El mis­te­rio de QA­non

Un mis­te­rio­so per­so­na­je ase­gu­ra es­tar re­ve­lan­do in­for­ma­ción cla­si­fi­ca­da de los EEUU por las re­des so­cia­les. Su nom­bre es Q, tie­ne una le­gión de se­gui­do­res y ac­túa al ser­vi­cio de Trump. Los gran­des me­dios es­pe­cu­lan con la ver­da­de­ra iden­ti­dad de tan enig­mát

Enigmas - - DEEP WEB -

La web es un se­mi­lle­ro de cria­tu­ras ex­tra­va­gan­tes. Pro­li­fe­ran quie­nes, en­vuel­tos en un ha­lo de mis­te­rio, afir­man ser ex­tra­te­rres­tres, cro­no­nau­tas o has­ta fan­tas­mas ca­pa­ces de es­cri­bir en fo­ros y re­des so­cia­les. La vi­da vir­tual de la in­men­sa ma­yo­ría de es­tos se­res enig­má­ti­cos no pa­sa de un pu­ña­do de co­men­ta­rios y unos cuan­tos clicks so­bre sus men­sa­jes. Una vez com­pro­ba­do que no han te­ni­do de­ma­sia­do eco, su figura se apa­ga ca­si tan rá­pi­do co­mo apa­re­cie­ron. Sin em­bar­go, otros re­sul­tan más lon­ge­vos y al­can­zan ma­yor glo­ria, has­ta el pun­to de con­ci­tar una le­gión de se­gui­do­res. NI­VEL Q DE AU­TO­RI­ZA­CIÓN: Uno de los per­so­na­jes más in­tri­gan­tes que es­tá ope­ran­do es­tos me­ses por In­ter­net es Q. Su es­cue­ta de­no­mi­na­ción res­pon­de a la do­ble con­di­ción de tratarse de un usua­rio anó­ni­mo que co­men­zó a ex­pre­sar­se en de­ter­mi­na­dos fo­ros de los Es­ta­dos Uni­dos, prin­ci­pal­men­te a tra­vés de pre­gun­tas –Ques­tions– re­tó­ri­cas so­bre po­lí­ti­ca ac­tual. Pe­ro tam­bién esa Q alu­di­ría, se­gún sus pa­la­bras, al ni­vel de au­to­ri­za­ción gu­ber­na­men­tal que en la vi­da real dis­fru­ta­ría den­tro del De­par­ta­men­to de Ener­gía es­ta­dou­ni­den­se. Con­cre­ta­men­te, el ni­vel más al­to, equi­va­len­te a una au­to­ri­za­ción se­cre­ta en el De­par­ta­men­to de De­fen­sa. Por lo tan­to, Q ten­dría ac­ce­so a los pro­gra­mas y do­cu­men­tos más con­fi­den­cia­les de esa par­te de la admi­ni­stración, ade­más de per­te­ne­cer al nú­cleo de con­fian­za del pre­si­den­te Do­nald Trump. De he­cho, se cree que pu­bli­có una su­pues­ta foto en vue­lo des­de una ven­ta­ni­lla del Air For­ce One. En la ima­gen, se veía muy bo­rro­sa­men­te lo que

va­rios usua­rios in­ter­pre­ta­ron co­mo al­gu­nas di­fu­sas is­las so­bre­vo­la­das por Trump en su via­je por Asia.

