40 años de ES­CA­LO­FRÍO

El 14 de agos­to de 1978 se es­tre­na­ba Es­ca­lo­frío, una pro­duc­ción es­pa­ño­la de se­rie B que se con­ver­ti­ría en una au­tén­ti­ca pe­lí­cu­la de te­rror de cul­to en paí­ses co­mo Ita­lia, gra­cias la apa­ri­ción es­te­lar del doc­tor Fernando Ji­mé­nez del Oso.

Enigmas - - SEÑALES -

Pro­du­ci­da por Juan Pi­quer Si­món (1935-2011) y di­ri­gi­da y guio­ni­za­da por Ca­los Puer­to (1942-), Es­ca­lo­frío –con el sub­tí­tu­lo in­ter­na­cio­nal de Sa­tan’s Blood– tras­la­da a la gran pan­ta­lla la pre­ten­di­da co­ti­dia­ni­dad del sub­mun­do de las sec­tas sa­tá­ni­cas y sus prác­ti­cas or­giás­ti­cas. Su ar­gu­men­to re­la­ta el ex­tra­ño en­cuen­tro en­tre una pa­re­ja de enamo­ra­dos, An­drés (Jo­se Ma­ría Gui­llén) y Ana (Ma­ria­na Karr), y unos des­co­no­ci­dos –Bruno (Án­gel Aran­da) y Ber­ta (Sandra Al­ber­ti)– que se les pre­sen­tan co­mo ami­gos de la in­fan­cia. Con el pre­tex­to de pa­sar el día en una ca­sa de cam­po, Ana y An­drés son con­du­ci­dos has­ta una si­nies­tra man­sión don­de, tras una se­sión de oui­ja, se­rán in­tro­du­ci­dos en prác­ti­cas bru­je­ri­les que desem­bo­ca­rán en una ho­rren­da or­gía en la que se­xo y san­gre se mez­clan con tin­tes sa­tá­ni­cos.

Res­pon­dien­do a la de­man­da de la épo­ca, don­de la so­cie­dad es­pa­ño­la ini­cia­ba su aper­tu­ra de­mo­crá­ti­ca – des­pués de ca­si 40 años de dic­ta­du­ra tras la muer­te de Fran­co en 1975–, la tra­ma de Es­ca­lo­frío hil­va­na­ba so­bra­das es­ce­nas “subidas de tono” pa­ra in­ser­tar­se den­tro del gé­ne­ro de ci­ne S o de “des­ta­pe”.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la in­ter­ven­ción del doc­tor Fernando Ji­mé­nez del Oso (1941-2005) en la cin­ta no es­ta­ba pre­vis­ta en el pro­yec­to ini­cial, sino que res­pon­día a una ne­ce­si­dad téc­ni­ca: fi­na­li­za­do el ro­da­je, la pe­lí­cu­la no al-

can­za­ba un me­tra­je su­fi­cien­te, por lo que su pro­duc­tor, Juan Pi­quer de­ci­dió in­cluir unas es­ce­nas adi­cio­na­les. Con­si­de­ró en­ton­ces que, pa­ra otor­gar­le una pá­ti­na de cre­di­bi­li­dad al film que fa­ci­li­ta­ra su ex­por­ta­ción a ni­vel in­ter­na­cio­nal, se­ría una bue­na idea in­cluir un ros­tro tan co­no­ci­do y aso­cia­do a los te­mas de mis­te­rio co­mo era el de Fernando Ji­mé­nez del Oso, que en­ton­ces di­ri­gía y pre­sen­ta­ba el pro­gra­ma Más Allá. Por aque­llas mis­mas fe­chas, su sem­blan­te, fa­mi­liar pa­ra el gran pú­bli­co, era por­ta­da en el se­ma­na­rio Te­le­pro­gra­ma –la re­vis­ta es­pa­ño­la más ven­di­da, con ca­si un mi­llón y me­dio de ejem­pla­res–, lo que sig­ni­fi­ca­ba la me­jor cam­pa­ña de pro­mo­ción pa­ra una pe­lí­cu­la de ba­jo pre­su­pues­to co­mo era Es­ca­lo­frío.

