La mano ocul­ta­que agi­ta el PORNO EN IN­TER­NET

Una dis­cre­ta so­cie­dad afin­ca­da co­mer­cial­men­te en Ca­na­dá se eri­ge en la gran pro­vee­do­ra de imá­ge­nes pa­ra adul­tos del país, uno de los gran­des ne­go­cios del ci­be­res­pa­cio. El fun­da­dor de la cor­po­ra­ción: un re­ser­va­do em­pren­de­dor del que ig­no­ra­mos ca­si to­do. De

Enigmas - - DEEP WEB -

Nos re­sul­tan fa­mi­lia­res los nom­bres y bio­gra­fías –en al­gu­nos ca­sos lle­va­das in­clu­so a la gran pan­ta­lla por Holly­wood- de los prin­ci­pa­les ar­qui­tec­tos del mun­do ci­ber­né­ti­co en el que vi­vi­mos: Bill Ga­tes en Mi­cro­soft, Ste­ve Jobs en Ap­ple, Mark Zuc­ker­berg en Fa­ce­book, los fun­da­do­res de Goo­gle Ser­gey Brin y Larry Pa­ge… Pe­ro si in­ter­net al­ber­ga un im­pe­rio que en­som­bre­ce ca­si a cual­quier otro, ese es el ci­ne pa­ra adul­tos. So­la­men­te en Es­pa­ña, con ci­fras de 2016, se es­ti­ma que la in­dus­tria por­no­grá­fi­ca mo­vió al­re­de­dor de 400 mi­llo­nes de eu­ros. En to­do el pla­ne­ta, los nú­me­ros suben has­ta los 88.000 mi­llo­nes, de los cua­les, un 10% pro­ce­de­rían ex­clu­si­va­men­te de los Es­ta­dos Uni­dos. No en vano, en es­te país, la ra­ma más erótica y mun­da­na del sép­ti­mo ar­te su­pera en dó­la­res a las tres fran­qui­cias jun­tas del fút­bol pro­fe­sio­nal, béis­bol y ba­lon­ces­to. Si des­cen­de­mos a lo co­ti­diano, los ser­vi­cios porno de te­le­vi­sión en las ha­bi­ta­cio­nes de los ho­te­les es­ta­dou­ni­den­ses re­cau­dan más di­ne­ro que las be­bi­das de sus mi­ni­ba­res. Por otro la­do, so­lo el por­tal web Por­nHub re­gis­tró en 2017 más de 28.500 mi­llo­nes de vi­si­tas, unos 81 mi­llo­nes de vi­si­tas dia­rias. Y, des­de la lle­ga­da de los te­lé­fo­nos mó­vi­les in­te­li­gen­tes o Smartp­ho­nes, el con­su­mo se ha dis­pa­ra­do a co­tas es­tra­tos­fé­ri­cas.

La sel­va de nú­me­ros po­dría dar­nos la im­pre­sión de que es­ta­mos an­te un mer­ca­do plu­ral, don­de mi­les de pá­gi­nas de in­ter­net in­de­pen­dien­tes vuel­can sus con­te­ni­dos subidos de tono y lu­chan por ren­ta­bi­li­zar­los eco­nó­mi­ca­men­te. De he­cho, así lo pa­re­ce cuan­do efec­tua­mos una bús­que­da en Goo­gle y nos asal­tan cen­te­na­res de op­cio­nes po­si­bles. En 2010, se cal­cu­ló que el 12% de to­dos los si­tios web del mun­do eran porno.

