ILLUMINATI, UNA FAL­SA CON­JU­RA

EN LOS ÚL­TI­MOS AÑOS LOS ILLUMINATI HAN SI­DO SE­ÑA­LA­DOS CO­MO LA MANO OCUL­TA QUE MA­NE­JA LOS HI­LOS DE UN PO­DER CO­RRUP­TO Y OPRE­SOR. PE­RO, ¿Y SI NOS HE­MOS EQUI­VO­CA­DO? UNA PO­SI­BI­LI­DAD QUE, DE SER CIER­TA, RE­VE­LA­RÍA LO MA­NI­PU­LA­DOS QUE SIEM­PRE ES­TA­MOS…

Enigmas - - SUMARIO - TEX­TO Jo­sé Gre­go­rio Gon­zá­lez

Los acusan de es­tar de­trás de las gran­des cons­pi­ra­cio­nes que han ayu­da­do a de­rro­car go­bier­nos des­de el siglo XVIII, pe­ro, ¿y si ellos fue­ran los bue­nos?

Jun­to con los Ma­so­nes y los Ro­sa­cru­ces, los Illuminati en­car­nan el ar­que­ti­po co­lec­ti­vo de la so­cie­dad se­cre­ta, una or­ga­ni­za­ción her­mé­ti­ca que cons­pi­ra en la som­bra pa­ra ha­cer­se con el po­der y po­ner­lo al ser­vi­cio de sus pro­pios in­tere­ses. No obs­tan­te, en la ac­tua­li­dad es a la Or­den Illuminati a la que se si­túa de for­ma ca­si ex­clu­si­va en el epi­cen­tro de to­dos los acon­te­ci­mien­tos en los que se aten­ta con­tra las li­ber­ta­des co­lec­ti­vas, la jus­ti­cia y los va­lo­res so­cia­les. El co­lap­so fi­nan­cie­ro, los re­cor­tes en de­re­chos, las le­yes con las que se in­ten­ta amor­da­zar a los di­si­den­tes, el te­rro­ris­mo, las gue­rras, la per­pe­tua­ción de las éli­tes, el espionaje, el con­trol men­tal al ciu­da­dano, la es­cla­vi­tud eco­nó­mi­ca de los paí­ses sub­de­sa­rro­lla­dos, la ocul­ta­ción OVNI… tras to­do es­to siem­pre ha­brá al­guien que se­ña­le a los Illuminati co­mo cul­pa­bles.

En tiem­pos re­cien­tes y des­de el más que cues­tio­na­ble ex­tre­mo que ocu­pan los exo­po­lí­ti­cos, a los Illuminati se les ha co­nec­ta­do con ra­zas rep­ti­lia­nas ex­tra­te­rres­tres que nos es­cla­vi­zan o di­rec­ta­men­te nos usan co­mo ali­men­to. Su po­ten­te pe­ne­tra­ción en la cultura po­pu­lar ha po­si­bi­li­ta­do que Dan Brown los si­tua­ra en el epi­cen­tro de una cons­pi­ra­ción pla­ne­ta­ria en Án­ge­les y De­mo­nios, o que la pro­pia com­pa­ñía Mar­vel agru­pa­ra a un pu­ña­do de sus más afa­ma­dos su­per­hé­roes en un nue­vo gru­po ven­ga­dor al que

hi­zo lla­mar pre­ci­sa­men­te Illuminati. No de­be ex­tra­ñar­nos por tan­to que se ha­yan con­ver­ti­do en la “ca­be­za de turco” per­fec­ta pa­ra man­te­ner en­tre­te­ni­dos a una ma­sa cre­cien­te de teó­ri­cos de la cons­pi­ra­ción, ge­nui­nos ac­ti­vis­tas de sa­lón que crean y di­fun­den a tra­vés de In­ter­net es­te ti­po de es­pe­cu­la­cio­nes. Y es que, sin sa­ber­lo, es muy pro­ba­ble que los cons­pi­ra­cio­nis­tas ha­yan caí­do en una tram­pa inima­gi­na­ble, acu­san­do a los ver­da­de­ros de­fen­so­res de las li­ber­ta­des pre­ci­sa­men­te de es­tar de­trás de su sis­te­má­ti­ca vul­ne­ra­ción.

