SE BUS­CA EX­TRA­TE­RRES­TRE

[Pa­ra ha­blar con él] El gran re­to de la hu­ma­ni­dad no es tan­to en­con­trar otra vi­da in­te­li­gen­te en el Uni­ver­so co­mo po­der en­ten­der­nos con ella una vez que la ha­lle­mos. An­te es­ta úl­ti­ma si­tua­ción se ha si­do tra­di­cio­nal­men­te muy pe­si­mis­ta, pe­ro las ex­pec­ta­ti

Enigmas - - CIENCIA AL LÍMITE -

La re­cien­te pe­lí­cu­la La lle­ga­da plan­tea una si­tua­ción des­co­ra­zo­na­do­ra: el an­sia­do en­cuen­tro, tras mi­le­nios de bús­que­da, en­tre dos ci­vi­li­za­cio­nes del cos­mos y la frus­tra­ción de no po­der co­mu­ni­car­se en­tre sí. No ca­be du­da de que es­ta­mos an­te una po­si­bi­li­dad real y ha­bi­tual­men­te con­si­de­ra­da por los as­tro­bió­lo­gos co­mo la más pro­ba­ble. Una má­xi­ma de­cep­ción des­pués de in­ver­tir tan­to es­fuer­zo en el em­pe­ño. Sin em­bar­go, la Con­fe­ren­cia In­ter­na­cio­nal pa­ra el Desa­rro­llo del Es­pa­cio ce­le­bra­da en Los Ángeles en ma­yo de 2018 ha ro­to el pe­si­mis­mo y pro­pi­cia­do un hi­lo con­sis­ten­te de es­pe­ran­za. ¿Es­ta­ría tan ale­ja­do el len­gua­je de los ex­tra­te­rres­tres del nues­tro que nun­ca po­dría­mos en­ten­der­nos con ellos? ¿No lo­gra­ría­mos in­ter­cam­biar co­no­ci­mien­tos cien­tí­fi­cos, tec­no­ló­gi­cos, fi­lo­só­fi­cos y re­li­gio­sos? ¿Ni po­der dis­fru­tar de sus avan­ces ni ellos de los nues­tros por un pro­ble­ma in­su­pe­ra­ble de tra­duc­ción de len­guas? La res­pues­ta del fo­ro es que, des­pués de to­do, am­bos idio­mas sur­gi­dos en rincones apar­ta­dos del fir­ma­men­to no re­sul­ta­rían de­ma­sia­do aje­nos.

Pen­se­mos en el pul­po. Jun­to con los ca­la­ma­res y se­pias, cons­ti­tu­yen el gru­po de los cefalópodos, muy dis­tin­tos a los ver­te­bra­dos a los que per­te­ne­ce nues­tra es­pe­cie. El an­te­pa­sa­do co­mún de cefalópodos y ver­te­bra­dos es­tá muy le­jos en la ca­de­na evo­lu­ti­va. Les se­pa­ran va­rias ra­mas del ár­bol de la vi­da has­ta el pun­to de que los dos gru­pos han se­gui­do sus pro­pias lí­neas evo­lu­ti­vas por sen­de­ros bio­ló­gi­cos y am­bien­ta­les opues­tos a lo lar­go de 600 mi­llo­nes de años. En ese lar­go via­je, los ver­te­bra­dos han desa­rro­lla­do su pro­pio ce­re­bro com­ple­jo con ór­ga­nos so­fis­ti­ca­dos pa­ra los sen­ti­dos. Los cefalópodos tam­bién lo han he­cho, ba­jo una or­ga­ni­za­ción ra­di­cal­men­te dis­tin­ta y sin te­ner un an­ces­tro co­mún con los ver­te­bra­dos del que par­tir. En el me­jor de los ca­sos, ese an­te­pa­sa­do pu­do dis­fru­tar de un ce­re­bro de­ma­sia­do sim­ple, pe­ro tam­bién pu­do ni si­quie­ra dis­po­ner de uno. Por lo tan­to, es­ta­mos an­te dos di­la­ta­dos sen­de­ros evo­lu­ti­vos re­co­rri­dos ca­da cual a su ma­ne­ra, sin un plan co­mún y dán­do­se la es­pal­da uno al otro. No obs­tan­te, el re­sul­ta­do fi­nal de los ce­re­bros com­ple­jos de cefalópodos y ver­te­bra­dos re­sul­ta ines­pe­ra­da­men­te si­mi­lar. ¿Po­dría ocu­rrir al­go se­me­jan­te con los len­gua­jes del uni­ver­so?

En los ojos del pul­po y los se­res hu­ma­nos ad­ver­ti­mos una cir­cuns­tan­cia pa­re­ci­da. Ac­tual­men­te, la bio­lo­gía con­si­de­ra que esos ór­ga­nos óp­ti­cos han evo­lu­cio­na­do más de cua­ren­ta ve­ces en nues­tro pla­ne­ta re­co­rrien­do iti­ne­ra­rios al­ter­na­ti­vos den­tro del ár­bol de la vi­da. No en vano exis­ten mu­chos ti­pos va­ria­dos de ojos en­tre los se­res vi­vos de la Tie­rra, pe­ro los ojos del pul­po y los nues­tros son bas­tan­te si­mi­la­res. La ra­zón de que, par­tien­do de ám­bi­tos y ba­ses bio­ló­gi­cas ale­ja­das en­tre sí, se ter­mi­ne pro­du­cien­do una evo­lu­ción con­ver­gen­te ya­ce fue­ra del pro­ce­so se­gui­do y no den­tro de él. La evo­lu­ción no obra aje­na al en­torno, sino so­me­ti­da al mis­mo. Por lo tan­to, en el desa­rro­llo del ojo, ade­más de la di­ná­mi­ca in­trín­se­ca de la teo­ría evo­lu­ti­va, es­tá el he­cho de que se de­ben cum­plir las le­yes de la óp­ti­ca. Si un animal re­quie­re te­ner una vis­ta agu­da, no exis­te más ca­mino que adap­tar­se a di­chas le­yes fí­si­cas.

Pues bien, con los len­gua­jes cós­mi­cos po­dría su­ce­der lo mis­mo y, al igual que mu­chos lin­güis­tas de­fien­den la exis­ten­cia de una gra­má­ti­ca uni­ver­sal en nues­tro pla­ne­ta, don­de to­das la len­guas hu­ma­nas pa­re­cen go­zar de una es­truc­tu­ra de fon­do co­mún, tam­bién en el uni­ver­so po­dría exis­tir una ba­se com­par­ti­da pues­to que to­dos los idio­mas de­be­rían inevi­ta­ble­men­te cum­plir con la ló­gi­ca y la arit­mé­ti­ca que su­po­nen ca­rac­te­rís­ti­cas in­he­ren­tes a cual­quier rin­cón del cos­mos co­no­ci­do. Co­mo ocu­rre con las le­yes de la óp­ti­ca pa­ra el ojo, las re­la­cio­nes ma­te­má­ti­cas y ló­gi­cas son en­ti­da­des reales pre­sen­tes en el mun­do fue­ra de no­so­tros y que la men­te hu­ma­na des­cu­bre por­que se adap­tó bio­ló­gi­ca­men­te a ellas. En con­se­cuen­cia, a la ho­ra de que una es­pe­cie ex­tra­te­rres­tre ma­ne­ja­ra un len­gua­je, de­be­ría evo­lu­cio­nar si­guien­do esos mis­mos cau­ces. Y ahí se­ría don­de su mun­do y el nues­tro se en­con­tra­rían.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.