EDI­TO­RIAL

Enigmas - - SUMARIO -

Dios es un con­cep­to te­rres­tre. Sus en­se­ñan­zas se apli­can al ser hu­mano, quie­ra o no, des­de ha­ce mi­le­nios. Por­que Dios re­pre­sen­ta, en cier­to mo­do, to­dos nues­tros te­mo­res y, al mis­mo tiem­po, el ele­men­to que los ha de ali­viar. Por­que el ser hu­mano, si Dios exis­te, es la úni­ca obra de la Crea­ción que es cons­cien­te, no de su na­ci­mien­to, pe­ro sí de que en un mo­men­to da­do, co­mo di­ría nues­tro siem­pre re­cor­da­do F. Ji­mé­nez del Oso, to­dos te­ne­mos una ci­ta in­elu­di­ble con la muerte. Y sin áni­mo de caer en fi­lo­so­fías ba­ra­tas, no me ex­tra­ña­ría que Dios exis­tie­se y que nos hu­bie­se crea­do con la con­cien­cia de ese fi­nal pa­ra sen­tir vér­ti­go an­te al­go que no so­mos ca­pa­ces de en­ten­der, y así no te­ner más re­me­dio que bus­car­lo a él pa­ra jus­ti­fi­car una con­ti­nui­dad. Di­cho lo cual, en nues­tro siglo XXI, cuan­do ha­ce años que una son­da es­pa­cial ha sa­li­do de las fron­te­ras del Sis­te­ma So­lar, de­mos­tran­do que la Crea­ción es más gran­de de lo que la li­mi­ta­da men­ta­li­dad del ser hu­mano creía ha­ce ape­nas unos cuan­tos cien­tos de años, es evi­den­te que el con­cep­to de Dios se ha que­da­do pe­que­ño, li­mi­ta­do por la esen­cia de quie­nes cree­mos en él y po­si­ble­men­te lo he­mos mo­de­la­do a ima­gen y se­me­jan­za. Y en es­te debate teo­ló­gi­co se en­cuen­tra la Iglesia, por­que la po­si­bi­li­dad de que en un tiem­po no muy le­jano se pro­duz­ca el con­tac­to con ci­vi­li­za­cio­nes más avan­za­das es real. Ha­brá que ver si han evo­lu­cio­na­do tan­to co­mo pa­ra no de­pen­der de Dios, o co­mo sue­le ocu­rrir en la his­to­ria de las con­quis­tas, nos in­ten­tan im­po­ner el su­yo…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.