TIPOLOGÍA ALIENÍGENA

¿Y SI LOS EX­TRA­TE­RRES­TRES EXIS­TEN, PE­RO NO LOS VE­MOS?

Enigmas - - SUMARIO - TEX­TO Je­sús Or­te­ga

El de­no­mi­na­do “Efec­to Go­ri­la Cós­mi­co” plan­tea una su­ge­ren­te hi­pó­te­sis: ¿y si hay ex­tra­te­rres­tres, pe­ro no los ve­mos? Os con­ta­mos en qué con­sis­te.

LA FOR­MA EN QUE PER­CI­BI­MOS LA REALIDAD QUE NOS RO­DEA ES­TÁ LI­MI­TA­DA POR DI­VER­SOS FAC­TO­RES. AHO­RA, UN GRU­PO DE IN­VES­TI­GA­DO­RES ASE­GU­RA QUE DI­CHA FOR­MA DE “MI­RAR” PO­DRÍA ES­TAR DI­FI­CUL­TAN­DO LA BÚS­QUE­DA DE CI­VI­LI­ZA­CIO­NES NO EX­TRA­TE­RRES­TRES.

La ac­tua­li­dad cien­tí­fi­ca es­tá sal­pi­ca­da de no­ti­cias so­bre la bús­que­da de vi­da fue­ra de las fron­te­ras de nues­tro pla­ne­ta. A me­nu­do, las in­for­ma­cio­nes de es­te ti­po nos mues­tran po­si­bi­li­da­des y ex­pec­ta­ti­vas in­creí­bles: mul­ti­tud de pla­ne­tas en ga­la­xias le­ja­nas ca­pa­ces de al­ber­gar vi­da; ecua­cio­nes y fór­mu­las que, ma­te­má­ti­ca­men­te, y en la teo­ría, pa­re­cen de­mos­trar la po­si­ble exis­ten­cia de mi­les de ci­vi­li­za­cio­nes in­te­li­gen­tes; di­ver­sos proyectos des­ti­na­dos ex­clu­si­va­men­te a la bús­que­da de vi­da ex­tra­te­rres­tre y la co­mu­ni­ca­ción con la mis­ma… Sin du­da, una odi­sea apa­sio­nan­te que, de dar re­sul­ta­do, cam­bia­ría pa­ra siem­pre nues­tra con­cep­ción de la realidad.

Lo cier­to es que exis­ten cien­tí­fi­cos, e ins­ti­tu­cio­nes co­mo la NASA, que con­si­de­ran que ha­lla­rán evi­den­cias de vi­da ex­tra­te­rres­tre an­tes del año 2045. Tam­bién los hay que alertan de los ries­gos po­ten­cia­les de la bús­que­da de ci­vi­li­za­cio­nes in­te­li­gen­tes ahí fue­ra, sien­do el fa­lle­ci­do fí­si­co teó­ri­co Step­hen Haw­king uno de los prin­ci­pa­les di­vul­ga­do­res de es­te plan­tea­mien­to. Afir­ma­ba que si una ci­vi­li­za­ción es ca­paz de re­ci­bir y com­pren­der las que se­ña­les que, cual men­sa­je en una bo­te­lla lan­za­do al océano cós­mi­co, he­mos en­via­do a la de­ri­va en bus­ca de un re­cep­tor, es­ta­ría en dis­po­si­ción de con­quis­tar­nos y ha­cer con los hu­ma­nos lo que le plaz­ca. Com­pa­ra­ba di­cho es­ce­na­rio con la lle­ga­da de los es­pa­ño­les a Amé­ri­ca: “si los ex­tra­te­rres­tres nos vi­si­tan, el re­sul­ta­do se­rá mu­cho más pa­re­ci­do a cuan­do Co­lón des­em­bar­có en Amé­ri­ca, lo que no re­sul­tó bueno pa­ra los na­ti­vos ame­ri­ca­nos”. Otros, por ejem­plo, pien­san que no es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra ver o iden­ti­fi­car a di­chos se­res…

¿ES­TÁN AHÍ Y NO LOS VE­MOS?

