EL ASE­SINO DE LA LU­NA LLE­NA

FUE UNO DE LOS CRÍ­ME­NES MÁS ES­PE­LUZ­NAN­TES DE LA DÉ­CA­DA DE LOS 80 EN ES­PA­ÑA. 33 AÑOS DES­PUÉS, ANA­LI­ZA­MOS LA CON­DUC­TA DE UN CRI­MI­NAL QUE DE­CÍA HA­BER SI­DO EM­PU­JA­DO A MA­TAR POR EL MIS­MO DIABLO Y QUE CON­MO­CIO­NÓ A LA SO­CIE­DAD GRA­NA­DI­NA. ¿QUÉ SE ES­CON­DÍA TRAS SU

Enigmas - - ANOMALÍA - TEX­TO Gus­ta­vo Sán­chez Ro­me­ro

En los años 80 Gra­na­da era una ciu­dad tran­qui­la y aco­ge­do­ra. Nu­tri­da por una ex­ten­sa co­mu­ni­dad de es­tu­dian­tes y gen­te fo­rá­nea, ex­pe­ri­men­ta­ba un pro­me­te­dor desa­rro­llo. Su reali­dad de­lin­cuen­cial no era muy des­ta­ca­ble. Por eso, los acon­te­ci­mien­tos que tu­vie­ron lu­gar en un pe­rio­do de sie­te me­ses, en­tre 1987 y 1988, des­per­ta­ron gran sor­pre­sa e in­dig­na­ción en la so­cie­dad, pro­du­cién­do­se ma­ni­fes­ta­cio­nes nun­ca an­tes vis­tas y si­tua­cio­nes de cier­ta psi­co­sis, co­mo que nin­gún pa­dre per­mi­tie­se que sus hi­jas en edad es­co­lar vol­vie­sen so­las a ca­sa, por muy cer­ca que es­ta es­tu­vie­se de la es­cue­la.

Los he­chos fue­ron de una gra­ve­dad ex­tre­ma: un des­co­no­ci­do ha­bía ase­si­na­do a una ni­ña el 29 de oc­tu­bre de 1987 y, po­cos me­ses más tar­de, ha­bía in­ten­ta­do re­pe­tir aque­lla iniqui­dad con otra. Afor­tu­na­da­men­te, es­ta vez no con­si­guió con­su­mar el cri­men, aun­que el es­ce­na­rio y el mo­dus ope­ran­di ha­bían si­do los mis­mos.

La pri­me­ra víc­ti­ma fue ni­ña de tan só­lo nue­ve años que vi­vía con sus pa­dres y sus her­ma­nos en una cén­tri­ca ca­lle de Gra­na­da. El día 29 de oc­tu­bre de 1987, so­bre las 19.00 ho­ras, Ai­xa, que era su nom­bre, ba­jó a la pa­pe­le­ría pa­ra com­prar una car­tu­li­na que ne­ce­si­ta­ba pa­ra ha­cer sus de­be­res. Al vol­ver al por­tal, un su­je­to la ace­chó y, tras su­bir­se con ella en el as­cen­sor, la in­ti­mi­dó con una na­va­ja, obli­gán­do­la a ba­jar del mis­mo, sa­lir del edi­fi­cio y acom­pa­ñar­lo por dis­tin­tas ca­lles, lle­gan­do in­clu­so a to­mar un ta­xi has­ta lle­gar a un pa­ra­je so­li­ta­rio. El lu­gar ele­gi­do pa­ra per­pe­trar el cri­men fue un ca­mino se­cun­da­rio que, par­tien­do de la Puer­ta de las Gra­na­das, trans­cu­rre en­tre la ma­le­za, pa­ra­le­lo al pa­seo cen­tral de la Al­ham­bra y lle­va a la ex­pla­na­da de To­rres Ber­me­jas, uni­das me­dian­te una mu­ra­lla con la Alcazaba.

Una ve­ci­na, tes­ti­go del rap­to, afir­mó pos­te­rior­men­te que vio sa­lir a la pe­que­ña del por­tal acom­pa­ña­da de un des­co­no­ci­do que no ce­sa­ba de chu­par­se la san­gre que le bro­ta­ba de una he­ri­da que pre­sen­ta­ba en la mano iz­quier­da. Se da la cir­cuns­tan­cia de que la zo­na es­co­gi­da por el cri­mi­nal es­ta­ba le­van­ta­da por zan­jas, ya que se es­ta­ban aco­me­tien­do obras en el al­can­ta­ri­lla­do, con­vir­tien­do el lu­gar en un si­tio aún me­nos tran­si­ta­do de lo ha­bi­tual.

