gi­ca, geo­ló­gi­ca y bio­ló­gi­ca­men­te unas co­ne­xio­nes te­rres­tres en­tre los ac­tua­les Ja­pón in­su­lar, la Chi­na con­ti­nen­tal y el ar­chi­pié­la­go Ryuk­yu; al­gu­nos de esos puen­tes de co­ne­xión de las is­las con el

con­ti­nen­te per­du­ra­ron has­ta el final de la Gla­cia­ción Würm –ha­ce unos 10.000 años–, he­cho de­mos­tra­ble por las prue­bas de Car­bono 14 rea­li­za­das en hue­sos de gran­des ma­mí­fe­ros, y pro­bán­do­se que el úl­ti­mo de esos puen­tes con el con­ti­nen­te des­apa­re­ció ha­ce unos 25.000 años. To­da es­ta in­ves­ti­ga­ción, uni­da al aná­li­sis de las es­ta­lac­ti­tas que se en­con­tra­ron ado­sa­das a la es­truc­tu­ra su­mer­gi­da de Yonaguni, de­fi­nía con sol­ven­cia la pa­leo­geo­gra­fía y la cro­no­lo­gía de las is­las Ryuk­yu. Y así lo pu­bli­có el Dr. Ki­mu­ra en el año 2000. Pe­ro, ¿por qué to­dos es­tos es­tu­dios pa­re­cían no ava­lar la hi­pó­te­sis ini­cial del Dr. Ki­mu­ra a pe­sar de la con­tun­den­cia de las pu­bli­ca­cio­nes? ¿Por qué la es­truc­tu­ra de Ise­ki Point ha­bía caí­do en el des­cré­di­to de las geo­gra­fías im­po­si­bles?

La úni­ca res­pues­ta po­si­ble pa­sa­ba por des­pla­zar­se a Ja­pón, te­ner una lar­ga con­ver­sa­ción con el Dr. Ki­mu­ra y rea­li­zar nues­tra pro­pia pros­pec­ción so­bre la es­truc­tu­ra su­mer­gi­da.

Oki­na­wa, y su ca­pi­tal, Naha, le­jos que­da­ban de su es­plen­dor co­mer­cial ma­rí­ti­mo del pe­rio­do Ryuk­yu. La inefa­ble ba­ta­lla de Oki­na­wa de 1945 se sal­dó con más de un cuar­to de mi­llón de muer­tos, mar­can­do pa­ra siem­pre el des­tino de la is­la. Aho­ra, con­ver­ti­da en la ba­se del Pa­cí­fi­co del ejér­ci­to de los EEUU, man­tie­ne una im­por­tan­te pre­sen­cia de nor­te­ame­ri­ca­nos en la is­la.

El pro­fe­sor Ki­mu­ra vi­vía re­ti­ra­do en Oki­na­wa, en la ciu­dad de Nan­jo. La con­ver­sa­ción con és­te fue lar­ga, ri­ca en de­ta­lles y nos per­mi­tió for­mu­lar to­das nues­tras pre­gun­tas. Las pros­pec­cio­nes rea­li­za­das con me­dios geo­fí­si­cos y las in­mer­sio­nes co­rro­bo­ra­ban la pre­sen­cia de la mano del hom­bre en la es­truc­tu­ra; es de­cir, era efec­ti­va­men­te una es­truc­tu­ra geo­ló­gi­ca mo­di­fi­ca­da por el hom­bre. Y he aquí el pri­mer error que pu­di­mos ad­ver­tir: des­de 1985, se pre­sen­tó al pú­bli­co una es­truc­tu­ra geo­ló­gi­ca mo­di­fi­ca­da por hu­ma­nos co­mo

ve­ri­fi­ca­ban la re­gu­la­ri­dad de los cor­tes en la ro­ca y las “mar­cas de can­te­ría” Tras va­rias in­mer­sio­nes, pu­di­mos com­pi­lar una se­rie de evi­den­cias que

una es­truc­tu­ra to­tal­men­te rea­li­za­da por el hom­bre, asi­mi­lán­do­se co­mo una “pi­rá­mi­de”, lo que cons­ti­tu­ye co­sas muy dis­tin­tas. Es­te des­cu­bri­mien­to, tu­vo ese hán­di­cap des­de el prin­ci­pio en su di­vul­ga­ción in­ter­na­cio­nal.

Des­de ese mo­men­to, la es­truc­tu­ra se pre­sen­tó co­mo la “Atlán­ti­da de Orien­te”, apa­re­ció en nu­me­ro­sos me­dios co­mo un lu­gar misterioso con una ex­pli­ca­ción fan­ta­sio­sa y exa­ge­ra­da, tan­to pa­ra la opi­nión pú­bli­ca co­mo pa­ra la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca.

Tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de man­te­ner una va­lio­sa con­ver­sa­ción con un ar­queó­lo­go sub­acuá­ti­co en Oki­na­wa, el Dr. Ka­ta­gi­ri, que sub­ra­yó dos as­pec­tos im­por­tan­tes ba­jo su pun­to de vis­ta co­mo cien­tí­fi­co. El pri­me­ro es que lo de Yonaguni no era en ab­so­lu­to una es­truc­tu­ra en la que es­tu­vie­ra pre­sen­te la mano del hom­bre, y tam­bién re­co­no­cía que nin­gún ar­queó­lo­go sub­acuá­ti­co ja­po­nés ha­bía pu­bli­ca­do na­da que con­tra­di­je­ra los es­tu­dios pu­bli­ca­dos por el Dr. Ki­mu­ra, y lo más sor­pren­den­te, nin­gún ar­queó­lo­go sub­acuá­ti­co ja­po­nés ha­bía es­tu­dia­do en pri­me­ra per­so­na la es­truc­tu­ra de Yonaguni. La si­tua­ción ha­bla­ba por sí mis­ma.

El Dr. Ki­mu­ra de­fen­día la evi­den­cia ar­queo­ló­gi­ca de la mano del hom­bre a gran es­ca­la en la es­truc­tu­ra y a pe­que­ña es­ca­la en nu­me­ro­sos pun­tos de la ro­ca. No obs­tan­te, es­tos dos pro­ce­sos se com­bi­na­ban con al­gu­nos sec­to­res ero­sio­na­dos en la ro­ca que bien pu­die­ran ser pro­ce­sos geo­ló­gi­cos naturales. Es de­cir, la ro­ca, ade­más de la mo­di­fi­ca­ción hu­ma­na, pre­sen­ta una ero­sión na­tu­ral que tam­bién ha cam­bia­do par­te de su fi­so­no­mía. Otro ele­men­to de dis­tor­sión a la ho­ra de ex­pli­car el si­tio. Si bien la vi­sión to­tal de la es­truc­tu­ra mues­tra la exis­ten­cia de la mano del hom­bre y la apa­ren­te crea­ción de ca­na­les y de­can­ta­cio­nes pa­ra la cir­cu­la­ción del agua, una co­sa muy di­fe­ren­te es la po­si­ble ma­nu­fac­tu­ra de pe­que­ños ob­je­tos en pie­dra o el ha­llaz­go de mar­cas sin co­ne­xión apa­ren­te en la ro­ca, co­mo las que reali­zó y fo­to­gra­fió el des­cu­bri­dor de la for­ma­ción, el bu­cea­dor Kiha­chi­ro Ara­ta­ke.

Es­te ti­po de de­ba­tes, que mez­clan óp­ti­cas y es­ca­las di­fe­ren­tes, sue­len te­ñir de des­cré­di­to nu­me­ro­sos ha­llaz­gos ar­queo­ló­gi­cos. En oca­sio­nes, nos en­con­tra­mos an­te ele­men­tos mo­nu­men­ta­les que tie­nen la mor­fo­lo­gía y la ex­pli­ca­ción del pro­ce­so de adap­ta­ción hu­ma­na de un ele­men­to geo­ló­gi­co, pe­ro des­gra­cia­da­men­te, a su vez, ca­re­ce­mos de más ele­men­tos en el re­gis­tro ar­queo­ló­gi­co ha­lla­dos que cer­ti­fi­quen to­tal­men­te su ori­gen hu­mano –ce­rá­mi­cas, hue­sos, en­te­rra­mien­tos, etc…–. Aquí tam­bién de­tec­ta­mos cier­ta ma­ni­pu­la­ción a la ho­ra de di­vul­gar el ha­llaz­go, y po­de­mos ta­char­lo de no ser cien por cien ar­queo­ló­gi­co an­te la au­sen­cia de un re­gis­tro más com­ple­to que re­fren­de el ha­llaz­go. Po­de­mos afir­mar que no te­ne­mos su­fi­cien­tes da­tos, pe­ro eso no in­va­li­da el ha­llaz­go.

A pe­sar de la fal­ta de un ma­yor nú­me­ro de evi­den­cias arqueológicas en el en­torno, te­nía­mos las prue­bas geo­ló­gi­cas de su trans­for­ma­ción, la exis­ten­cia de un puen­te con tie­rra fir­me, la evi­den­cia de que esa es­truc­tu­ra es­tu­vo en el pa­sa­do emer­gi­da, la mor­fo­lo­gía que in­di­ca­ba una adap­ta­ción hi­dráu­li­ca de la ro­ca.