Fue pre­ci­sa­men­te es­ta im­pro­vi­sa­da apa­ri­ción de Ji­mé­nez del Oso en la pri­me­ra es­ce­na la que otor­ga­ría a la cin­ta su au­tén­ti­co ca­rác­ter de pe­lí­cu­la de cul­to. En Ita­lia, don­de la dis­tri­bu­ción del film co­se­cha­ría un éxi­to aún mu­cho ma­yor que en Es­pa­ña, la ca­ra­tu­la de la edi­ción en VHS in­clui­ría la sem­pi­ter­na ima­gen del en­ton­ces icono te­le­vi­si­vo de los te­mas de mis­te­rio, con su bar­ba y ca­rac­te­rís­ti­cas oje­ras.

¿UNA PE­LÍ­CU­LA MAL­DI­TA?

Co­mo en tan­tas otras pe­lí­cu­las del gé­ne­ro –El Exor­cis­ta (1973) o Pol­ter­geist (1982)–, co­rrió el ru­mor de que du­ran­te el ro­da­je de Es­ca­lo­frío –que tu­vo lu­gar des­de di­ciem­bre has­ta prin­ci­pios de enero de 1978– se des­en­ca­de­na­ron fe­nó­me­nos ex­tra­ños. Aun­que Car­los Puer­to ha des­men­ti­do que ocu­rrie­ra na­da paranormal –sal­vo un am­bien­te de ten­sión cons­tan­te en­tre la pro­duc­ción y el re­par­to de ac­to­res– y que in­clu­so se bro­mea­ba con es­ta po­si­bi­li­dad; la ac­triz Sandra Al­ber­ti co­men­ta que, fi­na­li­za­do el ro­da­je, la lla­ma­ron en va­rias oca­sio­nes co­mu­ni­cán­do­le, tal vez co­mo ob­je­to de una bro­ma, que dos miem­bros del equi­po de ro­da­je ha­bían fa­lle­ci­do re­pen­ti­na­men­te y que ha­bía in­cer­ti­dum­bre por sa­ber quién se­ría el –o la– si­guien­te…

Fue la de­sin­te­re­sa­da in­ter­ven­ción de Ji­mé­nez del Oso, que no exi­gió nin­gún ca­ché por su co­la­bo­ra­ción, la que ca­ta­pul­tó es­ta pro­duc­ción de ba­jo pre­su­pues­to pa­ra con­ver­tir­se en un éxi­to in­ter­na­cio­nal. Aun­que, tal y co­mo re­co­no­ce­ría lue­go en va­rias en­tre­vis­tas, Es­ca­lo­frío no es­ta­ría en­tre sus pe­lí­cu­las de te­rror fa­vo­ri­tas. Sin em­bar­go, de es­ta “pe­lí­cu­la mal­di­ta” ger­mi­na­ría la pos­te­rior co­la­bo­ra­ción de Car­los Puer­to co­mo rea­li­za­dor de la se­rie En bus­ca del mis­te­rio (1989), que tras­la­da­ría a Ji­mé­nez del Oso y su equi­po por va­rios paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca, pro­ta­go­ni­zan­do si­tua­cio­nes lí­mi­te co­mo la par­ti­ci­pa­ción en un ritual de con­su­mo de ayahuas­ca en una sec­ta bra­si­le­ña. Aun­que ésa, a di­fe­ren­cia de Es­ca­lo­frío, es otra his­to­ria au­tén­ti­ca… y de te­rror.

Ca­rros de dio­ses (arri­ba), es­cu­dos de fue­go (so­bre es­tas lí­neas), ex­tra­ñas pin­tu­ras… El pa­sa­do es­tá lleno de ves­ti­gios de­pen­dien­do de quién los in­ter­pre­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.