Los Illuminati son se­ña­la­dos co­mo im­pul­so­res del in­quie­tan­te Nue­vo Or­den Mun­dial, eti­que­ta pa­ra un mo­de­lo de go­bierno y so­cie­dad a es­ca­la glo­bal que he­mos es­cu­cha­do pro­nun­ciar a go­ber­nan­tes y po­de­ro­sos de tan fu­nes­to le­ga­do co­mo Geor­ge W. Bush. El con­tra­sen­ti­do ra­di­ca pre­ci­sa­men­te en que lo que pro­mue­ven y fa­vo­re­cen es pre­ci­sa­men­te la per­pe­tua­ción de los vi­cios y co­rrup­ción del Viejo Or­den Mun­dial, aquel que quisieron com­ba­tir los Illuminati. To­do apun­ta a que esta ter­gi­ver­sa­ción con­tem­po­rá­nea de lo que real­men­te fue la Or­den his­tó­ri­ca es­té bas­tan­te en deu­da con la obra de fic­ción The Illu­mi­na­tus! Tri­logy, de Robert Anton Wil­son y Robert Shea, de 1975, don­de se si­túa a nues­tros pro­ta­go­nis­tas tras ca­da cons­pi­ra­ción y acon­te­ci­mien­to pla­ne­ta­rio en una tra­ma lle­na de aven­tu­ras, sá­ti­ra, per­so­na­jes in­con­ce­bi­bles y una mez­cla de fic­ción y realidad.

Así lo ex­po­ne el bri­tá­ni­co Robert Ho­wells, li­bre­ro y ex­per­to en so­cie­da­des se­cre­tas, en su li­bro Illuminati, la revolución con­tra­cul­tu­ral des­de las so­cie­da­des se­cre­tas has­ta Wi­kiLeaks y Anony­mous. Pa­ra él, los Illuminati na­cie­ron en el úl­ti­mo ter­cio del siglo XVIII, he­re­dan­do la esen­cia li­be­ra­do­ra de mo­vi­mien­tos an­te­rio­res, pa­ra fo­men­tar la eman­ci­pa­ción de la hu­ma­ni­dad del po­der opre­sor y ma­ni­pu­la­dor de la éli­te po­lí­ti­ca y re­li­gio­sa, ge­ne­ran­do un mo­vi­mien­to de dis­con­for­mi­dad or­ga­ni­za­da. Apa­re­cie­ron en Ba­vie­ra, cum­plie­ron su pa­pel de in­fil­tra­ción y agi­ta­ción en la vie­ja Eu­ro­pa sen­tan­do las ba­ses de la Revolución Fran­ce­sa y acep­ta­ron su des­apa­ri­ción de la his­to­ria du­ran­te va­rios si­glos di­lu­yén­do­se en otras so­cie­da­des, asis­tien­do aho­ra al re­ver­de­ci­mien­to de sus idea­les a tra­vés del pe­rio­dis­mo de­nun­cia que aban­de­ra la or­ga­ni­za­ción li­de­ra­da por Ju­lian As­san­ge o el ac­ti­vis­mo pro de­re­chos ci­vi­les de los co­lec­ti­vos hac­kers. Tal y co­mo ex­po­ne Ho­wells, “los ver­da­de­ros su­ce­so­res de los Illuminati en la ac­tua­li­dad son aque­llos que adop­tan In­ter­net co­mo me­dio pa­ra di­se­mi­nar ideas y or­ga­ni­zar gru­pos pa­ra im­pul­sar su cau­sa. El me­dio di­gi­tal tie­ne el po­ten­cial de apor­tar trans­pa­ren­cia a la po­lí­ti­ca y em­po­de­rar a los opri­mi­dos ha­cien­do que se co­noz­can sus aprie­tos y pa­ra po­si­bi­li­tar que se co­noz­can sus cau­sas. Anony­mous, Wi­kiLeaks y gru­pos si­mi­la­res se han con­ver­ti­do en su­ce­so­res es­pi­ri­tua­les y po­lí­ti­cos del me­me o con­cep­to de los Illuminati desafian­do a la opre­sión y a la de­sigual­dad en todas sus for­mas”.