To­dos es­tos ele­men­tos nos con­du­cían a pen­sar que te­nía­mos más pro­ba­bi­li­da­des de es­tar de­lan­te de una ci­vi­li­za­ción del IV mi­le­nio a.C. –de la que na­da co­no­ce­mos y de la que no he­mos te­ni­do muchas opor­tu­ni­da­des de ob­te­ner un ma­yor y me­jor de­ta­lla­do re­gis­tro ar­queo­ló­gi­co; re­cor­de­mos que só­lo el equi­po de Ki­mu­ra reali­zó cam­pa­ñas cien­tí­fi­cas–, más que de un ca­pri­cho de la na­tu­ra­le­za.

De Oki­na­wa to­ma­mos de nue­vo un avión con des­tino, es­ta vez sí, a Yonaguni. Ise­ki Point o el “pun­to de las rui­nas”, se en­cuen­tra en la ca­ra sur de la is­la, y a nues­tra lle­ga­da el tem­po­ral azo­ta­ba fuer­te­men­te en esa di­rec­ción, lo que nos hi­zo te­mer que no iba ser ni mu­cho me­nos fá­cil apro­xi­mar­nos a la es­truc­tu­ra.

Con bas­tan­tes di­fi­cul­ta­des, tras el desa­rro­llo de una se­rie de in­mer­sio­nes en la zo­na, pu­di­mos con­cluir una se­rie de me­di­cio­nes y de com­pi­la­ción de evi­den­cias arqueológicas que ve­ri­fi­ca­ban la re­gu­la­ri­dad de los cor­tes en la ro­ca y se po­dían apre­ciar con cla­ri­dad las “mar­cas de can­te­ría” que nos in­di­có el Dr. Ki­mu­ra y el tra­ba­jo so­bre la ro­ca que ha­bía­mos po­di­do leer en sus pu­bli­ca­cio­nes y que nos ha­bía na­rra­do en per­so­na. Po­día­mos con­cluir, ini­cial­men­te, que la mano hu­ma­na ha­bía es­ta­do im­pli­ca­da en di­cha es­truc­tu­ra sub­acuá­ti­ca.

La cien­cia nos in­di­ca que el há­bi­tat en las di­fe­ren­tes is­las se do­cu­men­ta des­de el Pleis­to­ceno, ha­ce unos 30.000 años. Las olea­das mi­gra­to­rias de ca­za­do­res re­co­lec­to­res se su­ce­die­ron

en las di­fe­ren­tes is­las gra­cias a esos “puen­tes” que des­de el Nor­te, el Sur y el Oes­te unían el ac­tual ar­chi­pié­la­go con el con­ti­nen­te. Las mi­gra­cio­nes du­ran­te el pe­rio­do Jo­mon se su­ce­den en­tre el 14.000 y el 1.000 an­tes de Cris­to, pe­ro no es has­ta el si­glo XII de nues­tra era cuán­do se evi­den­cia el uso de la agri­cul­tu­ra en el ar­chi­pié­la­go Ryuk­yu.

Si los gru­pos de ca­za­do­res-re­co­lec­to­res se aden­tra­ron en los pa­sos des­de el con­ti­nen­te ha­cia las ac­tua­les is­las Ryuk­yu, a tra­vés del es­tre­cho de To­ka­ra, en bús­que­da de cér­vi­dos, co­mo de­mues­tra el re­gis­tro ar­queo­ló­gi­co; no obs­tan­te, y he aquí lo más in­tere­san­te, se pro­du­ce una cla­ra au­sen­cia de lo­ca­li­za­ción de si­tios ar­queo­ló­gi­cos en las is­las que nos per­mi­tan se­guir una con­ti­nui­dad de la pre­sen­cia de gru­pos hu­ma­nos, es de­cir, un pa­rén­te­sis des­de el 14.000 has­ta lle­gar al 5.000 a.C., dón­de se evi­den­cia un cam­bio climático que es­ta­bi­li­za los bos­ques y, so­bre to­do, se de­tie­ne la subida del ni­vel del mar, lo que ac­ti­va de nue­vo el pro­ce­so de mi­gra­ción y co­lo­ni­za­ción en­tre las is­las.

Los es­tu­dios pa­leo­bio­ló­gi­cos, que nos per­mi­ten re­cons­truir la cu­bier­ta fo­res­tal de aque­lla épo­ca, y los más re­cien­tes es­tu­dios ge­né­ti­cos de los es­que­le­tos ha­lla­dos, de­mues­tran sin lu­gar a du­das el pa­rén­te­sis en­tre las olea­das mi­gra­to­rias de fi­na­les del Pleis­to­ceno y las po­bla­cio­nes pos­te­rio­res al final de la gla­cia­ción Würm. Y hay al­go más. Los gru­pos hu­ma­nos más an­ti­guos que lle­ga­ron al ar­chi­pié­la­go, no pre­sen­tan nin­gu­na afi­ni­dad ge­nó­mi­ca con los gru­pos hu­ma­nos Jo­mon que co­lo­ni­za­ron el ar­chi­pié­la­go Ryuk­yu en las olea­das más tar­días y que vi­nie­ron del Nor­te.