Allí agre­dió y ase­si­nó a la ni­ña, a la que aca­bó as­fi­xian­do, in­tro­du­cién­do­le pos­te­rior­men­te su ro­pa in­te­rior en la bo­ca. Esa se­ría la fir­ma del ase­sino. És­te per­ma­ne­ció in­mó­vil, arro­di­lla­do jun­to al ca­dá­ver, mien­tras el des­te­llo de la Lu­na ilu­mi­na­ba su ros­tro, dán­do­le una apa­rien­cia es­pec­tral… Di­ría más tar­de que las vo­ces se­guían re­tum­ban­do en su ca­be­za, le or­de­na­ban que ma­ta­se, que no pa­ra­se.

Mien­tras tan­to, la an­gus­tia se ha­bía apo­de­ra­do de los pa­dres de la pe­que­ña que, mo­vi­li­za­dos jun­to con gran par­te de la so­cie­dad, bus­ca­ban a su hi­ja con de­nue­do, pre­sas de la de­ses­pe­ra­ción de un pre­sa­gio

te­rri­ble. El cuer­po sin vi­da se­ría ha­lla­do por un tra­ba­ja­dor al día si­guien­te. Frío, ma­gu­lla­do, en po­si­ción de­cú­bi­to su­pino y ocul­to en­tre la ve­ge­ta­ción, crean­do un es­ta­do de alar­ma sin pre­ce­den­tes. Un des­pia­da­do cri­mi­nal an­da­ba suelto. ¿Cuál se­ría su pró­xi­mo mo­vi­mien­to?

La jo­ven Su­sa­na con­ta­ba con 14 años cuan­do fue abor­da­da una tar­de del día 28 de abril de 1988 en el por­tal de su ca­sa. El blo­que de pi­sos se si­tua­ba ape­nas a 100 me­tros del de Ai­xa. Un in­tru­so, an­sio­so, ma­ci­len­to, con una he­ri­da san­gran­te en la mano, la acom­pa­ñó al in­te­rior del as­cen­sor. Una vez den­tro pul­só el bo­tón de pa­ra­da e hi­zo sa­lir a la chi­ca; allí mis­mo la ata­có sin pie­dad, ame­na­zán­do­la con una na­va­ja. Tu­vo que cam­biar en al­gu­na oca­sión de es­ca­le­ra an­te el rui­do de gen­te en­tran­do y sa­lien­do pa­ra no ser des­cu­bier­to, pe­ro fi­nal­men­te se la lle­vó ca­mi­nan­do has­ta los bos­ques de la Al­ham­bra.

Allí se re­pi­tie­ron las sór­di­das es­ce­nas que me­ses atrás ha­bían te­ni­do lu­gar. Po­seí­do por una fuer­za ma­lé­fi­ca, co­mo fue­ra de sí, gol­pea­ba y apre­ta­ba el cue­llo de la in­de­fen­sa mu­cha­cha. Cuan­do la chi­ca se des­va­ne­ció y su ver­du­go la creía muer­ta, le ta­po­nó la gar­gan­ta con sus bra­gas y aban­do­nó el lu­gar. La for­tu­na qui­so que la chi­ca so­bre­vi­vie­se a la agre­sión, pues la len­gua ta­po­nó la pren­da e im­pi­dió la as­fi­xia. El va­lio­so tes­ti­mo­nio de Su­sa­na fue de­ci­si­vo pa­ra que la po­li­cía tu­vie­se un pun­to de par­ti­da só­li­do pa­ra em­pe­zar a tra­ba­jar.

PLENILUNIO

La po­bla­ción es­ta­ba ate­mo­ri­za­da. Al­gu­nos de­ta­lles es­ca­bro­sos tras­cen­die­ron a tra­vés de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. El ase­sino abor­da­ba a las ni­ñas con las ma­nos em­pa­pa­das en san­gre, ma­tan­do en no­ches de Lu­na lle­na y movido por “im­pul­sos dia­bó­li­cos”.

La gen­te se ha­cía pre­gun­tas y las au­to­ri­da­des ca­re­cían de res­pues­tas. Una suer­te de “li­cán­tro­po” es­ta­ba ase­si­nan­do a ni­ñas… Pen­sa­ban que la pró­xi­ma Lu­na lle­na ha­bría de ser mor­tal. Las fuer­zas de se­gu­ri­dad des­ple­ga­ron un vas­to dis­po­si­ti­vo, con­tro­lan­do de for­ma dis­cre­ta aun­que me­ticu­losa las in­me­dia­cio­nes del pun­to don­de se co­me­tie­ron sen­dos de­li­tos. Po­li­cías ca­mu­fla­dos de tra­ba­ja­do­res de la lim­pie­za, elec­tri­cis­tas, pa­re­jas, etc., vi­gi­la­ban la ciu­dad sin des­can­so.