AU­GE DEL INCONFORMISMO

Aun­que ba­jo el pa­ra­guas de “ilu­mi­na­dos” en­con­tra­mos en la ac­tua­li­dad a nu­me­ro­sas or­ga­ni­za­cio­nes europeas y ame­ri­ca­nas, su vin­cu­la­ción con los Illuminati his­tó­ri­cos no puede ser pro­ba­da do­cu­men­tal­men­te, re­du­cién­do­se por tan­to al cam­po se­mán­ti­co, a la bús­que­da de una le­gi­ti­mi­za­ción his­tó­ri­ca inexis­ten­te y, en el me­jor de los ca­sos, a com­par­tir idea­les sub­ver­si­vos. Sien­do fie­les con la his­to­ria, Los Ilu­mi­na­dos de Ba­vie­ra fue­ron fun­da­dos el 1 de ma­yo de 1776 ba­jo el nom­bre ori­gi­nal de “Or­den de los Per­fec­ti­bi­lis­tas” por el in­te­lec­tual ale­mán Adam Weis­haupt, un in­quie­to y bri­llan­te per­so­na­je que con ape­nas 27 años lle­gó a ser de­cano de la Fa­cul­tad de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad de In­gols­tadt, en Ba­vie­ra, adop­tan­do el nom­bre ini­ciá­ti­co de Spar­ta­cus. Weis­haupt co­que­teó ini­cial­men­te con

Así, los ver­da­de­ros Illuminati se­rían, en la ac­tua­li­dad, aque­llos que adop­tan In­ter­net co­mo me­dio pa­ra im­pul­sar su cau­sa

el ro­sa­cru­cis­mo y la ma­so­ne­ría. Co­mo apun­ta Ho­wells, “Weis­haupt desea­ba una Or­den más ac­ti­va que desea­ra to­mar la sa­bi­du­ría de las eras y que se usa­ra pa­ra li­be­rar a la so­cie­dad de las cla­ses go­ber­nan­tes co­rrup­tas y de las su­pers­ti­cio­nes de la Iglesia”, y aun­que ma­so­nes y ro­sa­cru­ces se mos­tra­ban pa­si­vos e in­tros­pec­ti­vos, sin du­da, cons­ti­tuían el ca­la­de­ro idó­neo al que acu­dir a re­clu­tar a su­je­tos que qui­sie­ran dar un pa­so más allá, un pa­so de ac­ción. El bri­llan­te aca­dé­mi­co no es­tu­vo so­lo en su aven­tu­ra, ya que la fun­da­ción y de­ve­nir de la Or­den no ha­bría si­do igual de efi­cien­te sin la par­ti­ci­pa­ción, a par­tir de 1780, del ba­rón Adolf von Knig­ge, in­flu­yen­te ma­són con ten­tácu­los en mu­chas lo­gias y en so­cie­da­des ro­sa­cru­cia­nas y mar­ti­nis­tas. No de­be ex­tra­ñar­nos, por tan­to, que la estrategia de Weis­haupt y Knig­ge fue­se la in­fil­tra­ción en la ma­so­ne­ría y la bús­que­da de su con­trol, al­go que lle­ga­ron a con­se­guir en mu­chas lo­gias aun­que tam­bién se vie­ron en­fren­ta­dos a po­de­ro­sas fac­cio­nes ma­só­ni­cas con las que a par­tir de 1784 com­par­ti­rían per­se­cu­ción mo­nár­qui­ca y con­de­na pa­pal.