En­ton­ces, ¿qué cul­tu­ras ha­bi­ta­ron el ar­chi­pié­la­go des­de el 5.000 a.C? En lí­neas ge­ne­ra­les, la ar­queo­lo­gía ha bau­ti­za­do a es­tos gru­pos hu­ma­nos con el nom­bre de la zo­na y el ape­la­ti­vo de “mon­tícu­lo de con­chas”, co­no­ci­dos en la ar­queo­lo­gía es­pa­ño­la co­mo “con-

che­ros”. Lo in­tere­san­te del pro­ce­so de co­lo­ni­za­ción de es­tos gru­pos hu­ma­nos es que no si­gue un pa­trón des­de el Nor­te co­mo ha­bría de es­pe­rar­se, y la ocu­pa­ción de geo­gra­fías es­tra­té­gi­cas que pro­vean de ac­ce­so a buenos puer­tos y re­cur­sos ma­ri­nos ex­plo­ta­bles.

En lu­gar de un pro­ce­so de mi­gra­ción con­ti­nuo y sos­te­ni­do des­de el Nor­te, se evi­den­cian olea­das su­ce­si­vas y pe­rio­dos de adap­ta­ción tan­to en la cos­ta co­mo en el in­te­rior. La par­ti­cu­la­ri­dad de Yonaguni es que es la is­la si­tua­da más al Sur de to­do el ar­chi­pié­la­go, la más ale­ja­da, y los es­tu­dios fi­lo­ló­gi­cos mues­tran que no só­lo tie­ne un idio­ma pro­pio, sino que ade­más el ar­chi­pié­la­go Ryuk­yu pre­sen­ta par­ti­cu­la­ri­da­des lin­güís­ti­cas pro­pias, fru­to del pul­so de su pro­pia evo­lu­ción res­pec­to a las is­las ma­yo­res de Ja­pón.

És­te es el pa­no­ra­ma que en­vuel­ve un au­tén­ti­co mis­te­rio, de­nos­ta­do por una par­te de es­cép­ti­cos pe­ro no ne­ga­do por la cien­cia, un lu­gar ver­da­de­ra­men­te re­mo­to que de­ja la puer­ta abier­ta a se­guir rea­li­zan­do más y me­jo­res ex­pe­di­cio­nes que nos per­mi­tan ob­te­ner los da­tos que po­co a po­co nos con­duz­can al co­no­ci­mien­to de gru­pos hu­ma­nos de los que na­da co­no­ce­mos, a sol­ven­tar los va­cíos en la his­to­ria de los pue­blos que aho­ra pue­den re­lle­nar­se con da­tos de cul­tu­ras que ya­cen ba­jo las aguas.

Yonaguni no es una pi­rá­mi­de, no es la Atlán­ti­da de Orien­te, pe­ro tam­po­co es só­lo una for­ma­ción geo­ló­gi­ca, no es un ca­pri­cho de la na­tu­ra­le­za ob­ser­va­do y pre­sen­ta­do con ojos de fan­ta­sía.

Yonaguni es un re­to cien­tí­fi­co de pri­mer or­den, es una de las muchas prue­bas de que no to­do es­tá di­cho en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad sin con­tar con lo que hay ba­jo las aguas. Es un mis­te­rio re­mo­to, desafian­te y be­llo que qui­zás al­gún día sea des­ve­la­do.

Yonaguni no só­lo tie­ne un idio­ma pro­pio, el ar­chi­pié­la­go Ryuk­yu pre­sen­ta par­ti­cu­la­ri­da­des lin­güís­ti­cas res­pec­to a Ja­pón

So­bre es­tas lí­neas, el au­tor del re­por­ta­je du­ran­te su in­ves­ti­ga­ción pa­ra el pro­gra­ma de Mo­vis­tar Plus “La Bús­que­da de Die­go Cor­ti­jo”, y di­fe­ren­tes ins­tan­tá­neas de la es­truc­tu­ra de Yonaguni to­ma­das por el equi­po.

Rui­nas del cas­ti­llo de Kat­su­ren, en Uru­ma, Pre­fec­tu­ra de Oki­na­wa. Al la­do, va­rias imá­ge­nes de la is­la don­de tie­ne una fuer­te pre­sen­cia la cul­tu­ra Ryuk­yu. Die­go Cor­ti­jo y el equi­po del pro­gra­ma du­ran­te su es­tan­cia.

Dis­tin­tas imá­ge­nes de la in­ves­ti­ga­ción y el ro­da­je en la es­truc­tu­ra sub­acuá­ti­ca de Yonaguni. Los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos por el equi­po han si­do muy re­ve­la­do­res, y de­mues­tran que la mano del hom­bre ha es­ta­do pre­sen­te en la mis­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.