Es muy pro­ba­ble que en las úl­ti­mas se­ma­nas se ha­yan en­con­tra­do con un ra­ro con­cep­to: “Efec­to go­ri­la cós­mi­co”. Ex­tra­ño, ¿ver­dad? El mis­mo alu­de a los re­sul­ta­dos de un es­tu­dio lle­va­do a ca­bo por dos neu­ro­psi­có­lo­gos de la Uni­ver­si­dad de Cá­diz: Ga­briel de la To­rre y Ma­nuel Gar­cía. El tra­ba­jo, que ha si­do publicado en la re­vis­ta Ac­ta As­tro­nau­ti­ca, pre­ten­de res­pon­der una com­ple­ja pre­gun­ta: ¿por qué no he­mos en­con­tra­do aún vi­da ex­tra­te­rres­tre?

Pa­ra lle­var a ca­bo el es­tu­dio, han ver­sio­na­do un fa­mo­so ex­pe­ri­men­to lle­va­do a ca­bo a fi­na­les de los años 90 por dos in­ves­ti­ga­do­res fran­ce­ses, Ch­ris­top­her Cha­bris y Da­niel Si­mons. El ex­pe­ri­men­to con­sis­tió en gra­bar a dos gru­pos de per­so­nas, uno con ca­mi­se­tas blan­cas y otro con ca­mi­se­tas ne­gras, pa­sán­do­se una pe­lo­ta de baloncesto por gru­po unos a otros. El siguiente pa­so fue mos­trar el ví­deo a un gru­po de vo­lun­ta­rios, los cua­les de­bían con­tar cuán­tos pa­ses de ba­lón se eje­cu­ta­ban en­tre el gru­po de per­so­nas con ca­mi­se­tas blan­cas. Lo lla­ma­ti­vo tie­ne lu­gar cuan­do, en un mo­men­to del ví­deo, al­go to­tal­men­te fue­ra de con­tex­to apa­re­ce des­ca­ra­da­men­te pa­sean­do de un la­do al otro del plano: una per­so­na dis­fra­za­da de go­ri­la. Pues bien, só­lo la mi­tad de los par­ti­ci­pan­tes de­tec­ta­ron la ano­ma­lía vi­sual, pa­ra la otra mi­tad el go­ri­la pa­só com­ple­ta­men­te inad­ver­ti­do. Una vez des­ve­la­do el tru­co, cual­quie­ra que se di­ri­ja a In­ter­net a ver el fa­mo­so ví­deo se lle­va­rá las ma­nos a la ca­be­za al pen­sar de qué ma­ne­ra puede re­sul­tar in­vi­si­ble al­go tan ob­vio y cho­can­te, pe­ro os ase­gu­ra­mos que de no co­no­cer el de­ta­lle es más que pro­ba­ble que ni nos hu­bié­ra­mos da­do cuen­ta.

Lo que de­mos­tró el ex­pe­ri­men­to, y que aca­ba­ría sien­do bau­ti­za­do co­mo “efec­to go­ri­la”, es que, cuan­do nos con­cen­tra­mos en una ta­rea en con­cre­to, ten­de­mos a ig­no­rar otros es­tí­mu­los del en­torno, aun­que sean tan evi­den­tes co­mo és­te. Par­tien­do de esta pre­mi­sa, De la To­rre y Gar­cía se pre­gun­ta­ron si esta “ceguera” po­dría es­tar afec­tan­do al mo­do en que se es­tá bus­can­do vi­da ex­tra­te­rres­tre a día de hoy. “Cuan­do pen­sa­mos en otros se­res in­te­li­gen­tes ten­de­mos a ver­los des­de nues­tro ta­miz per­cep­ti­vo y de

cons­cien­cia, sin em­bar­go, es­ta­mos li­mi­ta­dos por nues­tra vi­sión sui gé­ne­ris del mun­do, y nos cuesta ad­mi­tir­lo”, ex­pli­ca­ba el neu­ro­psi­có­lo­go de la To­rre a Phys.org.