El re­clu­ta­mien­to de los Illuminati se lle­va­ba a ca­bo en­tre los es­tu­dian­tes que mos­tra­ban afán de su­pera­ción es­pi­ri­tual, in­te­li­gen­cia e idea­les re­vo­lu­cio­na­rios. Tam­bién en los vi­ve­ros de los gru­pos franc­ma­so­nes, ro­sa­cru­ces, car­bo­na­rios; lo que ex­pli­ca que só­lo en Ba­vie­ra con­si­guie­ran en un tiem­po ré­cord la ad­he­sión de 600 ma­so­nes y que su pre­sen­cia sea cons­tan­te a lo lar­go de mu­chos paí­ses. En la so­cie­dad de su tiem­po el mo­vi­mien­to ca­na­li­zó el inconformismo so­cial an­te las enor­mes de­sigual­da­des que se vi­vían. Weis­haupt, edu­ca­do en­tre je­sui­tas, se mos­tra­ba es­pe­cial­men­te vi­ru­len­to con la Iglesia, así co­mo par­ti­da­rio del ideal tem­pla­rio del go­bierno uni­ver­sal, de una si­nar­quía que de­rro­ca­ra a los re­yes y sus co­rrup­te­las. “Pa­ra con­se­guir­lo –apun­ta Ho­wells– miem­bros de la Or­den tra­ba­ja­ban en se­cre­to pa­ra des­man­te­lar las es­truc­tu­ras so­cia­les que per­mi­tían que la co­rrup­ción se en­co­na­ra en­tre los po­lí­ti­cos, los no­bles y las ins­ti­tu­cio­nes re­li­gio­sas, im­pi­dien­do así el pro­gre­so so­cial (…) La éli­te go­ber­nan­te de po­lí­ti­cos y las mo­nar­quías fue­ron pues­tas en cuestión mien­tras los Illuminati de­fen­dían la pro­mo­ción de los ciu­da­da­nos de acuer­do con sus ta­len­tos y vir­tu­des, crean­do una me­ri­to­cra­cia”. ¿Aca­so es­te dis­cur­so no cuen­ta con ple­na vigencia?

CÉ­LU­LAS DURMIENTES

El in­gre­so en la Or­den tan só­lo re­que­ría que el ma­són lo so­li­ci­ta­ra. Tras ello, se le so­me­tía a un pe­rio­do de ob­ser­va­ción que per­mi­tía va­lo­rar su éti­ca y mo­ti­va­cio­nes, y de ser acep­ta­do, ju­ra­ba leal­tad y dis­cre­ción. Exis­tían unos gra­dos ini­cia­les que eran se­gui­dos por los lla­ma­dos gra­dos ma­só­ni­cos. La es­truc­tu­ra ini­ciá­ti­ca pro­se­guía con los gra­dos de los mis­te­rios, aun­que su her­me­tis­mo y la des­in­for­ma­ción ver­ti­da so­bre la Or­den han pro­vo­ca­do mu­chas la­gu­nas. El li­bro de la so­cie­dad, El ri­to de Los Ilu­mi­na­dos de Ba­vie­ra, fue es­cri­to por Knig­ge, que res­pon­día al nom­bre ini­ciá­ti­co de Fi­lón, lle­gan­do a con­tar en su nó­mi­na con per­so­na­jes de la ta­lla de Goet­he, Er­nes­to II de Got­ha, el en­sa­yis­ta Mi­ra­beau, el fi­ló­so­fo Johann G. Her­der, los du­ques Karl Au­gust de Wei­mar y Fer­nan­do de Bruns­wick, Jean-Paul Ma­rat o el con­de Alessandro di Ca­glios­tro. De he­cho, la de­ten­ción de es­te úl­ti­mo por par­te de la In­qui­si­ción en 1789 con­tri­bu­yó a ali­men­tar la le­yen­da, al re­ve­lar la exis­ten­cia de un

En el siglo XVIII los Illuminati ca­na­li­za­ron el inconformismo so­cial an­te las gran­des de­sigual­da­des que se vi­vían

gran com­plot idea­do por los Illuminati en co­la­bo­ra­ción con ma­so­nes y neo­tem­pla­rios de ca­ra a ge­ne­rar una ca­de­na im­pa­ra­ble de re­vo­lu­cio­nes en Eu­ro­pa, cu­yo má­xi­mo ejem­plo se­ría el fran­cés.