Pe­ro, ¿por qué atri­buir am­bos he­chos a un mis­mo au­tor? En prin­ci­pio, ha­bía in­di­cios más que su­fi­cien­tes, pues las coin­ci­den­cias en­tre las dos ac­cio­nes eran apa­bu­llan­tes: am­bas mu­cha­chas ha­bían si­do se­cues­tra­das en sus por­ta­les, no muy dis­tan­tes. En el ca­so de Ai­xa, la ve­ci­na an­tes ci­ta­da, vio có­mo el sos­pe­cho­so san­gra­ba de una mano. Su­sa­na ma­ni­fes­ta­ría más tar­de lo mis­mo a la po­li­cía. Mo­dus ope­ran­di y lu­gar de con­su­ma­ción tam­bién eran idén­ti­cos, en am­bos ca­sos el ata­can­te obs­tru­yó con pren­das ín­ti­mas la bo­ca de sus víc­ti­mas. És­tas pre­sen­ta­ban se­ña­les muy ca­rac­te­rís­ti­cas de vio­len­cia en el cue­llo. Los dos se­cues­tros fue­ron en jue­ves, a fi­na­les de mes y a ho­ras muy si­mi­la­res: bien en­tra­da la tar­de. Uni­fi­can­do to­da es­ta in­for­ma­ción y con un cer­te­ro re­tra­to ro­bot ela­bo­ra­do en ba­se a las in­di­ca­cio­nes de la su­per­vi­vien­te, tan só­lo que­da­ba es­pe­rar.

La tar­de del jue­ves del 26 de ma­yo de 1988, un su­je­to bar­ba­do deam­bu­la por las in­me­dia­cio­nes del com­ple­jo de To­rres Ber­me­jas. Coin­ci­de en es­ta­tu­ra y fi­so­no­mía con la per­so­na bus­ca­da des­de ha­ce me­ses. Los agen­tes lo in­ter­cep­tan y le re­gis­tran. Le es in­ter­ve­ni­da una na­va­ja con ca­chas de ma­de­ra y me­tal do­ra­do. El in­di­vi­duo es­tá ner­vio­so, ti­tu­bea y en­ta­bla con­ver­sa­ción con los fun­cio­na­rios, en el trans­cur­so de la cual, uno de los po­li­cías ob­ser­va có­mo tie­ne un de­fec­to en la pro­nun­cia­ción de la “r” y re­cuer­da có­mo la úl­ti­ma víc­ti­ma, en su de­cla­ra­ción, hi­zo hin­ca­pié en es­te pun­to. Ade­más, fu­ma ta­ba­co ne­gro, tal co­mo in­di­có la ni­ña… Es de­te­ni­do. Con­fe­sa­rá sus de­li­tos a las po­cas ho­ras.

Jo­sé Fer­nán­dez Pa­re­ja ape­nas pa­sa­ba de la vein­te­na, era un mu­cha­cho menudo e in­tro­ver­ti­do que tra­ba­ja­ba en un pues­to del mer­ca­do de San Agus­tín re­gen­ta­do por sus pa­dres. Co­mo sue­le ser ha­bi­tual en es­tos ca­sos, na­die sos­pe­cha­ba que se tra­ta­se de

un cruel ase­sino. Lo cier­to es que ba­jo su apa­rien­cia de ho­nes­to tra­ba­ja­dor se es­con­día una men­te re­tor­ci­da y po­co con­ven­cio­nal: en ba­se a al­gu­nos epi­so­dios de ju­ven­tud con ami­gos y a ex­pe­rien­cias con pros­ti­tu­tas, te­nía el con­ven­ci­mien­to de que sus atri­bu­tos ge­ni­ta­les eran de­ma­sia­do pe­que­ños, lo cual le lle­vó a al­ber­gar la de­li­ran­te idea de que só­lo po­dría re­la­cio­nar­se con ni­ñas. Sin em­bar­go, el aná­li­sis psi­quiá­tri­co fo­ren­se des­car­tó cual­quier ti­po de psi­co­pa­to­lo­gía.