Sin em­bar­go, las apa­rien­cias en­ga­ñan y a la po­pu­lar lis­ta de gran­des em­pren­de­do­res to­do­po­de­ro­sos del ci­be­res­pa­cio ha­bría que aña­dir un nom­bre más: Fa­bian Thyl­mann, el mag­na­te ale­mán fun­da­dor de Min­dGeek. So­la­men­te es­ta em­pre­sa po­see Re­dTu­be, Por­nHub, YouPorn, Braz­zers, Tu­be8, XTu­be, Se­xTu­be y otras de­ce­nas de por­ta­les web si­mi­la­res. Cons­ti­tu­ye el ma­yor hol­ding de ocio pa­ra adul­tos del pla­ne­ta y tie­ne tan es­tra­té­gi­ca­men­te co­pa­do to­do el sec­tor que per­te­ne­ce al se­lec­to club de los cin­co prin­ci­pa­les con­su­mi­do­res de an­cho de ban­da del pla­ne­ta jun­to a Fa­ce­book, Ama­zon, Youtu­be o Twit­ter. Sin em­bar­go, a di­fe­ren­cia de las de­más, se­gu­ra­men­te nun­ca habías oí­do ha­blar de es­ta dis­cre­ta cor­po­ra­ción afin­ca­da en Ca­na­dá. EL ORI­GEN. Thyl­mann es el in­ven­tor de una idea muy sim­ple, pe­ro tre­men­da­men­te exi­to­sa: ofre­cer porno gra­tis en in­ter­net co­pian­do el mo­de­lo de ne­go­cio de los agre­ga­do­res de ví­deos co­mo Youtu­be. En 2007 com­pró su pri­me­ra em­pre­sa, pa­ga­da con los be­ne­fi­cios re­por­ta­dos por un pro­gra­ma in­for­má­ti­co de su crea­ción lla­ma­do Nats –Next-ge­ne­ra­tion Af­fi­lia­te Trac­king Sys­tem–. Un soft­wa­re de­di­ca­do a ras­trear y con­ta­bi­li­zar el cli­queo so­bre los anun­cios pu­bli­ci­ta­rios y en­la­ces en las pá­gi­nas porno. EL TRIUN­FO. La in­dus­tria por­no­grá­fi­ca ha­bía en­tra­do en cri­sis con el au­ge de in­ter­net y Thyl­mann apro­ve­chó la si­tua­ción pa­ra adap­tar­se y aca­pa­rar los res­tos aba­ra­ta­dos del nau­fra­gio. Ad­qui­rió y re­con­vir­tió una em­pre­sa

de­trás de otra y, ba­jo la ban­de­ra del “to­do gra­tis”, do­mi­nó el mer­ca­do en po­co tiem­po. Sus si­tios web so­lo te­nían que al­ber­gar con­te­ni­dos y web­cams en di­rec­to que otros pro­du­cían. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, es­ta nue­va mul­ti­na­cio­nal he­ge­mó­ni­ca del porno no te­nía ne­ce­si­dad de gas­tar­se un euro en fil­mar ni una so­la pe­lí­cu­la. Tan só­lo, mo­ne­ti­zar en fa­vor de los usua­rios el trá­fi­co de vi­si­tas y pu­bli­ci­dad de los con­te­ni­dos pro­du­ci­dos por ellos mis­mos. LA CAÍ­DA. En 2012, Thyl­mann aca­bó de­nun­cia­do y ex­tra­di­ta­do a Ale­ma­nia por frau­de fis­cal y eva­sión de im­pues­tos. Ven­dió sus ac­cio­nes por 73 mi­llo­nes de dó­la­res y pa­só el tes­ti­go de su reino del porno a otras ma­nos. Los ac­tua­les ges­to­res de Min­dGeek. EL SE­CRE­TO. A di­fe­ren­cia de otras mar­cas se­ñe­ras de in­ter­net, el mu­tis­mo que en­vuel­ve a la cor­po­ra­ción Min­dGeek es ca­si to­tal. Pre­fie­re con­si­de­rar­se una em­pre­sa pri­va­da que no de­ta­lla in­for­ma­ción fi­nan­cie­ra ni fa­ci­li­ta da­tos pú­bli­cos so­bre sus ac­ti­vi­da­des co­mer­cia­les más allá de lo le­gal­men­te obli­ga­to­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.