“Nues­tra con­cep­ción del es­pa­cio es­tá li­mi­ta­da por nues­tro ce­re­bro, y puede que ten­ga­mos las se­ña­les in­te­li­gen­tes en­ci­ma y no las vea­mos”. Los in­ves­ti­ga­do­res, por tan­to, han que­ri­do re­fle­jar que exis­ten di­ver­sas po­si­bi­li­da­des de exis­ten­cia de vi­da “no te­rres­tre” –co­mo pre­fie­ren lla­mar­la, de­bi­do a la car­ga emo­cio­nal que el ci­ne y la li­te­ra­tu­ra de cien­cia fic­ción han otor­ga­do a las pa­la­bras ex­tra­te­rres­tre y alienígena–, y que qui­zá no po­da­mos de­tec­tar­la por di­fe­ren­tes mo­ti­vos: des­de su exis­ten­cia en di­men­sio­nes que es­ca­pan a nues­tros sen­ti­dos a la po­si­bi­li­dad de la exis­ten­cia de otros uni­ver­sos, tal y co­mo han se­ña­la­do cien­tí­fi­cos co­mo Haw­king, sin des­car­tar el he­cho de que “in­te­li­gen­cias ba­sa­das en ma­te­ria os­cu­ra o for­mas de ener­gía, que cons­ti­tu­yen ca­si el 95% de los uni­ver­sos y que ape­nas es­ta­mos em­pe­zan­do a vis­lum­brar”, pun­tua­li­zó.

Pa­ra lle­var a ca­bo el ex­pe­ri­men­to, Ga­briel de la To­rre y Ma­nuel Gar­cía pi­die­ron a 137 vo­lun­ta­rios que iden­ti­fi­ca­ran es­truc­tu­ras ar­ti­fi­cia­les en una se­rie de imá­ge­nes aé­reas, in­tro­du­cien­do en una de ellas una pe­que­ña ima­gen de un go­ri­la. Tal y co­mo pa­sa­ra en el ex­pe­ri­men­to de los 90, só­lo un mí­ni­mo por­cen­ta­je fue ca­paz de per­ci­bir la ano­ma­lía: el 32,8% de los par­ti­ci­pan­tes, es de­cir, 45 de 137.

Al­go que re­sul­ta lla­ma­ti­vo son las ca­rac­te­rís­ti­cas de al­gu­nos de los par­ti­ci­pan­tes que fue­ron ca­pa­ces de de­tec­tar al go­ri­la. An­tes de mos­trar­les las imá­ge­nes, los in­ves­ti­ga­do­res rea­li­za­ron una se­rie de prue­bas a los par­ti­ci­pan­tes pa­ra in­ten­tar de­ter­mi­nar “su es­ti­lo cog­ni­ti­vo –si eran más in­tui­ti­vos o ra­cio­na­les–, y re­sul­tó que las per­so­nas in­tui­ti­vas iden­ti­fi­ca­ron el go­ri­la de nues­tra foto más ve­ces que las más ra­cio­na­les y me­tó­di­cas”, ca­rac­te­rís­ti­cas es­tas úl­ti­mas que, por nor­ma ge­ne­ral, de­fi­nen a un cien­tí­fi­co.

El fe­nó­meno co­no­ci­do co­mo pa­rei­do­lia con­sis­te en el re­co­no­ci­mien­to y per­cep­ción de fi­gu­ras don­de no las hay, co­mo cuan­do ve­mos nu­bes con for­ma de ani­ma­les o caras en to­do ti­po de su­per­fi­cies. De la To­rre y Gar­cía con­si­de­ran que es­te fe­nó­meno tam­bién puede pro­du­cir­se a la in­ver­sa, es de­cir, que nues­tro mo­do de per­ci­bir la realidad nos es­té ocul­tan­do al­go que te­ne­mos de­lan­te de nues­tras na­ri­ces. “Lo opues­to tam­bién po­dría ser cier­to. Po­de­mos te­ner la se­ñal fren­te a noso-

”Nues­tra con­cep­ción del es­pa­cio es­tá li­mi­ta­da por nues­tro ce­re­bro, y puede que ten­ga­mos las se­ña­les in­te­li­gen­tes en­ci­ma y no lo­gre­mos ver­las”