Nin­gu­na de las no­ches en las que ac­tuó el ase­sino ha­bía Lu­na lle­na, co­mo se lle­gó a de­cir. Es­ta creen­cia obe­de­ce qui­zás a un re­cur­so efec­tis­ta de la pren­sa. Los in­ves­ti­ga­do­res vie­ron cla­ro cuál era el pa­trón, ya que, aun­que di­fí­cil de es­ta­ble­cer con dos ca­sos, se de­jó en­tre­ver en los tres días cla­ves de es­ta his­to­ria: pri­mer se­cues­tro y ase­si­na­to, se­gun­do se­cues­tro y abu­sos se­xua­les y día de la de­ten­ción. Es­tos tres días ca­ye­ron en úl­ti­mo jue­ves de mes, las ho­ras tam­bién eran coin­ci­den­tes… ¿pre­ten­día vol­ver a ase­si­nar cuan­do lo de­tu­vie­ron? So­lo él lo sa­be, pe­ro si nos ate­ne­mos a la pau­ta des­cri­ta, es muy pro­ba­ble. Cuan­do de­cla­ró por pri­me­ra vez, Jo­sé Fer­nán­dez di­jo que los jue­ves no sig­ni­fi­ca­ban na­da pa­ra él, pe­ro sí al­gu­nas se­ma­nas de fi­nal de mes, es­pe­cial­men­te aque­llas en las que la Lu­na se en­con­tra­ba en cuar­to cre­cien­te o lle­na. En esos pe­rio­dos se sen­tía –di­jo– muy ex­tra­ño y le ron­da­ban ideas ra­ras por la ca­be­za. Cuar­to cre­cien­te y Lu­na ca­si lle­na son las fa­ses que ha­bía en los días en que lle­vó a ca­bo sus de­li­tos, ¿Era una es­tra­te­gia pro­ce­sal pa­ra ser de­cla­ra­do enaje­na­do?, ¿bus­ca­ba no­ches con cier­ta ilu­mi­na­ción pa­ra desen­vol­ver­se me­jor en la es­ce­na del cri­men? Es­ta úl­ti­ma re­fle­xión pa­re­ce más plau­si­ble, ya que el día de su de­ten­ción se es­pe­ra­ba gi­bo­sa cre­cien­te, es­to es, Lu­na ca­si lle­na, una vez más. La elec­ción de las víc­ti­mas sí obe­de­ce­ría a un per­fil de­ter­mi­na­do por la edad y el gé­ne­ro.

El jui­cio se ce­le­bró en abril de 1990 en­vuel­to de una gran ex­pec­ta­ción. En un pri­mer mo­men­to, el ase­sino con­fe­so re­cha­zó a la le­tra­da que le fue asig­na­da de ofi­cio, pues afir­mó que que­ría ser asis­ti­do por un va­rón. Pos­te­rior­men­te, to­dos los abo­ga­dos re­nun­cia­ron a su de­fen­sa, te­nien­do que ele­gir­se uno por sor­teo, co­mo dic­ta la nor­ma­ti­va.

Du­ran­te el pro­ce­so, Jo­sé man­tu­vo la com­pos­tu­ra, iba pul­cra­men­te ves­ti­do e in­clu­so son­rien­te por mo­men­tos. Cul­pó de to­do a la in­fluen­cia del ma­ligno. És­te, di­jo, le ha­bía obli­ga­do a ma­tar, ya que no era un hom­bre de Dios. Aho­ra, más so­se­ga­do y en­ca­rri­la­do es­pi­ri­tual­men­te, in­vo­ca­ba el per­dón del To­do­po­de­ro­so. No se sen­tía cul­pa­ble; un po­der su­pe­rior le obli­ga­ba a co­me­ter aque­llos de­li­tos las se­ma­nas fi­na­les del mes.

Aun­que la Fis­ca­lía pi­dió 106 años de cár­cel, fi­nal­men­te el Tri­bu­nal lo con­de­nó a 85 por to­da una se­rie de gra­ves de­li­tos. Tam­bién se le prohi­bió acer­car­se a Gra­na­da has­ta pa­sa­dos seis años des­de su sa­li­da de pri­sión, que tu­vo lu­gar en mar­zo de 2004. El abo­ga­do asig­na­do a su ca­so, Eduar­do To­rres, siem­pre sos­tu­vo que su clien­te mos­tra­ba un com­por­ta­mien­to in­quie­tan­te, re­cha­zan­do el dic­ta­men de las prue­bas psi­quiá­tri­cas. Por su ra­ra ac­tua­ción, fue bau­ti­za­do por la pren­sa co­mo “el Ase­sino de la Lu­na Lle­na”.

A la de­re­cha, la es­ce­na don­de tu­vo lu­gar el cri­men más de trein­ta años des­pués de los he­chos. En la otra pá­gi­na, la Al­ham­bra. De­ba­jo, fo­to­gra­fía pu­bli­ca­da por el dia­rio Ideal que mues­tra el le­van­ta­mien­to del ca­dá­ver de Ai­xa. Al la­do, el la­be­rin­to de ca­lles del Abai­cín que desem­bo­ca en Pla­za Nue­va y que sir­vió de es­con­di­te al ase­sino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.