Ob­via­men­te los Illuminati no eran in­mu­nes a los an­he­los y vi­cios que bus­ca­ban erra­di­car. Mien­tras Weis­haupt ad­ver­tía de que “si al­guien se sin­tie­ra em­pu­ja­do a en­trar en la Or­den con la es­pe­ran­za de lle­gar a ser un día, gra­cias a su apo­yo, muy po­de­ro­so y muy ri­co, se­pa que no se­ría bien­ve­ni­do”, Knig­ge des­cri­bi­ría años más tar­de las in­de­sea­das situaciones que vi­vían pre­ci­sa­men­te por quie­nes bus­can in­fluen­cia y pres­ti­gio. Hu­bo im­por­tan­tes di­si­den­cias en su seno y tras va­rios in­ten­tos fa­lli­dos, a par­tir de 1784 el Elec­tor de Ba­vie­ra, Car­los Teo­do­ro, prohi­bió la Or­den al po­ner­se al des­cu­bier­to un su­pues­to com­plot pa­ra aca­bar con los Habs­bur­go. Pa­ra en­ton­ces, ha­bía ge­ne­ra­do au­tén­ti­cas cé­lu­las durmientes cam­bian­do de nom­bre, pa­san­do a las som­bras o in­te­grán­do­se en otros mo­vi­mien­tos. El eje prin­ci­pal de la obra de Ho­wells pi­vo­ta so­bre la idea de que los idea­les y el es­pí­ri­tu de lu­cha de los Illuminati ja­más des­apa­re­ció, y que hoy en día ha en­con­tra­do su eco­sis­te­ma ideal en In­ter­net. Des­de el ci­be­res­pa­cio se li­bran las nue­vas ba­ta­llas por ter­mi­nar con la de­sigual­dad so­cial, po­nién­do­se al des­cu­bier­to las os­cu­ras ar­ti­ma­ñas del po­der. El ano­ni­ma­to y la li­ber­tad im­plí­ci­tas en el ci­be­res­pa­cio, ca­da vez más ame­na­za­das por ese Nue­vo Or­den Mun­dial, ha ser­vi­do y sir­ve de efec­ti­vo es­ca­pa­ra­te y al­ta­voz pa­ra de­nun­ciar to­do ti­po de ex­ce­sos e in­jus­ti­cias. La Red de Re­des puede vol­ver trans­pa­ren­te al po­der, y eso no es del agra­do de quie­nes tie­nen co­sas que ocul­tar. Gra­cias a la RED el co­no­ci­mien­to se de­mo­cra­ti­za y com­par­te, se abren de­ba­tes so­bre to­do ti­po de cues­tio­nes y se ac­ce­de a múl­ti­ples opi­nio­nes y pun­tos de vis­ta. “A me­di­da que los go­bier­nos se to­man unas li­ber­ta­des ex­tre­mas con nues­tros de­re­chos ci­vi­les y las em­pre­sas ex­plo­tan ca­da án­gu­lo pa­ra man­te­ner­nos en un es­ta­do de es­cla­vi­tud car­ga­da de deu­das, In­ter­net se con­vier­te en un lu­gar pa­ra ma­ni­fes­tar y or­ga­ni­zar nues­tra dis­con­for­mi­dad”, ex­pli­ca Ho­wells, quien es­tá con­ven­ci­do que es des­de ahí des­de don­de se puede re­ver­tir la in­fa­mia del 1%, un 1% de los más ri­cos que acu­mu­la tan­ta ri­que­za co­mo el 99% de la po­bla­ción mun­dial. El ac­ti­vis­mo de los hac­kers y Anony­mous, con ejem­plos po­ten­tes de mo­vi­li­za­ción y cam­bio co­mo el vi­vi­do en la Pri­ma­ve­ra Ára­be; las con­ti­nuas re­ve­la­cio­nes aus­pi­cia­das por Ju­lian As­san­ge a tra­vés de Wi­kiLeaks; el com­pro­mi­so so­cial de per­so­na­jes co­mo el ana­lis­ta de la CIA y la NSA Ed­ward Snow­den; o las mo­vi­li­za­cio­nes so­cia­les y mareas mul­ti­co­lo­res reivin­di­ca­ti­vas, son ejem­plos de que In­ter­net es el cam­po de ba­ta­lla de­ci­si­vo. Es ob­vio que no es la pa­na­cea y que los ex­ce­sos y cier­to ti­po de cri­mi­na­li­dad se mue­ven con sol­tu­ra en la mis­ma, pe­ro eso es com­ba­ti­ble y co­rre­gi­ble por me­dio de so­cie­da­des sa­nas y de una gestión del po­der des­de el bien co­mún, y no des­de la per­pe­tua­ción de los pri­vi­le­gios. Po­de­mos cues­tio­nar in­clu­so la le­gi­ti­mi­dad de ese en­te que aglu­ti­na di­si­den­cias co­mo es Anony­mous, ba­jo cu­yo pa­ra­guas se­gu­ra­men­te tam­bién se aco­mo­da gen­te pe­li­gro­sa, co­mo su­ce­de den­tro de mu­chos otros or­ga­nis­mos. No obs­tan­te, un sín­to­ma de que Anony­mous ha mo­les­ta­do se­ria­men­te al po­der es­tá en có­mo sus cuen­tas han si­do blo­quea­das en las dos prin­ci­pa­les RRSS y en el ma­yor con­te­ne­dor de ví­deos del pla­ne­ta. Ho­wells, co­mo for­ma de com­ba­tir el con­trol de In­ter­net, es­pe­cial­men­te el co­mer­cial, nos ani­ma a men­tir so­bre nues­tra iden­ti­dad, a fal­sear da­tos pa­ra que los al­go­rit­mos y el Big Da­ta no nos ma­ni­pu­len. Tam­bién apun­ta a la fi­nan­cia­ción co­lec­ti­va o crowd­fun­ding pa­ra dar li­ber­tad a las bue­nas ideas y a la sá­ti­ra y el hu­mor co­mo vehícu­lo pa­ra re­mo­ver con­cien­cias an­te las tra­mas del Nue­vo Or­den Mun­dial. Cues­tio­nar­nos la in­for­ma­ción que nos lle­ga por las vías con­ven­cio­na­les y con­tras­tar­la con otros in­de­pen­dien­tes o uti­li­zar pro­gra­mas de en­crip­ta­mien­to y na­ve­ga­do­res que prio­ri­cen nues­tra pri­va­ci­dad, son for­mas ac­ce­si­bles de en­car­nar, des­de nues­tra es­fe­ra per­so­nal, los no tan vie­jos idea­les de los ver­da­de­ros Illuminati.