Wright plan­tea que una es­pe­cie muy desa­rro­lla­da pu­die­ra exis­tir en nues­tro sis­te­ma pla­ne­ta­rio mu­cho an­tes de que la hu­ma­ni­dad apa­re­cie­ra so­bre la Tierra

tros y no per­ci­bir­la o ser in­ca­pa­ces de iden­ti­fi­car­la. Si es­to su­ce­die­ra, se­ría un ejem­plo del efec­to go­ri­la cós­mi­co. De he­cho, po­dría ha­ber su­ce­di­do en el pa­sa­do o po­dría es­tar su­ce­dien­do en es­te mo­men­to”, ex­pli­ca De la To­rre.

En su tra­ba­jo tam­bién va­lo­ran la tipología de ci­vi­li­za­cio­nes ex­tra­te­rres­tres que po­drían exis­tir, cla­si­fi­can­do tres ca­te­go­rías. Pa­ra la cla­si­fi­ca­ción han te­ni­do en cuen­ta cin­co va­ria­bles: bio­lo­gía, lon­ge­vi­dad, es­truc­tu­ra psi­co­so­cial, avan­ces tec­no­ló­gi­co-ener­gé­ti­cos y dis­tri­bu­ción del es­pa­cio. Ar­gu­men­tan que se tra­ta de una vi­sión mu­cho más com­ple­ta que la que sue­le apli­car­se a la ho­ra de con­si­de­rar la exis­ten­cia de otras ci­vi­li­za­cio­nes, te­nien­do en cuen­ta tan só­lo su desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co y su ca­pa­ci­dad de en­viar y re­ci­bir men­sa­jes.

El ti­po I, al que per­te­ne­ce­ría­mos los hu­ma­nos, es­ta­ría com­pues­to por ci­vi­li­za­cio­nes li­mi­ta­das a su pro­pio pla­ne­ta y con es­ca­sas po­si­bi­li­da­des de so­bre­vi­vir a un ca­ta­clis­mo glo­bal.

El ti­po II se­ría ca­paz in­clu­so de mo­ver­se en­tre ga­la­xias, de­bi­do a su do­minio so­bre el es­pa­cio-tiem­po y las ener­gías cuán­ti­cas y gra­vi­ta­cio­na­les. Ha­brían su­pe­ra­do, ade­más, sus ex­pec­ta­ti­vas de lon­ge­vi­dad.

El ti­po III ten­dría un do­minio aún su­pe­rior del es­pa­cio-tiem­po, co­no­cien­do, com­pren­dien­do y ma­ne­jan­do as­pec­tos que no­so­tros ape­nas aca­ri­cia­mos co­mo la ener­gía y la ma­te­ria os­cu­ra. Su exis­ten­cia po­dría ser mul­ti­di­men­sio­nal, por lo que “sen­ci­lla­men­te tras­cien­da nues­tra pro­pia per­cep­ción”, pu­dien­do es­tar de­lan­te nues­tra y no dar­nos cuen­ta.

En las con­clu­sio­nes del es­tu­dio, De la To­rre y Gar­cía apun­tan que: “Tam­bién po­dría ser po­si­ble, se­gún nues­tra cla­si­fi­ca­ción, que no mu­chas ci­vi­li­za­cio­nes so­bre­vi­ven al Ti­po 1, lo que ha­ce más di­fí­cil en­con­trar ci­vi­li­za­cio­nes de Ti­po 2 y 3…

Pe­ro, ¿se­ría po­si­ble de­tec­tar ci­vi­li­za­cio­nes del Uni­ver­so ya ex­tin­tas?

