LA FOR­TA­LE­ZA DE NOSFERATU

Ora­va (Es­lo­va­quia)

Enigmas - - EL MOMENTO DECISIVO -

En el año 1922, el di­rec­tor ale­mán F.W. Mur­nau di­ri­gió una de las más gran­des pe­lí­cu­las del ci­ne de te­rror, y del ci­ne en ge­ne­ral, Nosferatu, la pri­me­ra de las mu­chas cin­tas re­la­cio­na­das con el mi­to de Drá­cu­la que han lle­na­do la his­to­ria del sép­ti­mo ar­te. Su maes­tría en el ro­da­je, la pues­ta en es­ce­na, y los es­ce­na­rios ele­gi­dos, ha­cen que aún hoy sus imá­ge­nes ge­ne­ren desa­so­sie­go. En­tre es­tos úl­ti­mos es­ta­ba el edi­fi­cio que ocu­pa es­tas pá­gi­nas, el castillo de Ora­va. Su ar­qui­tec­tu­ra y en­torno lle­na­ban de tur­ba­ción ca­da uno de los fo­to­gra­mas en que apa­re­cía.

Ubi­ca­da en Es­lo­va­quia, a unos 300 ki­ló­me­tros de su ca­pi­tal Bra­tis­la­va, la ciu­dad de Ora­va emer­ge do­mi­na­da en lo al­to por la si­lue­ta de su castillo. Co­ro­nan­do un al­to pro­mon­to­rio, lla­ma la atención por lo irre­gu­lar de sus for­mas y lo inac­ce­si­ble de su ac­ce­so. Su cons­truc­ción da­ta del siglo XIII, y jus­to en­ton­ces sur­ge la le­yen­da que lo ha es­ta­ble­ci­do co­mo en­cla­ve mal­di­to.

Cuen­ta la mis­ma que el ori­gen del castillo se de­be a un tal Ma­rek. Es­te buen hom­bre que­dó asom­bra­do an­te la es­truc­tu­ra ro­co­sa del pro­mon­to­rio y tu­vo la de­ter­mi­na­ción de le­van­tar en su ci­ma un castillo. Cons­cien­te de la di­fi­cul­tad que su­po­nía su edi­fi­ca­ción, pi­dió ayu­da al mis­mo dia­blo. Ya sa­ben có­mo son es­tos ne­go­cia­dos me­die­va­les en­tre Sa­ta­nás y el in­cau­to de turno. Ma­rek le pro­me­tió su alma si eri­gía su ca­pri­cho. Eso sí, en un lí­mi­te de tiem­po: sie­te días y sie­te no­ches.

En­greí­do co­mo es el dia­blo, fue tras­la­dan­do los ma­te­ria­les a una ve­lo­ci­dad de­mo­nía­ca mien­tras Ma­rek ob­ser­va­ba con preo­cu­pa­ción có­mo el castillo iba to­man­do for­ma. Que­da­ba aún una no­che en­te­ra y nues­tro pro­ta­go­nis­ta da­ba su alma por per­di­da. De­ses­pe­ra­do, re­zó a Dios pa­ra que Sa­ta­nás no ter­mi­na­se su tra­ba­jo a tiem­po. El de­mo­nio con­ti­nua­ba sin des­can­so, pe­ro sí con su­mo cui­da­do, su la­bor. En­tra­da la ma­dru­ga­da, pe­ro con mu­cho tiem­po por de­lan­te, tras­la­da­ba con de­li­ca­de­za la úl­ti­ma de las pie­dras, la que re­ma­ta­ría el castillo y gra­cias a la cual lo­gra­ría su­mar una alma más a su ya so­bre­sa­lien­te co­lec­ción. De re­pen­te, de ca­mino a la ci­ma del pro­mon­to­rio, can­tó el ga­llo y la luz del al­ba co­men­zó a ilu­mi­nar al des­con­cer­ta­do dia­blo. Ha­bía ama­ne­ci­do an­tes de tiem­po. Ha­bía per­di­do la apues­ta. Des­de en­ton­ces, en Ora­va lu­ce una for­ta­le­za que a pun­to es­tu­vo de cos­tar el alma de Ma­rek.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.