LA TOR­MEN­TA: Q tam­bién re­ci­be el so­bre­nom­bre de The Storm –La Tor­men­ta– por­que en su pri­me­ra apa­ri­ción el 28 de oc­tu­bre de 2017 en el foro 4Chan –uno de los más pro­cli­ves a di­ser­tar y te­jer to­da cla­se de cons­pi­ra­cio­nes– se presentó an­te los de­más usua­rios con un men­sa­je críp­ti­co ti­tu­la­do “Cal­ma an­tes de la Tor­men­ta”. A par­tir de ahí, pro­li­fe­ra­ron las in­ter­ven­cio­nes de es­te su­je­to de ma­ne­ra irre­gu­lar. Se fue ga­nan­do la con­fian­za de mu­chos ci­ber­nau­tas gra­cias a que an­ti­ci­pó al­gu­nas de las ex­pre­sio­nes que Trump iba a in­cluir en sus men­sa­jes de Twit­ter. Es­tos va­ti­ci­nios atra­pa­ron la atención de los lec­to­res, pe­se a que tam­bién fa­lló es­tre­pi­to­sa­men­te en otros. No im­por­tó. Mu­chos fo­re­ros le die­ron una oportunidad y Q con­ti­nuó ha­blan­do.

CON­TRA EL ES­TA­DO PRO­FUN­DO: Des­de en­ton­ces, ha pues­to al co­rrien­te a sus se­gui­do­res so­bre de­ter­mi­na­dos pla­nes se­cre­tos gu­ber­na­men­ta­les ya en mar­cha. En­tre ellos, el más prio­ri­ta­rio con­sis­ti­ría en la des­man­te­la­ción de lo que se ha ve­ni­do en lla­mar Es­ta­do Pro­fun­do. Es de­cir, los fun­cio­na­rios de la admi­ni­stración nor­te­ame­ri­ca­na he­re­da­dos por el go­bierno de Trump que, sin em­bar­go, son par­ti­da­rios de Oba­ma y Clin­ton y ac­túan co­lo­can­do pa­los en las rue­das al nue­vo pre­si­den­te, im­pi­dién­do­le des­ple­gar su po­lí­ti­ca y de­ján­do­lo en mal lu­gar siem­pre que pue­den. Ade­más, ese Es­ta­do Pro­fun­do ex­tien­de sus ten­tácu­los has­ta abi­ga­rra­das tra­mas sa­tá­ni­cas y pe­dó­fi­las que Trump y sus alia­dos es­tán tra­tan­do de com­ba­tir con ahín­co.

Me­dian­te “mi­ga­jas”, pues así han bau­ti­za­do los men­sa­jes, Q va co­men­tan­do las ac­cio­nes de Trump y dán­do­les la vuel­ta. Ase­gu­ra que el pre­si­den­te es­tá cum­plien­do su pro­gra­ma y lo­gran­do una se­rie de vic­to­rias so­bre sus enemi­gos, pe­ro to­do tras­cu­rre en se­cre­to has­ta que se al­can­ce la vic­to­ria fi­nal. Ca­da ma­la no­ti­cia pa­ra Trump no se­ría más que pu­ra apa­rien­cia. En realidad y con­fi­den­cial­men­te, re­sul­ta una bue­na no­ti­cia, por eso Q di­jo en una de sus mi­ga­jas: “No te pue­des ima­gi­nar el ta­ma­ño de es­to. Con­fía en el plan. Con­fía en que hay más bueno que ma­lo”.

EL MIS­TE­RIO: La CNN, The New York Ti­mes o The Washington Post han de­di­ca­do co­lum­nas y ar­tícu­los al per­so­na­je. Si­guen sus co­men­ta­rios en la Red y és­ta tam­bién ha reac­cio­na­do con con­tun­den­cia. Red­dit eliminó el hi­lo con más de 20.000 subs­cri­to­res don­de Q es­ta­ba desa­rro­llan­do sus prin­ci­pa­les in­ter­ven­cio­nes por­que las con­ver­sa­cio­nes sub­si­guien­tes in­ci­ta­ban a la vio­len­cia. Tras lo cual, Q ha pa­sa­do aho­ra a es­cri­bir en otros fo­ros al­ter­na­ti­vos co­mo “8chan”, lo que ha ter­mi­na­do dan­do más no­to­rie­dad y cre­di­bi­li­dad al per­so­na­je por el pe­li­gro que sus­ci­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.