DE­TEC­TAR CI­VI­LI­ZA­CIO­NES AVAN­ZA­DAS

Al hi­lo de si es­ta­mos ca­pa­ci­ta­dos pa­ra de­tec­tar la pre­sen­cia de vi­da ex­tra­te­rres­tre en el Uni­ver­so, sur­ge tam­bién la pre­gun­ta de si es­ta­mos ras­trean­do los in­di­cios ade­cua­dos. Ja­son Wright, as­tro­fí­si­co de la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia (EEUU), ha lle­ga­do a plan­tear­se la po­si­bi­li­dad de que una es­pe­cie tec­no­ló­gi­ca­men­te desa­rro­lla­da pu­die­ra exis­tir en nues­tro sis­te­ma pla­ne­ta­rio mu­cho an­tes de que la hu­ma­ni­dad apa­re­cie­ra so­bre la Tierra. En un ar­tícu­lo publicado en 2016, Wright se pre­gun­ta­ba dón­de se­ría me­jor bus­car los res­tos y evi­den­cias de­ja­das por esta hi­po­té­ti­ca ci­vi­li­za­ción.

Si aten­de­mos a las no­ti­cias que nos ha­blan de la bús­que­da de vi­da en otros pla­ne­tas, es co­mún en­con­trar­se proyectos des­ti­na­dos a la detección de vi­da mi­cro­bia­na, ni si­quie­ra in­te­li­gen­te. Wright opi­na que, de ha­ber exis­ti­do, los res­tos tec­no­ló­gi­cos de una ci­vi­li­za­ción desa­rro­lla­da se­rían mu­cho más sen­ci­llos de de­tec­tar. En esta pre­gun­ta ad­quie­re una es­pe­cial re­le­van­cia el ni­vel de desa­rro­llo de la ci­vi­li­za­ción en cuestión y, de ha­ber su­ce­di­do, de qué ma­ne­ra se ex­tin­guió. Wright ex­po­ne po­si­bi­li­da­des co­mo un ca­ta­clis­mo natural o au­to­in­flin­gi­do, aun­que cree di­fí­cil que un so­lo even­to de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas pue­da aca­bar con una ci­vi­li­za­ción su­fi­cien­te­men­te avanzada, va­lo­ran­do la po­si­bi­li­dad de la su­ce­sión de mu­chos ca­ta­clis­mos en el sis­te­ma so­lar de for­ma es­pa­cia­da en el tiem­po; o bien por la de­pen­den­cia de re­cur­sos ex­ter­nos que, de­bi­do a la ca­tás­tro­fe, de­ja­ron de lle­gar. Si la vi­da en la Tierra hu­bie­ra sur­gi­do

unos cuan­tos millones de años an­tes y hu­bie­ra lle­ga­do a su fin, la ero­sión y los mo­vi­mien­tos tec­tó­ni­cos ha­brían eli­mi­na­do to­do ras­tro de nues­tra pre­sen­cia co­mo ci­vi­li­za­ción.

Al­go que com­pli­ca la si­tua­ción es que la úni­ca re­fe­ren­cia que te­ne­mos de una “ci­vi­li­za­ción in­dus­tria­li­za­da” so­mos no­so­tros mis­mos y, pa­ra más in­ri, des­de ha­ce só­lo unos si­glos, na­da com­pa­ra­do con los millones de años de nues­tro pla­ne­ta.

Y si ha­bla­mos de pro­gre­so e in­dus­tria, de­be­mos ha­blar tam­bién de “hue­lla eco­ló­gi­ca”, es de­cir, el ras­tro y las con­se­cuen­cias que to­do ese pro­ce­so con­lle­va pa­ra el cli­ma y el eco­sis­te­ma de un pla­ne­ta. Un es­tu­dio de Ga­vin A. Sch­midt, un cli­ma­tó­lo­go del Ins­ti­tu­to God­dard de la NASA pa­ra Estudios Es­pa­cia­les –NASA GISS–, y Adam Frank, as­tró­no­mo de la Uni­ver­si­dad de Ro­ches­ter, publicado en In­ter­na­tio­nal Jour­nal of As­tro­bio­logy, se plan­tea qué hue­lla geo­ló­gi­ca de­jan las ci­vi­li­za­cio­nes y du­ran­te cuán­to tiem­po es ras­trea­ble. “Cuan­do se tra­ta de ha­llar una prue­ba di­rec­ta de una ci­vi­li­za­ción in­dus­trial an­te­rior a la nues­tra, co­mo ciudades, fá­bri­cas y ca­mi­nos, el re­gis­tro geo­ló­gi­co no ofre­ce re­gis­tros más allá del pe­rio­do Cua­ter­na­rio –eta­pa geo­ló­gi­ca en la que apa­re­ció el Ho­mo Sa­piens so­bre la Tierra–, ha­ce 2,6 millones de años. Re­tro­ce­de mu­cho más allá del Cua­ter­na­rio y no que­da na­da, to­do ha si­do con­ver­ti­do en pol­vo”, se­ña­la Frank.