De­ba­jo, Ju­lian As­san­ge, el fun­da­dor de Wi­kileaks, cu­yas ac­cio­nes le han lle­va­do a vi­vir atrin­che­ra­do en la em­ba­ja­da de Ecua­dor en Londres, aco­sa­do por quie­nes os­ten­tan gran par­te del po­der. Arri­ba, sím­bo­los de la ma­so­ne­ría que los Illuminati ha­rían su­yos. A la de­re­cha, Car­los Teo­do­ro del Pa­la­ti­na­do y Ba­vie­ra, quien or­de­nó la di­so­lu­ción de la Or­den fun­da­da por Weis­haupt.

El Ojo de la Pro­vi­den­cia, co­no­ci­do co­mo Del­ta lu­mi­no­so en la ma­so­ne­ría, y adop­ta­do por los Illuminati, re­pre­sen­ta al Gran Ar­qui­tec­to del Uni­ver­so. Un sím­bo­lo de gran an­ti­güe­dad que en otros ám­bi­tos fue in­ter­pre­ta­do co­mo la vi­gi­lan­cia y pro­vi­den­cia de Dios so­bre la hu­ma­ni­dad. Pa­ra cuan­do se di­suel­ven, se di­ce que ha­bía 3.000 Illuminati só­lo en Ba­vie­ra.

> PA­RA SA­BER MÁS El li­bro Illuminati, de Robert Ho­wells, re­cien­te­men­te publicado por Edi­cio­nes Obe­lis­co, que se cen­tra en la hi­pó­te­sis plan­tea­da por el au­tor del re­por­ta­je.

Arri­ba, la Uni­ver­si­dad de In­gols­tadt, Ba­vie­ra, en cu­yo seno se fun­da­ron los Illuminati de mano del pro­fe­sor de De­re­cho Ca­nó­ni­co Adam Weis­haupt el 1 de ma­yo de 1776. Iz­quier­da, su tex­to fun­da­cio­nal, El ri­to de los Ilu­mi­na­dos de Ba­vie­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.