Y aña­de: “Da­do que to­da la evi­den­cia di­rec­ta de nues­tro pa­so por el pla­ne­ta se bo­rra­ría des­pués de mu­chos millones de años, ¿qué ti­po de prue­bas po­drían exis­tir to­da­vía de co­mu­ni­da­des an­te­rio­res? La me­jor ma­ne­ra de res­pon­der a esta pre­gun­ta es ave­ri­guar qué se­ña­les de­ja­ría­mos no­so­tros si nues­tra ci­vi­li­za­ción co­lap­sa­ra en su eta­pa ac­tual de desa­rro­llo”.

Mu­chos in­ves­ti­ga­do­res con­si­de­ran que el ser hu­mano se di­ri­ge ha­cia una nue­va eta­pa que sus­ti­tui­ría a la ac­tual: el An­tro­po­ceno, ca­rac­te­ri­za­da por el fuer­te im­pac­to de la ac­ti­vi­dad hu­ma­na en el cli­ma y el me­dioam­bien­te. Ac­tual­men­te, cal­cu­lan que la exis­ten­cia de la hu­ma­ni­dad se­ría ras­trea­ble has­ta pa­sa­dos 100 millones de años. Nues­tra hue­lla se de­be­ría en gran par­te al ca­len­ta­mien­to glo­bal, la agri­cul­tu­ra, el uso de plás­ti­cos y, si se die­ra, el fuer­te im­pac­to de una gue­rra nu­clear. Pe­ro, pa­ra po­der res­pon­der de ma­ne­ra más cer­te­ra a esta pre­gun­ta, es ne­ce­sa­rio ir más allá, por lo que los in­ves­ti­ga­do­res pro­po­nen una ex­plo­ra­ción más pro­fun­da de las ano­ma­lías en la com­po­si­ción de se­di­men­tos, ya que si exis­ten ta­les ano­ma­lías, po­dría exa­mi­nar­se el re­gis­tro fó­sil en bus­ca de una po­si­ble ci­vi­li­za­ción. Es lo que han bau­ti­za­do co­mo hi­pó­te­sis si­lu­ria­na. Aun­que por aho­ra no tie­ne de­ma­sia­do va­lor, más allá de la pro­pia for­mu­la­ción de la pre­gun­ta que Ga­vin y Frank se plan­tean, ya que, en el ca­so apli­ca­do de nues­tro pla­ne­ta, no con­si­de­ran que ha­ya ha­bi­do ci­vi­li­za­cio­nes in­dus­tria­les an­te­rio­res a la nues­tra. No obs­tan­te, in­vi­ta a la re­fle­xión: ¿qué hue­llas geo­ló­gi­cas de­jan las ci­vi­li­za­cio­nes? Si hu­bie­sen exis­ti­do, ¿po­dría­mos de­tec­tar­las una vez se han ex­tin­gui­do?

Lo cier­to es que, tal y co­mo que­da pa­ten­te, aún nos fal­tan pers­pec­ti­vas que ex­plo­rar y de­ta­lles que afi­nar en nues­tra bús­que­da de vi­da en el Uni­ver­so. Pe­ro el desafío me­re­ce la pe­na y es apa­sio­nan­te y las ex­pec­ta­ti­vas me­jo­ran con ca­da es­tu­dio. Quién sa­be lo que nos es­pe­ra ahí fue­ra…

¿Y si los ex­tra­te­rres­tres ya es­tán aquí pe­ro no so­mos ca­pa­ces de apre­ciar su pre­sen­cia? Nue­vos estudios tra­ba­jan en es­te sen­ti­do, al me­nos, en el cam­po teó­ri­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.